Personas refugiadas
Hoy refugiados, mañana olvidados

Familias refugiadas en situación de extrema vulnerabilidad dejarán de recibir apoyo económico y tendrán que abandonar los alojamientos en los que habían sido acogidos en Grecia. Las autoridades argumentan que se ven obligadas a tomar esta medida para poder ubicar a nuevas familias ante la saturación de los campos de refugiados en las islas.
Familia refugiados en Grecia
Familia de Ghada y Samir, refugiados sirios en Grecia Jesús Matsuki

publicado
2019-06-01 07:21

El gobierno griego deja sin hogar y ayudas económicas a personas refugiadas incumpliendo sus propias excepciones de vulnerabilidad extrema. Familias con mujeres embarazadas, niños con enfermedades severas o personas con discapacidades de alto grado —entre otros— reciben las notificaciones para abandonar las casas o los alojamientos en los campos. Hasta ahora obtenían estas ayudas, que ahora pierden, gracias al programa ESTIA de la Unión Europea, gestionado por ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). Algunos países europeos no están cumpliendo sus compromisos de realojamiento —entre ellos España— y Grecia no da abasto. El dinero destinado al programa ESTIA no es suficiente y las familias son quienes sufren las consecuencias.

Las autoridades helenas anunciaron que, de manera gradual, todos aquellos que hubiesen obtenido el estatus de refugiado o protección subsidiaria antes de agosto de 2017 deben abandonar su hogar. Si lo hacen, durante tres meses seguirán recibiendo dinero bajo el programa Cashcard (por el que se les entrega entre 150 y 550 euros según el número de personas que compongan la familia), en caso contrario, se cortarán estos ingresos y posteriormente serán expulsados de las casas del programa.

Grecia anunció que, de manera gradual, todos aquellos que hubiesen obtenido el estatus de refugiado o protección subsidiaria antes de agosto de 2017 deben abandonar su hogar

Son muchas las familias que han empezado a recibir estas notificaciones. De acuerdo a Stella Nanou, portavoz de ACNUR en Atenas, a las personas en situación de vulnerabilidad extrema no les llegaría esta notificación, pero está ocurriendo.

Tres familias, tres situaciones


La familia de Ghada y Samir, tiene seis hijos, —entre ellos, tres en edad escolar, y una que padece de parálisis cerebral. Samir, además, está incapacitado para trabajar. En un país con tantas personas en situación de muy alta vulnerabilidad —ACNUR cifra en más de 70.000 las personas refugiadas o solicitantes de asilo de manera oficial— las condiciones personales o familiares requeridas para obtener y conservar las ayudas extremadamente duras.

Ghada y su marido Samir recibieron la notificación que les instaba a abandonar la casa. Son sirios. Dejaron su hogar tras vivir años escondidos de sus propios vecinos. El hermano de Samir murió luchando junto al Free Siryan Army —grupo opositor al gobierno—. Cuenta Samir que Bachar Al-Asad considera a todo familiar de un combatiente, traidor de la patria, por lo que todos los familiares corrían riesgo. La guerra y la persecución del gobierno eran motivos más que suficientes para decidirse a partir.

Familia refugiados en Grecia 2
Samir muestra la foto de su hermano gemelo fallecido en combate Jesús Matsuki
No eran las únicas dificultades con las que tenían que vivir. Ghada se convirtió al cristianismo estando en Siria. Los vecinos le insultaban y amenazaban de manera constante. Samir seguía siendo musulmán por aquel entonces. Terminaron viviendo escondidos en su propio hogar durante cuatro años. Solo salían de casa algunas noches si era imprescindible.

Es difícil escribir los nombres de tus familiares —en este artículo cambiados por petición propia— cuando te han cortado los tendones de la muñeca. Samir ha perdido la fuerza en el dedo pulgar de su mano derecha y apenas puede escribir ni sostener un bolígrafo. Antes de la guerra trabajaba en una casa de cambio de moneda.

Las peores secuelas de las bombas lo sufrieron dos de sus seis hijos. Ghada tuvo un parto prematuro debido a la explosión de una bomba en una vivienda próxima a la suya. Como consecuencia, su hija Hala sufre de parálisis cerebral —afirma la madre, pues no tiene un diagnóstico médico claro— y problemas de movilidad que afectan a ambos pies.

Los planes y acuerdos de acogimiento desde otros países de la Unión Europea no se están cumpliendo y el país heleno no da abasto con los fondos asignados

Desde ACNUR, aseguran que la decisión de hacerles abandonar el hogar responde a la necesidad de dar cabida a más personas que tienen que llegar desde los masificados campos de refugiados de las islas. Los planes y acuerdos de acogimiento desde otros países de la Unión Europea no se están cumpliendo y el país heleno no da abasto con los fondos asignados.

Desde la agencia de la ONU para las personas refugiadas admiten que la situación está desbordada, pero consideran que con la extensión de la ayuda económica durante tres meses, junto a programas de integración de nueva creación —enseñanza del idioma y asistencia social—, es tiempo suficiente para poder convertirse en independientes y mantenerse por su propia cuenta, es decir: conseguir un trabajo y una vivienda.

Ahora los ocho miembros de la familia esperan a que les echen de la casa y les retiren la ayuda económica. Ghada intenta calmar los nervios y la ansiedad acudiendo al proyecto SOS Refugiados, donde les proveen de comida y artículos de necesidad. Allí, la familia es beneficiaria y voluntaria al mismo tiempo. Estas pequeñas organizaciones son quienes, ante la falta de planes oficiales, están intentando apoyar a las personas refugiadas o migrantes mediante programas de lenguas, laborales o socioculturales desde que comenzó la emergencia humanitaria.

El destino más que probable de Ghada y Samir será un squat: Centros ocupados de manera irregular. En los squat las condiciones higiénicas son escasas, el agua y la electricidad no están aseguradas y en su mayoría están regidos y controlados por las mafias. No tienen otras alternativas.

Familia refugiados Grecia 1
Yosef y Fátima Jesús Matsuki
Hay familias que empezaron viviendo en un squat y ahora tendrán que volver a él. Yosef es sirio. Fátima es marroquí. Tienen un bebé de un año y medio, y otro hijo en camino: Fátima está embarazada de cinco meses. Se conocieron en Turquía hace ya tres años. Los ojos de Fátima, quien tiene una discapacidad visual cercana al 90% desde su nacimiento, son los de Yosef. A pesar del hándicap que supone una visión tan reducida, se atrevieron a meterse en un barco gestionado por las mafias rumbo a una isla griega. Yosef recuerda escuchar a niños llorar al principio del viaje, y en determinado momento, cuando el barco empezó a moverse por el fuerte oleaje, dejar de oírlos.

Recibieron la notificación para que dejaran el piso donde viven, aunque el trabajador social está estudiando su situación en estos momentos y no tienen que abandonar aún el que ha sido su último hogar en Atenas. Cualquier situación familiar parecida estaría dentro de los parámetros de riesgo de exclusión en cualquier país de Europa. En Grecia no. Ser ciego, estar embarazada de menos de 8 meses o tener un bebé no te convierte en vulnerable con total seguridad. A pesar del peligro de tener que vivir en la calle, Yosef no pierde el humor y cuenta entre risas que fue él quien vio primero a su mujer.

Familia refugiados en Grecia 3
Marwa con uno de sus hijos Jesús Matsuki

Hay también quien no tiene aún la notificación, pero vive con el miedo a recibirla en cualquier momento. Marwa tiene tres hijos. Uno de los niños tiene una discapacidad intelectual y física, mientras que el otro tiene problemas de corazón.

Su marido fue arrestado. No sabe nada de él desde entonces. Salió del país cuando estaba embarazada de ocho meses de su hija menor. Marwa sabe que en Grecia trabajar se antoja casi imposible. Con una tasa de desempleo del 35%, competir en el mercado laboral para una persona de fuera del país parece más difícil aún. Su objetivo es ir a Alemania. Cree que tendrá mejor atención sanitaria para sus hijos y la posibilidad de volver a trabajar de profesora como lo hacía en Irak.

Relacionadas

Personas refugiadas
Refugiados explican al defensor del pueblo la vulneración de derechos que padecen

El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, recibió a personas solicitantes de protección internacional que contaron su experiencia de quedar en situación de calle a consecuencia de la vulneración de derechos y exclusión que padecen.

Personas refugiadas
Refugiados climáticos: ¿una herramienta para la justicia global?

La propuesta de ampliar la definición de persona refugiada dando pie al término refugiado climático persigue defender los derechos humanos. Sin embargo, se debate que este concepto pueda acabar resultando en una nueva herramienta de control migratorio. 

Migración
2019, un mal año para las personas que migran

El último año de esta década se habló mucho de migración, pero fue la extrema derecha quien impuso el marco de la conversación, con poca impugnación desde otros espacios. La centralidad del discurso securitario barrió de la agenda los derechos humanos de las personas migrantes.

1 Comentario
#35310 12:50 2/6/2019

usa arabia israel y la sumisa Eu dl PP creando fascismo en la Ue ha base de exodos y racismo

Responder
0
0

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

País Valenciano
Siete mil personas salen a la calle contra el PAI de Benimaclet
La manifestación ha logrado duplicar el número de personas en protesta contra un proyecto urbanístico que pretende construir 1.345 viviendas en el barrio.
Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.