Feminismos
El lado izquierdo del feminismo

Semana especial sobre feminismo

Feminismo izquierda
Feminista, roja y contestona. Una más en @afgafasmoradas Sororidad, mesedez. #NOPRESTOÚTERO

publicado
2018-01-16 01:03:00

Sería una obviedad decir que la izquierda europea tiene muchos retos. Lo que habría que acotar en este artículo sería qué considero “izquierda”. Pero como eso va a reducir drásticamente el abanico de personas a quienes dirigirme, voy a incluir de forma deliberada a toda persona que crea en un estado de derecho, en la justicia social, en los servicios públicos y en el reparto de la riqueza, en la no discriminación, etc.

Esto, en el siglo XXI, incluye el feminismo, al menos formalmente. Sabemos que esto es relativamente reciente, solo hay que revisar las fechas, por ejemplo, en las que se implantó el voto femenino en los distintos países europeos, y las posturas de los partidos de izquierda al respecto. Antes y después de esos hitos el feminismo ha librado y sigue librando en los partidos de izquierda una lucha feroz por el reconocimiento de los derechos de las mujeres. Y esta lucha se ha dado en entornos a priori “aliados” de las mujeres. A priori porque, desde la revolución francesa, lo de igualdad, libertad y fraternidad ha sido un club masculino en el que las mujeres hemos conseguido entrar con sangre, sudor y lágrimas.

La frase “lo más parecido a un machista de derechas es un machista de izquierdas” acuñada por el feminismo no es un cliché, es el reflejo más fiel de una realidad que se ha prolongado décadas, tanto a nivel de partidos y organizaciones, como a nivel individual. Es el dudoso honor que se ha ganado a pulso la izquierda tras muchos años de ignorar el machismo y el patriarcado, de ver únicamente la opresión de clase y no la de género. Y no solo de no verla, también de ejercerla.

La explotación, alienación y falta de derechos que se detectan tan fácil y rápidamente en cualquier tema, se evaporan por arte de magia cuando hablamos de los derechos de las mujeres

La incansable lucha feminista, junto con una también infatigable labor pedagógica, han ido consiguiendo que el feminismo estuviera en la agenda de la izquierda, y que la conciencia feminista formara parte de su ideología.

Actualmente no hay partido que se considere de izquierda en Europa que no se denomine feminista y que no le de un puesto prioritario en sus programas a la agenda feminista.

Y aquí vuelvo a los retos actuales de la izquierda europea. No entra en mi tarea ni conocimientos hacer un análisis político exhaustivo de las tres últimas décadas en Europa, pero todos somos conscientes de que, desde la caída del telón de acero y el fin del comunismo y de la Unión Soviética, el capitalismo en forma de neoliberalismo se ha desperezado y ha ido ganando terreno de forma inexorable.

El estado del bienestar se resquebraja en todo el continente, y para eso no han hecho falta guerras ni cataclismos, solo un plan social muy cuidadoso en el que por tierra, mar y aire (léase tv, prensa, educación, referentes, etc.) se nos vende un individualismo extremo combinado con el consumismo como única forma de vida y aspiración de la misma. Gentes que viven exclusivamente del dinero público nos dicen a todas horas que está feo que nosotros pretendamos lo mismo, que tenemos que cobrar menos, que la sanidad es muy cara, que las pensiones son insostenibles, y que no deberías aspirar a estudiar si no tienes dinero ni eres un genio.

La llamada socialdemocracia europea ha sido la izquierda más permeable a este mensaje, y es evidente cómo lo están pagando en las urnas, con millones de votantes que se han sentido huérfanos de representación.

Afortunadamente, siguen quedando muchos ciudadanos que mantienen contra viento y marea una sólida conciencia de izquierda y de derechos sociales, que se siguen resistiendo cual aldea gala al mensaje neoliberal y fundan nuevos partidos, organizan huelgas, defienden la sanidad, la educación y las pensiones, el derecho a la vivienda y la solidaridad.

Pero incluso en esos núcleos de maravillosa resistencia, el neoliberalismo ha encontrado el punto débil, la pequeña puerta por la que entrar, y no es otra que el feminismo. Y lo está haciendo, esencialmente, a través de la prostitución y los vientres de alquiler. Perdón, que no estoy utilizando el neolenguaje y habrá quien se pierda; hablo del trabajo sexual y de la gestación por sustitución. Ahora mejor, ¿verdad?

Ahora imaginad conmigo una persona de izquierda, obrera, concienciada y solidaria, que hace huelga frente a la reducción de sus derechos laborales, que apoya la marea blanca, la verde, que sale a la calle por los derechos de las personas refugiadas. Imaginad que alguien le dijera: mira, hay personas que están dispuestas a trabajar 8 horas por 300 euros al mes, incluso por un plato de comida, y hay muchos empresarios que estarían encantados de tener trabajadores en esas condiciones, deberíamos cambiar la legislación laboral, porque esas personas están en su derecho de querer ser explotadas. ¿Os imagináis la carcajada, la indignación, el discurso sobre la alienación, sobre que el deseo de unos pocos no puede condenarnos a la esclavitud a todos? Ahora imaginad que esa persona que ha hecho la propuesta se autoproclama de izquierda y organiza charlas sobre el “trabajo no remunerado” y lo empoderante que es para un obrero decidir si así lo quiere trabajar por nada. ¿Alguien pensaría que es de izquierda?

Ahora no imaginéis, ahora probad a decirle a esa misma persona de izquierda y concienciada, como he hecho yo, que hay que legalizar los vientres de alquiler porque hay mujeres que quieren gestar niños para otros por un sueldo y porque hay muchas personas que quieren pagar por tener descendencia genética. O decidle que hay que legalizar la prostitución porque hay mujeres que lo hacen de forma voluntaria. Y la respuesta en muchos casos será: bueno, si hay mujeres que quieren hacerlo …

Desde la revolución francesa, lo de igualdad, libertad y fraternidad ha sido un club masculino en el que las mujeres hemos conseguido entrar con sangre, sudor y lágrimas

La explotación, alienación y falta de derechos que se detectan tan fácil y rápidamente en cualquier tema, se evaporan por arte de magia cuando hablamos de los derechos de las mujeres. Da igual que sea un número realmente ínfimo de mujeres el que está dispuesto a gestar altruistamente para otros, se está dispuesto a cambiar por ello la legislación aunque eso suponga poner en riesgo a millones de mujeres en todo el mundo. Da igual que la trata y la esclavitud sean más del 90% de la realidad de la prostitución, y las desigualdades sociales y la marginación la causa de otro 9,99% “voluntario”. Si hay una sola mujer que quiera hacerlo, ¿por qué habríamos de ponerle trabas?

Y ahora mirad alrededor y descubriréis mujeres y hombres que se dicen feministas defendiendo esto en todos los partidos de izquierda, con más o menos éxito. Este artículo no pretender ser una reflexión en profundidad sobre los vientres de alquiler ni la prostitución, para eso necesitaría libros y documentales enteros, para eso ya están grandes mujeres como Mabel Lozano y como todas las que desde NoSomosVasijas e infinidad de asociaciones feministas ponen en imágenes y negro sobre blanco la realidad de estas viejas formas de explotación. Porque no os engañéis, lo único novedoso de los vientres de alquiler es la tecnología genética, que las mujeres pobres paran hijos para los ricos es más viejo que el hilo negro. Y si la explotación de las mujeres no os importa o no sois capaces de verla, si seguís pensando que “si las mujeres quieren hacerlo …”, pensad al menos que el neoliberalismo no se va a detener en las mujeres, y que después de “El Cuento de la Criada” vendrán “Los Santos Inocentes”.

Texto: Zuriñe

Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Baile
Tradición: torreiro de conflito

Un novo movemento de bailadoras e de escolas está a defender o baile tradicional galego como algo vivo: desmontando estereotipos machistas ou estendendo foliadas onde mandan a espontaneidade e se abandonan os vellos xeitos folclorizantes. Cuestionan desde o feminismo o “isto sempre se fixo así” dos sectores máis “puristas”.

Laboral
Remedios Zafra: A precariedade como xeito de domesticación.
Un ensaio con vocación de alegación, El entusiasmo, sérvelle á profesora Remedios Zafra para alertar dos malestares que afectan ao traballo creativo e a aquelas que se dedican a el.
Masculinidades
La masculinidad de las élites y la ceguera de la izquierda
1

El concepto de masculinidad se encuentra directamente relacionado con ser élite o aspirar a serlo. La falta de visión de conjunto de la izquierda es un obstáculo para elaborar estrategias globales.

21 Comentarios
Carlos 16:18 19/1/2018

Tengamos en cuenta que el oprobioso patriarcado no ha concluido; iniciado en la antigüedad con el desplazamiento del matriarcado (el comunismo matriarcal, el periodo más civilizado de la humanidad). Dicho patriarcado, en su etapa actual, en la era del estatismo capitalista y clerical ha intensificado con múltiples modalidades la degradación de la mujer en primer lugar, al igual que la del hombre.

Responder
0
2
#7147 18:02 21/1/2018

Has de leer el artículo al que dedicas tanta pompa absurda

Responder
1
0
#6982 12:01 19/1/2018

El problema es quien dirige de verdad...son los hombres, las mujeres decimos pero no mandamos ni dirigimos y las que aparecen están adaptadas o acopladas a las normas dirigidas por los varones.

Responder
1
0
Fernando 10:16 17/1/2018

Muy buen articulo demuestra que la izquierda ha sido presa de los postulados neoliberales en este tema.

Responder
6
2
#7148 18:05 21/1/2018

El artículo denuncia que la izquierda ha sido presa del MACHISMO, ese es el tema. No del neoliberalismo

Responder
1
0
#6873 19:32 17/1/2018

Y en la defensa del fascismo. Unionismo neo-liberal nuclear irradiado.

Responder
2
0
Pilar L. 8:00 18/1/2018

Gracias por el artículo. Quien no vea que prostitución y vientres de alquiler son una fuente de explotación más, está ciego/a.

Responder
6
0
#6905 10:43 18/1/2018

Hola abolicionista
https://www.youtube.com/watch?v=B1dwIEB8mTI

Responder
1
1
#6844 15:48 17/1/2018

Hola, me gustaría saber de qué estudio has sacado la cifra del 90% de prostitutas esclavas, gracias

Responder
1
9
#6913 13:52 18/1/2018

Son cifras de la ONU

Responder
5
1
Icaria36 24:36 17/1/2018

Muchas gracias por este artículo. La pregunta es ¿qué hacer? ¿Qué podemos hacer aparte de evitar la prostitución y los vientres de alquiler a título personal? Estoy recopilando propuestas de acciones para https://confederac.io

Responder
2
0
FillodePutin 19:33 17/1/2018

Xenial.

Responder
3
0
Jesús 13:46 17/1/2018

Totalmente de acuerdo con el planteamiento de Zuriñe. Tenemos que seguir trabajando con ilusión y energía para que las próximas generaciones vean la igualdad de mujeres y hombres como algo normal(aunque afortunadamente somos diferentes, para poder ser complementários). Esto implica trabajar mucho en educación y dar ejemplo con nuestra propia conducta.

Responder
6
0
#6871 19:30 17/1/2018

Somos diferentes en algunas cosas, pero aquí se habla de derechos. Y ahí aspiramos a ser iguales.

Responder
4
0
Miguel A. 15:00 17/1/2018

Excelente. El análisis y la pedagogía

Responder
4
0
Mónika 10:31 17/1/2018

Lectura obligada para tod@s los nuev@s neoliberalistas de izquierdas.

Responder
7
1
#6872 19:30 17/1/2018

Llamemosles Unionistas, por ejemplo.

Responder
2
1
JRdeRivera 2:42 17/1/2018

Síntesis casi perfecta de la cuestión. Un diagnóstico.acertado para iniciar la societaria a la clase machista

Responder
4
0
Rocio 19:18 16/1/2018

Buenisimo

Responder
8
0
Paula Romero 19:02 16/1/2018

Muy de acuerdo.Salud e Igualdad.

Responder
7
0
#6784 17:11 16/1/2018

¡Chapeau!

Responder
8
0
Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Destacadas

Vejez
Maltrato institucional en las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid

Un centenar de personas protesta frente a la Dirección General de Atención a la Dependencia y al Mayor por la falta de personal y el sufrimiento que sufren muchos mayores. 

Violencia policial
Asesinato de la ecologista Gladys Del Estal: ¿premio por condena?

Se cumplen 40 años desde que un guardia civil mató a la ecologista Gladys del Estal en un festival antinuclear en Tudela (Navarra). La Audiencia Territorial de Pamplona impuso al agente una pena menor de 18 meses, pero éste fue condecorado poco después con una cruz al mérito, sin haber cumplido todavía la condena. Del Estal se convirtió en un símbolo para el movimiento ecologista, y su muerte, otro ejemplo de impunidad policial.

Elecciones generales del 28 de abril
Elecciones y violencia machista: qué dicen y qué hacen los principales partidos
Prisión permanente, cambios en la tipificación de los delitos contra la libertad sexual, una ley que garantice autonomía a las víctimas y feminismo liberal son algunas de las propuestas.

Últimas

Violencia policial
Asesinato de la ecologista Gladys Del Estal: ¿premio por condena?

Se cumplen 40 años desde que un guardia civil mató a la ecologista Gladys del Estal en un festival antinuclear en Tudela (Navarra). La Audiencia Territorial de Pamplona impuso al agente una pena menor de 18 meses, pero éste fue condecorado poco después con una cruz al mérito, sin haber cumplido todavía la condena. Del Estal se convirtió en un símbolo para el movimiento ecologista, y su muerte, otro ejemplo de impunidad policial.

Migración
“Servicios Sociales no debería quitar los hijos a migrantes pobres”
El activista panafricanista denuncia la práctica de Servicios Sociales de retirar a niños y niñas de familias vulnerables en lugar de ofrecer alternativas.
Ecofeminismo
Limpieza, de lo personal a lo político
¿Se puede ser ecofeminista y tener la casa como los chorros del oro? La autora de este artículo se cuestiona la necesidad de limpiar a fondo la casa y sobre todo recuerda que la mayoría de los productos de limpieza son tóxicos y altamente contaminantes.
Represión
Anulada la aplicación de la Ley Mordaza contra el periodista de Hala Bedi

Tras casi dos años de proceso, el juzgado invalida la sanción contra Mikel Saénz de Buruaga y condena al Gobierno vasco a pagar los costes judiciales. La sentencia es firme y no admite recursos ordinarios.