La valla de Ceuta y el asalto a las normas

La devolución inmediata de 116 personas en la valla de Ceuta sienta un precedente en materia de cumplimiento de la ley por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Carmen Calvo en rueda de prensa
Carmen Calvo en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este viernes

Abogada. Observatorio del Racismo Institucional RAIN, Comisión Legal Sol.


publicado
2018-08-25 06:37:00

26 de julio de 2018. Frontera Sur. 601 personas saltan la valla que separa Marruecos de Ceuta. Casi un mes después, todas ellas se encuentran aún en territorio español, a la espera de que las autoridades españolas decidan sobre su permanencia.

22 de agosto de 2018. Frontera Sur. 116 personas saltan la valla que separa Marruecos de Ceuta. Un día después, la práctica totalidad de estas personas se encuentra en paradero desconocido: han sido devueltas expeditivamente a las autoridades marroquíes.

La devolución del 23 de agosto no aguanta el mínimo filtro jurídico. Lo explica con precisión el Manifiesto que han firmado 48 organizaciones y colectivos. Pero, además, con respecto al salto anterior comporta una diferencia de trato, que el Ministerio del Interior intenta justificar, esgrimiendo que responde a la “intolerable” violencia que esta vez habrían ejercido “los asaltantes”. Desde el punto de vista legal, el argumento tampoco se sostiene.

En la aplicación de las normas jurídicas, el principio de igualdad es una garantía fundamental para las personas y un mandato insoslayable para las autoridades: situaciones iguales han de ser tratadas de forma equivalente. Las normas jurídicas —que es lo único que cabe aplicar, atendiendo a otro principio esencial, el de legalidad— no prevén que pueda darse un trato diferente a una persona extranjera en función de que haya empleado, o no, violencia en su acceso al territorio. Lo que sí establecen es que se debe perseguir y sancionar toda agresión sobre cualquier persona. Es más: castigan con mayor severidad cuando el agredido es un funcionario público que actúa en el ejercicio de sus funciones (delito de atentado).

Si en el segundo salto a la valla se ejerció violencia contra guardias civiles, la obligación del Estado sería detener y poner a disposición de la Justicia a los autores del delito —si lo hubo—, aportar pruebas en el marco de un procedimiento penal con garantías, y demostrar qué persona fue la autora del concreto daño infligido.

El Gobierno, sin embargo, se extralimita, prevarica, miente. Dice albergar una absoluta seguridad sobre las agresiones perpetradas por ese “centenar de violentos”, aunque no presenta ninguna prueba que la sustente. Se arroga la capacidad de juzgar sumariamente y en grupo a todas esas personas. Decide, en 24 horas, que todas y cada una de ellas emplearon la violencia en el “asalto”. ¿Todas? Y determina que lo que procede es castigarlas con su devolución inmediata. Sí, a todas, salvo a las que aparenten ser menores de edad.

Falta a la verdad, en fin, cuando niega que esta práctica sea nueva. No hay novedad en que los gobiernos socialistas contribuyan a destruir el capital jurídico de los derechos humanos cuando implementan sus políticas migratorias. Bajo sus diversos mandatos se fabricó la irregularidad, se instauraron los siniestros CIE, se colocaron concertinas, se articularon redadas racistas, murieron migrantes baleados en la frontera. No es nuevo, pues, que ellos también desjerarquicen las normas supremas y los valores que formalmente rigen nuestra sociedad: llevan tiempo haciéndolo, como sus alternantes en el poder.

Duele pensar que la decisión va a encontrar apoyo en un sector de la sociedad, a pesar de su clamorosa irregularidad y a pesar del daño que ha causado

Pero sí hay un elemento antes desconocido. El propio Gobierno incoherentemente lo reconoce cuando alega haber “reactivado” un Acuerdo bilateral de 1992 para devolver a ese centenar de personas. ¿No es esto nuevo? Sí, definitivamente es nuevo que de un día para otro se pueda deportar a un grupo de extranjeros con el argumento de que emplearon violencia al entrar, aunque no se aporten más pruebas que las que, en boca de la vicepresidenta, Carmen Calvo, “conocen todos los ciudadanos”.

Debería saber la ministra de Igualdad que, de existir esas pruebas, tendrían que ser puestas en conocimiento de los tribunales, a los que la Constitución reserva la función de juzgar. Recuérdese que las agresiones constituirían delitos. Pero el Ejecutivo prefiere tomar la justicia por su mano, mostrar “firmeza” para ganarse a una ciudadanía amedrentada y calculadamente desinformada, y trasladar su comprensión y apoyo a la labor de unas fuerzas de seguridad a las que desde hace años se compromete, con sus órdenes ilegales.

Cuesta creer que para tomar esta decisión, el Ministerio de Interior haya consultado a expertas o expertos en Derecho internacional, en Derecho de asilo y en Extranjería. Más allá de que difícilmente cabe sostener su legalidad (no todas las interpretaciones caben), lo indudable es que se ha adoptado en solo un día. Un día del mes de agosto. Todo conduce a suponer que la resolución ha sido improvisada. Un ejercicio irracional y abusivo del poder, un acto de venganza, con el único cálculo del rédito electoral.

Duele pensar que la decisión va a encontrar apoyo en un sector de la sociedad, a pesar de su clamorosa irregularidad y a pesar del daño que ha causado, cuando menos a quienes no participaron de la violencia, que son todos los que saltaron, salvo que se demuestre lo contrario: también a los extranjeros se les aplica la presunción de inocencia. No se me ocurre mayor violencia que la ejercida contra estas personas, en nuestro nombre.

Hiere tal normalización del sufrimiento de miles de personas, bajo pretexto de la protección de nuestras fronteras. Hiere que a quienes se ha desposeído a través de la violencia, la explotación y el expolio, ahora se les niegue incluso su condición humana y se les prive también de sus derechos más básicos. Porque cuando los derechos de “los otros” no se protegen, cuando el Estado actúa al margen del Derecho, el daño es mucho más profundo e irreparable de lo que imaginamos. Si el discurso del miedo y del odio siguen asentándose, si las políticas racistas y xenófobas se justifican y proliferan, lo que peligra es la construcción de sociedades justas e igualitarias. Peligran los derechos de todas.

12 Comentarios
#22202 19:45 27/8/2018

¿Pero qué justificación ni qué ocho cuartos? ¿Vienen ilegales y tenemos que dejarles quedarse sin más? ¿Para qué, para que se queden en los bancos durmiendo o haciendo el top manta? ¿Los vas a meter tú en tu casa?
Ni con violencia ni sin violencia. Se les deporta y ya, que por algo son ILEGALES. Lo de que encima vengan dando hostias solamente refuerza que esa gente no tiene cabida en una sociedad que rechaza tajantemente la violencia.

Responder
1
5
#22210 9:45 28/8/2018

Gracias por el artículo. Difícil de encontrar entre los medios de comunicación dominantes, encargados de extender el miedo y el odio hacia quienes nada tienen y se les niega todo derecho. La normalización de la xenofobia y el calado que está teniendo entre las clases más populares es extremadamente preocupante. Se ve que estas personas son las culpables de nuestra situación de mierda, no ese 1% que acapara la riqueza y que maneja el cotarro. A los y las que odian, ¿Que harían si un día se encontraran con la situación al revés y fueran los considerados inmigrantes ilegales? Si tuvieran que huir de una situación de guerra, esclavitud o pobreza. Supongo que no huirían buscando un futuro digno, supongo que se quedarían bien quietos esperando su muerte y la de sus seres queridos, para no molestar al resto del mundo privilegiado. Igual un poco de empatía y concienciación sobre derechos humanos no nos vendría nada mal.
Respecto a ciertos comentarios, misoginia no gracias.

Responder
5
1
#22691 6:24 9/9/2018

gracias por el excelente artículo. Personalmente no tengo ningún miedo a los inmigrantes. Tengo mucho miedo a los discursos que fomentan el odio (no hay más que ver algunos comentarios). A los políticos irresponsables, a los faltos de coraje. A esos sí que les tengo miedo.

Responder
1
0
Pobrecito españolito 18:32 28/8/2018

Desde el momento en que alguien atraviesa ilegalmente la frontera de un país no se debería tener ningún miramiento con él, directamente expulsión. Vamos, lo que se hace en las fronteras de cualquier país. Para solicitar el estatus de refugiado hay unos cauces legales.

Responder
1
6
Yo 0:45 29/8/2018

Voy a probar a entrar en Marruecos a base de cal viva a ver cómo me acogen

Responder
0
4
#22285 8:47 30/8/2018

Ya estas tardando.

Responder
0
0
#22227 19:18 28/8/2018

Pruebe usted a entrar en cualquier país -¡cualquiera!- a base de cal viva contra cualquiera y lo mejor que le podría pasar es que la devolvieran "en caliente"

Responder
1
4
#22132 13:50 25/8/2018

Gracias Patricia Orejudo. Leer opiniones de personas decentes como tú es lo que me recuerda que todavía hay mundos pequeños en los que es posible vivir dignamente.

Responder
10
3
Pido la devolución de mis derechos humanos fundamentales 18:40 25/8/2018

La mayor vergüenza es que un país como España persiga,legisla,genera odio psicosis,tribunales de excepción contra personas por su sexo y orientación sexual como así ocurre contra el varón heterosexual
Señora que escribe este artículo.Ya que usted muestra una sensibilidad especial por los derechos humanos,¿acaso no conoce la realidad de las leyes de género españolas?

Responder
6
10
#22286 8:48 30/8/2018

"el baron eterosexual" ... ¡y cierra españita!

Responder
0
0
#22130 12:48 25/8/2018

Os deseo un silvestre 2015 en Alemania pa' que os despertais.

Responder
3
4
#22122 5:51 25/8/2018

La mayor vergüenza es que un país como España persiga,legisla,genera odio psicosis,tribunales de excepción contra personas por su sexo y orientación sexual.
Señora que escribe este artículo.Ya que usted muestra una sensibilidad especial por los derechos humanos,¿acaso no conoce la realidad de las leyes de género españolas?

Responder
10
16

Destacadas

Salarios
Dos millones de asalariadas cobran menos de 864 euros al mes

El empleo a tiempo parcial y la brecha salarial sitúan a más de un 40% de las mujeres trabajadoras en las tres décimas partes de asalariadas con peores sueldos. Desde el sábado 10 de noviembre las mujeres españolas trabajan “gratis” por la diferencia de retribución entre trabajadores y trabajadoras.

Racismo
Colectivos racializados encabezan la marcha del 11N contra el racismo institucional
Por segundo año, colectivos racializados encabezan una manifestación en denuncia del racismo institucional
15M
Cuenta atrás para el juicio a los detenidos la noche que comenzó el 15M

La Fiscalía pide penas de cárcel que suman 74 años de prisión para las 14 personas detenidas en la noche el 15 de mayo de 2011 en Madrid.

Feminismos
Gracias Chochete
3
Gracias a una Chochocharla sé que en mi vulva hay más de dos o tres agujeros o conozco cómo funciona el clítoris

Últimas

Fútbol
Goles por encima de la valla

Fundado en 2015 en Jerez, el club Alma de África está formado mayormente por inmigrantes que buscan su identidad a través del fútbol. Han conseguido dos ascensos y numerosos reconocimientos por fomentar la integración.

Educación pública
La comunidad educativa extremeña reclama medidas para climatizar las aulas

Tras la propuesta de Ley presentada por Podemos para acondicionar los centros educativos extremeños mediante técnicas bioclimáticas, las comparecencias de los colectivos y expertos del sector revelan deficiencias en los colegios e introducen medidas para combatir las temperaturas extremas.

Contaminación
Fosfoyesos, los lodos que contaminan Huelva
Huelva vive pendiente de la decisión que se tome acerca de las balsas de la discordia. La cuestión es si Fertiberia los va a retirar o los cubrirá con una capa de tierra.
Sindicatos
300 feministas piden la retirada de la demanda para ilegalizar el sindicato OTRAS
Amaia Pérez Orozco, Justa Montero, Elena Poniatowska o Isabel Coixet apoyan el manifiesto para pedir que se retire la demanda para ilegalizar OTRAS.