Movimientos sociales
Eurovisión, Gaza, Mandela y los huevos del Lidl

Los movimientos sociales se enfrentan al intento de robo e instrumentalización por parte de la clase dominante.

MANNDELA
@Pablo_28030 De cada cual según su capacidad, a cada cual según su necesidad. Periodista, de barrio.
16 may 2018 08:08


Hace años, habría sido imposible imaginarse a la representante de un país que lleva décadas exterminando a un pueblo cantando contra el acoso a menores y por el feminismo. Tan difícil como imaginar, en la época en la que Nelson Mandela pronunciaba discursos en actos comunistas y posaba junto a personajes como Fidel Castro, que años después hordas de liberales hablarían bien del dirigente sudafricano tras su muerte. Tan raro como ver que un espectáculo televisivo de masas, llamado por ejemplo ‘Operación Triunfo’, abrazase reivindicaciones feministas y de liberación sexual. Igual de extraño, quizá, que ver a una gran cadena de distribución alemana decidir vender únicamente huevos de gallinas criadas en jaulas de más de 25 centímetros cuadrados, porque el bienestar de los animales les importase.

Las luchas sociales y las reivindicaciones políticas, varias de ellas parciales, muchas otras accesorias y algunas pocas realmente transformadoras y rupturistas, se han instalado en el centro del debate público, empezando a germinar con más o menos fuerza. El impacto y seguimiento de la pasada huelga feminista, los millones de espectadores que se concentraban cada semana frente a las pantallas para aplaudir los comentarios de los participantes de ‘Operación Triunfo’ en pro de las mujeres y en contra de la homofobia, y el cada vez mayor número de empresas alimentarias que empiezan a rendir cuentas sobre el origen de sus productos, por poner tres ejemplos, no hacen más que evidenciar esta realidad.

Pero la ideología dominante, el modelo liberal, acecha. Y si se llama idea dominante es precisamente porque intenta dominar todos los recovecos, entresijos y ámbitos del día a día. Primero para absorberlos, después para desvirtuarlos y eliminarles de cuajo su carácter transformador en el caso de que lo tenga y, si se precia, para convertirlos en un producto más de la lista apto para el consumo. Es el mercado, amigo, que diría alguno.

Cualquier lucha que, precisamente por ser justa y necesaria, tenga el potencial de ser abarcada por el grueso social y por la masa, va a intentar ser absorbida, mercantilizada y, por consiguiente anulada, por parte de la ideología dominante
Y de repente, grandes compañías de distribución como Lidl o Mercadona consiguen hacer suyas las reivindicaciones de sostenibilidad y respeto por los animales de parte de sus consumidores a la vez que siguen engordando una facturación millonaria y sacando el jugo a sus trabajadores. De repente, en el programa que se había convertido en una “revolución televisiva” gracias a la visibilización de varias problemáticas sociales reales, compañías como El Corte Inglés y Telepizza consiguen promocionarse en directo en horario de máxima audiencia, mientras Carlos Baute espera su turno para salir a plató y despotricar contra el gobierno de Venezuela en directo, como hizo en uno de los programas. De repente, muchos aplauden y se toman en serio el postureo de grandes empresas y partidos políticos del Ibex que dicen apoyar una huelga feminista que realmente va contra ellos y pone en serio riesgo su razón de ser y forma de vida. Y de repente, en Eurovisión, la representante de Israel consigue el apoyo del público de toda Europa por cantar contra el ‘bullyng’ y contra el machismo dos días antes de que su país lleve a cabo la peor matanza en Gaza en los últimos cuatro años.

Cualquier lucha que, precisamente por ser justa y necesaria, tenga el potencial de ser abarcada por el grueso social y por la masa, va a intentar ser absorbida, mercantilizada y, por consiguiente anulada, por parte de la ideología dominante. Mensajes como el de la canción de Israel y toda su escenificación y camuflaje, al igual que el arrime por parte de Ciudadanos al fuego del feminismo tras el 8 de marzo, tienen su peligro, porque son capaces de contribuir a despojar una lucha de su significado. Más aún cuando, dada la velocidad con la que los productos entran y salen del mercado, incluidos los ideológicos, es más difícil nutrirlos, expandirlos, teorizarlos y fortalecerlos. Pero estos sucesos también son en parte positivos, ya que ponen a muchos frente al espejo y frente a la contradicción. Quizá ese sea uno de los retos más difíciles y peligrosos a los que se enfrenta hoy la izquierda y el conjunto de los movimientos sociales: saber librar batalla ante el intento de robo e instrumentalización que, seguro, llevará a cabo la clase dominante.

Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Movimientos sociales
Salimos a las calles

Llegó el momento de salir a la calle tras estos meses de confinamiento y lo vamos a hacer con ganas, con energía, convencidos de que tenemos que cambiar muchas cosas.

10 Comentarios
Esther 8:29 17/5/2018

A mis luchas particulares, muchas coincidentes con las mayoritarias, otras no tanto, se les suma la de despojar a esta "clase dominante" de mi identificación con "aquellos postures disfrazados" q en momentos de flaqueza me hacen sentir míos. Ardua tarea, pero gracias por recordármelo en este artículo, por cierto, genial.
Ahora

Responder
0
0
#16230 24:17 16/5/2018

Los huevos del lidl no son de "gallinas criadas en jaulas de más de 25 centímetros cuadrados", como decís en el artículo, sino de gallinas criadas en suelo, sin jaulas (huevos cuyo código identificativo empieza por 2).
Se ve que no podéis escribir tres líneas seguidas sin manipular, es superior a vosotros.

Responder
0
5
#16244 9:33 17/5/2018

Supongo que es una forma de hablar y de recalcar que el resto de superficies sí venden huevos de gallinas hacinadas. Para el caso es lo mismo, es una decisión de Lidl, sea en jaulas mayores, en suelo o en un gallinero con spá, que explica lo q está pasando. Si te has quedado solo con eso...

Responder
4
3
Inma 22:55 16/5/2018

Me gusta donde se ha situado este periodista, hacen falta más profesionales como este con una perspectiva amplia .

Responder
1
1
#16207 17:49 16/5/2018

Con comentarios como esto nos sentiremos identificados y conseguiremos este cambio tan necesario 👍👏👏👏👏

Responder
5
1
#16194 17:11 16/5/2018

https://boicotisrael.net/

Responder
7
1
#16180 13:01 16/5/2018

Por fin un periodista que habla desde la perspectiva que todos desearíamos, es una magnífica oportunidad la que nos brinda, olé por esta persona que pone en sus palabras nuestro anhelo, muchas gracias !!!!

Responder
5
3
#16179 12:54 16/5/2018

Este es un debate que tenemos que afrontar cuanto antes. En mi trabajo en la huelga feminista, las mujeres tuvimos el "apoyo" de muchos jefes y muchas compañeras lo vieron bien y se loagradecieron. Cuando son ellos los que pueden cambiar muchas cosas, la huelga era en parte contra ellos!

Responder
3
1
Miguel 11:42 16/5/2018

Que acertado esta el periodista y con que claridad expone unas situaciones tan extendida mente reales y que merecen un análisis afinado como el que se hace en esta articulo. Enhorabuena al periódico y al periodista, además de estar totalmente de acuerdo, sacare mis propias conclusiones practicas. Gracias

Responder
8
0
JMder 20:48 17/5/2018

Ante estos hechos, una "tesis", Pablo nos pide reflexionar von su "antítesis" y yo procurare una "síntesis" que pueda ser posible en una sociedad actual. Nada fàcil, esto de buscar revoluciones posibles para una sociedad màs humana y con valores menos de mercado. Pero este periodismo es necesario para una informacion menos manipulada por el gran periodismo de mercado que nos vende lo que interesa. En cuaquier caso me gustan los periodistas que te enseñan las fotos desde otros enfoques y te sacuden un poquito del letargo del "gran hermano" de Orwell.

Responder
1
0
Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.