Antimilitarismo
La Marcha a Aitana, por una sierra desmilitarizada. Susurrando en la cúspide

Como toda maravilla, la sierra de Aitana no puede ser poseída por nadie sin que, por ello, pierda su más alto valor para la subjetividad humana. Como si del gigante egoísta del cuento de Oscar Wilde se tratase, el Ejército español ha cercado su cima, prohibiendo con ello los gozos de los juegos infantiles y de la primavera.

Antimilitarismo Marcha sierra
Ni un palmo de sierra para la guerra.
Grupo antimilitarista tortuga

publicado
2019-05-13 16:55

Hasta para el más calmado y prudente de los seres humanos los contrastes son algo habitual. Para quienes habitamos las comarcas del sur del País Valencià no son infrecuentes los mediodías calurosos que, en pocas horas, se convierten en noches invernales que invitan al refugio; tampoco que la marea que transporta vida e historia muera contra el hormigón que a ambas niega.

En nuestra provincia, la de Alicante, los sistemas béticos se elevan como agujas de catedrales antes de sumergirse para mostrar sus últimas obras en las Baleares. Ello permite admirar la diferencia desde lo alto y lo bajo, distinguir el predominio del azul, del marrón y del verde.

El mundo que conocemos, como ya dijera Heráclito, es producto de una transformación constante y sin esta variedad de ambientes no disfrutaríamos de tantas riquezas que amamos y obviamos: desde la biodiversidad hasta la profundidad de nuestro pensamiento.

Los seres humanos desarrollamos una ética que nos incita a aceptar y favorecer unos cambios y a enfrentarnos a otros.

Durante una sucesión de tiempo que quizá pueda calcular, pero nunca valorar, una mente humana, las leyes y los elementos de la naturaleza han ido configurando en la Marina Baixa alicantina un paraje rocoso y vegetal, con rincones acogedores y otros inhóspitos, de una belleza imposible sin los enfrentamientos propios de la cadena trófica: la sierra de Aitana.

No obstante, toda alteración no es irremediable y positiva. Los seres humanos desarrollamos una ética que nos incita a aceptar y favorecer unos cambios, y a enfrentarnos a otros.

Movidos por el altruismo, la necesidad o la avaricia, los autodenominados Homo sapiens hemos escrito nuestra historia, golpe a golpe y verso a verso, alterando la naturaleza. Así, también en Aitana, entre manantiales, encinas, simas y cuervos, se alza la obra humana: neveros, bancales y las huellas de un carboneo que ha alumbrado hogares a lo largo de siglos.

Lejos de ser un paraíso, al menos para quienes no creemos en ellos, Aitana ha sido inspiración de artistas, último recuerdo de exiliados, museo para naturalistas y antropólogos, merendero para familias y pandillas… hasta que el Ejército español cercó su cima.

En tiempos del Centinela de Occidente, España firmó una serie de acuerdos económicos y militares con Estados Unidos: los pactos de Madrid de 1953.

Los pactos de 1953 incluían la modernización de la aviación española y la instalación en territorio ibérico de bases militares de uso conjunto. De este modo, producto de un dictado y no de un ensayo o un cuento, entre 1957 y 1960 se llevaron a cabo, bajo la protección de la Virgen de Loreto, las obras de la base militar que albergaría en Aitana a uno de los Escuadrones de Alerta y Control. Estos fueron abandonados en 1964 por el gobierno estadounidense, pues consideró que las tropas españolas ya se valían solitas para defender desde ellos los intereses occidentales.

Poco ha cambiado desde entonces en la cúspide de nuestras comarcas. Los escribas plasmaron, con el pragmatismo de quien sabe que la letra con sangre entra, todas las instrucciones que los militares han impuesto durante décadas. Los Escuadrones de Alerta y Control se convirtieron en Escuadrones de Vigilancia Aérea: el de Aitana es el número cinco entre los catorce que hay en territorio español. Poco importa, los radares de Aitana aún guían a las embarcaciones y los aviones que, sobre el Mediterráneo, se dirijan a algún objetivo militar de la OTAN, en ocasiones, a países que compran armas fabricadas en nuestro estado.

Su escudo sigue siendo el mismo. Sobre el paranoico lema «Siempre vigilantes» se alza una fortaleza sobrevolada por dos cazas y coronada por dos radares. El terreno sobre el que se asienta —aunque con un número excesivo de casillas— parece simular un tablero de ajedrez, en una sórdida apropiación del sentido de un juego que, más que entre la vida y la muerte, suele cabalgar entre la ciencia y el arte; que, más que favorecer el uso de la fuerza, impulsa la búsqueda de soluciones creativas ante situaciones extremas.

Apropiarse de lo colectivo siempre empobrece: es una empresa que no puede llevarse a cabo sin provocar sufrimiento. No podemos consentir que nadie se adueñe de aquello en que se ha convertido el polvo de estrellas, de nuestras calizas o de los hidrocarburos que hay más allá del mar. Menos aún debemos tolerar que se destruya aquella materia que ha tomado consciencia de sí misma: aquello a lo que llamamos seres humanos.

Fruto de esa disconformidad cada año diversos colectivos ecologistas y antimilitaristas de las comarcas del sur del País Valencià celebramos la Marxa per la Desmilitarització de la Serra d’Aitana. Nuestra marcha inició su andadura, enmarcada dentro de la campaña Mayo Desobediente de Alternativa Antimilitarista-MOC, en 2004. El próximo día 19 vivirá su decimosexta edición.

Durante estos años ha habido hermandad entre activistas, caminatas kilométricas en compañía de la Guardia Civil, incursiones al interior de la base, juicios, absoluciones, ágapes, noches en vela… y, sobre todo, una tendencia a convertir la Marcha a Aitana en una jornada festiva que busca la complicidad de todos los sectores sociales, en una celebración transversal de la belleza del monte y una pacífica protesta contra la iniquidad de la guerra.

Aunque no rechazamos un activismo más duro, hemos optado por mantenerlo al margen de la Marcha.

Más allá de nuestras creencias, sabemos que la humanidad y nuestro planeta son el producto cambiante de millones de años de evolución geológica y biológica, y de siglos de historias. Cuidar este legado es una responsabilidad colectiva que exige elegir solo aquellas transformaciones que favorecen la vida y la dignidad.

Más allá de nuestras creencias, sabemos que la humanidad y nuestro planeta son el producto cambiante de millones de años de evolución geológica y biológica, y de siglos de historias. Cuidar este legado es una responsabilidad colectiva

Nunca podremos aplastar la rosa si sabemos que le dio color la sangre del ruiseñor.

No nos gustan los cambios que el poder y su brazo armado imponen en la Tierra. Conocemos los límites de nuestra protesta —quizá ni siquiera esté a la altura de las circunstancias—, pero nos mantenemos en el obstinado empeño de que sobreviva nuestro rito, aquel que, una vez al año, susurra a civiles y militares que la guerra empieza aquí.

Sobre este blog
Antimilitarimo y NOviolencia
Ver todas las entradas

Relacionadas

Antimilitarismo
Encadenados contra los Señores de la Guerra

Más de 20 activistas se encadenan a las puertas de FEINDEF, la feria armamentística que se celebra estos días en el recinto ferial de Madrid.

Industria armamentística
FEINDEF (3): La Sener militar

En la inminente Feria de Armamento llamada FEINDEF, que se celebrará los próximos 29-31 de mayo en IFEMA (Madrid) estará presente la empresa Sener. Se trata de la principal empresa vasca de fabricación militar. Una empresa familiar con relación con la burguesía vasca, los poderes político, financiero, militar... y hasta con el eclesiástico.

Objeción fiscal
Una apuesta desobediente hacia un mundo en paz
Una apuesta desobediente hacia un mundo en paz, sin gastos militares y sin ejércitos, una llamada al sentido común, la coherencia personal y la solidaridad
0 Comentarios
Sobre este blog
Antimilitarimo y NOviolencia
Ver todas las entradas

Destacadas

Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (I)

Semanas antes del 20 de octubre ya parecía claro que la estrategia tanto de la oposición parlamentaria como de las fuerzas ultras y violentas agrupadas en los Comités Cívicos de Santa Cruz, Potosí y otras ciudades, era no reconocer los resultados electorales si estos daban un triunfo a Evo Morales.

Memoria histórica
Mientras les quede voz
Luisa Vicente preside la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, desde donde trabaja para recuperar la memoria de las 1.300 víctimas de la provincia.
Reino Unido
Por qué necesitamos sindicatos de inquilinos

Los sindicatos de inquilinos son la historia de la gente que desarrolla y se otorga poder a sí misma, y esa es la clave de cualquier cambio radical que merezca la pena y perdure.

Últimas

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.