Menores extranjeros no acompañados (MENA)
Lamia Abassi (asociación exMENas): “Los ataques de Castelldefels fueron racistas”

Llegaron solos a territorio español siendo menores. Hoy la asociación eX-MENas hace acompañamiento y denuncia para evitar que se vuelvan a producir episodios como los ataques en Castelldefels y Canet de Mar (Barcelona) contra menores extranjeros. 

menores melilla
En un año, el número de menores extranjeros no acompañados se ha más que doblado en Cataluña: de 1.489 a 3.659.

Barcelona


publicado
2019-03-16 15:57:00

Un hombre entra armado con un machete en un centro de menores no acompañados (MENAS) el pasado 7 de marzo. Justo tres días después, un grupo de 25 encapuchados asaltan por la noche el centro de colonias Cal Ganxo de Castelldefels, donde vivían 35 menores. Este grupo intenta atacar a los chicos, así como a los educadores, y destrozan mobiliario. En menos de una semana, dos incidentes contra el mismo colectivo. Frente a ello, se abre un debate: ¿Son actos racistas? ¿No lo son? ¿Por qué han sucedido? 

Ante esta pregunta, Lamia Abassi (20 años), extutelada por la Generalitat de Catalunya y activista en la asociación eX-MENas , responde a El Salto con determinación y fuerza. “Obviamente vivimos en un país racista y nadie lo quiere reconocer”, considera. “¿Si los ataques de Canet de Mar y Castelldefels lo hubiesen hecho, por ejemplo, 20 migrantes encapuchados, verdad que la noticia saldría en todo el mundo? Solo por el hecho de ser de origen árabe parece que no le ha importado a nadie”, denuncia Abassi. 

Por otro lado, la secretaria de Infancia, Adolescencia y Juventud de la Generalitat (DGAIA), Georgina Oliva, aunque negó motivos racistas en la pelea en la Zona Franca de Barcelona entre cinco menores extranjeros tutelados y otros chicos del barrio, sí que consideró que los sucesos vividos en Castelldefels y Canet de Mar tenían “un componente racista”. 

La edil de Castelldefels, María Miranda Cuevas, definió el asalto al centro como “una pelea entre jóvenes que luego fue a más”

Mientras que la alcaldesa de Canet de Mar, Blanca Arbell, también coincidió con la Generalitat y calificó el incidente de racista, la edil de Castelldefels, María Miranda Cuevas, definió el asalto al centro como “una pelea entre jóvenes que luego fue a más”. Después de estas polémicas declaraciones, Miranda matizó a La Vanguardia que “objetivamente, lo que ocurrió fue una pelea entre jóvenes, otra cosa es que la consecuencia, algo que clarificarán los Mossos, se quede en eso, en una pelea entre jóvenes, o se confirme un delito de odio”.

La asociación eX-MENas está valorando personarse legalmente en contra los agresores de Castelldefels y el de Canet de Mar

Para Abassi, “no son casos aislados: es racismo”. Además, la activista insiste que el castigo hubiese sido “mucho peor” si las personas agresoras hubiesen sido migrantes. Por otro lado, pese a que reconoce que los menores de Castelldefels iban a ser trasladados igualmente porque iban a cambiarlos del centro, lamenta que el cambio se hiciera tan rápido, porque considera que de esta forma “los racistas se sienten más fuertes e intentan hacer lo mismo en otros pueblos y eso no lo tendríamos que permitir”. De hecho, la asociación eX-MENas está valorando personarse legalmente en contra los agresores de Castelldefels y el de Canet de Mar, según han confirmado a El Salto. No obstante, más allá de condenar o no ambos incidentes, tanto Lamia como la investigadora experta en migraciones del Barcelona Center of International Affairs (CIDOB) Blanca Garcés coinciden en que el análisis necesita más contexto.

Teniendo en cuenta que el número de menores ha aumentado (un total de 3.659 en 2018, mientras que en 2017 la cifra era de 1.489, según cifras del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Garcés señala a El Salto que es fundamental fijarse en la vulneración de derechos que se está dando en la frontera. “La primer atención la hacen policías y no el personal que debería hacerlo según la ley”, denuncia la investigadora. “Las condiciones, sobre todo en la frontera sur, son en muchos casos no solo limitadas, sino nefastas”, apunta.

Una vez pasadas las fronteras físicas, Garcés advierte que los jóvenes migrantes se enfrentan a las fronteras administrativas en España, que son las que retrasan tanto el permiso de residencia como el permiso de trabajo, lo que les expone a ser expulsados, poniendo la Ley de Extranjería por delante de los derechos humanos de los menores.

Pese a que la administración catalana ha creado 2.655 plazas específicas para jóvenes migrantes en 2017 y que hay 168 centros establecidos exclusivamente para atenderlos, Garcés señala que el sistema catalán de acogida está colapsado y que las plazas se han creado de forma “improvisada”. Asimismo, fuentes del departamento Asuntos Sociales de la Generalitat señalan que el Estado español no les facilita ni el número de entradas por Frontera Sur ni los flujos migratorios a nivel interno dentro del territorio, lo que dificulta calcular con mejor precisión las necesidades que estos menores podrían necesitar.

Sin embargo, Garcés advierte de que la administración catalana debería contar con la participación de todos los actores, sobre todo los locales. “Es fundamental que la DGAIA cuente con la complicidad del entorno, no solo sumarlo, sino hacerlo partícipe para así evitar reacciones xenófobas”. En ese sentido, Lamia Abassi, quien afirma haber recibido mucha solidaridad por parte de los vecinos de Castelldefels, apunta la importancia de los ex-menas como posibles mediadores entre administración, vecinos y menores. “Lo que se debería hacer es abrir debates sobre el racismo, ir a las escuelas, entidades, asociaciones, y hablar con los vecinos de respeto y tolerancia”, reivindica. Para Abassi no se debe hablar desde la rabia, sino buscar soluciones y empezar a construir una imagen real del colectivo.

Como antigua menor no acompañada, Lamia echó en falta que la administración preguntara cómo quería resolver sus propios problemas, porque pese a formar de un mismo colectivo “cada historia es distinta y la ayuda que tengo que recibir es diferente”, remarca. “Estamos acostumbrados a que se otros decidan por nosotros sin tenernos en cuenta”, lamenta.

Aunque señala que la Generalitat hace bien su trabajo, los eX-MENas, pese a no tener ningún título, pueden acompañar a los menores desde la experiencia. Lamia sobretodo hace acompañamiento legal, y apunta que en la asociación cuentan con dos abogados que les ayudan siempre que lo necesitan. “Se me acerca un chico para gestionar sus papeles, y si no tengo conocimiento, voy a cualquier entidad que saben más y yo hago el trámite que necesite”, relata.

“Lo más importante es luchar por nuestros derechos y dignificar nuestro colectivo, ya que la asociación nació para que dejen de hablar de nosotros sin nosotros”
Además, una de las funciones principales de Lamia, así como de sus compañeros, es que los menores se sientan bien, cómodos, y que encuentren un espacio de seguridad sin ningún adulto, ya que a veces su presencia les da “desconfianza, miedo” o sencillamente “hay más dificultad de entendimiento”, subraya la activista. “Lo más importante es luchar por nuestros derechos y dignificar nuestro colectivo, ya que la asociación nació para que dejen de hablar de nosotros sin nosotros”, remarca.

Con esta premisa, la asociación eX-MENas ha organizado un campeonato de fútbol, una manifestación en contra del racismo y ha editado un vídeo con el que pretenden combatir las mentiras más establecidas que hay sobre los menores no acompañados. Además, próximamente irán a Madrid, Málaga y Melilla a organizar otras asociaciones de extutelados y darán más charlas sobre el racismo. De hecho, varios profesores en Castelldefels ya han contactado con ellos y ellas con esa finalidad. En ese sentido, Garcés celebra estas iniciativas y subraya que son muy necesarias. “La exclusión de hoy es el conflicto de mañana, y solo desde la inclusión podemos crear sociedades seguras”, concluye.

Relacionadas

Racismo
Capirotes blancos
8

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.

Brasil
“Es común hablar del racismo como un problema exclusivamente de los negros”
La activista brasileña Luciane Da Silva Lacerda aborda la cuestión racial en un país donde hasta conquistas como las cuotas están siendo puestas en cuestión
Exclusión sanitaria
La última batalla legal contra la exclusión sanitaria se libra en el Supremo

La Sala de los Social se reúne el 24 de abril para decidir sobre el acceso a la sanidad de los extranjeros reagrupados por sus hijos en España tras más de 70 sentencias que descartan la exclusión sanitaria.

6 Comentarios
#31943 8:36 21/3/2019

Si se va a ocultar lo obvio, y esto es que en muchos casos esos jóvenes son conflictivos, nunca se va a arreglar el problema

Responder
0
0
#31826 13:08 18/3/2019

Bueno, lo vuelvo a intentar...
En primer lugar, me alegra saber que algunas de éstas personas encuentren otro tipo de vida que les permita vivir con dignidad. Dicho ésto, calificar a España como país racista me parece muy simple. En todo caso lo es tanto como otros países, los suyos de origen, por ejemplo. Hay que ver como el Magreb en general trata a la gente negra. Por otro lado, el tema de los menores, que no niños precisamente, se debe afrontar con más honestidad, lejos de frentismos y sensiblerías. Desgraciadamente, demasiados de estos menores, hombres ya con pelos en los cojones, valga la gruesa licencia, vienen desde hace mucho tiempo, desarrollando conductas delictivas, incluyendo violaciones a mujeres, de difícil solución. No todos son así claro, pero en Catalunya sobretodo y Euskadi, tenemos demasiados ejemplos de esto. Tampoco entiendo que debamos hacernos cargo de ellos "per se". No son niños, tampoco son huérfanos en muchos casos. Si no hay un futuro para ellos aquí, se les podría devolver a su familia. En este sentido, se podría hablar del desdén con el que la monarquía Alauita trata a su gente, y que promueve situaciones como ésta.

Responder
5
2
#31839 19:09 18/3/2019

Sería bueno, por parte de algunas personas de origen africano, que antes de dar lecciones o hacer crítica de aspectos de nuestra sociedad, empezaran por criticar otros aspectos de sus sociedades de origen. En el caso de Marruecos, podían empezar por su colonización del Sáhara Occidental y otros muchos temas.

Responder
4
1
#31823 12:24 18/3/2019

No sé si mi comentario se perdió por el espacio sideral, o la CENSURA llegó a éste medio...
Una pena, sobretodo en el segundo supuesto.

Responder
0
0
#31819 11:10 18/3/2019

Hay un problema muy serio con estos centros. Si se pretende simplificar el mismo explicándolo como un tema de "racismo" vamos muy mal para su solución. Los medios en general ocultan los problemas que están ocasionando estos centros en las localidades en que se hallan. Mal asunto.

Responder
8
0
#31814 3:34 18/3/2019

Aviam si us en adoneu que aquest país no us deu res. Aquest país acull i intenta ajudar els MENAs quan no tindria per què fer-ho, i aquests ens ho paguen amb robatoris, violència i inseguretat. I a sobre, quan ens queixem o ens intentem defensar (en vista de la passivitat de les autoritats) aleshores els dolents som nosaltres.

Dit això, crec que som una terra de pas i d'acollida i fem i hem de fer tot el que puguem per donar el màxim d'oportunitats al màxim de gent possible, però hi ha coses que no es poden tolerar. Si no us agrada com fem les coses per aquí, ningú us obliga a quedar-vos.

Salut!

Responder
8
4

Destacadas

Migración
“Queremos votar y no nos dejan”
Aunque las personas migrantes se movilizan para luchar por sus derechos políticos serán muchas las que, una vez más, se quedarán sin votar.
Pensamiento
Anselm Jappe: “Ningún problema actual requiere una solución técnica. Se trata siempre de problemas sociales”

Para el pensador alemán Anselm Jappe, el capitalismo narcisista en el que estamos insertos ha dado lugar a la sociedad “autófaga” que, como en el mito, termina devorándose a sí misma cuando ya nada sacia su apetito.

Argelia
Argelia en revuelta: “¡Nos despertamos y vosotros lo pagaréis!”

Argelia atraviesa desde hace tiempo una grave crisis multidimensional. El país ha experimentado una crisis política durante décadas, en particular desde el golpe militar de 1992 y la brutal guerra civil que siguió.