Opinión
La estafa de la Fundación Cajastur

La sociedad tiene una representación financiera con un poder que no ejerce, dejando que se expoliara Cajastur y empeorara la situación de Liberbank.

Manuel Menéndez
Menéndez accedió a la Presidencia de Cajastur (hoy Liberbank) en 1995 con el beneplácito del PSOE. Archivo Diagonal
Enrique López

Diputado del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies.


publicado
2017-10-06 15:24

María es una septuagenaria de Figaréu que el pasado 16 de junio caminó desde su casa hasta la sucursal de Liberbank de su pueblo para tratar de evitar su cierre. Ni ella ni el medio centenar de vecinos que acudieron tuvieron ocasión siquiera de protestar. Se encontraron con dos carteles: uno advertía de que la oficina permanecería cerrada ese día por problemas técnicos, qué casualidad. Otro explicaba que la decisión del cierre respondía a "ofrecer un mejor servicio", qué eufemismo.

Días antes, en la central de Liberbank de la plaza de la Escandalera (sede central de Uviéu) no había ningún cartel. Sin embargo, nadie quiso recibir a estos vecinos, alegando que no se trata de una sede sino de una oficina más y les remitió a Madrid. Ahora, María y otras tantas personas se ven obligadas a caminar tres kilómetros para hacer gestiones bancarias.

En el primer trimestre de este año, Liberbank cerró 168 oficinas en España, varias decenas de ellas en Asturies. Al cierre de ese periodo, tenía 4.011 empleadas y empleados, 1.235 menos que hace un año.

Sergio, como otros 28 compañeros, se quedó en el paro en 2015. Su empresa, European Center for Soft Computing, instalada en Mieres y con un patronato sustentado por Cajastur, cerró abandonada por sus patronos, que dieron la espalda a un proyecto de I+D+i que buscaba ser puntero desde la cuenca del Caudal. Llegaron a contar con medio centenar de personas trabajando.

Rogelio, Servanda, Luisa o José Luis ya no tienen el centro de pensionistas de la Caja en su barrio de La Felguera, les dijeron en su oficina que no era rentable.

Irene trabaja en Madison, el contact center de Liberbank, que la entidad ha sacado a concurso. A las 257 trabajadoras y trabajadores les preocupa la incertidumbre acerca de posibles despidos o una eventual deslocalización, sin mentar las condiciones precarias que sufren desde hace meses, con unos salarios máximos de 800 euros mensuales.

Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, cobra 400.000 euros anuales, más de mil al día. Nombrado hace muchos años presidente de Cajastur por quien entonces mandaba en Asturies, pasó de la dirección de la Caja a la presidencia del Patronato de su Fundación, y fue el anterior representante de la Junta General en la Fundación Cajastur, elegido por el PSOE y el PP.

Hace más de un año compareció en la Comisión de Hacienda, tras no haberlo hecho nunca antes pese a llevar desde 1995 ejerciendo cargos de dirección en Cajastur. Despreció entonces a los parlamentarios que le interpelaron sobre el desmantelamiento de Cajastur, su integración en Liberbank, los activos tóxicos del banco, la estafa a miles de personas, los EREs, los cierres de oficinas, el fin de los hogares de pensionistas, la desaparición de la Obra Cultural, la precarización de las condiciones de trabajo de sus empresas externalizadas…

A Menéndez le sustituyó al frente del Patronato Jaime Montalvo. El 28 de mayo, después de justificar en dos ocasiones su ausencia, por fin acudió a la Junta General. De la comparecencia de Montalvo, la conclusión es que el Patronato se reúne no se sabe para qué, ni cuándo, ni cómo funciona esa estructura opaca, que se envuelve en una pírrica y arbitraria acción social para justificar un bien común que no tiene, porque representando como representa al 30% del accionariado de Liberbank junto con la representante, vetada, del Ayuntamiento de Xixón, no ejerce influencia alguna en las decisiones del banco.

Xixón continúa sin representante en el Patronato porque la elegida fue vetada con el voto de Montalvo. No solo es un veto intolerable, sino también ilegal, así lo interpretan los servicios jurídicos del Ayuntamiento. ¿Por qué no defiende el PSOE los intereses de la ciudad y su gente?

La Fundación Bancaria Cajastur es una estafa. La sociedad tiene una representación financiera con un poder que no ejerce, dejando que se expoliara Cajastur y empeorara la situación de Liberbank. El ‘bloque PPSOE’ es férreo cuando de Cajastur se trata. Ese es el problema que tiene la ciudadanía para hacer valer el peso social en Liberbank como banca asturiana de referencia.

Relacionadas

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Opinión
La lógica de la absorción

Hemos “perdido” el Ayuntamiento, hemos vuelto a perder la Comunidad. Todo por un puñado de votos. Pero lo que nadie dice es que hemos perdido mucho movimiento, hemos perdido organización. Hemos perdido tiempo.

Opinión
Queremos una izquierda que escandalice
Una izquierda que tenga la ambición de aunar mayorías sociales tiene que escandalizar. Tiene que incidir en el debate público con temas propios.
0 Comentarios

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Islamofobia
Manifiestos de odio

Un problema de salud mental o terrorismo. Son las diferentes categorizaciones que utiliza Donald Trump para hablar de atentados cometidos por personas de etnia blanca o con ascendencia árabe o religión musulmana. Sin embargo, la violencia supremacista blanca está apoyada en un ideario.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Últimas

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.

Música
Califato¾: la cinta que une pasado y futuro

Música andaluza sin complejos, dándole la vuelta a los estereotipos en un viaje analógico-digital en el que les acompañamos durante un ratillo.