Oviedo
Gabino de Lorenzo, el alcalde sol

Durante once años fue campechano entre los campechanos. Gabino de Lorenzo, poco conocido en el resto de España, fue el rey sol de Oviedo.

Gabino de Lorenzo con boina
Gabino de Lorenzo fue alcalde de Oviedo durante once años (1991-2012). Pablo Lorenzana



publicado
2018-10-27 06:03

Gabino de Lorenzo lo fue todo en Oviedo durante veinte años. No fue un futbolista. Ni un intelectual. Ni siquiera un princeso futurible a rey en esta ciudad de cuento de hadas, como la describió Woody Allen. Gabino de Lorenzo dirigió la capital principadesca entre 1991 y 2012 con una gran gaviota sobrevolando sus cabezas encadenando mayorías absolutas donde se erigió en una especie de rey sol que marcó tendencia y acuñó una nueva ideología, el Gabinismo, dejando tras de sí una herencia que costará años superar.

Y esto es así por varias razones: por su personalista y populista forma de hacer política; por la colección de equipamientos inservibles y desocupados; por privatizar prácticamente de por vida todos los servicios municipales, incluso los que no existían y fueron creados ex profeso, y que no han ahorrado ni un euro a la ciudadanía ovetense; por crear una red de clientelismo dentro y fuera del ayuntamiento y por dejar una deuda municipal para las generaciones posteriores.

De Lorenzo llegó a la alcaldía ovetense en la primavera de 1991. En la anterior legislatura entró a formar parte de la oposición y en frente tuvo al socialista Antonio Masip, que presidió durante ocho años la Corporación municipal. A su marcha, Masip dejó un superávit de 3.500 millones de pesetas en las arcas municipales y varios proyectos como la peatonalización del centro y la eliminación de las vías ferroviarias en el entorno de la ciudad, a los que Gabino se opuso pero que hizo suyos, una vez obtuvo el bastón de mando.

Decían de Masip que era el alcalde de la austeridad, aunque llevó a cabo importantes obras para la ciudad de las que no se ven, como el saneamiento. Aún así, Oviedo era una gris ciudad del norte hasta la llegada del popular.

Un alcalde marketiniano

Gabino fue todo lo contrario: supo desarrollar una importante campaña de marketing cuando casi ni se sabía lo que era. Este ingeniero de minas no pudo encontrar mejor regalo que el superávit a su llegada a la alcaldía. Eso le permitió asentar su política municipal en tres pilares, “basar el gobierno municipal en la recalificación constante de suelos públicos para mantener una contratación constante de obras; privatizar todos los servicios e instalaciones municipales; y desplegar un populismo en las políticas culturales y sociales con grandes cantidades de dinero”, explica David Remartínez. Periodista, hoy director de Atlántica XXII, Remartínez cubrió local durante once años para El Comercio, es coautor junto con su compañero Gonzalo Díaz-Rubín de El Gabinismo contado a nuestros hijos, una semblanza narrada en tono de sátira de lo que De Lorenzo supuso para la ciudad y su ciudadanía.

El gabinismo fue una forma de hacer muy campechana, y machista, todo hay que decirlo. El campechanismo podría decirse que caracteriza a una generación (el rey Juan Carlos, Rita Barberá, Miguel Ángel Revilla, etc). Gabino supo ganarse al pueblo llano hablando el mismo lenguaje que ellos, invitándoles a comidonas con tortilla gratis en cada inauguración para las que, si hacía falta, se fletaban autobuses urbanos e invitándoles a conciertos, corridas de toros y demás eventos (tonto el que pagaba entradas).

Gabino de Lorenzo -comidona
Gabino de Lorenzo comiéndose un bollo de chorizo con ‘el matein’ personaje de las fiestas de San Mateo en Oviedo. Pablo Lorenzana

“Hay un votante que quiere verse reflejado en sus líderes, incluidos sus defectos. Como los dioses griegos, con las mismas debilidades y miserias que los mortales, pero sin perder su hálito divino”, señala Remartínez, para quien esto es “síntoma de inmadurez ciudadana ya que a los políticos hay que juzgarlos por su eficacia y su honradez”. Pero eso sí, Oviedo quedó tan guapu. Y así se justificaban los desmanes de su primer edil y su particular forma de llevar las riendas de la ciudad, que de repente se colocó en el mapa del turismo.

En esta campaña de marketing y su merchandising correspondiente, tanto institucional como del propio partido (no existía el límite entre lo que era uno y otro: todo giraba en torno a la figura de De Lorenzo), se gastaron millones de pesetas (y euros) que nadie sabe de dónde salieron ni la cuantía exacta. Buena parte de todos estos gastos se derivaban a través de Gesuosa, una de las empresas satélite creadas para gestionar planes de vivienda y privatizaciones. 

Y entre planes de choque (como se designó a cada nuevo proyecto de obras que levantaban Oviedo entero, da igual que el año anterior ya se hubiera levantado), edificios singulares, inauguraciones y sus correspondientes comidonas y demás asuntos gabinianos, se fundió el ahorro de Masip y se comenzó a pedir préstamos que endeudaron el erario público “gracias a dos circunstancias de los años 90: la aprobación de la nueva legislación de Haciendas Locales, que permitió a los ayuntamientos aumentar sus presupuestos y endeudamientos, y también las modificaciones de la ley del suelo, que desembocó en el frenesí inmobiliario de esa época”, explica David Remartínez.

El ex alcalde ovetense tenía su propia ideología, el gabinismo, y no vino a Oviedo a hacer política, como él mismo afirmaba

Hablemos ahora de populismo. Un término que actualmente evoca más al descrédito, a políticas que buscan contentar a masas sociales irreverentes relacionándolo con la izquierda y que en realidad se refiere a “un populismo intelectual, de formación académica, enfocado a políticas sociales, la recuperación de la conciencia de clase y, en lo municipal, a la reconstrucción de las ciudades desde un punto de vista sostenible y de conciencia”, apunta Remartínez. El de derechas —según el director de Atlántica XXII— es “reaccionario y sentimental, apela a los miedos de sus votantes y despierta sus odios (inmigración, nacionalismo, caos, comunismo…) para hacer piña”.

El populismo de hoy no es igual que el de aquellos gloriosos años 90, los del ladrillo, cuando “todo el mundo podía pagar la hipoteca, el coche y las vacaciones en la playa”. En aquel entonces importaban las apariencias. Se gastaba, que no invertía, dinero a espuertas, el que había en la caja, el que se recogía en impuestos, como aquel memorable catastrazo que dio lugar a la primera manifestación en todo el Estado contra la corrupción, a los Fondos Mineros, los Europeos y los que se precisara. Era el populismo de las grandes obras públicas y de los grandes festejos, sin reparar en gastos ni en eficacias. 

Del pacto del duernu

A de Lorenzo se le amaba o se le odiaba. Sin términos medios. A pesar de ser en sí mismo un oxímoron, como le definen en el libro. Fue ejemplo de gran gestor, aunque la deuda, esa herencia que dejó a la ciudad de Oviedo, llegue a los 200 millones de euros.

Se le aplaudieron las privatizaciones, aunque no hayan ayudado a ahorrar ni un céntimo, siendo entregadas a las mismas empresas de siempre (para eso supo tejer una importante red de contratas) a través de concesiones por plazos de hasta medio siglo. Un rescate imposible a día de hoy por parte del gobierno tripartito (PSOE, Somos Oviedo —la marca de Podemos— e IU) que supondría un desembolso aún mayor para las arcas municipales.

También llevó a cabo una política de vivienda que dejó tantos pisos vacíos como construidos, según el Instituto Nacional de Estadística.

“Armado con dinero y esa forma de entender la política tan manipuladora se ganó a las fuerzas vivas de Oviedo. Y en parte lo hizo porque algunos medios de comunicación le bailaron el agua”, apunta Remartínez

El ex alcalde ovetense tenía su propia ideología, el gabinismo, y no vino a Oviedo a hacer política, como él mismo afirmaba. No provenía de ninguna familia de rancio abolengo dentro del PP, y partía con esa desventaja. Aún así supo rodearse de una corte de aduladores y fieles sirvientes que no cuestionaban sus decisiones, a los que contentaba a base de prebendas y concesiones, estableciendo una red de beneficiarios entre los que se encontraban algunos medios de comunicación. A la hora de poner en su sitio, siempre con su particular humor socarrón, le daba igual que fueran de los suyos o de los contrarios. Sabía golpear fuerte a sus enemigos.

Más allá de siglas, De Lorenzo también hizo amigos en las filas contrarias, incluso colocando al frente de Gesuosa a uno de ellos, Luis Gómez el Chino, apadrinado por el gran José Ángel Fernández Villa, líder del SOMA, sindicato obrero de UGT, sin cuyo permiso no se movía nadie en esta región y que hoy está encausado por cierto tema de mordidas a la hora de gestionar fondos mineros y otros dineros destinados a la reindustrialización de Asturias con vistas al cierre de los pozos.

A estas alianzas entre Gabino, incluso Francisco Álvarez Cascos, y el PSOE del propio Villa, después con Vicente Álvarez Areces Tini, alcalde Gijón y presidente del Principado entre 1999 y 2011, se le dio en llamar el Pacto del Duernu (lugar donde comen los cerdos). Y en él se llevaba a cabo el reparto de cromos correspondiente, echándose capotes entre ellos a pesar de su teatralizado enfrentamiento por un supuesto cerco a Oviedo entre socialistas y populares. Toda aquella persona que cuestionara las políticas del alcalde ovetense se posicionaba, claramente desde su punto de vista, contra la capital. Algo así como lo que ocurre ahora entre los nacionalismos español y catalán.

Gabino fue un artista que supo llevarse a todos al huerto. “Armado con dinero y esa forma de entender la política tan manipuladora se ganó a las fuerzas vivas de Oviedo. Y en parte lo hizo porque algunos medios de comunicación le bailaron el agua y le permitieron difundir esa imagen de Ramsés II al que le gustaba mostrar con un casco a pie de obra. Por el contrario, que construyese un hípico dirigiendo una yeguada privada que vendía caballos a sus usuarios no mereció apenas cobertura informativa”, analiza Remartínez.

La herencia

El centro ecuestre El Asturcón es una de las herencias que lastran al ayuntamiento ovetense, junto con el Palacio de Calatrava por el que se tiene que pagar 20 millones de euros y con una estructura que nunca funcionó ni jamás funcionará; Villa Magdalena, cuya expropiación cuesta a los ovetenses otros 63 millones; más otros 60 por los aparcamientos de Cinturón Verde…, “unas obras faraónicas que se han revelado como despilfarros inútiles. La herencia bancaria está ahí”, apunta Remartínez.

Juramento de Gabino de Lorenzo
Gabino de Lorenzo junto a su sucesor, Agustín Iglesias Caunedo. Pablo Lorenzana

Pero no es la única, “tenemos un ayuntamiento con pocos funcionarios y trabajadores, pero con muchos de ellos excepcionalmente pagados tras lustros de prebendas, eran los que se alineaban en la cuerda del alcalde —los mismos que hoy Somos Oviedo denuncia por boicoteo—. El resto eran defenestrados, en todos los sentidos. Y por último, está la estructura empresarial de la ciudad, pues esa red de contratistas amigos que estableció sigue viva, esperando que regresen los buenos tiempos”, señala el periodista.

Gabino de Lorenzo cesó en 2012 para ser nombrado delegado del Gobierno en Asturias. El pasado mes de mayo envió una carta al “amigo” Rajoy para comunicarle que, una vez cumplida la edad de jubilación, se retiraba. Por ahora disfruta de su retiro mientras buena parte de sus adláteres están inmersos en procesos judiciales que, por ahora, no salpican al ex alcalde.

Gabino de Lorenzo dibuja un retrato parecido al que se pueden encontrar en otras zonas del Estado español, como Rita Barberá, Paco Vázquez, Miguel Revilla, Jesús Gil o el propio Álvarez Areces. “Políticos que no van de políticos, que se presentan como ajenos a las intrigas y los peajes partidistas, pero que, al llegar al poder, despliegan una forma de gobernar las instituciones más propias de un cacique o un bufón que de alguien con vocación de servicio público”, sentencia Remartínez.

Relacionadas

Patrimonio cultural
Victoria vecinal en Oviedo: el Ayuntamiento recupera la Fábrica de Gas

El tripartito formado por PSOE, IU y Somos Oviedo ha acordado la compra por 4,5 millones de los terrenos de la Fábrica de Gas, que se destinarán a actividad pública cultural.

Régimen del 78
Fulgor y muerte de Foro Asturias

El partido que fundara Francisco Álvarez-Cascos, y que convulsionó en 2011 la política asturiana con un rápido encumbramiento al Gobierno del Principado, enfrenta hoy una crisis cismática que parece terminal.

Memoria histórica
Oviedo no quiere que el general Yagüe regrese a su callejero

Los manifestantes, convocados por las asociaciones asturianas por la Memoria Histórica, han pedido que la vía dedicada al criminal de guerra vuelva a llevar el nombre del profesor Juan Benito Argüelles. Ciudadanos se contradice y vota en el Parlamento asturiano una iniciativa de Podemos para retirar la calle general Yagüe que su gobierno ha repuesto en Oviedo.

2 Comentarios
#25185 17:21 28/10/2018

https://elgabinismocontadoanuestroshijos.wordpress.com/blog/

Responder
0
0
Correctores Sin Fronteras 17:17 27/10/2018

En el tercer párrafo, mejor "enfrente" en lugar de "en frente".

Responder
2
0

Destacadas

Laboral
Trabajo elimina las bajas por enfermedad como causa de despido objetivo

El Gobierno elimina el artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores, que permitía el despido objetivo si las bajas por enfermedad superaban el 20% de la jornada en dos meses consecutivos o el 25% en cuatro meses no consecutivos. 

Comunidad de Madrid
El Gobierno de Díaz Ayuso encubrió un recorte de 145 millones de euros en partidas sociales
Una denuncia lanzada por el grupo de Más Madrid revela que 145 millones de euros destinados a educación, sanidad, dependencia, vivienda y exclusión fueron desviados para cumplir con la “regla de gasto”.
Euskal Herria
Gobierno vasco revela que al vertedero de Zaldibar solo le quedaban tres años de vida

A petición de la oposición, el lehendakari Iñigo Urkullu ha realizado una comparecencia parlamentaria en la que ha defendido la “responsabilidad subsidiaria” del Gobierno vasco, frente a la empresa gestora del vertedero de Zaldibar, cerrando filas sobre su gestión en el accidente ambiental más grave de la década.

Residuos
Zaldibar, de prohibir vertederos en el pueblo a la crisis de la década

El vertedero de Zaldibar (Bizkaia) se derrumbó el 6 de febrero. Dos operarios desaparecieron sepultados, la autopista quedó cortada, los escombros se incendiaron y las nubes de humo tóxico se propagan desde entonces por las inmediaciones. El gobierno del PNV y PSE comparece hoy, presionada por la oposición, para dar cuentas sobre su gestión institucional.

Podemos
El escenario que queda después de la ruptura de Anticapitalistas y Podemos

La desafección entre los grupos políticos que representan Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez ha desembocado en una ruptura previsible. Anticapitalistas anuncia un tiempo de reflexión para crear un espacio de oposición al PSOE, y Podemos afronta una asamblea clave para reubicarse tras el pacto con los socialistas.

Últimas

Humor
Terraplanismo

Colaboración de Yeyei Gómez para El Salto.

Humor
La letra pequeña

Trigésimo octava colaboración de Mauro Entrialgo para El Salto.

Centros de Internamiento de Extranjeros
Un menor permanece ingresado en el CIE de València a pesar de probar que tiene 16 años

El colectivo CIEs No denuncia que el juez no ha admitido el documento de identidad del ingresado porque llegó partido desde Argelia, aunque la familia asegura que la envió en perfecto estado.

Brasil
Brasil, los otros genocidios

El presidente Jair Bolsonaro nunca lo ha ocultado y ha llegado a poner públicamente en duda el carácter de seres humanos de los pueblos indígenas.