Opinión
Israel somos nosotros

La historia de la ocupación israelí es la historia del mucho saber y no poder cambiar nada. En un ejemplo más de cómo Israel pone el dispositivo perfecto para que traguemos lo inaceptable, el año que viene Eurovisión avalará a un estado criminal tras ganar Netta Barzilai el concurso este año.

Eurovisión Israel
Netta Barzilai celebra la victoria en Eurovisión tras la bandera de Israel.
Sarah Babiker
14 may 2018 15:33

Llevo muchos meses queriendo escribir este texto, los mismos que lleva Ahed Tamimi detenida. Pero en realidad llevo queriendo escribirlo una vida, y a la vez, creo haberlo escrito ya cien veces. Tanta gente lo ha escrito de maneras diversas por décadas enteras. Cambian solo los nombres, el conteo de muertos, algunas siglas. Cambia la tecnología de las bombas, el portavoz del ministerio de defensa israelí que legitima la última masacre. Cambia la excusa específica esgrimida, las caras de los soldados israelíes con la humanidad secuestrada tras un uniforme. Cambia la edad del último niño detenido, la biografía de los chicos desarmados que protagonizarán el próximo entierro, el equipo de rescate que arriesgó su vida para salvarles y no llegó a tiempo.

Pero lo esencial no cambia: no cambia el racismo que legitima la confinación, el desprecio, la humillación y finalmente la muerte de las palestinas. No cambia la impunidad de aquellos que expulsaron y ocuparon, que saquean los recursos y pasean su prepotencia por los foros internacionales, sabiéndose inmunes. No cambia la irrelevancia que siento al escribir estas líneas.

Celebrar el gran espectáculo de Europa en Jerusalén el año que viene supone disfrazar de fiesta lo que es una legitimación a la política israelí de dominación y apartheid

Esto no es un artículo de análisis. Esto es un alarido. Extraño, fuera de lugar, quién sabe si oportuno. Ya lo hemos dicho todo, tantas veces. Ya lo dicen cada día, las Ahed Tamimi, las gentes de la gran marcha del retorno, las poetas, los activistas, las periodistas que son también disparadas, los israelíes que luchan contra el gran pensamiento único sionista. La historia de la ocupación israelí es la historia del mucho saber y no poder cambiar nada. Es un máster en impotencia. Una inmersión en que “esto es muy complicado, hay que ser objetivos, unos tienen derecho a defenderse, las otras son manipuladas por extremistas. Es lo que hay”. Un ejército de mensajes entrenados para minar la empatía. Un batallón propagandista experto en disciplinar el coro de los medios internacionales. Una diplomacia diseñada para desactivar cualquier arranque de ética internacionalista. Es el dispositivo perfecto para que traguemos lo inaceptable.

El sábado una muchacha israelí cantaba cosas empoderantes en un macroescenario. Una locura de luces coloridas, entusiasmo y desenfreno. Una celebración, el evento europeo con más seguimiento, todo un derroche de dinero y excitación postiza, una alabanza autorreferencial para el consumo de todos los públicos. La muchacha, una tal Netta, triunfó. Fue votada, aclamada, ovacionada. Mientras, miles de manos conmocionadas volcaban en las redes sociales palabras inútiles, sobre los crímenes diarios del país que representa esa mujer. Sobre lo que supone para Europa celebrar su gran espectáculo en Jerusalén el año que viene, disfrazar de fiesta lo que es una legitimación a la política israelí de dominación y apartheid. Y sin embargo, tiene pleno sentido. No porque Israel forme parte de Europa sino porque Europa es Israel, cada vez más, cada día con más intensidad y convencimiento.

Nuestros fusiles de asalto son gemelos de los fusiles de asalto que matan palestinos: paridos por las mismas fábricas, promiscuamente relacionados con las cifras de nuestro PIB

Tenemos nuestros muros que son vallas con concertinas, océanos vigilados con la última tecnología. Tenemos nuestros muertos por acercarse al muro, nuestras máquinas propagandísticas que deshumanizan a las otras, las convierten en terroristas, o explican que tenemos derecho a defendernos, es todo muy complicado, es lo que hay. Tenemos nuestras bombas que son primas hermanas de las bombas que caen cada tanto sobre Gaza. Nuestros fusiles de asalto son gemelos de los fusiles de asalto que matan palestinos: paridos por las mismas fábricas, promiscuamente relacionados con las cifras de nuestro PIB. Tenemos lista nuestra retórica para hacer de la alteridad peligro. Tenemos cientos de Netanyahus que trafican odio por votos. Tenemos cartas de derechos que no se cumplen, y directivas migratorias que se cumplen al alza, que lo devoran todo.

Palestina
Cisjordania: la resistencia, un asunto de mujeres

En 2009, un grupo de madres pertenecientes a una misma familia lanzó un movimiento de contestación no-violenta en el pueblo de Nabi Saleh, al norte de Ramala. Seis años más tarde, una de ellas era herida por una bala durante una manifestación. Con la esperanza de ver a sus hijos crecer en una sociedad en paz, estas mujeres continúan luchando por sus derechos y los de la sociedad palestina.

El apartheid es una inercia. Es la consolidación de lo contrario a lo humano, sedimentado por la violencia activa de unas, por la impotencia paralizante de otros, y por la indiferencia creciente de casi todos. Eurovisión es una mierda, un culto al envoltorio, apología del despilfarro, donde el monstruo de la competición capitalista aplasta a la música. El año que viene será más que una mierda, será una mierda que avala a un Estado criminal, será un espectáculo de luces y colores en el que Europa celebre que, después de todo, Israel somos nosotros.

Relacionadas

Opinión
Durmiendo con el enemigo

Mujeres que no disponen de dispositivos electrónicos, que carecen de círculo social. Mujeres migrantes que han tienen lejos a sus seres queridos o que no hablan nuestro idioma... Muchas mujeres no pueden denunciar la violencia que sufren en el interior del hogar en el que hoy están confinadas. 

Opinión
Empieza el siglo XXI: el derecho a vivir

Con esta pandemia empieza el siglo XXI. Un siglo en el que defender el derecho a vivir va a ser prioritario.

Opinión
Destapando con el virus falsas noticias universales

Se han derrumbado los mitos de la modernidad y han aflorado a la vida cotidiana lo que pasaban por utopías o lejanos recuerdos del pasado, como el apoyo mutuo que reclamaban y practicaban los anarquistas hace un siglo.

8 Comentarios
#17112 15:18 25/5/2018

Muchas gracias por el artículo. Pone palabras a la misma impotencia que siento ante una injusticia que dura más que mi larga vida. Además muy bien escrito. Felicidades

Responder
3
1
#16133 19:09 15/5/2018

Mirad vuestro país y dejar de arreglar los ajenos. Que bastante mal va el nuestro

Responder
1
18
#16193 17:10 16/5/2018

Estimada señorita franquista:
https://boicotisrael.net/

Responder
7
1
#16131 18:41 15/5/2018

Yo no soy Israel

Responder
4
3
#16058 16:11 14/5/2018

A esta gentuza le pone la alfombra roja la izquierda tricornio.

Responder
13
0
#16062 17:28 14/5/2018

https://www.youtube.com/watch?v=3jYF1Aq0YoI
Carmena entrega las Llaves de Oro al presidente de Israel

Responder
14
2
#26335 16:29 18/11/2018

Israel genocida,caerás

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Trabajadores sanitarios denuncian que son forzados a reutilizar EPIs pese a existir reservas

Personal hospitalario del sur de Madrid denuncia que las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid les están forzando a reutilizar equipos de protección individual (EPIs) y emplear material no homologado para tratar a las personas enfermas por coronavirus a pesar de tener existencias de reserva en los almacenes.

Coronavirus
La Unión Europea, a medio pulmón
Las instituciones de la Unión Europea desarrollan toda su capacidad retórica para esquivar el hecho de que ni está ni se espera una respuesta común y solidaria a la crisis provocada por covid19.
Coronavirus
Cuáles son los servicios considerados esenciales que se quedan fuera del “retribuido recuperable”

Los repartidores de Amazon y los empleados de Correos seguirán trabajando. El real decreto publicado en el BOE recoge la regulación de los llamados “permisos retribuibles recuperables” y la lista de servicios esenciales que no pueden acogerse a él.

Coronavirus
Xi Jinping emerge como líder mundial en la lucha contra el coronavirus

China ayudará a luchar contra el covid19 a casi un centenar de países. Se erige así como actor fundamental en la lucha contra la pandemia después de haber ocultado datos y silenciado a médicos en el inicio de la crisis. 


Migración
Nyango: atrapadas en Marruecos

¿Cómo es la vida de las mujeres migrantes a las puertas de Europa? En Marruecos, ser migrante, mujer y negra no es fácil, pero, si además eres pobre, se convierte en un infierno.

Opinión
Durmiendo con el enemigo

Mujeres que no disponen de dispositivos electrónicos, que carecen de círculo social. Mujeres migrantes que han tienen lejos a sus seres queridos o que no hablan nuestro idioma... Muchas mujeres no pueden denunciar la violencia que sufren en el interior del hogar en el que hoy están confinadas. 

Coronavirus
“Los profesores hemos modificado en 24 horas el sistema educativo del país”

Docentes de institutos madrileños aseguran que se enteraron del cierre de los centros por los medios de comunicación y tuvieron apenas un día para convertir un sistema de enseñanza presencial en uno a distancia. La administración pide evaluar al alumnado y aplaza la EBAU sin contemplar la situación personal de los estudiantes o su acceso a los medios para que su derecho a la enseñanza sea efectivo.

Coronavirus
Comercio de proximidad frente al “oportunismo” de Mercadona o Amazon

Por exposición mediática podría pensarse que el de Juan Roig es el único canal de distribución alimentaria del país, pero fuera de ese polo bregan cientos de negocios pequeños. 

Últimas

Coronavirus
Se busca vacuna contra el (neo)colonialvirus

Los agresiones y discursos xenófobos atraviesan las fronteras aún más rápido que el coronavirus. Es el momento de activar una emergencia antirracista como primera vacuna contra una de las plagas más nocivas que afecta a nuestra sociedad.

Memoria histórica
La izquierda se despide de Chato Galante, un emblema de la memoria antifranquista

Activista de la lucha antifranquista, torturado en cuatro ocasiones por la policía del régimen, Galante se volcó en la última década de su vida en la búsqueda de una memoria histórica basada en la verdad, la justicia y la reparación. El reconocimiento a su trabajo y su experiencia ha sido unánime cuando se ha conocido su fallecimiento.

Rojava
“Una sociedad que no es capaz de defender su salud y cuidar de ella nunca podrá ser libre”

En tiempos de una crisis mundial debido a la pandemia del coronavirus, el proyecto de la clínica de Jinwar no solo aborda la necesidad de centros médicos para salvaguardar la salud de las personas, sino que saca a relucir necesidades mucho más profundas.

Coronavirus
Denuncian abuso policial en la calle San Francisco de Bilbao
La Coordinadora de grupos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala ha recogido el testimonio vecinal de un abuso policial de la Ertzantza.
Insólita Península
Una fuente pública bajo una seta de madera

La plaza de la Encarnación seguirá mutando quién sabe con qué destino y, en ese futuro hipotético, los surtidores de la fuente seguirán mandando.

Pensamiento
Abecedario de Walter Benjamin

De la a de Asocial a la z de Zaratrusta. Una introducción al pensamiento de Benjamin Walter a través de sus artículos, entrevistas en prensa y textos fundamentales.

Coronavirus
El personal de limpieza de hospitales: infectado, aislado o saturado

Casi la mitad de empleadas de la limpieza en los principales hospitales madrileños están infectadas o aisladas. La falta de protección de este colectivo y su acceso a los test también es insuficiente, pero a ello se añade la insuficiente cobertura de las bajas en las plantillas, lo que deriva en profesionales sobrecargadas.