Palestina
El juicio a Ahed Tamimi muestra la profundidad de la paranoia israelí

¿Cómo puede el fuertemente armado Estado israelí afirmar ser víctima de una activista adolescente? 

Ahed Tamimi
Ahed Tamimi. Foto: Haim Schwarczenberg

publicado
2018-01-11 07:00

Como todo el mundo sabe, Ahed Tamimi es una chica adolescente que abofeteó a un soldado israelí.

Como es menos sabido, Tamimi ha sido llevada a juicio ante un tribunal militar, con un índice de condenas del 99,7% (un índice totalitario, podría decirse). Los 15 cargos contra ella incluyen el agravante de agresión a un soldado, amenazar a un soldado, impedir a los soldados llevar a cabo sus tareas, incitar y perturbar la paz pública y lanzar piedras.

Déjenme repetirlo: una chica de dieciséis años ha sido llevada a juicio ante un tribunal militar por abofetear a un soldado de las fuerzas de ocupación. Sé que Tamimi no es ninguna especie de chiquilla ingenua. Es una activista antiocupación con experiencia. A esto es a lo que se refieren los odiosos vídeos de propaganda israelí cuando la llaman “Shirley Temper” y menosprecian sus protestas como “agitadora”.

No obstante, una chica de dieciséis años ha sido llevada a juicio ante un tribunal militar por abofetear a un soldado fuertemente armado. Una protesta con más carga simbólica que realmente molesta para los ocupantes. Una protesta que, armada solo con la fuerza moral (lo que no es, por tanto, completamente desarmada), podían fácilmente haber decidido ignorar. Y parece que, en Israel, esto no resulta polémico. De hecho, la bofetada, oída por todo el mundo, ha terminado siendo un tema de conversación penoso y chocante, que gira entre expresiones rituales de orgullo por el heroísmo militar y lamentaciones horrorizadas por el daño al orgullo nacional.

La integrante del Likud [nota del traductor: partido en el poder en Israel] y anterior general de brigada de las Fuerzas de Defensa de Israel Miri Regev se lamentó: “Cuando vi eso, me sentí humillada, rota”. Ben Ehrenrech informa de periodistas israelíes que usan “palabras como 'castrado' e 'impotente' para describir cómo se sintieron cuando vieron a ese soldado con su casco, su chaleco antibalas y su arma, y a la chica con camiseta rosa y cazadora azul que lo humilló. Pese a toda su fuerza, poder, riqueza y arrogancia, los había humillado”.

Al otro lado del debate, el vigor y el poder fálico de Israel fue de hecho demostrado por el acontecimiento, y por el heroísmo tranquilo y callado de las tropas. Avi Buskila, que preside la organización Paz Ahora fundada por Amos Oz, afirma que “los soldados actuaron heroicamente, exactamente como se esperaba de ellos”. Ya sean miembros del Likud o pacifistas, la premisa acordada es que esos astutos palestinos salieron para provocar, acosar y humillar a sus nobles y valientes chicos.

El respetado periodista Ben Caspit, que escribe para el sector de la prensa progresista y orientado a la paz, escribió en Maariv sobre cómo podría ser vengada la humillación: “No hay estómago que no se vuelva cuando presencia este vídeo... Yo, por ejemplo, si me encontrara con esa situación, haría tiempo que estaría detenido hasta terminar el juicio... En el caso de las chicas, deberíamos hacerles pagar un precio en otra ocasión, en la oscuridad, sin testigos ni cámaras”. 

Como señala Jonathan Ofir, aquellos que exigen la reparación del orgullo de Israel mediante represalias violentas olvidan que, de hecho, la bofetada de Tamimi fue una represalia. Esto no es un matiz acerca de la violencia lenta y estructural de la ocupación: literalmente, dice Ofir, el soldado golpeó primero. Si fuera cierto, esto se ignora en la mayoría de reseñas en inglés. (Aunque, entre paréntesis, debo decir que el tono de la información de Palestina ha cambiado notablemente estos últimos años. Que Newsweek publique artículos como este, con vídeos describiendo el verdadero origen de Israel y de la Nakba [nota del traductor: el éxodo de 1948] palestina, es sorprendente. Habría sido impensable hace solo unos pocos años).

Lisa Goldman afirma que esta clase de discurso crece porque la cobertura mediática, también de los medios del ala progresista, se ha abandonado casi unánimemente a la reproducción acrítica de propaganda militar, o sea, el falaz argumento de que las tropas israelíes solo estaban ahí para impedir que los problemáticos y arteros nativos lanzaran piedras. Los Tamimi han estado protestando por verse privados de tierra y de acceso al agua por una colonia cercana durante mucho tiempo, cuenta Goldman, y no se ha lanzado una sola piedra en todo este tiempo.

Por supuesto, toda esta discusión es racista. Incluso las útiles y necesarias intervenciones de Ofir y Goldman, por ejemplo, están obligadas a tratar con una premisa engañosa y grosera. El hecho de que debamos siquiera participar en el tipo de narrativa que comienza lanzando barro al oprimido y al colonizado muestra cuánto han sido ya deshumanizados los palestinos. Qué, ¿el colonizador puede tener sus arsenales pero el colonizado no puede tener una piedra?

En todo caso, es también totalmente esperpéntico. Que un Estado fuertemente militarizado y con muchos apoyos, que avasalla sistemáticamente a su oposición, reaccione de modo tan frágil y delicado a una protesta en gran medida simbólica es demente.

Gil Gertel defiende que la base de este sentido de humillación es que Tamimi subvirtió la mitología sionista: en esta situación, ¿quién es realmente David y quién Goliat? Puedo ver la fuerza de esta explicación, aunque uno podría añadir que, en la práctica, el Estado de Israel fue el que subvirtió esa mitología. Aquí la culpa es muy evidente. Para mí, sin embargo, no sugiere nada con tanta fuerza como las frágiles jerarquías de los Estados racistas; su naturaleza extremadamente delicada; su sensibilidad a cualquier afrenta a la autoridad y la propiedad; su tendencia a explotar en estallidos de violencia en el momento en que una persona negra pueda “faltar al respeto” a un hombre blanco, y su constante alarma contrainsurgente sobre los alborotadores. Como si el sistema entero fuera tan frágil que una maniobra tolerada llevada demasiado lejos lo pudiera echar abajo por completo.

Quizás están en lo correcto al ser tan paranoicos. Tales pequeños actos de resistencia fueron los guijarros que, juntos, se convirtieron en la avalancha que tumbó las leyes de segregación en Estados Unidos. (Aunque, por supuesto, no la supremacía blanca, que ha demostrado ser en general más resistente). Pero para justificar el arrastrar a una adolescente a través del sistema judicial y el espectáculo de los medios internacionales, tienen que pintarse a sí mismos como relativamente impotentes; valientes engreídos haciendo frente a la amenaza de la violencia palestina. Nada más lejos de la realidad. 

Tamimi es una heroína, como dicen sus simpatizantes en los medios. Y con razón su padre está orgulloso de ella. Pero también es, por subrayarlo de nuevo, una chica de dieciséis años, que ha sido llevada a juicio ante un tribunal militar y hace frente a la prisión. Y si usted mira los medios de comunicación, casi toda la nación de Israel cree que es víctima de Tamimi.


Traducido por Sergi Martos García desde Red Pepper.   
Este artículo apareció originalmente en la página del autor: Patreon.

 


Relacionadas

Palestina
Asentamientos israelíes, ciudad de vacaciones

El turismo en los asentamientos ilegales de Cisjordania promovido por el Gobierno israelí y empresas como Airbnb, Booking, TripAdvisor y Expedia perpetúa la expansión de las colonias y contribuye a normalizar la ocupación en Palestina.

Palestina
“La normalización con los sionistas es desastrosa para la identidad nacional palestina”

Wissam Rafeedie ha pasado nueve años de su vida en prisiones israelíes, casi la mitad de este tiempo en detención preventiva. Tras su paso por la cárcel estudió Lengua y Literatura Árabe, Sociología y Estudios Árabes Contemporáneos. Actualmente investiga la evolución de la identidad nacional palestina desde la Universidad de Belén.


Palestina
El dinero no compra la paz

Este “Acuerdo del siglo” para para Palestina no ha convencido a nadie, empezando por los más interesados.

19 Comentarios
#6529 13:30 14/1/2018

Os voy a poner una cita a todas esas personas que defienden el estado sionista
"If I knew that it was possible to save all the children of Germany by transporting them to England, and only half by transferring them to the Land of Israel, I would choose the latter, for before us lies not only the numbers of these children but the historical reckoning of the people of Israel", es de Ben Gurion. Este es el calibre del estado sionista, y si alguien defiende al estado sionista, por favor hehos y argumentos, que las opiniones no sirven para valorar.

Responder
3
1
leo 21:29 15/1/2018

Si supieras el dolor de no conocer a tu familia, de tener que escapar, de ser perseguido por tu religión, de ser atormentado, de ser separado de tus padres o hijos, de ser violado, de perder tu derecho a vivir, te darías cuenta que ser sionista es la única respuesta, para que no vuelva ocurrir, para reparar lo que por derecho es delos judíos de generación a generación. Los judíos hemos pagado el más alto precio que ningún pueblo en la época moderna ha pagado 6000000 vidas exterminados y solo por puro odio. Hace 70 años no había forestación, ni universidad, ni tecnologías,ni poesia ni ciencia y hoy Israel con 20000 km cuadrados es uno de los países más avanzados, no hay teléfono, sala cirurjica, auto, computadora, que no tenga una invención israelí, y con todo el respeto a los árabes que son miles de millones, con terreno de más de un millón de veces Israel, qñcon el 90% del petróleo mundial, nada han creado en la época moderna. Pensalo, no te calientes hay demasiado lavado de cabeza y nada es perfecto

Responder
2
7
Jesús Pescador 25:19 18/1/2018

Hace 70 años no había forestación, dices.
¿Qué edad tienes?
Si no tienes, como mínimo 75 años, te lo han contado y te lo has creído.
¿Naciste acaso en Palestina o eres hijo de invasores?
Mira leo, yo nací va para 71 años, en una aldea castellana, como cualquiera de las que vosotros arrasasteis. Tuve suerte de no haberlo hecho en Palestina, sino, con toda probabilidad me habrían asesinado las huestes sionistas.
Sabes y te lo callas que para proclamar: Una tierra sin pueblo (Palestina) para un pueblo sin tierra, habéis empleado todas vuestras mentiras, lloros y desvergüenza. Hicisteis desaparecer las aldeas que robasteis bajo montones de tierra. ¿De qué vivían judíos y no judíos, todos ellos palestinos? ¿Del aire?
Las lágrimas de cocodrilo que derramáis y la sangre inocente de vuestras víctimas no os dejan ser humanos. ¡Sois unos perfectos carroñeros!

Responder
1
1
#7209 22:34 22/1/2018

Por eso queréis exterminar al pueblo Palestino que os cedió tierras para vivir? Cual es vuestro Dios? Es de los que te confiesa cuando te estás muriendo y está todo perdonado?

Responder
1
0
#6731 22:10 15/1/2018

Es ofensivo ver como utilizas el mismo argumento megalómano e idealista de Ben Gurión. ¿De verdad pones al progreso como argumento válido para justificar la ocupación y la violencia del estado israelí? Algo tan vacío y abstracto como el progreso. Victimismo convertido en venganza. Y para terminar, dices que nada es perfecto. Por favor, seamos un poco más exigentes con nuestra argumentación.

Responder
7
1
Andrés B. 17:06 12/1/2018

Sí es verdad que en algunos casos ha existido excesos por parte del ejército israelí, pero que poder hacer frente a terroristas que siembran odio y muerte, donde su doctrina no es solo tener como capital a Jerusalén, sino la desaparición del estado de Israel, es verdad que es una adolescente de 16 años pero no le da derecho a mostrar su descontento con insultos, patadas y puñetes; pero para la prensa anti israelí y con doble moral, eso es ser "activista", donde solo se muestran los hechos desde un punto de vista y no desde el contexto en general.

Responder
3
31
#6728 21:57 15/1/2018

Si el estado ilegítimo de Israel se pone así por la bofetada de una adolescente de 16 años, está condenado a la derrota de la razón del débil. Lo triste son la cantidad de muertos inocentes que pagarán la razón de la derrota de Israel. Palestina vive en su tierra y el no dejarse invadir y pisar no los convierte en terroristas.

Responder
3
1
#6380 20:51 12/1/2018

El estado de Israel no es más que una engañifa, un robo, una vergüenza mundial y una burla y afrenta a todas aquellas personas que sufrieron lo mismo en los campos de concentración. A mí me daría vergüenza pertenecer a un pueblo que ha sufrido en propias carnes el rechazo y la discriminación, y hacer esto, matar humillar y vejar a un pueblo que lo único que es2 haciendo es defender sus tierras, su agua, sus casas en infraestructuras. Vergüenza...muchísima vergüenza y rabia. Y encontrar a gente que los defiende así, muchísimo asco.

Responder
14
3
#6408 13:27 13/1/2018

Mientras exista el genocidio Palestino no hay lugar a la esperanza de un mundo moderno que deje atrás el odio.

Responder
12
1
#6361 18:08 12/1/2018

Andres, eres un mal bicho.

Responder
19
0
Fran 13:31 12/1/2018

Muy buena reflexión y uso de fuentes variadas. Gran artículo! Saludos.

Responder
7
2
Ricardo 9:31 12/1/2018

Las barbaries cometidas por el régimen sionista Israeli no tienen nombre. Lo que no entiendo es que no estén en la corte penal internacional porque lo que están realizando es un genocidio sistematico sobre la población ocupada de Palestina. La deformación de su visión de la realidad en estos momentos es comparable a la de la población en la Alemania de los primeros años cuarenta. Es una pandilla de fanáticos armada hasta los dientes por el imperio para tener una cabeza de puente en medio oriente. Un engendro creado y permitido por los países colonizadores. Vergüenza que da, que sigan apareciendo como una democracia "solo para judíos".

Responder
30
1
#6726 21:37 15/1/2018

Acá viven 1.5 millones de árabes. No solo judíos. Tenés que estudiar

Responder
0
0
#6313 9:28 12/1/2018

No es justo porqué Israel mata niños palestinos nadie diese nada que enjuiciar

Responder
1
10
#6331 13:24 12/1/2018

Israel mata? Los que matan son los lideres de los países, ademas son mas de 2000 años que esa etnia son vulnerados. No solo ellos, tambien los kurdos, yazidi y etc.

Responder
0
16
#6346 16:44 12/1/2018

Y etc... Reverte eres tu? Te han escrito el comentario? O lo has plagiado, Alatonta?

Responder
10
0
#6305 25:08 11/1/2018

Estos escritos odiosos fasistas con ideas hitlerianas basadas en isterias odios intolerancia a la democracia justifican cada intento de destruir y contrarrestar cualquier logro de derecha verdaderamente democrático estos vídeos de odio son de árabes dicen ser palestinos, lo siento pero en la historia universal no existen los palestinos pero si en la mente retrógrada comunistas nacifasistas

Responder
0
33
#6732 23:14 15/1/2018

La democracia no asesina, los palestinos son árabes, los árabes no son terroristas. El pueblo judío que consiente la militarización y el asesinato de su estado, es cómplice. Durante el nazismo, en Alemania, erais las injustas víctimas, erais los débiles. ¿Sois los débiles en este conflicto que habéis provocado?

Responder
3
1
#6321 11:52 12/1/2018

Que lastima dais los novios de la muerte.

Responder
20
2

Destacadas

Medios de comunicación
Vázquez Montalbán, periodista

Escribir deprisa, masticar despacio. El periodista Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939-Bangkok, 2003) sigue siendo una referencia en el periodismo popular y en el discurso de la izquierda política no dogmática y zumbona. Su obra periodística, que fue compilada en 2011 por la editorial debate, y la reciente reedición de su ‘Diccionario del Franquismo’ son el pretexto para recuperar fragmentos de reportajes y crónicas que marcaron su tiempo y nos permiten mirar al nuestro con mucha menos ira y algo de tino.

Brasil
Las causas políticas detrás de los incendios en el Amazonas

Desde hace semanas, la región tropical más grande del planeta está en llamas. Entre enero y agosto, el número de incendios ha aumentado un 145% en comparación con el mismo período en 2018.

Enteógenos
La ayahuasca se abre camino en Occidente como cura de adicciones y depresión

Utilizada por comunidades indígenas amazónicas desde hace milenios, el potencial terapéutico de la ayahuasca comienza a abrirse camino en Occidente.

China
Xinjiang, China y los medios de comunicación occidentales

Tras la repercusión que tuvo hace unos días la entrevista a Carl Zha sobre las protestas en Hong Kong, El Salto publica una segunda parte sobre la China contemporánea, en esta ocasión sobre el conflicto en Xinjiang.

Palestina
Asentamientos israelíes, ciudad de vacaciones

El turismo en los asentamientos ilegales de Cisjordania promovido por el Gobierno israelí y empresas como Airbnb, Booking, TripAdvisor y Expedia perpetúa la expansión de las colonias y contribuye a normalizar la ocupación en Palestina.

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo