Procés
Josep Fontana: “Detrás del malestar está la degradación de lo que fue el proyecto de Estado de bienestar”

Josep Fontana, autor de ‘La formació d’una identitat. Una historia de Catalunya’ analiza los errores cometidos en el camino hacia el 1 de octubre.

Josep Fontana (1931-2018)
El historiador Josep Fontana, durante una entrevista con 'El Salto' en verano de 2017. César Cid

publicado
2017-09-01 13:25
En un momento en el que escasean las lecturas panorámicas de la crisis que azota al capitalismo global, el discurso del historiador Josep Fontana (Barcelona, 1931) enlaza la demanda de mayor soberanía con las condiciones materiales de vida de la mayoría social. El paro, las listas de espera en sanidad y la situación de miles de personas que migran a Europa huyendo del hambre y la guerra son, para este historiador, los problemas que se olvidan, o no se quieren abordar, cuando se habla del futuro de su país, Catalunya.

Su conversación salta a menudo a las lecturas que ocupan su tiempo: ensayos históricos, artículos periodísticos y análisis. Uno sobre el que llama la atención es el punto de vista del catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo, que alerta sobre un escenario impredecible el día 2 de octubre si se produce el referéndum: “Es una situación en la que no va a haber ni Gobierno ni Parlamento y, por tanto, ninguna autoridad que pueda convocar elecciones”, comenta Fontana, antes de añadir que el futuro inmediato “es imprevisible porque no sabes quién se va a equivocar más de un lado o del otro”.

Fontana advierte de que se ha subestimado con demasiada frecuencia el malestar de la población catalana, y cita otra entrevista, a Manuel Aragón Reyes, uno de los magistrados del Constitucional que emitió la histórica sentencia de 2010 contra el Estatut. “No pasa nada porque salgan a la calle millones de personas”, dijo Aragón Reyes en una entrevista en El País, que Fontana replica: “Si salen millones de personas a la calle, es una revolución y entonces los tribunales constitucionales no sirven para nada”, explica, antes de matizar: “Me parece que los tiempos de la revolución no han llegado, ni los de la independencia ni los del socialismo. Lo que no sé es cómo se puede salir de la situación de malestar. Eso sí es preocupante”.

Admite que no cree que haya posibilidades de que la consecuencia del referéndum sea una declaración de independencia. “No hay posibilidad de aplicar mecanismos de secesión después de esto, porque, como dijo claramente la señora Cospedal, el Ejército y la Guardia Civil son la garantía de la unidad de España”. Tampoco los “ejércitos financieros” han simpatizado con la causa, por no hablar de los otros Estados europeos: “Países que están en buena medida sujetos a posibilidades de desguace, como es el caso de Italia, no están como para ver que empieza el desgüace en otro lado”. No obstante, cree que el grado de descontento seguirá aumentando. “Si no entendemos que detrás del malestar está la degradación de lo que fue un proyecto que fue vendido como un Estado de bienestar, entonces no entendemos nada”, explica, antes de reconocer que “habrá mucha gente que irá a votar sin esperar nada para el día 2, muestra del profundo cabreo que tienen”.

0 Comentarios

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Islamofobia
Manifiestos de odio

Un problema de salud mental o terrorismo. Son las diferentes categorizaciones que utiliza Donald Trump para hablar de atentados cometidos por personas de etnia blanca o con ascendencia árabe o religión musulmana. Sin embargo, la violencia supremacista blanca está apoyada en un ideario.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Últimas

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.

Música
Califato¾: la cinta que une pasado y futuro

Música andaluza sin complejos, dándole la vuelta a los estereotipos en un viaje analógico-digital en el que les acompañamos durante un ratillo.