Ramón Grosfoguel: “Si te posicionas del lado del Estado españolista, no te quejes”

El profesor Ramón Grosfoguel considera que Podemos es “la violación del derecho de autodeterminación y lo opuesto a la soberanía de los pueblos”.

El profesor Ramón Grosfoguel
Ramón Grosfoguel, profesor del Departamento de Estudios Étnicos de la Universidad de Berkeley. Fotografía de Cristofer Vargas.

publicado
2018-05-27 06:00:00

Ramón Grosfoguel (Puerto Rico, 1956), profesor del Departamento de Estudios Étnicos de la Universidad de Berkeley, está considerado uno de los máximos referentes ideológicos dentro de la teoría decolonial. Su voz ha resonado con fuerza dentro de los foros de la izquierda en el Estado español en el último año debido a la contundencia con que ha argumentado en contra de la posición tomada por Podemos en referencia al Procés catalán. Sus vídeos, en particular una discusión mantenida con Juan Carlos Monedero, se han convertido en virales. Nos encontramos con él en una céntrica cafetería de A Coruña para conversar acerca del Procés y de las consecuencias que este ha acarreado.

Usted ha definido en diferentes ocasiones al Estado español como un Estado imperialista-colonial. En este sentido, ¿podemos considerar el proceso de autodeterminación del pueblo catalán como un proyecto decolonial?
Como un proyecto anticolonial definitivamente. Decolonial no sé, no estoy seguro, porque lo decolonial ya plantea muchas otras cosas. Plantea un cambio epistemológico en el proyecto político que te estás planteando. Yo no creo que todo el independentismo catalán se plantee la creación de una República en el sentido indígena plurinacional o en el sentido kurdo confederal. Es decir, donde el Estado no sea el Estado-nación de una nación, una identidad, una población que corresponde a esa identidad. Eso es una gran ficción, no existe en ninguna parte del mundo. Y no creo que todo el mundo, ni siquiera la mayoría, se esté planteando eso.

Eso está planteado en grupos como la CUP, la gente de la izquierda más radical independentista catalana. Una República que sea antisistémica, que no solo sea anticapitalista sino también antipatriarcal, antirracista, anticolonial, que no sea imperialista, que mire hacia el Sur y que no sea otra república más dentro de la Unión Europea... Hay propuestas muy interesantes que vienen de los grupos más radicales.

Ya no es suficiente con ser simplemente república anticapitalista porque no estamos hablando solamente de un sistema económico, estamos hablando de una civilización-mundo que nace de la expansión colonial europea

Y la idea de descolonizar el concepto de Estado-nación, el concepto de República, de romper con esa ficción de un Estado-una nación-una población que ha creado más problemas que soluciones. Es la forma de autoridad política por excelencia de la Modernidad occidental, que lo que hace es crear estructuras de dominación, de exclusión , etc.

Lo que ha pasado con los movimientos de liberación nacional del siglo XX ha sido que fueron anticoloniales-anti-imperialistas, pero no decoloniales en su pensamiento. Por tanto, han hecho luchas de liberación que han derrotado el poder colonial-imperialista, pero no han logrado construir otra cosa nueva porque en el chip mental siguen con los paradigmas eurocéntricos reproduciendo otra vez todos los esquemas y todas las estructuras contra las cuales estaban luchando. Una de ellas es esto del Estado-nación, que es una estructura muy problemática.

La otra cuestión es el concepto mismo de República. Ya no es suficiente con ser simplemente república anticapitalista porque no estamos hablando solamente de un sistema económico, estamos hablando de una civilización-mundo que nace de la expansión colonial europea, y que hoy es una civilización planetaria, ya no existen otras civilizaciones alternativas. Estamos todos adentro de esta civilización planetaria, el mecanismo usado ha sido el colonialismo, a través del colonialismo lograron destruir todas las otras civilizaciones e incorporar a esta en todo el planeta. Estamos en una civilización de muerte por la destrucción, no solamente de seres humano, sino de la vida en su sentido más general, por el desastre ecológico que tiene una civilización que opera con la cosmología cartesiana del mundo, que es una cosmología dualista.

Ya no es suficiente con ser República anticapitalista como diría mucha gente en la CUP, hay que pensar una República antisistémica que aborde todos los ejes de dominación de esta civilización-mundo

Toda tecnología tiene cosmología, por tanto toda tecnología que se ha construido en el sistema-mundo en los últimos cuatrocientos años ha sido del tipo dualista-cartesiana, es decir donde no se concibe la reproducción de la vida sino la destrucción. Si pones en una exterioridad la naturaleza y otras formas de la vida humana ontológicamente duales, entonces no te preocupas por destruir estas formas de vida porque se supone que no afectan a la vida humana. Pero en realidad estas cosas están imbricadas, por tanto lo que ocurre es que desarrollas tecnología destructiva de la vida, y el desastre ecológico tiene todo que ver con eso. No es solamente que el capitalismo es un aparato voraz de acumulación de capital y ganancias que se lleva todo por el medio, es que además opera con una cosmología dualista-cartesiana que es destructiva de la vida.

Digo esto porque ya no es suficiente con ser República anticapitalista como diría mucha gente en la CUP, hay que pensar una República antisistémica que aborde todos los ejes de dominación de esta civilización-mundo, que yo le llamo un sistema-mundo capitalista/patriarcal occidentalocéntrico/ cristianocéntrico moderno/colonial. Uso esa frase larga a riesgo de sonar ridículo precisamente para nombrar todo lo que está en juego, que no es solamente un sistema económico, sino muchas otras cosas. Y que ese sistema económico ya está organizado desde adentro no como superestructura, sino como constitutivo de la acumulación de capital por todas las lógicas de la Modernidad occidental, patriarcales, cristrianocéntricas, racistas, eurocéntricas, cartesianas, etc. Por eso el capitalismo es tan destructivo de la vida, es ecologicida, es genocida, es epistemicida; porque está organizado desde adentro con lógicas civilizatorias de la Modernidad. Y para eso hay que pensar en un proyecto político de cara a, por ejemplo, la lucha en Catalunya, que tome en cuenta todos los ejes de dominación y que nos descolonicemos de los paradigmas que han formado la manera de pensar. Autoridad política, economía, la forma de relación entre la vida humana y otras formas de vida, todo, hay que hacer una descolonización de todo eso.

En uno de sus vídeos usted ha asegurado que en octubre del año pasado se dio en Catalunya un momento de oportunidad que se perdió, pero que momentos como estos generan una nueva subjetividad, una nueva verdad, que se debe transformar en una nueva respuesta política. ¿Cree que las fuerzas catalanas están siendo capaces de articular una respuesta política acorde a esta nueva realidad?
Lo que ocurrió el 1-O y el 3-O en Catalunya es lo que el filósofo Alain Badiou llamaría el acontecimiento, o Walter Benjamin el tiempo mesiánico, o los indígenas quechuas el Pachakuti. Todos estos conceptos están nombrando la irrupción de algo inesperado en una situación. La situación tiene una lógica de reproducción monótona-continua, y de momento irrumpe un movimiento social que nadie se esperaba y hay un levantamiento , y hay una cosa que ocurre que era totalmente impensada por la lógica de la situación. Esos acontecimientos siempre son efímeros, nunca son duraderos.

Para ponerte ejemplos, el caracazo en Venezuela fue un acontecimiento efímero, un levantamiento popular contra el austericidio del FMI en 1989, que pudo haberse quedado como una cosa anecdótica si no se le daba respuesta política al acontecimiento de acuerdo a la nueva subjetividad que se produce en el acontecimiento que marca un antes y un después, ya que la gente ya no está subjetivamente donde estaba antes. Ocurre algo donde la gente hace una ruptura en su subjetividad y ya no vuelve al punto en el que estaba.

Los acontecimientos, si no se les da respuesta política, se quedan en algo anecdótico a pesar de que la gente cambie su subjetividad, porque si no se traduce en un nuevo discurso político que dé cuenta de la nueva verdad que emerge del acontecimiento, este se desvanece y queda como algo anecdótico en la historia. Lo que hace que el acontecimiento tome vida es si hay un movimiento político que articula un discurso de acuerdo a la nueva verdad y a la nueva subjetividad. Eso fue Hugo Chávez para el caracazo. Y fíjate que la respuesta al acontecimiento no ocurre necesariamente un mes después, usualmente toma años, osea que al ciclo político que inicia un acontecimiento no necesariamente se le va a dar respuesta un año después. Hugo Chávez tomó nueve años. O el caso de la guerra del agua en Bolivia, que fue un acontecimiento que tuvo como respuesta política a Evo Morales y el MAS. En el caso de Argentina, con el que se vayan todos y el corralito, la respuesta política fue el kirchnerismo. En el caso de Ecuador el acontecimiento fue la caída del presidente Gutiérrez con el levantamiento indígena en Quito, y la respuesta fue el Movimiento Ciudadano de Correa.

Podemos hizo una lectura muy parecida, porque son latinoamericanistas que estudiaron con Heriberto Cairo e hicieron tesis doctorales donde trabajaron América Latina, y entendieron esto. Cuando vino el 15M ellos la pregunta que se hicieron fue “¿de qué es la respuesta política el 15M?”, porque el acontecimiento fue el 15M, que fue efímero como cualquier acontecimiento, pero que produjo un cambio en la subjetividad de la gente que participó. Entonces ellos, al darle respuesta al acontecimiento, producen un nuevo discurso político que da cuenta de eso y que atrae a millones de personas que fueron afectadas por el acontecimiento, personas cuya subjetividad estaba ya en otro lado. Ellos le hablaron a esa gente, pero ese ciclo se agotó. Y se agotó en gran medida porque ellos dejaron de ser fieles al acontecimiento, se convirtieron en un partido del régimen.

Todo el lenguaje de la casta, del no somos ni de izquierdas ni de derechas, articuló un sentir de una nueva subjetividad que nace del acontecimiento del 15M

Comenzaron como un partido contra el régimen, abandonaron ese discurso, y trataron de repetir el modelo de ocupar el espacio del PSOE dentro del régimen. Al hacer eso tuvieron que abandonar todo el nuevo discurso político, que era muy creativo e innovador, por el cual generaron tanta ilusión al principio y tuvieron tanto éxito. Porque todo el lenguaje de la casta, del no somos ni de izquierdas ni de derechas, articuló un sentir de una nueva subjetividad que nace del acontecimiento del 15M. Pero luego abandonaron todo eso, lo dejaron de lado, porque se metieron en la realpolitik y en el pragmatismo de ver cómo ocupaban el puesto del PSOE, y ahí se cerró el ciclo. El ciclo tuvo vida mientras el discurso de Podemos daba cuenta de la nueva subjetividad del acontecimiento.

El concepto de plurinacionalidad de Podemos es realmente el de multiculturalismo liberal. Yo reconozco tu identidad, te doy migajas para que brinques y saltes en tu carnaval, pero no cuestiones quién decide aquí

La pregunta es de qué es respuesta el 1-O y el 3-O, y lo lanzo como provocación y porque sería interesante abrir un debate sobre esto. Ahí ocurrió algo inesperado por la lógica de la reproducción de la situación estructural, y es que apareció un pueblo a defender su soberanía, el derecho a decidir. Un pueblo que no estaba defendiendo las urnas y preguntándole al otro “¿tú qué vas a votar? ”. No importaba lo que se iba a votar, allí se estaba defendiendo el derecho de la nación catalana a decidir su destino. Y había miles de no independentistas que con sus cuerpos defendieron ese derecho a votar.

La figura de Albano Dante Fachín es una figura muy interesante que nace del acontecimiento y que sin ser independentista es consecuentemente soberanista. No en el sentido de Podemos, porque Podemos no cree realmente en la soberanía de los pueblos ni cree en lo plurinacional como lo conciben los indígenas latinoamericanos que implica un diálogo horizontal entre nación y nación, sino que el concepto de plurinacionalidad de Podemos es realmente el de multiculturalismo liberal. Yo reconozco tu identidad, te doy migajas para que brinques y saltes en tu carnaval, pero no cuestiones quién decide aquí.

Aquí la soberanía la sigue teniendo el Estado imperial-colonial español, tú puedes decidir en tu referéndum cómo te quedas dentro del Estado. ¿Qué derecho de autodeterminación es ése si ya la izquierda españolista te está condicionando las opciones que puedes votar? Es realmente una burla, y es la reproducción de un discurso imperialista-colonial pero desde la izquierda españolista.

Hay una nueva subjetividad que tiene una visión crítica tanto del régimen del 78 y de España como de Europa, que no necesariamente son independentistas

Entonces nace un nuevo sujeto político que son los soberanistas catalanes que no son independentistas, por lo que el discurso político tiene que dar cuenta del acontecimiento porque hay una nueva subjetividad y una nueva verdad. La gente ya no está donde estaba el 30 de septiembre, la gente está en post 1-O. ¿Eso qué quiere decir? Que el cuento de España y de la democracia del régimen del 78 se acabó, ya nadie cree en eso después de lo que vivieron. El cuento de la Europa cuna de derechos civiles y democráticos que los iba a defender frente a España se fue a la basura. Hay una nueva subjetividad que tiene una visión crítica tanto del régimen del 78 y de España como de Europa, que no necesariamente son independentistas. Incluso independentistas que se creían que Europa los iba a venir a defender ya no se creen eso. Hay un cambio en el chip mental que es muy importante.

Cuando estuve en las elecciones catalanas de diciembre, que me invitaron a participar en algunos actos con la CUP, yo no vi que actualizaran el discurso. Yo vi como si estuviéramos en las elecciones autonómicas de septiembre del 2015. Vi a todos los partidos y a todas las fuerzas repitiendo el mismo discurso de siempre. No vi a nadie que asumiera el discurso del acontecimiento excepto una persona, Albano Dante Fachín. Fue el único que yo vi, y cuando él hablaba le tocaba la fibra a todos los catalanes, la gente le aplaudía, porque estaba tocando algo del acontecimiento que les tocaba a todos, seas independentista o no.

Soberanía no es equivalente a ser independentista, soberanía es equivalente al derecho del pueblo a decidir, lo cual puede ser una solución federalista, confederalista, independentista, etc

De hecho, los independentistas le tienen un gran respeto a Albano Dante Fachín, además de todo ese pueblo que no es independentista pero que dio el salto al soberanismo. Federalistas, confederalistas, como tú quieras, pero que ya están fuera del régimen de las autonomías del 78. Esto es muy importante porque ahora creo que el discurso político de la izquierda soberanista catalana, y cuando digo soberanista ya no me refiero solamente al independentismo, tiene que de alguna manera dar cuenta del acontecimiento, y se tiene que producir un nuevo discurso y una nueva concepción de la soberanía.

Soberanía no es equivalente a ser independentista, soberanía es equivalente al derecho del pueblo a decidir, lo cual puede ser una solución federalista, confederalista, independentista, etc. Hay otras fórmulas para eso. Y, en ese sentido, creo que hay un potencial enorme para hacer un gran frente unido popular que integre tanto soberanistas independentistas como soberanistas federalistas.

Cuando digo esto no estoy hablando de Podemos, que quede claro, porque para mí Podemos es la violación del derecho de autodeterminación y es lo opuesto a la soberanía de los pueblos. Estoy hablando de otra cosa, estoy hablando de la gente que se salió de Podemos como Albano Dante Fachín, y de la gente que, aunque no estaban en Podemos, dieron el salto a la soberanía sin ser independentistas. Tengo muchas amistades en Catalunya que son así y que fueron con sus cuerpos a defender el derecho a votar. Aparecieron allí sin ser independentistas y, luego de lo que vivieron, no quieren saber de España. Y no necesariamente articulan un discurso independentista sino soberanista, federalista, etc. Y es gente que respeta.

Si se va a un referéndum y el pueblo catalán vota por la independencia, aunque ellos no sean independentistas apoyarían que esa es la decisión mayoritaria del pueblo y no se irían en contra como hacen estos de Podemos, que ni siquiera conciben eso como posibilidad de opción a votar. Ellos te condicionan a priori las posibilidades de votar. Así que yo no estoy hablando de los Comunes y estas cosas, estoy hablando de un federalismo soberano consecuente.

Entonces, vamos a mirar el caso de Córcega. Allí ahora mismo hay una coalición de soberanistas independentistas y soberanistas autonomistas (autonomistas en Francia no quiere decir el autonomismo de aquí, es lo que las Naciones Unidas reconocen como República autónoma), que gana tranquilamente las elecciones. Tienen una plataforma de lucha y demandas del pueblo corso, y están negociando con el Estado francés. Si se hiciera algo así en Catalunya sería muy potente porque el movimiento soberano tendría tranquilamente dos tercios de los votos. Si ya el independentismo tiene casi el 50% de los votos, tú le añades otro 15% u otro 20% y tendrían un poder enorme en términos de interpelación de la nación catalana, y les daría un gran respiro en términos de legitimidad. Sin embargo todavía no veo ese gesto. He hablado con individuos de la izquierda catalana que lo ven y que están por ahí, pero no veo todavía a ninguna organización haciendo este gesto. Albano intentó hacer algo para hacer unas coaliciones en está dirección, pero era muy prematuro porque todavía no estaba allí el discurso y le dijeron que no. ¿Y qué hizo él? Llamó a votar por los partidos independentistas sin ser independentista. ¿Por qué? Porque dijo “la única garantía que tenemos de un proceso constituyente soberano es votando al independentismo”. Digo esto porque por ahí va mi interpelación del caso catalán, que es un ejemplo de un caso en el que hubo un acontecimiento y la única manera de ser fiel al mismo es renovando el discurso político de acuerdo a esa nueva subjetividad.

Y si eso es así en Catalunya, imagínate en Galicia donde el movimiento independentista no tiene los números ni la fuerza para convocar grandes mayorías. Tienes que revisar el concepto de soberanía, tienes que ampliarlo para incluir gente como Albano Dante Fachín, que existen aquí en Galicia y que podrían perfectamente incorporarse a un proceso de ese tipo, pero para eso tienes que crear estructuras organizativas que no lleven el sello de una organización. Se tiene que empezar por hacer estructuras de frentes amplios donde quepa todo el soberanismo.

Lo otro que hay que hacer es que el soberanismo tiene que dejar de ser un discurso única y exclusivamente de identidad. Tiene que ser un discurso que asuma los problemas de un pueblo, y la soberanía se tiene que insertar en ese discurso para que soberanía signifique comer mejor. Que no sea celebrar solamente la lengua y la identidad, sino que tiene que ir más allá. Para que cale en los pueblos, para que sea un movimiento de soberanía popular, tiene que vincular la soberanía a el control sobre los recursos de una nación, sean energéticos, primarios, referentes al control de la autoridad política, los impuestos, etc. Tiene que ir sobre una serie de cosas que le muestren a la gente que tener más soberanía implica mejoras en su calidad de vida. Un discurso soberanista que se queda en la lengua, en la cultura, en la identidad, no le va a llegar a muchas personas, porque mucha gente no le ve el sentido al celebrar eso pero le ve sentido a mejorar su situación. Por eso tienes que hacer un discurso soberanista popular con un matiz social y no solamente identitario. Y no estoy diciendo que no sea importante defender la identidad, no estoy diciendo que se descarte eso, sino que tiene que estar acompañado de demandas sociales. Y yo no veo eso de una manera fuerte en los movimientos soberanistas gallegos. Hay intentos, hay esfuerzos, se puede ver en el discurso de Ana Pontón un intento de ir en esa dirección, pero todavía no lo ves como una cosa generalizada en el BNG, por ejemplo. O luego tienes lo opuesto, gente que atiende lo social pero abandona lo nacional, que es el caso de Anova, que se fueron por el lado de recuperar lo social en el planteamiento soberano y se olvidaron de lo soberano. Se olvidaron de la situación nacional gallega y terminaron de alguna manera de rabo de Podemos.

¿Qué lecciones deberían sacar los partidos soberanistas de las naciones periféricas de la respuesta que el Estado dio al movimiento catalán?
Esto es muy importante. Yo creo que hay que hacer un debate en todas las naciones sin Estado sobre qué significa soberanía popular después del 1-O y del artículo 155. Cualquier estrategia soberanista tiene que tener como centro una lucha transversal y horizontal entre las naciones sin Estado. Se demostró en Catalunya que los catalanes solos no pueden. Si se van a hacer ese tipo de luchas tiene que haber una coordinación con las naciones sin Estado donde tiene que haber o movimientos que surjan al mismo tiempo, parecidos, o al menos una solidaridad mejor organizada. Ahora mismo los catalanes se quedaron solos. Se demostró que solos no pueden, y esa es una de las lecciones que sacaría.

Tienes que hacer un trabajo que no sea el trabajo siempre folclórico donde en una mesa se reúnen un gallego, un vasco, un andaluz y un catalán que hablan sobre lo que pasa en su país, mostrando solidaridad cada uno con el otro, pero que luego al acabarse la mesa se van y no se hablan más hasta el próximo evento folclórico. Tiene que haber lazos organizativos de trabajo político, no se puede seguir en esa dispersión porque no va a funcionar. Ya se vio en Catalunya que, aún con ese movimiento de masas, solos no pudieron.

La segunda lección ya la mencioné, y tiene que ver con ese tema de cómo entiendes el soberanismo. Tienes que tener un concepto de soberanía que desborde el independentismo para que tengas de verdad una fuerza popular, sino se divide el movimiento.

Otra cosa es que tienes que romper con la encerrona donde te quiere encasillar el Estado españolista de que la República catalana lo que va a hacer es imponer el catalán a toda la gente que vive ahí. Tienes que salirte de ese encasillamiento en que te ponen. Si tú respondes a eso con un “pues sí, aquí la lengua es el catalán”, ya te encasillaste y te echas en contra a un montón de gente que está ahí, que son catalanes, que vienen de otros orígenes, y que el catalán no es su lengua. Tendrías que plantear un proyecto que esté más allá del Estado-nación, por eso este concepto es muy problemático porque entonces repites contra otra gente aquello contra lo cual estabas luchando. Tendrías que tener un proyecto, por ejemplo, de diversidad lingüística, donde en comunidades que quieran tener la escuela en castellano la puedan tener, o si la quieran tener en urdu porque hay comunidades pakistaníes en Barcelona la puedan tener. No puedes venir con el esquema de Estado-nación donde hay una nación, una lengua, y se uniformiza a todo el mundo como hace la República francesa. Si vas a hacer eso apaga la luz y vámonos, porque vas a hacerle a otra gente lo que ya te han hecho a ti. Ahí tienes que tener una forma de autoridad política que sea más plurinacional, no en el sentido de Podemos, sino en el sentido indígena, o una confederación de pueblos como los kurdos, algo así. Tienes que tener otro modelo de autoridad política que se desentienda de la noción de Estado. 

En lo que refiere a las repercusiones que el proceso catalán está teniendo a nivel estatal, hay una gran preocupación en la izquierda por el ascenso en las encuestas de Ciudadanos ¿Por qué cree que la ciudadanía está escorándose a nivel estatal hacia la derecha? ¿Qué responsabilidad tienen los partidos pertenecientes a lo que usted define como izquierda españolista?
Creo que la manera en que Podemos intenta explicar el ascenso de la derecha y la pérdida de seguidores que han tenido es una cosa impresionante. Le echan la culpa a los catalanes. Lo que dicen es que ellos tienen un discurso que es el más racional, y así lo ha dicho Pablo Iglesias, mientras que los independentistas tienen un discurso irracional porque están demandando cosas que no son posibles y el Estado de España tiene un discurso anti derecho a que los catalanes decidan. Entonces, ellos dicen tener el discurso más racional que es el de hacer un referéndum legal. Pero, ¿qué pasa? Dicen que el discurso es el más racional, pero que no le llega a nadie, no emociona a nadie, no tiene afectividad con nadie. Porque, claro, los nacionalistas tiene sus símbolos de afectividad, y la gente del Estado español tienen sus símbolos de afectividad, y un discurso racional como el de ellos, que era el mejor de todos, no tuvo éxito. Eso es una manera de camuflajear sus propios problemas políticos, porque si quedaron donde quedaron en todo este proceso fue por no tener una posición clara.

En otras palabras, ¿por qué ellos quedaron donde quedaron en ese proceso? ¿Por qué la derecha terminó ocupando el espacio? Porque ellos se posicionaron con las posiciones del Estado españolista, de la derecha, contra el movimiento por el referéndum en Catalunya. Ellos coincidieron con Rajoy diciendo que era ilegal, que no se podía participar, y que no se debía reconocer, y llamaron a boicotear el referéndum. Y dijeron: “si yo fuera catalán, yo no votaría en ese referéndum”. Eso lo dijo Pablo Iglesias muchas veces. Perdóname, pero tú no eres catalán, cállate la boca y que los catalanes decidan lo que quieran decidir. ¿Que tú no eres independentista? Vale, no tienes que serlo, pero respeta que hay un acto de desobediencia civil (que es el primer acto realmente de masas que pone en cuestión el régimen del 78). Y en lugar de tú como izquierda vincularte, apoyarlo, participar, aunque sea como dijo Boaventura de Sousa Santos documentando la represión del Estado como observadores, te fuiste del lado del Estado español. Y eso tiene un coste político, tanto desde el punto de vista de los catalanes como desde el punto de vista del País Vasco o de Galicia. La ciudadanía ve esto y piensa que esta gente que tanto se llena la boca hablando del régimen del 78 y de que hay que acabar con él, cuando tuvo una oportunidad, mostró la careta de un partido de régimen. Son un partido del régimen del 78, lo mostraron de una vez por todas. 

¿Para qué votar por la fotocopia, por la gente que está imitando? (…) Vota PP o Ciudadanos que son los originales, para qué vas a votar a Podemos si es la fotocopia 

¿Eso qué hizo? Que mucha gente de las naciones sin Estado se desilusionara con el proyecto de Podemos, y que mucha gente dentro del Estado español los viera como inconsecuentes porque se quedaron en un limbo político. Si te posicionas del lado del Estado españolista, no te quejes si el PP y Ciudadanos capitalizan ese apoyo, porque tú estás reproduciendo un discurso imperial-colonial y estás siendo participe y cómplice de eso. En otras palabras, como dice el famoso fascista francés Jean-Marie Le Pen: “voten por el original, no por la fotocopia”. ¿Para qué votar por la fotocopia, por la gente que está imitando? Vota por nosotros que somos los originales. Vota PP o Ciudadanos que son los originales, para qué vas a votar a Podemos si es la fotocopia.

Te pusiste en el campo político del lado del régimen, y no te quejes si ahí pierdes la batalla, porque en ese terreno no tienes nada que ganar con un discurso de izquierdas. Te posicionaste con un discurso de derechas, luego no te quejes si los votos van para la derecha y no para ti, y no te quejes si ahora las naciones sin Estado están desilusionadas con tu proyecto, sobre todo en Catalunya donde los castigaron fuertemente en las elecciones. 

Por último, ¿por qué el nacionalismo español no se ve a sí mismo como un nacionalismo sino que se considera neutral?
Porque cuando estás en una situación de privilegio hablas desde un no-lugar, desde una situación donde nadie te está oprimiendo por tu lengua, y no tienes que defender tu identidad, no es necesario porque tú estás en el poder. Entonces, como no tienes necesidad de hacer eso, pareciera que no hay nacionalismo españolista, pero cuando surgen situaciones de crisis como la catalana aparecen las banderas. En la cotidianidad, cuando esos momentos de acontecimientos de crisis no están, se guardan las banderas en los armarios porque no tienen que defender nada. Entonces, hablan desde un no-lugar, desde un uni-versalismo, como si los demás fueran los particularistas y su discurso fuese el universal.

Que eso lo haga la derecha, bueno, es entendible. Pero que lo hagan proyectos de izquierdas como Podemos o Izquierda Unida es una gran vergüenza porque se están localizando en el punto cero universalista de un discurso que aparenta no estar situado, pero que está hiper situado como nación opresora españolista. Y son ciegos a las represiones que generan, tanto de tipo nacional como de tipo racial, y no le dan siquiera importancia. Eso es lo que pasa, que el españolismo se caracteriza por ser un discurso que es ciego a su propio españolismo, es un nacionalismo que se camuflajea, pero tiene que ver con la posición de privilegio.

El que está en el privilegio no tiene que defender su identidad, ¿para qué? Si ya es dominante. El que defiende su identidad es el que está abajo, el que está siendo oprimido. El que está arriba la deconstruye todo lo que quiera porque está tranquilo en el poder, nadie le está cuestionando su lengua, su identidad, nada. Entonces vienen con esa cara de “yo no fui” a decirnos que aquí nadie es nacionalista español, que eso no existe. Y ese es el peor de los nacionalismos, el que no sabe cuan nacionalista es. Son chovinistas imperalistas-coloniales. No se dan cuenta, pero eso es lo que son.

56 Comentarios
#19202 14:11 22/6/2018

Aquí una critica la mar de interesante a la perspectiva decolonial, desde el marxismo latinoamericano. Y muy en la línea de los comentarios criticos aqquí vertidos. "el giro decolonial se inscribe en la lógica del Foro Social Mundial (FSM) y su propuesta de “otro mundo es posible”, combinando rasgos reformistas y anti-comunistas" : https://www.mas.org.ar/?p=5474

Responder
0
0
#17382 22:37 27/5/2018

Grosfoguel, con sus 120,000 euros de salario anual en Berkeley, reivindicando en México, en el museo de la Fundación Jumex que “no hay que ser anticapitalistas, hay que ser antisistémicos” (Ehhh!?) viniendo de un personaje de la academia yanqui no es de extrañar, sabe que no hay que morder la mano que da de comer. Sin embargo por acá sea pasea, orgulloso, en espacios anti-capitalistas, sin despeinarse.

También pensaba, con otros colegas, en lo raro que es que en Estados Unidos haya está fragmentariedad académica, no por disciplinas científicas (Sociología, Antropología, Psicología..) sino por espacios geográficos o poblacionales/identitarios (estudios latinoamericanos, de género, de Asia del sur, de Micronesia, de los Apalaches, de los Jóvenes, etc, etc).... ¿Se imaginan acá estudios sobre el Raval sur, Raval norte o un departamento de estudios sobre los gitanos de gracia?

Todo muy absurdo

Pero sobre todo pensaba en como desde los Cultural Studies gringos, los académicos como representantes de esa clase de “los dominadores dominados”, es decir, la pequeña burguesía intelectual, han tomado la misión dada por las clases dirigentes: dividir a toda costa a las clases trabajadoras ya sea por colores, etnias, géneros o preferencias sexuales. Para mayor ejemplo, este gringo. Un impresentable.

Responder
20
41
#17504 20:32 28/5/2018

Totalmente de acuerdo

Responder
6
15
#17444 12:03 28/5/2018

Así es los pijos han tomado toda la izquierda y sus medios

Responder
6
20
#17453 13:45 28/5/2018

Lo sabemos. Por eso queremos librarnos de Podemos.

Responder
21
1
#17652 16:19 30/5/2018

¿Existe el verbo "camuflajear"? Pues sí: http://dle.rae.es/?id=71ZcbRe

Responder
0
0
#17624 9:04 30/5/2018

El objetivo de los comunes es piscina y servicio que te haga las tareas de casa; para todos los dirigentes. A por ello, oe.

Responder
6
0
#17623 9:02 30/5/2018

Traidores a la democracia, la izquierda tricornio.

Responder
5
0
#17609 4:35 30/5/2018

Excelente el profesor Grosfoguel. El único problema es que utiliza un léxico y una terminología que a la izquierda europea ya no les resulta “familiar” y a veces sus afirmaciones “rechinan”, pero es una mera cuestión de léxico relacionado con un contexto muy común en América pero poco “asimilado” en Europa. Quizás fruto de que el neoliberalismo se ha encargado de que ciertos discursos del otro lado del charco nos “suenen raro”.

Responder
12
2
#17698 12:10 31/5/2018

Con "América" te refieres a los Estados Unidos de América, donde este señor vive y de cuya ideología mama, o que?

Responder
3
3
#17576 15:09 29/5/2018

Si te posicioneas del lado del estado catalanista (portugalista, alemanista, ...) ¿puedes quejarte?

Responder
0
10
#17625 9:04 30/5/2018

Trol, no incordies.

Responder
9
0
#17402 8:14 28/5/2018

Me parece estupendo lo de la revolución, y tal, pero... Ocurre que no he leído nada del " nuevo" mundo, de la nueva sociedad, cómo se articula, maneja, administra.... Dirige.... Porque no me negará que siendo un anarquista, ácrata, que lo soy, asumo que alguien tendrá que decidir algo de vez en cuando.... Y que los intereses existen y el vecindario también.... Y vivir en las nubes está muy bien,de hecho yo lo hago a nivel individual.... Pero el grupo o es un grupo o no es. Osea, hábleme de !o que viene después de !a revolución , no de cómo romper, sino de como construir.... Porque el proyecto catalonio es un proyecto pirata basicamente, osea parasito.

Responder
7
29
#17455 13:47 28/5/2018

Los comunes unionistas os ofendéis a todas horas por todo.

Responder
14
0
#17454 13:46 28/5/2018

Un mundo mejor NO es posible. Entendido. Estas viviendo en tu paraíso.

Responder
12
2
#17412 9:25 28/5/2018

Pero si este señor ni revolucionario ni nada! mucho menos rojo! y mucho menos anarquista!...su agenda politica es un misterio por que lo mismo se reune con ricachones de la Fundación Jumex en México que con hippies abraza arboles... nada, un payaso posmoderno como tantos otros.

Responder
6
17
#17427 10:35 28/5/2018

Menos mal que dice que no puede opinar, porque cuando opina y opina mucho, siempre va en la misma dirección: estigmatizar al independentismo y llamar a la gente de los barrios a que lo muerda. La que noes espera cuando se atribuya el derecho a opinar..

Responder
0
13
#17626 9:05 30/5/2018

Cuéntanos menos.

Responder
4
0
Por una opción alternativa 16:15 28/5/2018

Por la unidad popular en Madrid y en el resto de Castilla; Por la reconstrucción de Castilla como sujeto político colectivo, con base en el municipalismo y en la recuperación de los modelos democráticos de organización del territorio basados en la defensa de lo común; Por una opción política alternativa en la que se encuentren todos los agentes que impugnen el régimen del 78 y apoyen un proceso constituyente republicano basado en la libre determinación de los pueblos; Por la unidad popular castellana basada en el municipalismo alternativo, en el quincemayismo rebelde y combativo, en los grupos de la izquierda anticapitalista, en el ecologismo social y los movimientos de defensa de la tierra, en la izquierda internacionalista, en la izquierda castellana soberanista y comunera, en los colectivos del municipalismo libertario y en los grupos de agitación callejera, vecinal y de lucha por la dignidad. Por una opción nueva, republicana y de izquierdas.

Responder
32
2
#17545 8:56 29/5/2018

+10

Responder
11
1
#17473 16:24 28/5/2018

Lo que ha pasado en Cataluña no lo entienden los españolistas, ni lo entenderán. Lo digo como aragonés y como anarquista que nunca vota, ni votará (ni tampoco en referendums)

Responder
7
2
#17503 20:30 28/5/2018

Tu ni yes anarquista, ni yes aragones , ni yes cosa. No t´ en crees ni tu ixe monton de fatezas.

Responder
2
8
#17472 16:21 28/5/2018

Ramón Grosfoguel es un activista sin parangón, pese a Podemos, y a IU, hay y habra resistencia popular. No digamos pese a la derecha neoliberal.

Responder
16
3
#17506 20:35 28/5/2018

Un gran activista, por su tamaño digo, bien comido, mejor vestido, con propiedades y posibles. Un ejemplo a seguir, los simples de espíritu, necesitamos lideres que nos digan como tenemos que pensar y actuar.

Responder
4
12
#17491 17:52 28/5/2018

jajajajajaja

Responder
0
9
#17548 9:00 29/5/2018

¿Lo pilláis? A hecho una broma de gordos! jijijiji. Que crack.

Responder
6
0
#17461 14:13 28/5/2018

A ver si entendí bien: este tío se dice anti-racista, pero apoya a un gobierno catalán que puso como president a un supremacista étnico como Torra. Lo que es este Grosfoguel es un patriotero, patriotero de "los subalternos" (cualquier cosa que signifique eso en la cataluña del 3% y Junts pel si) pero nacionalista al fin y al cabo. Yo, como dijera Evaristo: "las banderas son trapos de colores"....

Responder
5
22
#17651 16:14 30/5/2018

No entiendes. Ni entenderás, tu inteligencia ha muerto, falangista.

Responder
0
0
#17469 16:02 28/5/2018

SUPREMACISMO
Estamos en el 2018 y que se sigan empleando términos como raza para categorizar al ser humano es algo que resulta tan común como anti-científico. De existir las razas, solo existiría una, la que evolucionó en unos 100.000 años de recorrido desde África hasta tomar todo el mundo, y de la que todos y todas formamos parte sin excepción. Los rasgos físicos diferenciales en el ser humano consecuencia de la adaptación al medio (por ejemplo el color de la piel) afecta a un número minúsculo de genes que apenas suponen el 0.01% del total. Estos rasgos superficiales no son fijos, aunque pensemos que sí debido a la exigua esperanza de vida humana y al escaso tiempo que llevamos en el universo. Y es que hace 13.700 millones de años surgió todo. Aproximadamente hace 4.557 millones de años se formó el planeta Tierra. La vida surgió unos mil millones de años después. Lo que denominamos propiamente especie humana hace solo 2,5 millones de años. Ninguna científica ni científico serio podría aceptar en la actualidad la existencia de categorías raciales en el ser humano ya que no tienen apenas ningún significado biológico ni genético digno de mención.

¿Qué serían entonces “las razas”? Ni mas ni menos que una construccíón e interpretación social que empezaría a usarse en el siglo XVI con su auge en el XIX y que no cuenta con ningún sustento científico más allá que la imagen superficial. La “biodiversidad” humana es fruto de los lazos comunitarios y culturales, tampoco fijos, sino en constante evolución, luego las comunidades humanas diferenciadas, por ejemplo las naciones, son fruto principalmente de la simple voluntad de serlo y no de una ecuación. Todo este proceso de desarrollo humano está intervenido por el motor de la historia que no es otro más que el que ya sabemos. Esa pugna permanente es la que templa el acero de los pueblos que no hay que confundir con los estados ni con la burguesía. Es por ello que una de las formas básicas de entendimiento entre pueblos es la capacidad de cada uno de ellos para autodeterminarse libremente, de ahí que cobra importancia aquello de ni guerra entre pueblos ni paz entre clases, como forma unitaria de que la “raza” humana en su diversidad, se emancipe de toda opresión. Por lo que una de las teorías de la opresión sería lo inverso, guerra entre pueblos y “paz” entre clases. Y así surgió el supremacismo histórico, cuando los imperios de Europa intentaron buscar justificaciones de la opresión nacional, el colonialismo, el genocidio o la trata de esclavos, justamente en un periodo que los cambios tecnológicos militares hicieron posible la expansión de las potencias imperiales europeas, y no supuestas taras biológicas de nadie.

La falsa “guerra de colores” en realidad lo único que encerraba y encierra es una ideología política que promueve el dominio económico, social y político de una supuesta élite por puro interés material. Por eso el capitalismo es el estadio superior actual más desarrollado del supremacismo y por eso las élites de los estados opresores promueven la guerra y el conflicto entre pueblos, entre la gente, a poder ser humilde, para guardar su paz entre clases y sus intereses.

Por eso durante décadas nos han hablado de un supuesto conflicto identitario entre vascos y españoles de poco más o menos“guerra étnica” y ahora lo hacen entre catalanes y españoles. En Irlanda lo hicieron con católicos y protestantes. A escala global nos hablan de “choque de civilizaciones”. En casi todos los lugares se inventan conceptos similares para tapar el supremacismo real, pues el tiempo tampoco pasa en balde para el imperialismo y sus formas. En su base, sigue siendo la división de la gente humilde y de clase trabajadora con la simple intención de no respetar el derecho de autodeterminación para salvaguardar su derecho de pernada sobre la clase trabajadora de cualquier pueblo, incluso de los que dicen “defender” e intentar impedir el internacionalismo. En estas condiciones, y en el pasado también, el supuesto nacionalismo de la burguesía ha sido fiel aliado de las élites, tanto directo como indirecto, que alimenta la “versión idealista” y chouvinista de los conflictos siendo una piedra en el camino de la liberación de los pueblos y sus gentes independientemente de la bandera que se pongan encima. Son los supremacistas o los que en diferentes momentos, acaban vendiéndolo todo por su propio interés. Por eso la clase trabajadora es la única que puede ser realmente patriota de su pueblo y de la humanidad en su conjunto. Y por eso la clase trabajadora no cuenta con nadie más para liberarse que sus propias fuerzas.

Responder
6
9
#17547 8:59 29/5/2018

Los troleos deben ser cortos. A tu publico no le gusta leer y aquí no se pueden subir imágenes.

Responder
5
0
#17564 11:55 29/5/2018

Troll= aquella persona que no coincide con mi punto de vista.

Responder
0
3
#17466 15:18 28/5/2018

Anti-racista... Doble... ¿La Complu o Uni JuanCar?

Responder
7
0
#17465 15:18 28/5/2018

ViTrol. Tananarnio. Los reyes son los padres y M.Rajoy tu presidente.

Responder
7
0
#17457 13:51 28/5/2018

Pro OTAN, Pro EU = Neo-liberales.

Responder
8
0
#17385 22:57 27/5/2018

Dice este señor que Pablo Iglesias no puede opinar sobre Cataluña por que no es Catalán ¿Entonces que hace él, que es gringo, opinando sobre España? Esta es la cara progre del Imperalismo Yanqui.

Responder
3
22
#17411 9:22 28/5/2018

Manipulador este señor que le repele la palabra comunismo por que sabe que como burguesía intelectual le tocarían directamente sus intereses, prefiere hablar de decolonialismo, claro, desde USA, la ex-colonia colonialista. A el le bastan sus 120,000 euros de paga para no tocarle un pelo al verdadero Imperialismo del Siglo XXI: el yanqui. Tambien los dolares le bastan para crear una gran cortina de humo con la España del siglo XVI y así dejar de hablar de la actualidad imperial. Tiene grandes dotes de prestidigitador, no hay que negarlo.

Responder
4
14
#17456 13:49 28/5/2018

Lo que dice este señor, y un par de millones de los pardillos que votamos a la izquierda tricornio, es que Pablo es el Vichy de la Complu.

Responder
10
0
#17405 8:32 28/5/2018

Amado líder:

Responder
8
0
#17397 7:41 28/5/2018

Manipulator, sayonara baby!

Responder
11
1
#17357 18:28 27/5/2018

A que esperais los español@s para levantaraos contra vuestro estado?!

Responder
18
1
#17508 20:39 28/5/2018

A que te levantes tu.

Responder
2
5
#17326 13:45 27/5/2018

Gracias por la entrevista.
Completamente de acuerdo. Me gustaría que este señor empezase un movimiento.

Responder
21
9
#17307 11:37 27/5/2018

Pues lo cierto es que en Cataluña si se responde con lo de aquí la lengua es el catalán y se intenta expulsar el castellano de las escuelas, la CGT de Cataluña su sindicato de ensenyament por ejemplo se manifiesta por una escuela catalana donde dolo se estudie en catalán, obviando a la mitad de la población, son excluyentes y nacionalistas

Responder
7
41
#17428 10:37 28/5/2018

No existe una escuela catalán en la que sólo se estudie catalán y nadie la reivindica, tampoco la cgt, por supuesto. En Catalunya todo el mundo sabe y aprende Castellano. Lo que si que existe, es una parte de la población que no sabe catalán y algunos que los anima a que no lo aprendan y quieren evitar que la escuela catalana se lo enseñe.

Responder
14
0
#17346 15:50 27/5/2018

Vives en Catalunya? Tienes hijos escolarizados en Catalunya? Has ido ni si quiera a Catalunya a pasar unos días? Porque me parece que necesitas un poco de trabajo sobre el terreno para decir todo esto.

Responder
20
2
#17321 13:29 27/5/2018

Trol. Ignorar.

Responder
18
1
#17313 12:36 27/5/2018

Veo difícil hablar de la cuestión nacional sin mencionar a Castilla y entender cuál es el papel del castellanismo en todo el puzzle del Estado español. En eso el señor Grofoguel coincide con la izquierda reformista y españolista, y por supuesto con la derecha española o regionalista.

Responder
8
18
#17367 19:50 27/5/2018

En su polémica con Juan Carlos Monedero a través de los vídeos, Ramón Grosfoguel anima a Monedero a que como castellano rompa con el españolismo. Grosfoguel dice que “en la invención de España en el siglo XIX, el Estado imperial se apropió de la identidad castellana para construir su identidad nacional española frente a las naciones sin estado, entre ellas Castilla”. Y pide a la izquierda que empiece a cambiar y que “se apueste por la reconstrucción de la nación castellana crítica con el españolismo y reivindique toda su tradición comunera, revolucionaria, antimperialista, anticolonialista y anti patriarcal y que Castilla se desvincule y se distinga del nacionalismo imperialista español”.

Responder
23
1
Diego Ruiz 19:22 27/5/2018

En su polémica con Juan Carlos Monedero a través de los vídeos, Ramón Grosfoguel anima a Monedero a que, como castellano, rompa con su ciego españolismo. Grosfoguel dice que “en la invención de España en el siglo XIX, el Estado imperial se apropió de la identidad castellana para construir su identidad nacional española frente a las naciones sin estado, entre ellas Castilla”. Y pide a la izquierda que empiece a cambiar y que “se apueste por la reconstrucción de la nación castellana crítica con el españolismo y reivindique toda su tradición comunera, revolucionaria, antimperialista, anticolonialista y anti patriarcal y que Castilla se desvincule y se distinga del nacionalismo imperialista español”.

Responder
21
1
Carlos 16:03 27/5/2018

Precisamente en uno de los extensos vídeos que recogen la polémica con Monedero, Grosfoguel deja muy clara su posición y reconoce claramente a Castilla como nación, y a la revolución comunera como referente de lucha popular.

Responder
14
12
#17320 13:29 27/5/2018

No solo no, si no todo lo contrario.

Responder
11
0
Aupa Hi 8:58 27/5/2018

GrAnDe

Responder
8
11
#17368 19:51 27/5/2018

Troll

Responder
7
2
antonio 8:35 27/5/2018

Creo que desgraciadamente tienes razón ,Podemos se esta convirtiendo en una fuerza política sin reales horizontes anticolonialistas, solo hay que ver sus flaquezas en los temas ecológicos y económicos .

Responder
28
2
#17330 14:00 27/5/2018

Tanto que decían de ser el cambio y no el recambio. Hoy por hoy la tendencia que se ve es precisamente de recambio. Empiezan a ser freno del cambio.

Responder
21
0
#17322 13:30 27/5/2018

Pro OTAN, Pro EU = Neo-liberales.

Responder
15
0

Destacadas

Violencia sexual
Romper el silencio: el fin de la cultura de la violación

Oprimir a las mujeres no era una opción ideológica, formaba parte de la cultura popular. Una cultura impregnada por el patriarcado que mujeres de todas las edades ya no están dispuestas a tolerar

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

La Manada
Libertad provisional para los cinco miembros de La Manada
El tribunal navarro ha tomado esta decisión cuando se cumplen dos años de prisión sin que exista sentencia firme.
Violencia machista
Devolvednos la noche
La literatura judicial sigue dictando, publicando sentencias como la de la Manada cuyo fallo no es excepción sino muestra y ejemplo, síntoma de lo mucho que queda por procesar y modificar.

Últimas

Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.
Vivienda
Si quieres desahuciar, demuestra que no has vendido el local
Un juzgado de Parla da 20 días al Popular para demostrar que es propietario de un local usado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de esta localidad madrileña.
Refugiados
Un día la historia juzgará
2
Un día la historia buscará culpables y testigos del destierro de casi 70 millones de personas que han tenido que abandonar sus hogares, de los que la mitad son niños.
Cine
Julien Temple: hambre, empacho y hazlo tú mismo

Conocido por sus documentales sobre los Sex Pistols y el punk, el director británico Julien Temple trabaja en la actualidad en una película acerca de Ibiza y las múltiples realidades que componen su identidad.

Ecofeminismo
La Europa que no ama a las mujeres rurales
La reforma de la PAC no traerá cambios en materia de género y seguirá ignorando a las mujeres rurales, como si no criasen, no pariesen, no cuidasen y no existiesen.