Reino Unido
La campaña “a cara de perro” de Corbyn siembra el pánico entre los millonarios

La campaña de los laboristas para las elecciones de diciembre ataca a los multimillonarios, a los que responsabiliza de la desigualdad social. 

Spot del Partido Laborista del Reino Unido
Captura de pantalla del Spot del Partido Laborista del Reino Unido
19 nov 2019 13:30

Primero fue un vídeo en el que se acusaba a conservadores y populistas de utilizar la xenofobia para camuflar la cleptocracia de las grandes fortunas. Después, otro en el que el Joker explica a Batman que los millonarios como él son responsables de la desigualdad y en última instancia de la inseguridad de las calles.

La campaña de los Laboristas no deja títere con cabeza. El objetivo es que el candidato Jeremy Corbyn recorte en el debate los aproximadamente once puntos que le separan del primer ministro y candidato conservador, Boris Johnson, fiel representante de esos millonarios a los que atacan los laboristas y favorito a repetir, esta vez por la vía de las urnas, como inquilino de Downing Street.

El responsable de economía laborista Clive Lewis fue el más osado al asegurar en la BBC que los multimillonarios “no deberían existir”, en un planeta en el que millones de personas sobreviven con menos de un euro al día. Lewis cargó asimismo contra los colegios privados como “motores de la desigualdad”. El candidato conservador, Johnson, es un producto exclusivo de uno de los más destacados “motores”, Eton College.

Esta mañana, el propio Corbyn ha denunciado que uno de cada tres multimillonarios ha financiado la campaña de su rival en las elecciones del 12 de diciembre. Las grandes compañías, según el diputado laborista, se han visto beneficiadas por exenciones fiscales de casi cien mil millones de libras, lo que “no es una coincidencia”.

Hoy ha sido el turno de John McDonnell, canciller “en la sombra” o, lo que es lo mismo, responsable de Hacienda de los socialdemócratas desde 2015. Aunque su tono es más moderado que el de los anuncios, McDonnell ha anunciado en la mañana del 19 de noviembre que el futuro gobierno laborista introducirá una ratio de 20 a 1 en los salarios del sector público y en las compañías que contraten con el mismo: es decir, los empleos mejor pagados solo podrán tener sueldos veinte veces superiores que los trabajos peor retribuidos.

En el sector privado, los laboristas incluyen medidas para terminar con la brecha salarial de género y por etnia, además de que se propone perseguir a las compañías que paguen por debajo del salario mínimo. También se plantea en el programa laborista la nacionalización de sectores estratégicos y la compra de hasta el 10% de las acciones de distintas compañías para su control por parte de los trabajadores. Otra de las medidas que causan tremendo canguelo entre las grandes fortunas es la “amenaza” de gravar todas aquellas herencias superiores a 125.000 libras (aproximadamente 146.000 euros). El programa laborista incluye también una revisión del impuesto de la renta, en este caso al alza: las fortunas superiores a 123.000 libras pasarían a tributar por el 50% de sus ingresos.

Aunque McDonnell ha evitado ir más lejos en las críticas laboristas a los millonarios, y se ha limitado a recordar que “un sistema de impuestos justo, asegura que podamos financiar nuestros servicios públicos”, y el propio Corbyn asegura que no es “anti-negocios”, las propuestas de los laboristas suponen una amenaza de primer orden para los “súper-ricos”. La campaña del candidato laborista comenzó con la promesa de ir contra algunos de esos millonarios, nombrados con detalle: el “gran desahuciador” Hugh Grosvenor —duque de Westminster— , el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch o el propietario del fondo de inversión Odey Asset Management.

Corbyn cree que esta campaña es una oportunidad histórica para revertir décadas de desigualdad en el Reino Unido y que ese es el motivo de que las élites hayan invertido más que nunca en tratar de impedir el regreso de los socialdemócratas al poder. Desde el punto de vista de los súper-ricos, según reflejaba un artículo reciente de The Guardian, la llegada de Corbyn al poder supone una amenaza mayor que el impacto del Brexit. Dado el caso, aseguraba el artículo, un buen número de millonarios tienen todo listo para dejar Reino Unido.

Relacionadas

Reino Unido
Altos costos y viviendas precarias: la odisea que enfrentan los inquilinos en Londres

Las medidas sociales para el alquiler de pisos que se implementaron tras la Segunda Guerra mundial han ido desapareciendo. Ahora, los propietarios privados exigen cantidades desorbitantes para el alquiler de pisos en la capital inglesa.

Carta desde Europa
¿Posbrexit, poslaborismo?

Las elecciones del 12 de diciembre de 2019 tal vez han sellado el divorcio de la clase obrera británica y su partido tradicional.

Casas de apuestas
Reino Unido prohíbe apostar con tarjetas de crédito

El organismo que controla el sector de las apuestas ha prohibido el uso de tarjetas de crédito para proteger que los “jugadores problemáticos” no acaben endeudados.

1 Comentario
#43600 17:38 24/11/2019

Sabremos que va bien si consigue que los conservadores acepten por la puerta de atrás alguna de sus propuestas. se va bien para las urnas. Sabremos si va bien para todos si consigue que los medios comiencen a crucificarle.

Responder
0
0

Destacadas

Educación
Combinar estudios y trabajo, una necesidad materializada para las clases populares

La clase mayoritaria en las universidades españolas sigue siendo la alta. Cerca de 45.000 estudiantes han tenido que abandonar sus estudios por motivos económicos en 2019. Debido al deficitario funcionamiento del sistema de becas, los que no cuentan con altos ingresos económicos se ven obligados a desempeñar empleos precarios para mantenerse.

Violencia machista
El proceso judicial que sigue a una denuncia por violencia de género

Cada año son más las mujeres que rompen su silencio y denuncian las agresiones por violencia de género, pero el proceso no es sencillo y no siempre pone a las denunciantes en el centro.

Música
Biznaga: punk, ojos y capital

El cuarteto Biznaga descarga toda su rabia contra el algoritmo en un disco conceptual en torno a las transformaciones en lo personal y lo colectivo que ha supuesto la implantación del imperio GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft).

Reino Unido
Altos costos y viviendas precarias: la odisea que enfrentan los inquilinos en Londres

Las medidas sociales para el alquiler de pisos que se implementaron tras la Segunda Guerra mundial han ido desapareciendo. Ahora, los propietarios privados exigen cantidades desorbitantes para el alquiler de pisos en la capital inglesa.

Últimas

Huelga
La plantilla de jardines de Zaragoza continúa su huelga indefinida con una acampada

Los trabajadores reivindican una subida salarial acorde con el IPC, la incorporación de medidas sociales en el convenio y que la plantilla no se divida en dos empresas subcontratadas.