Migración
Un trabajador migrante asesinado y dos heridos por disparos en Italia

El sindicalista de origen maliense Soumaila Sacko, asesinado a tiros mientras ayudaba a recoger chapas de metal para la construcción de barracas. 

campo San Fernandino
Asentamiento de San Fernandino, donde vivía el sindicalista asesinado, formado por tiendas de lona. Rocco Rorandelli

publicado
2018-06-05 12:41:00

Soumaila Sacko, un sindicalista de 29 años de origen maliense, fue asesinado a tiros este sábado mientras recogía trozos de chapas en una fábrica abandonada en Vibo Valentia, una zona de macroplantanciones de cítricos en la región italiana sureña de Calabria. Además de Sacko, otras dos personas que le acompañaban (de un total de cuatro) resultaron heridas por los disparos. El ataque se produce en un clima de declaraciones políticas xenófobas por parte de representantes de los dos partidos en pacto de Gobierno: la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas.

“Estábamos recogiendo chapas cuando un viejo modelo Fiat Panda se detuvo y un hombre con una escopeta nos disparó”, declaraba Drane Maoiheri, herido en la pierna, en palabras recogidas por Il Fatto Quotidiano. Según refleja este mismo periódico, la policía trabaja con la hipótesis de que “alguien se ha tomado la justicia por su mano” y habría respondido con disparos cuando los cuatro amigos robaban materiales.

Tanto los supervivientes como el sindicato USB, al que pertenecía el asesinado, hablan abiertamente de ataque xenófobo y explican que solo estaban recogiendo materiales abandonados para emplearlos en la construcción de una barraca. La zona es lugar de empleo y residencia de miles de trabajadores de las plantaciones, en su mayoría inmigrantes, que por su precariedad y exclusión se ven obligados a vivir en asentamientos chabolistas. Solo el de San Ferdinando, donde vivía Sacko, alberga a cerca de 3.000 personas.

Salvini en el poder

El asesinato se produce un día después de la toma de posesión de Matteo Salvini (de la Liga Norte) como vicepresidente del Gobierno de coalición y como ministro de Interior. En sus declaraciones a la prensa, Salvini volvió a aprovechar la ocasión para cargar las tintas contra la inmigración irregular y los asentamientos informales —asegura que va a expulsar a 30.000 gitanos de sus casas—, y defendió una reforma de la ley para ensanchar los supuestos del uso de armas de fuego en casos de legítima defensa. Es inevitable relacionar esta propuesta —anterior a la llegada de la coalición al Gobierno— con el marco de la investigación del asesinato de Soumailia Sacko hasta ahora anunciado por la prefectura de Calabria.

Soumaila Sacko USB asesinato racista Italia
Cartel de homenaje a Soumaila Sacko publicado por la USB, el sindicato al que pertenecía el trabajador asesinado.

De hecho, al término de una reunión el mismo sábado entre representantes de la prefectura y la fiscalía de la zona, estos hacían público que establecerían controles en las inmediaciones de los campamentos de trabajadores. “Si el móvil del asesinato ha sido el color de la piel, será un discurso que nos dirá el asesino cuando sea arrestado”, señalaban responsables de la investigación a Il Fatto.

“La doctrina de Matteo Salvini hizo correr anoche su primera sangre en Calabria, la sangre de Soumaila Sacko”, señalaba en un comunicado el sindicato USB, del que era miembro el asesinado. "Él siempre estaba adelante en las luchas de la Unión de Sindicatos de Base por los derechos laborales y sociales de los trabajadores. En la zona somos más de 4.000 obreros —continúa la nota—, todos los migrantes, distribuidos en varios asentamientos y utilizados como mano de obra en la recolección de bajo costo por los productores de cítricos de naranjas, clementinas y kiwi. La mayoría de ellos se concentran en San Ferdinando, donde las deficiencias sanitarias graves permanecen en la sala de estar. Todo esto al ministro de policía Salvini no le interesa”.

Un incendio en uno de los asentamientos se cobró la vida de una persona y dejó a otras 600 sin hogar el pasado mes de enero.

Relacionadas

Migración
Gonzo: “El migrante en televisión es una persona que sale para dar miedo”

Hablamos con el codirector de Behind the wall y nuevo presentador de Salvados sobre los problemas y las mentiras generadas en torno a las migraciones y la viabilidad de los formatos de televisión en las redes sociales.

Fútbol
Los miércoles, a las doce

Jugar gratis al fútbol es la vía de escape para un grupo de refugiados de Barcelona, que semanalmente se encuentra en las instalaciones de la Unió Esportiva Sant Andreu.

0 Comentarios

Destacadas

Impuesto de sucesiones
¿Quién paga el Impuesto de Sucesiones en cada comunidad autónoma?

Eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se ha convertido en una de las principales banderas de los partidos de derecha, pero ¿cuánto dejarían de ingresar las comunidades autónomas si se suprime?, ¿quién dejaría de pagarlo?

Honduras
Laura Zúñiga Cáceres: “España tiene una responsabilidad en la realidad hondureña”
Laura Zúñiga continua la lucha de su madre, Berta Cáceres, mientras combate la impunidad a tres años de su asesinato, y denuncia cómo el régimen hondureño sigue acosando a quienes defienden el territorio con la complicidad de estados como España. 
Violencia machista
Las víctimas de violencia de género en pareja denuncian pese al miedo y la precariedad

Un estudio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género refleja que la mitad de las mujeres están en situación de desempleo o realizan trabajo no remunerado cuando dan el paso de verbalizar su situación de violencia. El 50% declara entre los motivos de no haber denunciado antes el miedo al agresor y un 54% aseguró que dio el paso porque “psicológicamente se encontraba tan mal que tenía que salir”.

Bestiario
Joan Ribó, el hombre del mando invisible
Joan Ribó, el hombre que sacó de la alcaldía de València a Rita Barberá después de 24 años de gobierno ininterrumpido busca revalidar el cargo.
Bestiario
Isabel Díaz Ayuso es de izquierdas

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid pertenece al ala ultraliberal del partido, una fracción que no se doblega fácilmente, y mantiene que las declaraciones grandilocuentes se pueden monetizar en las urnas.