Miko Peled: “Israel tiene que ser tratado como un Estado paria”

Si resulta difícil encontrar israelíes críticos con la ocupación, más todavía israelíes radicalmente antisionistas. Miko Peled es uno de ellos. Hablamos con él, entre otras cosas, sobre su investigación del proceso judicial contra cinco miembros de la organización musulmana de caridad más grande de EE UU, condenados a hasta 65 años por financiación terrorista. 

Miko Peled
Miko Peled durante la entrevista. Carlos Pérez Cruz

@clubdejazzradio

Washington

publicado
2018-03-04 05:50:00

Su discurso es calificado de antisemita por Israel, aunque es judío, ciudadano israelí y nació en Jerusalén. Su sobrina fue asesinada en un atentado suicida, pero no culpa a los palestinos, sino a Israel. Miko Peled (1961) es un tipo heterodoxo. Si resulta difícil encontrar israelíes críticos con la ocupación, más todavía israelíes radicalmente antisionistas. Además, está casado con una palestina, vive en Estados Unidos y dirigió una escuela de kárate durante 25 años.

En 2012 publicó El hijo del general, la historia de su vida como parte de una familia sionista muy importante de Israel. Tanto que su abuelo fue uno de los firmantes de la Declaración de Independencia del país, en 1948. Ahora, después de años de trabajo, publica Injustice – The Story of the Holy Land Foundation Five, la investigación del proceso judicial que Estados Unidos abrió contra cinco miembros de la organización musulmana de caridad más grande del país, que acabó con sentencias de hasta 65 años de cárcel por financiación terrorista. Se acababan de producir los atentados del 11 de septiembre de 2001, George W. Bush estaba al mando y alguien tenía que pagarlo.

¿Cómo conociste la historia de los cinco de la Holy Land Foundation y por qué decidiste contarla?
Por casualidad. Di una charla en Dallas, en 2011, y después se me acercaron algunos estudiantes y activistas que resultaron ser familiares y me la contaron. Me llamó mucho la atención. Otra persona me dijo que, si quería saber algo más, me podía pasar información y, claro, dije que sí. Me enviaron documentos del juzgado, todo tipo de material, y cuanto más leía, más sorprendido me quedaba. Cuando les hablaba a otros sobre el tema, no me creían. La gente decía: “Algo habrán hecho. En el sistema judicial americano no se hacen estas cosas. No hay persecución política, no hacemos eso”. Como conozco la historia de Palestina, no me parecía tan improbable. Y un día que iba en bici pensé en escribir el libro. De ahí volví a Dallas a conocer a las familias y así empezó todo.

Durante años, la Holy Land Foundation [HLF] fue la organización musulmana de caridad más grande de los Estados Unidos. Trabajan fundamentalmente con palestinos, pero no solo. ¿Cuál era su labor? ¿Cómo funcionaba?
Ofrecían ayuda donde hiciera falta. Obviamente su foco era Palestina, los refugiados, las familias de los prisioneros, los huérfanos... Después de [los atentados] del 11 de septiembre, ofrecieron ayuda. Después de la bomba de Oklahoma [de 1995], ofrecieron su apoyo. Lo ofrecían después de tornados, inundaciones, desastres naturales... Estuvieron en Kosovo, Chechenia, Turquía, allá donde hiciera falta su ayuda. Su lema era “Need, not creed” (“Necesidad, no credo”). No les importaba ni la religión ni la nacionalidad. Si alguien necesitaba ayuda, se la daban. Por supuesto, su foco era Palestina.

¿De dónde venía su dinero?
De las donaciones. Uno de los fundamentos del islam es la caridad. Se veían a sí mismos como un vehículo con el que los musulmanes podían hacer llegar la caridad al sitio adecuado. Y lo consiguieron, porque eran honestos. Y muy eficientes. El 92% del dinero se destinaba a ayuda. Es increíble, no tiene precedentes. Seguían los preceptos musulmanes y estaban muy organizados, por eso eran capaces de hacerlo. Con los años se ganaron mucho respeto, la gente confiaba en ellos y donaba especialmente en Ramadán.

La HLF fue fundada en 1987, el mismo año en que se produjo la Primera Intifada y en el que se fundó Hamas. ¿Hay alguna conexión entre estos tres elementos?
Por supuesto que existe un vínculo. Pero pasó algo más en 1987. La hija de Shukri [uno de los fundadores de HLF], Sanabel, a quien dedico el libro, también nació aquel año. Nació con terribles enfermedades. No sabían muy bien si iba a sobrevivir. Tuvieron que ir a hospitales de caridad, porque no podían permitirse los tratamientos. Y Shukri descubrió entonces el poder de dar, el poder de la caridad, y decidió que quería involucrarse, proveer ese tipo de servicio a los niños palestinos. Esa fue su motivación.

Al mismo tiempo, empezó la Intifada en Palestina y se necesitaba ayuda urgente. Había toques de queda, faltaba comida, la gente no tenía acceso a medicinas, no podía trabajar, viajar, había miles de prisioneros, familias de prisioneros, y muchos quedaron huérfanos porque Israel disparaba todo el tiempo. Hacía mucha falta la ayuda en Palestina. Y cuando empezó la Primera Intifada es cuando el movimiento islámico decidió unirse a la resistencia. Así empezó Hamás. Con ellos empezó la resistencia del movimiento islámico. Todo eso pasó en 1987. En el juicio, los fiscales dijeron que Hamás y la HLF estaban vinculados. Pero ignoraron la necesidad en Palestina y el nacimiento de Sanabel, que fue lo que inspiró a Shukri.

Hamás fue designada como organización terrorista porque se opone al proceso de paz de Oriente Medio. Yo podría ser designado también como terrorista

Tanto la edición española como inglesa de la Wikipedia aseguran que Abu Marzook, un líder político de Hamás, fue uno de los fundadores de la HLF. No es eso lo que he leído en tu libro.
Él no fue uno de los fundadores, pero les dio mucho dinero para empezar. Era un tipo muy rico, vivía en Estados Unidos...

Pero la Wikipedia dice que fue uno de los fundadores.
¡Por supuesto que lo dice! En el juicio intentaron mostrar la conexión y pusieron sobre la mesa un montón de nombres de conocidos terroristas —dicho esto entre comillas— que se sabe que son miembros de Hamás, con la intención de sustentar su teoría. La donación de Abu Marzook era una donación privada. Era un hombre de negocios que tuvo éxito, y dio dinero a muchas otras organizaciones de caridad. Si hubiera querido dárselo a Hamás, podía habérselo dado directamente a ellos. [En el juicio], buscaron también la conexión con Jaled Meshal, que era hermanastro de uno de los cinco de HLF; o con Jamal Issa, hermano de otro de ellos. Todo para reforzar su historia de que había una conexión con Hamás. Pero incluso, con todo eso, era obvio que la HLF no había dado apoyo a Hamás.

En 1995, Estados Unidos consideró a Hamás una organización terrorista. ¿Cómo se designa a una organización como terrorista?
Eso salió durante el juicio. Es muy interesante, fue una de las preguntas que se hizo a los expertos del Departamento del Tesoro. ¿Cómo se designa una organización [terrorista]? ¿En un tribunal de justicia, donde tienes que tener pruebas que muestren que hay algo más allá de la duda razonable? ¿Con preponderancia de evidencias? "No, solamente necesitas tener una duda razonable". Hamás fue designada como organización terrorista porque se opone al proceso de paz de Oriente Medio. Yo podría ser designado también como terrorista, porque me opongo al proceso de paz, porque no creo que exista tal proceso. Así designan. Es muy sencillo, muy fácil. No hay carga de la prueba.

En ambos juicios, el Gobierno intentó probar que los comités zakat, con los que trabajaba la HLF sobre el terreno, estaban controlados por Hamás. ¿Qué son los zakat y de qué forma podían estar operados o controlados por Hamás?
Los comités zakat son organizaciones locales palestinas de caridad, existen en cada pueblo y ciudad desde hace mucho tiempo. Forman parte de la estructura de la sociedad palestina. Porque siendo musulmán, tienes que dar. Esos comités evalúan qué hace falta, recolectan el dinero y cubren las necesidades con él. Y lo hacen de manera organizada, tienen una junta directiva, tienen contables. Son organizaciones serias. Casi toda organización de apoyo a Palestina trabaja con ellos, porque saben que tienen la información, conocen a la gente y sus necesidades. HLF trabajaba con ellos al igual que lo hacía el Gobierno de los Estados Unidos a través de USAID [Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional]. La CIA los investigó para asegurarse de que no fueran terroristas. El cónsul general de Estados Unidos en Jerusalén dijo que no se les consideraba terroristas.

Antes del juicio, el Gobierno se dio cuenta de que no podía conectar la HFL con Hamás, porque tal conexión no existe. Podían seguir perfectamente el rastro del dinero. Así que lo que dijeron es que no se lo daban directamente a Hamás, pero que los comités "son Hamás, están bajo control de Hamás". Los abogados preguntaron a los expertos comité por comité. Uno de ellos, experto de la inteligencia israelí, de la Shabak. Escrutaban la junta directiva de cada comité y empezaban: "Este es de Hamás, este otro es de Hamás...". Pero no podían probarlo. Así que dijeron que "olían a Hamás", que no necesitaban pruebas. Y estos supuestos expertos declararon de forma anónima. Todavía hoy nadie conoce ni sus nombres ni sus credenciales ni su cualificación.

¿Por qué los israelíes comparecieron de forma anónima?
Porque Israel no quería exponerlos. ¿Por qué lo permitió el juez? Es un misterio. Es la primera vez en la historia de los Estados Unidos en que esto se permitió en un juzgado. Porque es inconstitucional. Todo lo que sucedió en Estados Unidos fue muy raro. Después del 11 de septiembre, el presidente Bush dijo: “HLF es una red de financiación terrorista”. El presidente lo había dicho, así que todos corrieron para demostrar que era cierto. Así se construyó el caso.

Miko Peled 2
Miko Peled con uno de los miembros de HFL presos en Estados Unidos. Foto: Miko Peled

Una de las cosas que más me sorprendieron es que HFL se había puesto en contacto en varias ocasiones con los departamentos del Tesoro, Justicia y Estado para solicitar asesoramiento sobre cómo cumplir con la ley.
Sí, y eso fue completamente ignorado durante el juicio, aunque la defensa, por supuesto, lo sacó. En 1995, cuando Hamás y otras tantas organizaciones fueron designadas [terroristas], HFL, junto con otras organizaciones musulmanas y árabes, organizó una reunión en Washington DC con el Departamento del Tesoro, con la OFAC [Oficina de Control de Activos Extranjeros], que es muy poderosa. Pidieron que les dieran algún tipo de guía, pero no la recibieron.

Pero no existe registro de ese encuentro.
Es insólito, porque había muchos oficiales de alto rango. Solo encontraron pruebas de la reunión porque una de las personas que estuvo en la reunión guardaba un papel firmado por todos. Y lo encontraron en una caja junto a una oficina de la HLF.

Al final del primer juicio, no hubo condenas. Uno de los cinco, Mufid, el hermano de Jaled Meshal, fue encontrado no culpable de todos los cargos. Y el juez dijo “no culpable” 32 veces

HLF había trabajado no solo en los Territorios Ocupados, también dentro de Israel. ¿Había hecho Israel algo contra esta organización? Porque, si no me equivoco, trabajaban allí con su permiso.
Sí, al principio trabajaron con autorización. Después, a mediados de los años 90, empezaron a causarles problemas. Al principio [del juicio], el Gobierno aseguró tener una declaración del gerente de la oficina de Jerusalén, Mohammad Anati, según la cual reconocía que HFL daba dinero a Hamás. Los abogados, claro, estaban muy preocupados porque esta era una acusación muy seria. Una prueba muy seria. Llamaron a su abogada, Leah Tsemel, y ella les dijo: “¿De qué me estáis hablando? Conozco todas sus declaraciones y nunca dijo algo así”. Y las envió por fax. [Los abogados] fueron a una empresa certificada de traducciones, donde le pusieron el sello notarial, firmado bajo juramento. La traducción decía que él había dicho exactamente lo contrario. Él había dicho: “Nunca dimos dinero a Hamas, nunca hemos dado dinero a ninguna organización política o militar”. El juez eliminó toda evidencia y la prueba nunca entró. No se permitió que entrara. Esa es la realidad, la atmósfera en que tuvo lugar.

Hubo dos juicios. El primero terminó en juicio nulo; el segundo, con sentencias de prisión muy severas. ¿Qué cambió del primero al segundo?
Es todavía más siniestro que todo eso. Al final del primer juicio, no hubo condenas. Uno de los cinco, Mufid, el hermano de Jaled Meshal, fue encontrado no culpable de todos los cargos. Y el juez dijo “no culpable” 32 veces. Después se sondeó al jurado, uno a uno, y uno de los miembros del jurado se despertó [en el libro, Peled explica que se había pasado el juicio durmiendo] y dijo que no estaba de acuerdo, e inmediatamente el juez declaró el juicio nulo. Mufid estuvo a un paso de salir como un hombre libre. Es inexplicable.

El sistema judicial español es diferente al estadounidense. Por ejemplo, aquí el jurado es popular. Así que me pregunto si, en ocasiones como esta, los sentimientos y un cierto clima en la opinión pública son más importantes que las pruebas. ¿Es esto lo que pasó?
Sin duda. Se aseguraron de que los miembros del jurado no tuvieran educación universitaria. La selección de la Fiscalía fue muy profesional, se aseguraron de contar con el jurado adecuado. Hablamos del Distrito Norte de Texas. Tienes un juzgado y ves en él a cinco musulmanes con sus barbas, las mujeres e hijas tapadas con el hijab. ¡Son terroristas! Sin duda! ¿Cómo no van a serlo? ¡Míralos! Esa es la actitud. La condena estaba casi garantizada.

Hablamos del Distrito Norte de Texas. Tienes un juzgado y ves en él a cinco musulmanes con sus barbas, las mujeres e hijas tapadas con el hijab. ¡Son terroristas! ¡Sin duda! ¿Cómo no van a serlo? ¡Míralos! Esa es la actitud. La condena estaba casi garantizada
¿Son para ti inocentes más allá de cualquier duda?
Cien por cien inocentes. Sin duda.

Diez años después de las condenas, algunas de ellas realmente de muchos años, ¿tienen opciones reales de que se revise su situación?
No. Apelaron, pero la Corte Suprema no quiso escuchar el caso. Tenían esperanza en que Obama pudiera conmutar sus penas. Hubo una campaña, hubo varios países dispuestos a recibirles y darles la ciudadanía. Pero Obama no lo hizo. Sus opciones legales están agotadas.

Para aquellos que no te conozcan, y teniendo en cuenta que el tema palestino es un tema cargado de connotaciones, habría que explicarles que tu familia sufrió directamente por Hamás. Una sobrina tuya de 13 años, Smadar, fue asesinada en un ataque suicida en 1997. Lo que uno esperaría de algo así es odio, y el odio lleva a la venganza. Pero lo que has hecho desde entonces es, según el punto de vista sionista, un ejercicio de autoodio.
La gente responsable de la muerte de mi sobrina, y de la de miles de otros, tiene que enfrentarse a la justicia. Deben ser llevados ante la justicia, porque son criminales. Pero no creo que sean palestinos. Los causantes de la violencia no son ellos. El responsable de la violencia es el régimen sionista israelí en Palestina, es la ocupación sionista de Palestina, que ha asesinado a los palestinos, los ha arrestado, los ha oprimido, les ha denegado sus derechos, su libertad, su agua, durante siete décadas. Ellos son los responsables, y deberían ser llevados ante la Corte Penal Internacional. Son los culpables. La tendencia es siempre culpar a la víctima por resistir, por responder. No creo que los palestinos tengan la culpa en este caso. Pienso que están resistiendo, y su resistencia y su lucha es legítima. No acepto que Hamás sea una organización terrorista. Creo que es una legítima organización de resistencia. El Ejército israelí es una organización terrorista. El Estado de Israel es un estado terrorista. Son ellos los que yo creo deberían afrontar un juicio y ser llevados ante la corte.

El responsable de la violencia es el régimen sionista israelí en Palestina, que ha asesinado a los palestinos, los ha arrestado, los ha oprimido, les ha denegado sus derechos, su libertad, su agua, durante siete décadas

Vienes de una familia sionista. Tu abuelo es uno de los firmantes de la Declaración de Independencia de Israel, tu padre sirvió como oficial y después como general en las Fuerzas Armadas de Israel. No conozco muchos ejemplos de gente que haya nacido en una familia sionista y que haya cambiado de forma tan radical su punto de vista. ¿Cuál ha sido tu proceso y por qué tan pocos israelíes piensan como tú?
No lo sé. Eso me pregunto. Creo que la cuestión no es por qué hago lo que hago, la cuestión es la segunda parte de la pregunta, por qué no hay más gente que lo haga. ¿Cómo puedes quedarte ahí sentado? Cuando estás en Tel Aviv, con las playas, los restaurantes, los bares... Muy guay, ¿verdad? Si bajas por la costa, llegas a Gaza en 30 minutos. Y sabiendo que a 30 minutos de ahí, a 40, a 50 kilómetros, que no es nada, dos millones de personas no tienen acceso a agua limpia. Dos millones que están muriendo de enfermedades que se pueden curar, porque Israel no les permite el acceso a medicamentos. Dos millones de personas que se enfrentan a una campaña brutal de genocidio. Les bombardean y después no se les permite tratar enfermedades que tienen cura y por las que mueren, y se les niega el acceso al agua. Si lo que quieres es matar a alguien, estas son las opciones, ¿verdad? Enfermedad, falta de agua y disparos. Israel las usa todas. Es claramente un genocidio.

¿Cómo puedes sentarte en Tel Aviv en la playa, tomándote un vaso de vino, y saber que a 40 kilómetros de ti esto está pasando? No ponerte en pie a gritar por las calles. No sé cómo es posible. Cómo conduces por la “carretera del apartheid”, la carretera 443, que pasa por la prisión de Ofer. La prisión de Ofer es donde Israel tortura y mantiene a los presos políticos, incluyendo a niños. ¿Cómo pasas por ahí todos los días, miras ese sitio y no quieres quemarlo hasta los cimientos? ¿Cómo es que la gente no sale de sus coches y amenaza con pararlo todo hasta que quemen ese sitio y los saquen a todos? Cuando yo crecí, no había tanto acceso, pero hoy todo el mundo sabe lo que está pasando. ¿Cómo ves esto y estás de acuerdo? ¿Qué le pasado a tu cerebro? ¿Qué le ha pasado a tu alma? No lo puedo explicar, no lo sé.

Si lo que quieres es matar a alguien, estas son las opciones, ¿verdad? Enfermedad, falta de agua y disparos. Israel las usa todas. Es claramente un genocidio

Israel está creando una lista negra que incluye a grupos judíos que apoyan el BDS [Boicot, Desinversiones y Sanciones], con la que les prohíben entrar en Israel. Dos cuestiones: ¿cuál es tu posición sobre el BDS? ¿Temes que no te dejen entrar en Israel?
No, porque tengo la ciudadanía israelí. No pueden prohibir la entrada a ciudadanos israelíes. Lo que es ridículo es que la lista de veintitantas organizaciones incluya a organizaciones judías o que tienen muchos miembros judíos. Una de ellas es la de los cuáqueros, el American Friends Service Committee, que hace trabajo humanitario, incluso salvó a judíos de los nazis. ¡Son santos! Es ridículo.

Si piensan que pueden legislar contra esto, si piensan que pueden solucionar el problema prohibiendo que entre la gente, están locos. El régimen sionista va a caer. Van a perder. En este momento están librando una batalla por su supervivencia y no pueden ganar. La llamada del BDS vino de la sociedad civil palestina, ha ganado mucho apoyo y reconocimiento mundial. Porque la gente se acuerda de la lucha contra al Apartheid de Sudáfrica. El movimiento BDS, que es una coalición, está logrando cosas tremendas, aunque sea poca gente. Pero las campañas están siendo muy efectivas. No hay forma de pararlo, está adquiriendo mucho reconocimiento y más apoyo. Están desesperados y no saben qué hacer. Así que prohíben, aprueban leyes, hacen campañas. El senador [demócrata] Chuck Schumer, de Nueva York, dice que el BDS es una nueva forma de antisemitismo sofisticado. 

¡Por eso tú te odias a ti mismo!
Exacto. Pero echa un vistazo a las demandas del BDS: justicia, libertad e igualdad. ¿Dónde queda el antisemitismo? Ni siquiera menciona a los judíos. Justicia, libertad e igualdad, esas son las tres cosas que piden. Eso es básicamente de lo que trata el BDS. ¡No sé dónde está el antisemitismo! Han creado esta locura en la que todo aquel que se levanta por algo bueno se opone al judaísmo y a sus valores. Es una realidad absurda.

En una entrevista a principios de 2017 decías que no esperabas muchos cambios en la política de Trump hacia Israel. En menos de un año al frente, ha tomado la decisión de trasladar la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén y ha recortado muy seriamente la financiación de la UNRWA [Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina]. A mí me parecen cambios verdaderamente importantes.

Sí, lo son. Creo que me equivoqué. Es una de esas cosas que piensas que no pueden empeorar y, ¡ostras!, ha empeorado.

La limpieza de Jerusalén Oeste fue un rotundo éxito. Hasta el punto de que la gente asume que siempre ha habido dos partes separadas de la ciudad, una judía y una no judía. Lo que no es cierto, siempre ha sido una sola ciudad

Y falta por saber el plan de Jared Kushner [el yerno de Trump] para Oriente Medio.
Sí, ahora viene eso. En árabe lo llaman 'el trato de la década'. Lo de la UNRWA... No quieren pagar por los refugiados. ¡Vale! ¡Entonces déjales que vuelvan a casa! Los refugiados no quieren estar en los campos. La mayoría de ellos vive a una o dos horas de casa. Estoy seguro de que les encantaría renunciar [a la ayuda] si pudieran volver. En el grandioso plan de Trump de recortar las ayudas falta la segunda parte.

El tema de Jerusalén es más complicado, porque Trump y la mayoría de gente no se da cuenta de la complejidad de Jerusalén. Primero, Jerusalén nunca fue reconocida como parte de Israel. La parte oeste de la ciudad la tomaron en 1948, fue una limpieza étnica muy metódica. No quedó ni un solo palestino. Yo crecí en Jerusalén Oeste, no sabía que había árabes allí. Ya sabes, no los llamamos palestinos, decimos árabes. Nadie sabía que estaban ahí. Veíamos las casas árabes, casas muy bonitas, que todavía llamamos “casas árabes”. Nadie se pregunta: si esta es una casa árabe, ¿dónde están los árabes? Y ¿por qué hay tantos refugiados en Dheisheh, en Belén? La limpieza de Jerusalén Oeste fue un rotundo éxito. Hasta el punto de que la gente asume que siempre ha habido dos partes separadas de la ciudad, una judía y una no judía. Lo que no es cierto, siempre ha sido una sola ciudad.

En 1967 se quedaron con la zona este. La campaña no ha sido tan eficiente, pero es poderosa. Es increíblemente poderosa. Se están quedando con los terrenos, van vecindario por vecindario, casa por casa, y están haciendo que parezca que ha habido algún tipo de holocausto en espacios enormes que ahora están completamente muertos. Qalandia, todos los lugares que forman parte del área metropolitana de Jerusalén, eran lugares bulliciosos. Y ahora son como ciudades fantasma. No hay nada, nadie. Y luego tienes las carreteras que las cruzan y todos los asentamientos. Trump legitimó esto. Se ha metido en un tema muy complicado. Además, ha envalentonado a las Fuerzas de Seguridad de Israel, que están actuando con más brutalidad. En las tres semanas siguientes a la declaración de Jerusalén [como capital de Israel], arrestaron a 80 niños. Arrestan entre 400 y 500 al año. Están arrestando más, disparando más, se sienten con mucho más poder. Así que supongo que estaba equivocado sobre que las cosas no podían ir a peor.

Justicia, libertad e igualdad, esas son las tres cosas que piden. Eso es básicamente de lo que trata el BDS. ¡No sé dónde está el antisemitismo!
¿Por qué viniste a vivir a Estados Unidos?
Como mucha gente, pensé que vendría para quedarme uno o dos años, no pensaba quedarme por mucho tiempo. La respuesta larga está en el primer libro, en El hijo del general, pero la respuesta corta es que vine aquí para estar uno o dos años. Entonces abrí un negocio, después me casé, y aquí estoy. Pero mi plan es volver a Jerusalén en un par de años.

¿Qué significa el kárate para ti?
Fue mi vida durante muchos años. Enseñé, tuve mi propia escuela durante 25 años en San Diego, en California. Ahora es un dulce recuerdo. Todavía me encanta y pienso que es algo maravilloso, pero ahora estoy haciendo otras cosas.

Llegaste a dar clases de kárate a niños palestinos.
Solía ir a Palestina para eso. Tengo algunos amigos palestinos que tienen escuelas de kárate, así que enseñaba y trabajaba con ellos, era muy divertido. Pero es algo del pasado.

Dejaste atrás la escuela de kárate para concentrarte en tu vertiente de activista. Dicen que se ha de pasar de las palabras a la acción, pero tú has hecho lo opuesto.
¡Oh! Realmente no, hay mucha acción en mi vida. Los israelíes me arrestaron precisamente por pasar a la acción. Creo que tienen que pasar tres cosas para tener legitimidad como activista. Se ha de estar realmente en activo, sobre el terreno, protestar, enfrentarte a los israelíes, a la armada israelí, marchar con los palestinos, no detrás, sino hombro con hombro. Como israelí tengo derechos que ellos no tienen. Si les arrestan a ellos o me arrestan a mí en el mismo sitio, en el mismo momento y en la misma protesta, la realidad es completamente diferente. Yo me puedo permitir ser arrestado. Lo segundo es que tienes que darte a conocer y hablar. De lo contrario, nadie sabrá lo que haces ni lo que pasa, y eso es como si no lo hubieras hecho. Es importante salir en público. La tercera parte es que debes saber cómo disfrutar del trabajo que haces. Todo el mundo que va a Palestina creo que vive esto, que los palestinos saben divertirse, saben cómo disfrutar de la vida. A veces demasiado. Es un lugar divertido. Hay mucha gente muy buena y con muy buen espíritu. Pero, para ser un activista, para estar legitimado y, a su vez, no perder la salud, debes tener las tres cosas, rodearte de buena gente y amar y disfrutar del lugar.

Todos hablan de proceso de paz, no de proceso de justicia. ¿Cuál sería para ti una solución justa para palestinos e israelíes?
Conoces el eslogan, ¿no? “Sin justicia no hay paz”. Es algo más que un eslogan, es la verdad. Sin justicia no puede haber paz. El proceso de paz no tiene ningún sentido, es un intento de crear un bantustán, un tipo de república bananera de palestinos corruptos que trabajen para Israel, que es lo que es la Autoridad Palestina. Todo el mundo lo sabe. Nadie les respeta. Para poder crear una realidad en la que israelíes y palestinos puedan vivir, como hace la gente normal, y como debería hacer la gente normal, debe haber una supresión por completo del régimen sionista y reemplazarlo por un régimen democrático que represente a todas las personas. Es algo similar a lo que pasó en Sudáfrica. Tiene que haber elecciones libres y justas, una persona, un voto, completa igualdad entre la gente que vive allí; tiene que haber un Parlamento que legisle y elija a un Ejecutivo que represente a todos. Cuando eso se consiga, lo primero que se debe afrontar es el derecho de retorno de los palestinos. Eso debería ser lo primero. No discutir si existe ese derecho de retorno, sino discutir cómo hacerlo posible. Cinco millones de personas a las que deben recompensar por todos estos años de sufrimiento. Creo que la restitución es superimportante. Eso debería ser lo primero. ¿Qué hacer con los colonos? ¿Cómo afrontar los temas de ciudadanía? Todas esas cosas se han de discutir. Por supuesto, los prisioneros han de quedar en libertad. Se han de revertir siete décadas de injusticia, y eso lleva tiempo. Pero se ha de hacer rápido y hemos de empezar.

El proceso de paz no tiene ningún sentido, es un intento de crear un bantustán, un tipo de república bananera de palestinos corruptos que trabajen para Israel, que es lo que es la Autoridad Palestina

Ese es el final de la idea de Israel tal y como ha sido concebido.
Totalmente. La idea de Israel, tal y como fue concebida, es un proyecto racista y colonialista que carece de legitimidad. No tiene más legitimidad que la del poder. Está basado en su poder, en el robo y en la violencia. Hay que darle la vuelta a eso y cambiarlo por una democracia real. Y después, ir paso a paso. Debemos asegurarnos de revertir la mayor cantidad posible de injusticia.

¿Qué le dirías a la gente que apoya hoy la idea de los dos Estados?
O bien que son naífs o que son deshonestos. Naífs hasta un punto de estupidez, de falta de honestidad. Porque cuando echas un vistazo sobre el terreno, sabes que eso no va a pasar. No está pasando, es imposible.

¿Veremos tú y yo esos deseos cumplidos?
¡Depende de nosotros! Si nos quedamos sentados aquí y no hacemos nada, no pasará nunca. Pasará si nos levantamos y reaccionamos, si promovemos la idea del boicot, desinversión y sanciones, que es lo correcto; si pedimos a nuestros gobiernos que rompan su contacto con Israel; si pedimos que los embajadores de Israel sean devueltos a su casa; que todos los embajadores que están en Tel Aviv sean enviados de vuelta a sus países; si nos aseguramos de que la FIFA expulse a Israel, que la expulsen de las olimpiadas, que no pueda participar en ningún evento europeo ni internacional... Tiene que ser tratado como un Estado paria. Si hacemos todo esto, podría pasar el año que viene. Si no, no pasará nunca. Realmente depende de nuestro deseo de actuar. 

24 Comentarios
#9986 1:48 6/3/2018

Miko informando maravillosamente como debe de ser. Es una pena que sus libros no los podamos encontrar en todas las librerías en español, pero todo lo documenta con lujo de detalle, minutas militares a las que tenía acceso(ya que era militar y su padre uno de los personajes de más alto rango), documentos históricos etc.

Responder
4
0
#9938 15:24 5/3/2018

Exigimos trolls sionistas de calidad. Esto no dominan ni el idioma. Y argumentan como si estuvieran viendo "Israel got talent" mientras escriben.

Responder
7
0
#9937 15:21 5/3/2018

Fascistas Sionistas, welcome.

Responder
2
0
#9899 12:22 5/3/2018

La verdad es una verguensa para el estado de israel que un pedazo de idiota como este sea un sabra es un asco el tipo este

Responder
0
14
#10022 10:16 6/3/2018

!Denunsien¡

Responder
0
0
#9934 15:19 5/3/2018

¡Averguensate! ¡Repent, fascist!

Responder
8
0
#9874 10:02 5/3/2018

Gracias por tu valentía, seguimos siendo Humanos! BDS al estado SIONISTA!

Responder
11
0
Anónimus 22:55 4/3/2018

Gran persona

Responder
9
0
Anónima García 22:39 4/3/2018

Maravillosa entrevista. Ojalá Palestina pueda liberarse del colonialismo racista muy pronto.

Responder
11
0
Anonimop 20:06 4/3/2018

Este sujeto vive totalmente fuera de la realidad. Esta viviendo un delirio total.No entiendo como alguien puede leer este articulo como algo serio. Es aberrante.

Responder
2
17
#9889 11:38 5/3/2018

No puedo creer lo q dice este tipo judio las cosas incalificables q dice esta loco d remate pues bien q se vaya a gaza a vivir q terrible

Responder
0
12
#9871 9:35 5/3/2018

¿Aberrante como un genocidio fascista?

Responder
9
0
Anónimo 9:25 5/3/2018

Típico argumento de bot creador de influencias...

Responder
5
1
#9819 18:34 4/3/2018

Eso no es una entrevista sino un auto-reportaje, ni una sola repregunta inteligente.

Responder
0
18
#9936 15:20 5/3/2018

¿Auto-reportaje? ¿No os exigen dominio del Español?

Responder
6
0
#9870 9:34 5/3/2018

Me repregunto por que sera. ¿Aparthaid?

Responder
9
0
#9810 17:24 4/3/2018

Miente 1 vez por renglón. Es tan obvia su sarta de mentiras que por eso nadie se une a el.

Responder
1
18
#9866 9:22 5/3/2018

En qué miente exactamente? porqué a mí tu argumentación me suena a un intento de crear/cambiar opinión, un abrazo!

Responder
9
0
#9792 15:01 4/3/2018

https://boicotisrael.net/

Responder
14
1
#9766 11:47 4/3/2018

Hay quien tiene unas gafas para cada horizonte.

Responder
0
17
#9772 12:05 4/3/2018

Y una frase chorra para cada articulo.

Responder
15
0
#9757 10:24 4/3/2018

Gracias por la entrevista. Muy completa

Responder
22
2

Destacadas

Trabajo sexual
Conxa Borrell, del sindicato OTRAS: “No somos ilegales”
El sindicato OTRAS se ha defendido de las acusaciones vertidas en las últimas semanas por sus supuestos vínculos con la patronal: “Si fuese cierto que somos delincuentes, no estaríamos aquí”.
Barcelona
¿Sigue siendo Barcelona una ciudad muerta?
La transformación de Barcelona en un resort de lujo para asistentes a los grandes eventos que se celebran allí ha alterado profundamente el paisaje de la ciudad y la relación con quienes viven en ella.
Brecha salarial
Hombres banqueros: más y mejor pagados

Las retribuciones máximas del Banco Santander multiplican por 600 el salario mínimo. Los hombres ganan un 23,31% más que las mujeres.

Líbano
Refugiadas en la cancha

Chatila es el campo de refugiados palestinos más importante del Líbano. Allí, un equipo de baloncesto juvenil femenino lucha contra el machismo y el racismo hacia los palestinos que existe en la sociedad libanesa.

Últimas

Ciencia ficción
“Es posible escribir ciencia ficción sin usar préstamos del inglés”

AnsibleFest, el primer festival de ciencia ficción feminista a nivel estatal, arranca hoy en Bilbao, y una de sus organizadoras, la crítica cultural, editora y traductora Arrate Hidalgo evalúa el panorama de un género con buena salud, aunque recalca que “también ha habido muchas iniciativas en el pasado”.

Música
Talk Talk, en el árbol de la sabiduría

En el díptico esencial de los británicos Talk Talk se escucha pop de corazón sacro, confundido entre tics jazz, aura góspel y la abnegada motivación por encontrarse con la espiritualidad de Alice Coltrane y el Miles Davis azul.

Economía social y solidaria
VI Feria del Mercado Social: mucho más que un fin de semana
En esta feria, además de ser consumidoras conscientes, vamos a demostrar que también estamos orgullosas de contribuir a la construcción de otra economía más justa y más ecológica. Hagamos que todo el año sea Feria.
Caza
La caza volverá este curso a las escuelas extremeñas

Por tercer año consecutivo, el programa de Promoción y ayuda al deporte escolar (PROADES) de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura volverá a incluir la caza entre sus actividades deportivas a promocionar en los colegios de la Comunidad.

Cine
Más muescas en la estirpe de los Kennedy
‘El escándalo Ted Kennedy’ (2017) sigue el camino de ‘Jackie’ (2016) indagando en lo más parecido a una familia real que ha existido por EE.UU.