Palestina
El adolescente palestino Musab Tamimi, primera víctima de Israel en 2018

Musab al-Tamimi, asesinado con 17 años, es familiar de Ahed Tamimi, la joven de 16 años que se ha convertido en símbolo de la resistencia contra la ocupación por enfrentarse a un soldado israelí y que podría hacer frente a más de siete años de prisión. 

Soldados Israel
Soldados israelíes en Jerusalén. Álvaro Minguito

publicado
2018-01-04 16:10

Se llamaba Musab Firas al-Tamimi, tenía 17 años y ayer, 3 de enero, se convirtió en la primera víctima de Israel en 2018 cuando los soldados israelíes le dispararon en el cuello en Deir Nidham, al norte de Ramallah. Aunque llegó con vida al hospital de la ciudad, falleció a los pocos minutos. El número de palestinos asesinados por las fuerzas de ocupación israelíes desde que Donald Trump reconoció Jerusalén como capital de Israel es de 14, según el Ministerio de Sanidad palestino. Además, el mismo día 3 de enero, el Ejército israelí atacó las ciudades de Hebrón, Nablús, Jenín, Ramallah, El-Beira y Belén, y en ellas detuvo a 22 palestinos.

Ahed Tamimi, símbolo de resistencia

Musab, el joven asesinado, es, además, pariente de Ahed Tamimi, la adolescente de 16 años detenida el 20 de diciembre por las fuerzas israelíes después de abofetear a un soldado y que se ha convertido –después de que la grabación de su acción se difundiera e hiciera viral– en símbolo de la resistencia contra la ocupación.

Tamimi se enfrentó a un soldado, que se encontraba delante de su vivienda de Nabi Saleh, después de que los militares dispararan una bala de goma en la cara a su primo Mohammed Tamimi, de 15 años, el 18 de diciembre en la localidad de Nabi Saleh durante unas protestas contra el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Donald Trump. Como consecuencia del disparo, el joven tuvo que ser intervenido durante seis horas para la extracción del proyectil de su cabeza, y el equipo médico tuvo que inducirle un coma.

Ahora la joven, de una conocida familia de activistas contra la ocupación israelí, se enfrenta a 12 cargos que podrían significar varios años de prisión por “asalto agravado”, “entorpecimiento del cumplimiento del deber de un soldado”, “provocación” y “amenazas a la vida de un soldado” y “lanzamiento de piedras”, entre otros. También su madre, Nariman, y su prima Nur se enfrentan a varios cargos y siguen, igual que la joven, en detención preventiva.

Tras su detención, el Ministro de Educación israelí afirmó en una entrevista que las tres “deberían acabar sus días en la cárcel”, y recordó que “atacar” a un soldado es un delito que acarrea penas de más de siete años de cárcel.

No es la primera vez que Ahed Tamimi se enfrenta a las fuerzas de ocupación israelíes. En 2015, cuando tenía 14 años, la niña se enfrentó y mordió a un soldado cuando intentaba detener a su hermano de 11 años, una acción que también fue grabada y se hizo viral. El padre de Tamimi, también activista y detenido y encarcelado en varias ocasiones, escribió una carta al periódico israelí Haaretz en la que dice: “Mi hija solo tiene 16 años. En otro mundo, en vuestro mundo, su vida sería completamente diferente. En nuestro mundo, Ahed es la representación de una nueva generación de nuestro pueblo, de jóvenes luchadores por la libertad [...]. Ahed es una entre muchas jóvenes mujeres que en los próximos años liderarán la resistencia al dominio israelí. No está interesada en el foco de atención que se ha puesto en ella debido a su arresto, sino en un auténtico cambio”.

Relacionadas

Palestina
“La normalización con los sionistas es desastrosa para la identidad nacional palestina”

Wissam Rafeedie ha pasado nueve años de su vida en prisiones israelíes, casi la mitad de este tiempo en detención preventiva. Tras su paso por la cárcel estudió Lengua y Literatura Árabe, Sociología y Estudios Árabes Contemporáneos. Actualmente investiga la evolución de la identidad nacional palestina desde la Universidad de Belén.


Palestina
El dinero no compra la paz

Este “Acuerdo del siglo” para para Palestina no ha convencido a nadie, empezando por los más interesados.

Palestina
Todas y Todos somos Nines Maestro

Hace unos días, el gobierno israelí, con la complicidad de una parte de la judicatura española, ha vuelto a intentar amedrentar al movimiento de solidaridad con Palestina. 

10 Comentarios
#6033 14:07 6/1/2018

Si una persona muere el día uno por falta de medicinas, o en una cárcel del apartheid, ¿la contáis como victima del amor de las mujeres?

Responder
6
0
#6032 14:03 6/1/2018

Quo vadis izquierda bastarda. Estos son los genocidas que queréis, respetáis y a los demás, merde.

Responder
6
0
#5984 19:40 5/1/2018

g

Responder
0
10
ABISAI 17:20 5/1/2018

POR QUE NO DICEN LO QUE HACEN LOS PALESTINOS ? SOLO ISRAEL ES EL MALO O QUE ?

Responder
2
27
#6102 17:27 7/1/2018

Depende de tu definición de malo. Siempre ha habido justificadores del colonialismo y el racismo.

Responder
3
0
#5989 20:27 5/1/2018

No, ni solo israel es el.malo. EEUU y los eurooeos y todos los q apoyamos a israel o volvemos la cara para otro lado

Responder
11
0
#5979 19:19 5/1/2018

Por favor, grite usted a su señora madre. Palmero del genocidio. ?No sera Ud. de Ahora Madrid?

Responder
9
1
Oscar 18:57 5/1/2018

Sí. La verdad, aunque te duela, Israel es malo.
Palestina ha hecho lo que pudo por resistir a los ataques de esos monstruos

Responder
13
2
Respuesta a Óscar 16:24 29/1/2018

Claro, los que atacaron la pizzería Sbarro en 2001 no fueron monstruos en absoluto. Ve aquí y descubre que hay más que simplemente griteríos (aunque en esa página que te voy a enseñar, certeramente hay cierto griterío emocional, lee y descubre): thisongoingwar.blogspot.com

Responder
0
0
PodemosIsrael 16:25 5/1/2018

Cuenta mucho creer que el estado genocida solo haya asesinado a un palestino en cinco días. Apuesto a que el titular es incorrecto.

Responder
17
3

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.