5 productos fabricados con cannabis que no imaginarías

¿Qué se puede hacer con la planta de cannabis? No, no es una pregunta capciosa. Además de fumar sus flores, hay muchísimos otros usos, y algunos son de lo más sorprendentes.

Esteban Lleonart

publicado
2018-01-25 08:30:00

Sin dudas, todos conocemos el principal uso del cannabis. En España, según datos del año pasado, hasta el 7,3% de la población, o sea unos 2,2 millones de personas (en una encuesta a personas entre 15 a 64 años), afirmó fumarlo, y son un 2,1% quienes dicen consumirlo a diario. Pero más allá de los millones que con frecuencia disfrutan fumarse un porro, ya sea por salud o simplemente por disfrute, la planta de cannabis tiene varios otros usos además de los medicinales y de hacernos flipar con un disco de los Beatles (o inserte aquí su banda favorita para acompañar el humo).


El cáñamo, una variante con poco contenido de THC que está aprobado en gran parte del mundo como insumo industrial, tiene aplicaciones de todo tipo: algunas son bien sabidas y conocidas desde la antigüedad, ya que se usa para la fabricación de papel, cuerdas e incluso de vestimentas desde hace miles de años, pero en la actualidad hay muchos otros objetos que se hacen utilizando al cáñamo como materia prima, y muchos otros con cannabis rico en TCH (cuya situación legal depende de cada país), y algunos ni los sospecharías. A continuación, una lista de algunos de los más curiosos:


1. Coches

Quienes hayan visto la película de Cheech y Chong “Como humo se va” (Up in smoke) recordarán que el dúo de fumones cruza la frontera con una van cuya carrocería está hecha – sin que ellos lo sepan - íntegramente de fibra de marihuana. Pues bien, eso no está tan alejado de la realidad, ya que la compañía canadiense Motive Industries desarrolló en 2010 el prototipo de un auto eléctrico llamado Kestrel EV, cuya carrocería está compuesta casi completamente de un material derivado del cáñamo. A la fecha no hay producción comercial de este vehículo, que curiosamente, no es el primero en estar hecho con cáñamo. En 1941 Henry Ford ideó un automóvil con carrocería de bioplástico, que tenía al cáñamo como uno de sus componentes. Además, en la actualidad existen investigaciones sobre el desarrollo de carrocerías hechas con fibras de hierba de elefante y cáñamo, que podría traer grandes beneficios para el medioambiente, ya que serían biodegradables.

2. Bicicletas

Seguimos con los transportes, y en este caso vamos con uno que es un fiel compañero del fumón: La bicicleta. El fabricante estadounidense Erba Cycles crea productos hechos a mano con bambú y cáñamo. Vienen en distintos modelos, apropiados para el paseo urbano, los caminos pedregosos, o las playas, y cuentan con un cuadro de bambú (ultra liviano y súper resistente) que está ligado con fibra de cáñamo, lo que le proporciona enorme durabilidad.

3. Cervezas

Si crees que una cerveza fría y un porrito van bien juntos, imagínate si la cerveza tiene, directamente, sabor a marihuana. Se trata de bebidas con sabor pero sin THC, así que no esperes una combinación explosiva, pero bien puede ser interesante para los que disfrutan del sabor del cannabis (y de tomarse una caña). En España, por ejemplo, está Cannabeer, que produce tres versiones distintas de su cerveza cannábica, y en Alemania se produce la Cannabis Club, que curiosamente fue un éxito en Uruguay luego de que se legalizara el consumo en 2013.

4. Tampones

Los efectos analgésicos del cannabis son bien conocidos, por eso el laboratorio de California, Estados Unidos, Foria ha comercializado unos tampones que, según afirman, alivian el dolor menstrual. Técnicamente hablando, se trata de supositorios vaginales más que tampones, que relajan los músculos y ayudan a aliviar los dolores pélvicos, según sostiene la misma empresa.

5. Casas

Sí, es casi el sueño del fumón, pero es cierto: se puede vivir en una casa hecha de cannabis. O algo parecido. El material llamado Hempcrete, u hormigón de cáñamo, es en realidad un conglomerado de fibras de cáñamo y cemento portland o cal hidráulica. Se utiliza para construcción y como aislante, y es sumamente ecológico, ya que durante su fabricación se destruye más dióxido de carbono del que se genera. Una empresa que trabaja con estos materiales es la estadounidense Hemp Technologies, que ha realizado construcciones con Hempcrete en Estados Unidos, México, Australia y Nueva Zelanda. En España, la empresa Cannabric realiza construcciones y proyectos varios con hormigón de cáñamo. 

2 Comentarios
#7366 17:12 25/1/2018

la bicicleta es color cañamo, no de fibra de cañamo..

Responder
0
0
Gabi 20:21 9/2/2018

No. "Made with hemp (or flax) fiber joints" http://erbacycles.com/bamboo-bikes/erban-speedster/
Realmente hay cáñamo en esa bicicleta.

Responder
0
0

Destacadas

Vivienda
El PNV no apoyará la ley de vivienda presentada por la PAH

El Partido Nacionalista Vasco se abstendrá en la votación para el trámite de la ley de vivienda que se discute en el Congreso, ya que considera que la propuesta presentada por la PAH supone invasiones competenciales en los ámbitos social, fiscal y de vivienda.

Ganadería
Producción animal, más allá del sí o el no

La previsión de aumento de las exportaciones ha impulsado un sector cárnico dominado por la ganadería intensiva, a pesar de los problemas ambientales y sociales que genera.

Crímenes del franquismo
El relator de la ONU reclama al Gobierno español que deje de obstaculizar los juicios por crímenes franquistas

El relator especial de la ONU para la promoción de la Verdad, la Justicia, la Reparación y la Garantía de No Repetición, Fabián Salvioli, afirma que el Gobierno español, más allá de resignificar el Valle de los Caídos, debe dejar de obstaculizar los procesos judiciales por crímenes del franquismo.

Movilidad
El Ayuntamiento abre la puerta a Google para privatizar la gestión de datos de tráfico de Madrid

Un convenio entre el Ayuntamiento y la empresa Carto DB permitirá gestionar a Google, a través de su proyecto Waze Connected Cities, los datos de tráfico en la ciudad. 

Promiscua
Los entrepreneurs
Quedé con varios hombres bimbo. Pero... ¡ay!, la política...