Música
No puedo pagar el “dame, dame, tratamiento de shock” o cuando lo frívolo deviene cuestión de Estado

Músicos veteranos que han de seguir ofreciendo conciertos porque no tienen derecho a una pensión por jubilación u otros jóvenes que carecen de seguro médico son la cara b de un negocio en el que pocas veces se habla de lo que sucede cuando la canción deja de sonar.

Dick Dale
Dick Dale actuando en el Orleans Hotel Casino, en Las Vegas en 2013.

En una reciente entrevista el ex Sonic Youth Thurston Moore, que ahora reside en Londres, celebraba cumplir los 60 en Reino Unido porque le daba derecho a atención sanitaria. Lo cual ha conseguido que su actividad, y eterna curiosidad musical, se sostenga sin angustia. He aquí un ejemplo de lo conectado que está lo simbólico (la creación) con lo material (la existencia de un contexto para que se produzca). En un sector cuya entrada a la remuneración es difícil, y la permanencia aún más, los factores para ello vienen cada día más determinados por la renta y los contactos que por los meramente artísticos.

A Wamba Buluba sin asistencia sanitaria ni pensión

Es la música un oficio, como debería serlo cualquiera, donde el lugar social de partida fuera irrelevante, cuya síntesis de un concienzudo trabajo de transpiración y esfuerzo cognitivo, que toma la forma de síncopas, armonías o dinámicas etéreas dispuestas a colonizar tu cocotera y extremidades, debería ser el resultado que se gratifica de forma material. Y no quien se dedica simplemente a comercializarlo.

Tres recientes ejemplos de la miseria de todo ese sector cultural, aunque seguro que encuentran ejemplos extrapolables a cualquier disciplina no solo artística.

James Chance, el legendario músico no-wave y disco funk líder de los Contortions, cancela su reciente concierto en Valencia debido al lamentable estado de salud que presenta. “Un cadáver andante”, me traslada el organizador. Forzado a girar en edad de jubilación ante la realidad de no tener ni para pagar sus gastos básicos de subsistencia. O Sylvain Sylvain, guitarra de los NewYork Dolls, cuyo impacto en la cultura pop trasciende lo musical, ha organizado una plataforma para recibir donativos al no tener ingresos suficientes para costear un tratamiento de cáncer. Y, por último, Dick Dale, pionero del instro-surf que estuvo girando hasta los 81 años, tras haber luchado contra un cáncer rectal y estar sumido en la bancarrota. La intención de Dale no era eso tan cursi de morir sobre un escenario sino que tenía que abonar 3.000 dólares de gastos médicos mensuales. En una entrevista para un diario de Pittsburgh en 2015, aseguraba que su deseo era estar en casa embotellando barcos en miniatura y pasar el día junto a su mujer.

Son tres nombres a los que la etiqueta de clásicos, visionarios e influyentes se les ajusta como un traje hecho por un sastre.

Asimismo, si tienen ustedes estomago (yo no) pueden ver los desazonadores videos de Mark E. Smith de The Fall días antes de su fallecimiento, actuando en un estado físico deplorable y en silla de ruedas, o del picapedrero del r‘n’b sicalíptico Andre Willimas al que no le llega el aliento. Su encadenamiento al escenario viene determinado por su mala situación económica.

Lo simbólico sin que esté cubierto mínimamente lo material se vuelve impracticable para extensas capas de la población, privatizando así de facto la práctica creativa, expulsando a todas y todos los que no provengan de un entorno económicamente estable. El resultado, la mediocridad de los productos resultantes. Debido a que se impone una sola perspectiva, que mayoritariamente aborda la disciplina que se práctica desde la autosatisfacción, la provocación esteta y como mucho la autoexploración emocional. Sinónimo de abulia social o “d'auteur”.

La extensión del acceso a la práctica consigue que intervengan tal número de voluntades, que se filtren mayor número de perspectivas, en disenso y tensión, en la configuración de un producto cultural que va diseccionando de manera más o menos explicita, la realidad más inmediata. ¡Oh, diantres! No es el pop en toda su extensión un arte plebeyo, cuyos frutos sustraen quienes pueden hacerse con su título de propiedad.

Seguros médicos por canciones

Fue a mediados de la década de los años 90 cuando los grupos que daban el salto de la independencia a sellos multinacionales vieron una posibilidad de realizar su trabajo con unos estándares de seguridad. Girls Against Boys fueron los primeros que con más ahínco negociaron que su traslado de Touch and Go a Geffen debía contener un seguro médico para la banda. A lo cual la multinacional nunca accedió. Así que, como resultado, les entregaron su peor disco.

Poco después Built To Spill consiguieran doblar el brazo de Warner Bros y un contrato que contemplaba los gastos de un seguro médico y dental para la banda. Built To Spill, al contrario que GvsB, entregaron a Warner su impoluta obra maestra Perfect From Now On, mostrando así que la existencia de un contexto donde crear no sea acabar en la indigencia es de donde surge la excelencia.

Pero antes de estas negociaciones, la fundación benéfica Sweet Relief, creada por la cantante country Victoria Williams, ponía el foco en ese mismo problema tras ser ella misma diagnosticada con esclerosis múltiple a mitad de una gira con Neil Young. La fundación intenta sufragar los gastos médicos de músicos con enfermedades crónicas, con especial énfasis en aquellos que las sufren hacía el final de sus carreras. Miembros de Funkadelic, Chamber Brothers y muchos más han visto su dolor atenuado por su labor. En sus informes recogen datos como que el 65% de los músicos profesionales, es decir sindicados, no tienen cobertura sanitaria en Estados Unidos.

El estado de salud del pop

En 2013 The Future Of Music Coalition, una ONG situada en Washington D.C creada por músicos, productores y abogados especializados en derechos de autor, estimaba que los músicos tenían una ratio tres veces mayor de no tener seguro médico que el resto de la población. Sí, un músico que encabeza un festival indie, o que incluso haya llegado a tener sus discos entre los diez primeros en el Billboard es posible que no tenga seguro médico.

Es el caso de los miembros de la popular banda Grizzly Bear, que reconocen su inestable situación al respecto, algo cada vez menos habitual en una industria que, hasta en su escalafón independiente, solo quiere ofrecer una imagen de ocio perpetuo.

Andrew Savage, guitarrista y cantante de Parquet Courts, no podemos decir que es una oscura banda de punk que solo toca en okupas, sufre epilepsia (como servidor) y no tiene seguro para hacer frente al pago de un medicamento costoso. En Rolling Stone reconocía que a veces no tenía dinero para comprarlo. Su falta de toma te condena a sufrir una crisis epiléptica, despertarte en un hospital sin saber cómo has llegado o sufrir daños cerebrales. Andrew reconocía que se derrumbó llorando abiertamente cuando un farmacéutico le dijo que había un medicamento genérico disponible por 40 dólares en lugar de 400.

Julian Koster de Neutral Milk Hotel —han visto su nombre encabezar carteles de esos festivales llenos de publicidad— no tuvo hasta los 42 años un seguro médico al que pudo acceder a través del Obamacare por 200 dólares mensuales. Un plan de intervención público que subvenciona a las empresas privadas de salud, de una ineficiencia abrumadora y que es considerado todo un logro, confirmando así lo caro e ineficaz que es el sistema sanitario estadounidense. Así que imaginen lo terrible de lo que había antes.

Frente a ello podemos resaltar la decisión que tomó en febrero de este año Royal Mountain Records, donde graban Mac DeMarco, Alvvays o U.S Girls, que anunciaron que ofrecerán un seguro de 1.500 dólares a cada uno de sus artistas para cubrir servicios sanitarios psicológicos o relativos a adicciones. Es la consecuencia de mercantilizar un derecho, y cuyo ejercicio si no se tiene dinero para su acceso queda a merced de la voluntad de otros. No crítico la decisión de Royal Mountain, todo lo contrario, solo crítico que algo tan importante se deje a merced de la voluntad de un tercero.

Ténganlo claro: Robert Johnson no quedó con el diablo en aquel cruce de caminos cerca de Greenwood para intercambiar bienes simbólicos, su alma a cambio de talento, sino para dejar atrás la miseria material a la que se veía abocado.

3 Comentarios
#36754 18:05 7/7/2019

Vini Reilly de Durutti Column, Dan Tracey de TV Personalities, Lawrence de Felt, etc...

Responder
0
0
#36623 11:39 5/7/2019

"Es la música un oficio, como debería serlo cualquiera, donde el lugar social de partida fuera irrelevante, cuya síntesis de un concienzudo trabajo de transpiración y esfuerzo cognitivo, que toma la forma de síncopas, armonías o dinámicas etéreas dispuestas a colonizar tu cocotera y extremidades, debería ser el resultado que se gratifica de forma material. Y no quien se dedica simplemente a comercializarlo."

Cuatro veces he leído este párrafo para intentar descifrar su significado...

Responder
4
3
ILN 17:37 5/7/2019

Perdona mi pedantería, en serio, lo digo sin ironía. Pero quiero decir que la riqueza la crean los currantes, en este caso los músicos, y con la pasta se quedan intermediarios, discográficas.....

Responder
3
0

Destacadas

Crisis económica
El Estado pasa de pagar 1.400 millones en prestaciones a más de 5.500 a consecuencia del covid

El SEPE cubrió en mayo a seis millones de personas. El Estado ha aumentado un 330% el gasto en prestaciones respecto al mismo periodo de 2019. Las buenas noticias son que un millón de personas salieron de ERTE el pasado mes.

Laboral
Victoria de las trabajadoras de hogar: el SEPE abonará sus subsidios

El SEPE comenzará desde hoy mismo a abonar los subsidios de desempleo de miles de trabajadoras de hogar que, por estar en un régimen anómalo dentro de la seguridad social, no han visto cubiertos sus derechos durante la pandemia.

Evasión fiscal
Solo ocho de cada 100 inspecciones de Hacienda en 2019 fueron a grandes empresas

La Agencia Tributaria recaudó en 2019 un 4,1% más que el año anterior, pero sigue sin enfocar sus esfuerzos en el principal foco de evasión, las multinacionales.

Reforma laboral
Oskar Matute: “No pudo haber confusión”

En unas votaciones inéditas, el PSOE solicitó anoche repetir la votación a la enmienda para derogar la reforma laboral presentada por EH Bildu. Una hora antes había votado a favor. Con los votos en contra del PSOE, la enmienda para aprobar la derogación de la reforma laboral fue rechazada.

Universidad
La universidad privada se hace cada vez más hueco en la educación superior española

Los datos del Ministerio de Universidades revelan que el número de personas matriculadas en instituciones privadas para estudios de grado ha aumentado en un 22% con respecto al curso 2015-2016, un crecimiento mucho más acusado en el caso de másteres. Expertos y estudiantes alertan de las desigualdades sociales que genera una mayor presencia de la universidad privada. 

Catalunya
Costas limpia con una excavadora la desembocadura del Tordera que dos ayuntamientos estaban preservando

Sin previo aviso, la excavadora de Costas, que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, limpió el bancal de arena de la desembocadura del río Tordera, una zona cuyo acceso dos ayuntamientos habían acordado cerrar a los humanos para preservar la fauna que empezaba a albergar tras la tormenta Gloria.

Ocupación israelí
La oposición internacional e interna aplaza el plan de anexión de Netanyahu

El 1 de julio, al contrario de lo que había anunciado y defendido su primer ministro, Israel no inició la incorporación unilateral del 30% de Cisjordania. El plan, que ha sido objeto de críticas por parte de la comunidad internacional y no contaba con el consenso de todo el Gobierno, queda en suspenso. 

Costas
Salvar La Tejita: “Seguiremos atentas a que el proceso sea de paralización total”

Tras la movilización popular se ha echado el precinto cautelar de las obras del hotel. Sin embargo los ambientalistas tinerfeños son conscientes de que queda pendiente el informe definitivo del deslinde, que salve los metros de playa necesarios para que el proyecto sea inviable.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Memoria histórica
¿Por qué España no tiene un museo de la dictadura, la resistencia y la libertad?

Es lo que se preguntan muchos españoles que visitan el Museo do Aljube en Lisboa, capital del país donde pervivió durante casi cuarenta años la dictadura de Oliveira Salazar. 

Coronavirus
Protestas en Badajoz ante la presencia de Felipe VI

La visita de los Reyes de España a Badajoz, con motivo del acto simbólico de restablecimiento de la movilidad entre Portugal y España por la antigua frontera pacense, ha contado con un amplio despliegue de seguridad que, sin embargo, no ha impedido que numerosos manifestantes pusieran de manifiesto su desacuerdo por la presencia del monarca.

Renta básica
La renta básica universal como mecanismo para una política criminal de clase

La renta básica confronta la idea de libertad vacía y puramente formal de las democracias burguesas, presentada como una libertad de elección en los diversos ámbitos de nuestra vida, y que nos dice que somos libres de elegir tal o cual trabajo; somos libres de llevar a cabo tal o cual proyecto de vida; y, por tanto, somos también libres de decidir delinquir o no hacerlo

Laboral
Casi la mitad de los trabajadores temen perder su empleo y siete de cada diez que disminuya su salario
Un informe de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) en colaboración con Comisiones Obreras refleja el enorme incremento de la incertidumbre laboral durante la pandemia.