¿Tiene Israel “derecho a la autodefensa” contra Gaza?

Israel afirma estar actuando en defensa propia cuando su Ejército dispara contra manifestantes gazatíes. Norman G. Finkelstein y Jaime Stern-Weiner echan por tierra ese mito.

Palestina xx
Traducción: Eduardo Pérez

publicado
2018-06-10 07:25:00

El 1 de junio de 2018, Razan al-Najjar —una paramédica de 21 años— murió por disparos de un francotirador mientras proporcionaba tratamiento médico a manifestantes heridos. Ella se convirtió en el palestino número 112 muerto en Gaza desde que las manifestaciones masivas contra el cerco israelí empezaron el 30 de marzo. Durante el mismo período, las fuerzas israelíes hirieron a más de 3.600 manifestantes con munición real, una cifra que la prominente organización de derechos humanos israelí B’Tselem ha caracterizado como un “número alucinante de víctimas”. El asalto ha dejado al debilitado sistema de salud de Gaza al borde del colapso.

Para justificar la sangría, Israel y sus apologistas invocaron el “derecho a la autodefensa” de Israel. Disparar contra los manifestantes en Gaza era el único medio —así se exponía este argumento— por el que Israel podía impedirles violar la frontera israelí. Contra esto, representantes de Naciones Unidas y organizaciones de derechos humanos alegaron que Israel, al desplegar munición real contra manifestantes que no suponían amenaza inminente, era culpable de fuerza “excesiva” o “desproporcionada”. En esta línea, el coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio respondió al asesinato de Al-Najjar advirtiendo que “Israel necesita calibrar su uso de la fuerza”.

Las alegaciones de fuerza “desproporcionada” implícitamente legitiman el uso israelí de la fuerza “proporcionada”, mientras que las alegaciones de fuerza “excesiva” implícitamente legitiman el uso de la fuerza “moderada”

Esta línea de crítica fundamentalmente acepta la premisa israelí de que tiene un “derecho a la autodefensa” contra el pueblo de Gaza. Las alegaciones de fuerza “desproporcionada” implícitamente legitiman el uso israelí de la fuerza “proporcionada”, mientras que las alegaciones de fuerza “excesiva” implícitamente legitiman el uso de la fuerza “moderada”. En verdad, sin embargo, Israel no tiene derecho a usar ninguna fuerza contra el pueblo de Gaza. Perdió ese derecho cuando impuso un cerco ilegal y una ocupación ilegal.

Bajo la ley internacional, una potencia administradora no tiene derecho a usar la fuerza para frustrar una lucha por la autodeterminación, mientras que a una entidad no estatal no se le prohíbe el uso de la fuerza armada en la búsqueda de su derecho a la autodeterminación. Es decir: la ley internacional no prohíbe a los palestinos de Gaza utilizar la fuerza armada en el curso de su lucha por la autodeterminación validada internacionalmente, mientras que sí prohíbe a Israel suprimir por la fuerza la lucha por la autodeterminación. Los organizadores de las manifestaciones de Gaza tomaron una decisión estratégica en favor de la no violencia, pero la legalidad no requería esta decisión e Israel no hubiera tenido más derecho a usar la fuerza contra los manifestantes de Gaza si hubieran estado armados.

Se podría objetar —aunque no por Israel, que niega que ocupe Gaza— que Israel es un ocupante beligerante en Gaza y por lo tanto tiene el derecho, bajo la Cuarta Convención de Ginebra, de usar la fuerza para mantener el orden público. Pero, primero, bajo esta misma Convención, el prolongado cerco israelí constituye un “castigo colectivo” establecido “en flagrante violación de la legalidad internacional”.

Israel no puede citar selectivamente la Cuarta Convención de Ginebra para legitimar su uso de la fuerza mientras ignora las obligaciones impuestas sobre la potencia ocupante por esa misma Convención de salvaguardar el bienestar de la población ocupada. Además, segundo, igual que el Tribunal Internacional de Justicia dictaminó en 1971 que la negativa de Sudáfrica a negociar con buena fe hizo ilegal su ocupación de Namibia, la negativa de Israel a negociar con buena fe con base en la legalidad internacional ha hecho ilegal su ocupación de Cisjordania y Gaza. Por lo tanto, ha perdido sus derechos como ocupante beligerante.

Israel ha mantenido una ocupación ilegal de Gaza durante más de 50 años. Ha sometido a la población civil de Gaza a un cerco ilegal que dura más de una década. El “derecho a la autodefensa” que reclama Israel equivale, en estas circunstancias, al derecho a reforzar estos regímenes ilegales. Hasta y a menos que Israel termine con el cerco y la ocupación, su único “derecho” frente a Gaza es el de retirarse.

Si la visión contraria —que Israel tiene derecho a usar la fuerza para impedir que los gazatíes rebasen la valla perimetral— es ampliamente aceptada, esto se debe a que la deshumanización generalizada del pueblo de Gaza, por un lado, y una nube de tecnicismos legales, por otro, han oscurecido conjuntamente el verdadero carácter de la situación.

Israel presenta la valla que rodea Gaza como una “frontera” y a los manifestantes que buscan cruzarla como infiltrados. Pero como el director ejecutivo de B’Tselem ha apuntado, el término “frontera” es en este contexto completamente engañoso. Gaza no es un Estado. Gaza es un “campo de prisioneros” (para el ex primer ministro del Reino Unido David Cameron), un “suburbio tóxico” (para el jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad al-Hussein), un “gueto” (para el consejo editorial de [el periódico israelí] Ha’aretz. Más del 70% de los internos de este campo de prisioneros son refugiados, mientras que más de la mitad son niños menores de 18 años.

El cerco de estilo medieval israelí prácticamente ha extinguido la economía de Gaza y reducido a su población a la mendicidad. Más que eso, la misma viabilidad del territorio para la presencia humana en gran escala se ha puesto en peligro. Como dijo el director de Oriente Próximo y Medio para el Comité Internacional de la Cruz Roja, “Gaza es un barco que se hunde”. Según el asesoramiento profesional de los funcionarios de Naciones Unidas, Gaza se ha vuelto físicamente “invivible”.

Lo más alarmante es que el 96% del agua de grifo de Gaza es ahora inadecuada para el consumo humano mientras que su único acuífero de agua dulce está en, o ya ha pasado, el umbral del daño irreversible. Sara Roy, la autoridad principal sobre economía política de Gaza que trabaja en la Universidad de Harvard, explica lo que esto significa en la práctica: “Seres humanos inocentes, la mayoría jóvenes, están siendo lentamente envenenados por el agua que beben”.

Los abogados que debaten si Israel usó o no usó fuerza “excesiva” para impedir que gazatíes escaparan de su “campo de prisioneros” han perdido de vista los retos humanos en Gaza. Las únicas preguntas moralmente sensatas que presenta la situación en Gaza son éstas. ¿Tiene Israel el derecho, en el nombre de la “autodefensa”, de enjaular por la fuerza a un millón de niños de Gaza en un “suburbio tóxico”? ¿No tiene la gente de Gaza el derecho a escapar de un “campo de prisioneros” en el que las condiciones se han vuelto físicamente “invivibles”? ¿O está obligada a quedarse callada y morir?

fuente
Este artículo se publicó originalmente en Red Pepper.
Norman G. Finkelstein es autor de muchos libros sobre el conflicto Israel-Palestina, el más reciente: Gaza: An Inquest Into its Martyrdom (University of California Press, 2018).
Jamie Stern-Weiner es el editor de Moment of Truth: Tackling Israel-Palestine’s Toughest Questions (OR Books, 2018).

28 Comentarios
#18506 23:35 10/6/2018

Israel es un país de colonos. Los colonos colonizan. La historia no miente, los colonizadores, en todas sus variantes, asesinan, expulsan, destruyen, invaden. No hay ejércitos de ocupación buenos. No lo fue Hitler en Polonia, ni EE.UU. en Vietnam, ni la URSS en Afganistán. Tampoco lo es Israel. Israel mata porque ese es su destino. Occidente es fiel a su tradición: la conquista. Jamás dejará solo a Israel, pues Israel es su creación. Por menos de lo que ha hecho Israel, Occidente bombardeó Siria. La hipocresía y la complicidad hacen responsable a Occidente.

Responder
5
24
#18705 19:21 13/6/2018

El colmo, un español hablando de colonias. Hipocrita asesino

Responder
5
0
#18523 8:43 11/6/2018

"Por menos de lo que ha hecho Israel, Occidente bombardeó Siria"
Menuda mentira velada, Alba Rico.

Responder
19
1
#18826 12:15 16/6/2018

https://boicotisrael.net/

Responder
0
0
#18825 12:15 16/6/2018

https://boicotisrael.net/

Responder
0
1
#18824 12:15 16/6/2018

https://boicotisrael.net/

Responder
0
1
#18772 9:38 15/6/2018

Free Gaza from Hamas

Responder
1
5
#18816 9:18 16/6/2018

Free your mother from his fascist progenie.

Responder
3
0
#18827 12:15 16/6/2018

Her

Responder
0
0
#18644 14:52 12/6/2018

El nazismo resulto vencedor de la segunda guerra mundial con su estado: Israel.

Responder
9
1
José Martínez Carmona 19:28 10/6/2018

No veo aquí ningún intento de "moderación" de los comentarios. Si LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN permite dar bombo y platillo a la propaganda SIONISTA. ¿No disponen los SIONISTAS de suficientes medios para llenar el mundo de su basura?

Responder
3
18
#18524 8:45 11/6/2018

Y la censura es una de sus principales herramientas de relaciones publicas. No seamos como ellos. Con un "Trol genocida" tras cada comentario Sionista, asunto arreglado.

Responder
16
7
Iñaki 9:35 11/6/2018

Israel ya desde sus comienzos empezó ocupando territorios que no eran los establecidos en 1948, la creación del estado de Israel, después de varias guerras, la ONU accedió a fijar nuevos límites del estado de Israel, después de la guerra de los 6 días, pero esas son las fronteras establecidas y las únicas que reconoce la ONU. Todo lo demás son territorios anexionados, lo de Gaza es un exterminio, como el que cometieron los nazis con ellos, por eso creo que aquel acuerdo para los derechos humanos firmado en 1948 ha fracasado, se creó la ONU para que no volviera a ocurrir un genocido, y en estos momentos se están cometiendo dos, uno en Palestina y otro en Myanmar (antigua Birmania) con los rohingyas.

Responder
4
10
#18486 14:38 10/6/2018

israel se retiro de GAZA no ni un judio en gaza, tiene su gobierno propio un grupo terrorista HAMAS , Q dispararon mas de 3000 qassam a civiles

Responder
6
23
AnónimaMiguel 3:42 14/6/2018

Grupo terrorista llamado Hamas, realmente infunde mucho terror, asustan y matan con los disparos de sus hondas tirando piedras con la mano a la Entidad Sionista Irraelita armada con tanques, aviones de combate y barcos lanza misiles, y poseedor de bombas nucleares no declaradas, que a diario bombardean al un pueblo desarmado y reducido a campo de concentración, asesinados y robados por el genocida estado iraelí

Responder
0
5
#18527 8:47 11/6/2018

Trol genocida. Ya no les piden ni conocer el idioma.

Responder
16
7
#18485 14:31 10/6/2018

no ve los videos de la supuesta para medica , arrojando gases a ISRAEL.,,,Parece q les molesta q israel se defienda o sea se tiene q dejar maar por una manga de terroristas q cortan el cerco , pasan la frontera y gritan QUEREMOS SUS CORAZONES ?

Responder
11
22
#18828 12:18 16/6/2018

Ser un tarado no exime de escribir correctamente.

Responder
0
0
#18526 8:47 11/6/2018

Trol genocida

Responder
16
8
José Martínez Carmona 6:39 11/6/2018

LO MÍNIMO QUE SE DEBE EXIGIR A QUIENES A QUIENES DIFUNDEN MENTIRAS Y CALUMNIAS ES QUE LO HAGAN A CARA DESCUBIERTA...

im Kavanagh
The Polemicist

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández


La Gran Marcha por el Retorno es una expresión sorprendente y poderosa de la identidad y resistencia palestinas. Miles de palestinos han salido a manifestarse, con valentía y sin pedir disculpas, para decir: “Nos negamos a seguir siendo invisibles. Rechazamos cualquier intento de destinarnos al montón de deshechos de la historia. Ejerceremos nuestro derecho fundamental a ir a casa”. Han hecho esto desarmados, frente al uso israelí de una fuerza armada letal contra objetivos (niños, prensa, médicos) deliberadamente seleccionados para demostrar la implacable determinación del Estado judío de obligarlos a volver a su sumiso exilio por cualquier medio necesario. Al manifestarse repetidamente en las últimas semanas, estos hombres, mujeres y niños increíblemente valientes han hecho más que décadas de ensayos y libros destinados a arrancar el aura de virtud del sionismo que ha venido velando los ojos de los liberales occidentales durante setenta años. ..(LEER MÁS EN rebelion.org.

Responder
7
10
#18498 17:45 10/6/2018

Gaza es un nido de terroristas musulmanes del cual la única democracia del medio oriente tiene derecho a defenderse.

Responder
8
24
AnónimaMiguel 3:50 14/6/2018

Cara dura, no tiene nada de democracia, no siquiera la conocen, meten presos y golpean a los verdaderos judios, por decir la verdad contra el Sionismo, y asesinan y encarcelan a los Rabinos Ortodoxos por defender a palestina, de qu4e estas hablando ignorante, te aprendiste de memoria el cuentito de la unica democracia de Oriente Medio,

Responder
3
0
#18565 14:22 11/6/2018

Trol.

Responder
12
6
#18497 17:20 10/6/2018

El estado de israel es un estado fascista que fundamentandose en una fabula y con el apoyo y silencio complice de todos los paises occidentales lleva años exterminando al pueblo palestino (que a diferencia de ellos si son un pueblo). Un pueblo que tiene la desgracia no solo de no haber aprendido nada de su pasado sino de estar repitiendolo. La pregunta que encaveza este articulo es redundante solo tiene una contestacion.

Responder
16
9
#18516 7:56 11/6/2018

CORRIJO MI COMENTARIO QUE TENIA UN ERROR
El estado de israel es un estado fascista que fundamentandose en una fabula y con el apoyo y silencio complice de todos los paises occidentales lleva años exterminando al pueblo palestino (que a diferencia de ellos si son un pueblo). Los judios tiene la desgracia no solo de no haber aprendido nada de su pasado sino de estar repitiendolo. La pregunta que encaveza este articulo es redundante solo tiene una contestacion.

Responder
13
8
#18706 19:24 13/6/2018

Hace 70 años que los estan extermonando ? Que mal trabajo hacen por que cada vez son mas los arabes.

Responder
0
3
#18817 9:20 16/6/2018

Trola sionista.

Responder
1
0
#18467 10:23 10/6/2018

Desfachatez, pura desfachatez.

Responder
0
0

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedoras determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Racismo
El antirracismo político y las alianzas contra el fascismo

Los colectivos racializados interpelan a la sociedad y el Estado, a la izquierda y al feminismo, sobre racismo y colonialidad. 

Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo a donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Historia
Juan Gutiérrez, el mediador por la paz que se hizo amigo de un espía del Cesid

Roberto Flórez, un agente del Centro Superior de Información de la Defensa, entró en contacto con el mediador por la paz Juan Gutiérrez para conocer las entretelas del conflicto vasco. Forjaron una amistad. Mudar la piel, el documental de Cristóbal Fernández y Ana Schulz, indaga en esa relación.

Atenas
45 años después, la llama de la Politécnica sigue viva

Como cada 17 de noviembre, Grecia ha vivido este sábado una jornada de movilizaciones en recuerdo y reivindicación de la revuelta de la Universidad Politécnica de Atenas en 1973, hecho que aceleró la caída de la dictadura militar un año después.