Me llamo Nerea y no soy discapacitada

El punto de partida para conseguir la deseada inclusión es que toda la sociedad utilicemos un lenguaje inclusivo donde se ponga énfasis en la persona y no en su discapacidad. 

Nerea Caballo Blanco
Nerea Gabilondo Kyan S. Dios

publicado
2018-09-12 14:45:00
Me llamo Nerea y no soy discapacitada ni anormal, deficiente, minusválida, diferente, tullida, inválida, paralítica, parapléjica, lisiada, disminuida, impedida, inútil… ni estoy incapacitada ni postrada en una silla de ruedas.
Tengo 31 años y, como cualquiera a esta edad, mil historias vividas ya, pero, no sé por qué, cuando conozco a una persona, la historia más solicitada es la que explica cómo acabé siendo usuaria de silla de ruedas ¡con la de historias que tengo por contar! He empezado a cansarme de explicarla y he pasado a la fase de inventar historias fantásticas, así ganamos los dos, la otra persona sacia su curiosidad y yo desarrollo mi imaginación. 
Señal indicadora de playa accesible en la que puede leerse la palabra "personas"

Supongo que esa curiosidad surge por desconocimiento, por falta de “normalidad” y por un lenguaje que todavía visibiliza prejuicios antiguos que todos tenemos arraigados. Por este motivo, he creído conveniente presentarme y pediros que no sea la discapacidad la que nos defina, que no sustantivemos un adjetivo.

No soy discapacitada, tengo una discapacidad. Al igual que tengo miopía. Al fin y al cabo, soy una persona “normal”

Pero ¿qué es lo normal? Según la RAE: “Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural”. Empezamos mal si consideramos a una persona como una cosa. Pero, dejando eso a un lado, ¿cuál es el estado natural del ser humano? ¿Es un prestigioso club en el que, para ser admitido, no todas las etiquetas cuentan igual? Unas pesan más que otras, están, tal vez, más aceptadas. Un miope puede entrar, pero una persona usuaria de silla de ruedas no.

Una sociedad “normal” es la que está formada por seres humanos, con multitud de características, que son las que conforman a la persona, pero que no deberían determinar sus derechos u oportunidades a la hora de hacer cualquier cosa o al determinar su valía. Todos estamos dotados de derechos, independientemente de las necesidades que tengamos.

Las Naciones Unidas afirma que las personas con discapacidad “incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”. Son esas barreras las que todavía nos impiden participar plenamente en la sociedad y en igualdad de condiciones.

La importancia del lenguaje 

El lenguaje y el uso de las palabras adecuadas es primordial para alcanzar la deseada inclusión. Todos los grupos sociales que salieron de una desventaja social tuvieron que cambiar primero el lenguaje que les perjudicaba ya que condiciona nuestro pensamiento y determina nuestra visión del mundo. A través de él, podemos originar estereotipos y juicios de valor, ya que expresamos pensamientos y sentimientos que pueden influir en otras personas.

Si utilizamos palabras anticuadas, inexactas o inapropiadas, pueden perpetuar una imagen negativa y estigmatizar a las personas. Aunque no se pretenda despreciar de manera consciente, sino como parte de la cultura, es necesario suprimir esas barreras mentales que el lenguaje manifiesta. 

Al referirnos a una persona con discapacidad, debemos poner énfasis en la persona y comprender que cada una es distinta entre sí

Lo que debe primar es el respeto por la persona y que se le vea en su totalidad, no anteponer la discapacidad a ella.

El término “subnormal” fue sustituido por “persona con minusvalía” en el año 1986 (RD348/1986, de 10 de febrero) y posteriormente suprimido por “persona con discapacidad”, siendo su uso obligatorio desde el 1 de enero de 2007 (Ley 39/2006, de 14 de diciembre 2006).
Placa de aparcamiento recién instalada con la rotulación "reservado minusválidos"
Hoy nos parece una barbaridad que el término “subnormal” fuera el adecuado en su momento para referirse a una persona con discapacidad, pero, por desgracia, lo hemos sustituido por “minusválido”, palabra con parecido significado. La RAE nos dice que proviene del latín “menos” válido y que es el detrimento o disminución del valor que sufre una cosa - (¡y dale con la cosa!) - incapacitada por lesión congénita o adquirida, para ciertos trabajos, movimientos, deportes, etc. Y yo me pregunto, una persona sin discapacidad ¿tiene capacidad para realizar todos los trabajos, movimientos, deportes, etc.? Me atrevo y apuesto por el “No”.

Aconsejo utilizar “persona con discapacidad” si es necesario hacer referencia a la discapacidad. Si no lo es, llámanos por nuestro nombre, aunque sea en honor a las horas que pasaron nuestros padres eligiéndolo. 

En nuestra mano no está tener o no una discapacidad, pero sí está en la de todos conseguir la plena inclusión

Sobre este blog
ReCapacitando es un espacio donde tratar la discapacidad desde el punto de vista de sus protagonistas, con el objetivo de generar una conciencia social y una mayor visibilidad desde la reflexión que el propio nombre indica. En este espacio podrás encontrar artículos de opinión, reportajes y entrevistas en los que trataremos las distintas realidades que vivimos las personas con discapacidad. La inclusión, la accesibilidad universal, las infracciones que se cometen a diario, la importancia del lenguaje a la hora de tratar la discapacidad y demás temas relevantes que no suelen ser portada en los grandes medios.
Ver todas las entradas
22 Comentarios
Julian Blanco 18:17 20/9/2018

Ser minusválida es tener una discapacidad

Responder
0
0
#22970 17:35 14/9/2018

Nerea, lo difícil es la normalización en la sociedad, vas a un museo que se supone que debe ser accesible, lo es pero para el público en general de 9 a 21h,para personas con problemas en las piernas( no puedo subir ni bajar escaleras) sólo por la mañana, como el horario de la Biblioteca que es donde se accede por tener una entrada para minusvalidos. Esto ocurre en la Casa de Las Conchas en Salamanca, el horario es discriminatorio. Podían poner un timbre y si vas por la tarde llamar y que te abrieran pero no es así, solo puedes ir por la mañana.
Y tampoco me gusta el término minusvalido, prefiero diversidad funcional.

Responder
3
0
Nerea Gabilondo 19:44 14/9/2018

Todo esto lo trataremos también en próximas publicaciones, como hacemos en nuestra actividad diaria en redes sociales. Muchas gracias.

Responder
1
0
Ferran Carsí 10:29 16/9/2018

En primer lugar, el artículo me ha gustado mucho, porque hace visible, en cierta medida, lo que es la discapacidad. En otro orden de cosas, tengo parálisis cerebral de nacimiento, y hace ya muchos años (unos 17) que lo superé y aprendí a vivir con ello. Porque si no lo haces, ¿que te queda? Pero esto ha sido posible también gracias a mi entorno. Las personas pueden llegar a ser muy crueles.

Responder
1
0
#23011 16:10 15/9/2018

La sociedad de hoy esta poco concienciada de la gente que hacemos nuestra vida en nuestra propia silla de ruedas, y con las limitaciones que cada persona tenemos.

Responder
1
0
Alberto Castellano 20:05 13/9/2018

Yo si soy discapacitado! y siguiendo el buen comentario de hablar sobre el buen uso del lenguaje, aporto las definiciones que no menciona Nerea en su artículo. Lo primero es que DisCapacitado significa Persona con Capacidad Disminuida, así de simple, de hecho ya se incluye el uso de persona; al hablar de capacidad disminuida no se descalifica, ni ofende ni desmejora a la persona, como si lo hace "deficiente, minusválida, tullida, inválida, paralítica, lisiada, disminuida, impedida, inútil… ni estoy incapacitada ni postrada en una silla de ruedas." con las que estamos de acuerdo,
Yo soy cuadrapléjico y eso simplemente identifica parálisis de mis cuatro extremidades, no me ofende, simplemente describe cual es mi capacidad disminuida.
En cuando a ser normal, yo si soy anormal, y no es ofensa, hablando del significado esto viene de las estadísticas, cuando se habla de normal es el dato que más se repite, el que hace la norma, entonces cuando se analizan los datos de personas, lo más común es lo que más se repite, entonces por mayoría los "normales" son las personas sin discapacidad. Pero cuando me defino "anormal" es porque afortunadamente estoy fuera de los considerados "normales" y no por mi capacidad disminuida, sino por quien soy como persona y me comporto, ciudadanamente.
Diferentes somos todos, afortunadamente! sino que horrible de fastidioso todos iguales, y en la diversidad es donde está la riqueza de los multienfoques, juntos somos más que la simple suma de individualidades porque compartimos ideas.
Más allá del necesario uso del lenguaje adecuado, abogo por la mejora en las cosas cotidianas como las barreras arquitectónicas que dificultan enormemente la vida de una persona discapacitada, no es fácil trasladarse al trabajo ni a distraerse, ni hacer compras o cualquier actividad cotidiana, y muchos que como no tienen cercanía al tema, no importa construir escaleras sin accesos a sillas de ruedas, o construir rampas a 50 grados con tal de cumplir una ordenanza, si se hace algo pues que en realidad ayude. Saludos y a seguir adelante persona con discapacidad o diversa funcional o como prefieras etiquetarte.

Responder
12
0
#22938 22:10 13/9/2018

Bravo !! Una persona que se atreve a decir las cosas como son! Muchísimas gracias!! (Rn mi barrio, los negros se enfadan cuando les llamas de color. Te miran raro y te sueltan... ¿Y tú .... Tú no eres de color? Yo soy negro, es mi identidad. No me trates con desprecio, no me borres mi identidad. SOY NEGRO. Así de simple). Pues eso: yo también soy discapacitada. Qué cuernos de diversidad funcional para tratar de esconder lo que no debería ser vergonzante! Más naturalidad, por favor, que tenemos otras muchas cosas que hacer y se nos pasa el arroz!

Responder
4
1
Nerea Gabilondo 8:47 14/9/2018

Precisamente lo que quería decir es que no se me etiquetara de ninguna manera, que me vean por lo que soy, una persona con multitud de cualidades. Que no me definan únicamente por la parálisis de mis extremidades inferiores ya que no me definen. Por todo esto insisto en la necesidad de poner énfasis en la persona y que no lo reduzcan todo a la discapacidad. Todo esto hace que se nos perciba únicamente en relación a la discapacidad. El objetivo es que la discapacidad no sea reseñable, que se interiorice que, simplemente, es una característica más, como el tener calvicie o miopía. La discapacidad sólo se debería nombrar cuando es necesario hacer referencia a ella.
Y no, no escondo la discapacidad que tengo (es bastante difícil con la silla que me acompaña a todas partes), a lo que me refiero, una vez más, es a que eso ni me define, ni me representa.
En definitiva, da igual dónde haya nacido, cuál sea mi signo del zodiaco, mi condición sexual, si como carne o brócoli o la discapacidad que tenga.
Por último, en este espacio también trataremos todo lo que señalas, como ya estamos haciendo en nuestra actividad diaria, pero en esta presentación hemos creído conveniente explicar la manera correcta de denominarnos hoy en día y la importancia del lenguaje a la hora de conseguir la inclusión en la que se nos vea como iguales. Todos iguales y diferentes a la vez.

Responder
3
0
#22953 9:17 14/9/2018

Muy interesante el punto de partida y las aportaciones. Ánimo con la sección, la seguiré sin duda.

Responder
1
0
Daniel Gurrola 13:27 12/9/2018

Buen artículo. Inclusive el término discapacidad me parece tan incorrecto como todos las demás. He visto a personas hacer cosas increíbles que se supone no pueden hacer y las hacen mejor que muchos, algunos con ingenio y herramientas. Si lo ponemos así toda la humanidad es discapacitada, discapacitada para volar, respirar bajo el agua y el espacio, someter a un tigre etc. pero usamos herramientas para lograrlo y es una de las características de lo que nos hace humanos, un ser que usa su inteligencia y adapta su entorno para vivir en el, entonces creo que nadie es discapacitado sino condicionado.

Responder
13
0
#22888 7:17 13/9/2018

Lo adecuado sería decir persona con diversidad funcional.

Creo que la denominación adecuada sería' persona con diversidad funcional'.

Persona con diversidad funcional creo que sería la denominación más adecuada.

Responder
4
1
#22889 7:24 13/9/2018

A mí me gusta decir que tengo ciertas limitaciones. Pero, ¿Quién no las tiene? (Aunque no sean considerados legalmente minusválidos y discapacitados como yo).

Responder
5
0
Jose Maria 12:09 12/9/2018

Que verdad ,, ojala llegue a todas las personas que se ven totalmennte capacitadas y sus problemas al ser tan de suma importancia como el que hace su equipo o vivir sin importarle lo que pasa a su alrededor social , creen estar a salvo .Su error estaria subsanado si vieran al resto (incapacitados) de igual a igual por el hecho de la prevencion y porque ES ASI

Responder
2
0
#22886 5:21 13/9/2018

Por error pone incapacitados en lugar de discapacitados

Responder
0
0
Jon 16:34 12/9/2018

Increíble Nerea,me ha encantado el articulo,has dado en el clavo,lectura imprescindible...😙

Responder
2
0
Rafa 15:18 12/9/2018

Enhorabuena Nerea por el artículo, me parece fantástico y comparto todo lo que has dicho porque yo tb he sufrido q lo primero que ven de mí es q me desplazo en silla de ruedas
Un saludo y gracias por tu aportación para que se normalice nuestra situación en la sociedad

Responder
4
0
Nerea Gabilondo 15:23 12/9/2018

¡Muchas gracias Rafa!

Responder
2
0
#22801 20:38 11/9/2018

Gracias Nerea por la aportación.
Poco a poco, también se abre el camino para conceptos como diversidad funcional.

Responder
6
0
#22843 14:01 12/9/2018

Lástima q nade sepa qué significa !!

Responder
1
2
#22846 14:28 12/9/2018

Igualdad dentro de la diversidad y diversidad funcional se están imponiendo al discurso único que atribuye normalidad a lo que "aparéntemente" no tiene defectos.
Ábrete de orejas para volar!!

Responder
1
1
#22822 7:57 12/9/2018

Un artículo como este es más que necesario, es imprescindible

Responder
5
0
#22918 14:53 13/9/2018

FANTASTICO ARTICULO. TE FELICITO

Responder
1
0
Sobre este blog
ReCapacitando es un espacio donde tratar la discapacidad desde el punto de vista de sus protagonistas, con el objetivo de generar una conciencia social y una mayor visibilidad desde la reflexión que el propio nombre indica. En este espacio podrás encontrar artículos de opinión, reportajes y entrevistas en los que trataremos las distintas realidades que vivimos las personas con discapacidad. La inclusión, la accesibilidad universal, las infracciones que se cometen a diario, la importancia del lenguaje a la hora de tratar la discapacidad y demás temas relevantes que no suelen ser portada en los grandes medios.
Ver todas las entradas

Destacadas

Partidos políticos
Se mantiene el efecto Sánchez: el PSOE sube del 30% en intención de voto

El centro izquierda sale reforzado en el barómetro del CIS de septiembre. El partido de extrema derecha Vox aparece por primera vez en la estimación de voto.

Tortura
Un tribunal alemán deja en libertad a la mano derecha del “monstruo” de Colonia Dignidad

Un tribunal de Düsseldorf asegura que la sentencia que condena al médico de la secta Colonia Dignidad, Harmut Hopp, a cinco años de cárcel en Chile no puede aplicarse en suelo alemán.

Bebés robados
¿Por qué una ley estatal de bebés robados?

Hoy, jueves 25 de septiembre de 2018, se ha registrado en el Congreso de los Diputados la primera Proposición de Ley estatal sobre bebés robados. El primer gran paso para la aprobación de esta Ley en el Parlamento estatal.

Memoria histórica
El Estado discrimina a las víctimas del mayor atentado del GAL

Este martes se cumplen 33 años del asesinato de cuatro refugiados vascos en el Hotel Monbar. El gobierno de Rajoy impidió que sus familiares fuesen tratados de la misma forma que las víctimas de ETA.

Últimas

Vivienda
Una acampada para evitar el desahucio de Argumosa 11

Desde el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid, Lavapiés ¿dónde vas? y PAH Madrid Centro reclaman una moratoria en los desahucios y en el fin de los contratos de alquiler hasta que se tramite la Ley de Vivienda de la PAH.

Industria armamentística
Los yayoflautas se rebelan contra el comercio de armas y la guerra
Yayoflautas protestan en Sol contra la venta de armas a Arabia Saudí y en solidaridad con el pueblo de Yemen.
Música clásica
Mahler in the jungle
Gustavo Dudamel dirigió a la Mahler Chamber Orchestra en Madrid, con obras de Schubert y Mahler.
Cine
‘Fast watching’, o cómo Netflix ha pervertido los hábitos de consumo

Netflix ha implantado un catálogo de idiosincrasias empresariales que han terminado afectando directamente los hábitos del consumidor.