Erika Irusta: “Frente al desahucio corporal, orgullo menstrual”

Erika Irusta lleva años escribiendo sobre ciclo menstrual en su blog El Camino Rubí.

erika Irusta
Erika Irusta, pedagoga sobre ciclo menstrual Julia Caulfield

publicado
2017-10-12 06:00:00

Erika lleva años escribiendo sobre ciclo menstrual en su blog El Camino Rubí. También gestiona la comunidad Soy1soy4 y es autora del libro Diario de un cuerpo. Lejos de posturas esencialistas, prefiere hablar de “personas menstruantes” y defiende la cultura menstrual como una cultura de cuidados que debe hacer frente a la neoliberal.

Muchas mujeres no saben cosas tan básicas como que solo somos fértiles unos pocos días del ciclo o que el moco cervical cambia cuando se está ovulando. ¿Por qué no conocemos nuestros cuerpos?
No conocemos nuestros cuerpos porque no nos pertenecen. De un tiempo a esta parte hemos delegado el cuerpo, porque también lo han usurpado, y se lo hemos dejado a la clínica, y la clínica ni puede ni debe explicarlo todo. Que el sistema sanitario debería ofrecer más conocimientos, sí. Pero sobre todo, lo que tiene que hacer es entender que ciertas patologías no son normales. Por ejemplo, que la menstruación duela no es normal y no es un síntoma de salud. Deberíamos demandar que se dedique dinero a investigar el cuerpo menstruante.

Con todo lo aprendido con el feminismo, ¿no deberíamos incidir más en que no todas las mujeres menstrúan?
Tengo que explicar un millón de veces que existen mujeres que no menstrúan, tanto porque, como en el caso de mi madre, les han quitado el útero, como porque hay mujeres que tienen pene, igual que hay hombres que menstrúan.

“Lo que nos ha limitado no es el cuerpo, sino la lectura patriarcal de nuestro cuerpo”
A algunas feministas tampoco les gusta que se hable de personas menstruantes porque se invisibiliza a las mujeres.
Creo que es importante evaluar el simbólico de ser una persona menstruante en un traje social de mujer, porque menstruar, ser el otro cuerpo, es lo que ha sido determinante para ser un cuerpo de segunda. De hecho, la menstruación es lo que, culturalmente, nos ha vestido de mujeres (lo seamos o no). Pero ahora bien, es necesario visibilizar otro tipo de ser persona menstruante, con los dolores y traumas que eso genera en otros cuerpos. Y cada una ha de trabajar para poder enseñar y validar su propia experiencia menstrual y generar, juntas, conocimiento. Porque lo nuestro es un horror, pero imagínate a un hombre que es menstruante en esta sociedad donde los “hombres de verdad” no menstrúan.

Desde luego, la experiencia  menstrual es muy diversa…
Ningún cuerpo menstruante es igual a otro. Por ejemplo, no sé cómo es la experiencia en un cuerpo con síndrome de ovarios poliquísticos o con endometriosis. En mi caso, sé cómo es la experiencia de tener hiperestrogenismo. Yo no puedo ni quiero ser la voz de ningún cuerpo menstruante, sino poder facilitar herramientas, lenguaje, balbuceos para que cada una pueda explicar su experiencia y darle validez. Creo que es así como vamos a generar un conocimiento que realmente nos hable.

Tememos la típica pregunta: “¿Es que estás con la regla?”.
Hemos aprendido que el cuerpo es lo que nos ha limitado. Y no, lo que nos ha limitado es la lectura patriarcal de nuestro cuerpo. No es que mi cuerpo sea torpe, no es que mi menstruación sea una mierda. Y esa es la mayor trampa en la que hemos caído. Las mujeres no tenemos ni idea de lo que es vivir una experiencia menstrual más allá del patriarcado. Es muy interesante que, por curiosidad, empecemos a hacerlo. Es un acto revolucionario vivir la experiencia menstrual.

El mundo debe adaptarse a nuestros cuerpos…
La conclusión para mí es esa. Yo he tomado la determinación de que no voy a mutilarme más ni a torturarme más, ni a maltratarme más para entrar en una sociedad que me expulsa y que no me deja hueco. Pero me da mucho miedo una de estas cosas tan bonitas que hace el sistema, que es que lo usurpe y le dé la vuelta. Por ejemplo, empresas británicas que hacen cursos sobre ciclo menstrual y coaching menstrual. Tenemos una oportunidad brutal para dinamitar eso, pero al final se venderá en formato “cómo explotar al máximo a la persona menstruante en el trabajo”. Yo quiero un sistema que esté diseñado para todos los cuerpos. Vamos a crear una cultura de cuidados, porque la cultura menstrual es una cultura de cuidados, frente a la cultura neoliberal.

Ante el tabú o los anuncios edulcorados de compresas, ¿cómo hacer de la regla un elemento empoderante?
No me gusta la palabra empoderante. Prefiero el orgullo, orgullo menstrual. Creo que el ciclo menstrual es una de las puertas brutales que tienes para habitar tu cuerpo. Frente al desahucio corporal, orgullo menstrual. Hay que entrar al cuerpo pegando la patada al tabique de ladrillos que te han puesto.

2 Comentarios
Anónima 23:22 13/10/2017
Gracias por los topicazos alrededor de la nada, Erika.
Responder
0
2
Ankarinónima 21:50 13/10/2017
No sabemos que la luna llena atrae la ovulación. Que las mujeres que conviven sincronizan el ciclo. Qué no se menstrúa cuando se amamanta.
Responder
1
0

Destacadas

Incendios
Industria papelera y “gasolina para el monte”: claves del fuego en Galicia
La expansión del eucalipto, la falta de políticas de prevención y la precarización de los dispositivos contraincendios, claves para entender la situación en Galicia.
Galicia
Hacer política con los incendios y los muertos
7

La inexigencia de responsabilidad a los que se lucran con los incendios poniendo en riesgo el bienestar común es política.

Independencia de Catalunya
Puigdemont y el Gobierno juegan al despiste y posponen las decisiones hasta el jueves

La carta en la que Puigdemont debía contestar al requerimiento del Gobierno sobre la independencia no ha aclarado nada. El Gobierno ha optado por mantener el perfil bajo y amplía el plazo de respuesta hasta el jueves.

Instituciones culturales
Una sentencia expulsa a las multinacionales de la junta directiva de la SGAE
El gobierno de la SGAE no debería estar más tiempo en manos de las editoriales relacionadas con multinacionales de la industria discográfica, tras la sentencia conocida hoy.

Últimas

Ence
Tierra quemada: lo que dicen los datos sobre incendios

En lo que va de año se ha calcinado cinco veces más masa forestal que en 2016. La lucha contra el fuego aún no es efectiva.

Música
Un día en el Festival MUV! Circuito de Música Urbana de València
III Edición del Festival MUV! Circuito de Música Urbana de Valencia, dos días de música en directo en espacios urbanos no convencionales y para todos los públicos.
Especulación
Privatización y expolio del Ivima: ni huerto comunitario ni vivienda social
El Ivima ha conseguido desplazar el proyecto comunitario del Huerto de La Ventilla, desarrollado hasta el momento en una parcela de suelo público destinada a vivienda social.
Laboral
El Tribunal Supremo debatirá en pleno sobre el ERE en la planta de TRW en Landaben
El Supremo debatirá sobre la nulidad de los 123 despidos del expediente de regulación de empleo de esta empresa en su planta de Landaben.
Literatura
Jana Leo: “La falta de seguridad de las mujeres es una forma de desposesión”
En Violación Nueva York, Jana Leo describe cómo un hombre armado entró en su casa para violarla. Luego convirtió este hecho en su objeto de estudio: desde 2001 lo ha documentado y diseccionado hasta encontrar las claves.