Marruecos
La batalla de las playas o el Marruecos feminista

A principios del verano, los medios europeos se hicieron eco de la campaña “Sé un hombre y tapa a tus mujeres”, promovida en Marruecos. Pero, ¿qué impacto ha tenido en las playas del país vecino? 

Siham -Marruecos
Siham se reconoce como djeblia (norteña) y musulmana. Ernesto G. Maleno

publicado
2018-08-31 05:12

Marruecos es un país que, por sus limitaciones, se ha reinventado en las formas de acción política, acostumbrándose a priorizar las redes sociales como herramienta de denuncia y organización popular. El ‘Movimiento 20 de Febrero’, el Hirak rifeño o el reciente boicot (#mo9ata3a) a los precios de grandes empresas han sido intentos democráticos cocinados al calor de espacios virtuales en los que una indignación compartida explotaba al unísono para reclamar derechos, libertades y justicia social. Y digo ‘intentos’ porque al llegar valientemente a su versión material, la única opción era esperar a ser fulminados por el makhzen. Pero no todas las expresiones de rabia popular han caminado en ese sentido. Movimientos reaccionarios que no llegaron a institucionalizarse con el 20F impulsan potentes discursos de gran carga moralista y conservadora.

“Sé un hombre y tapa a tus mujeres”, así inauguraba este verano una página de Facebook marroquí la temporada de playas. Miles de interacciones y comentarios atacaban la “degeneración pública” que suponen los cuerpos “desnudos” de las mujeres en las playas. Frente a la “depravación moral” que entendían, daban como respuesta una clara demostración de virilidad y pudor. Si bien, concluyendo el verano, se demuestra que la campaña ha quedado reducida a una polémica anecdótica sin mayor conflicto; su impulso hace evidentes las estrategias de tales movimientos reaccionarios para crear controversia y forzar escenarios que les resultan favorables.

Fuera, desde Europa, el debate nacional también era intervenido. Los medios de comunicación extranjeros realizaban una cobertura desproporcionada para el alcance real de la campaña, haciendo de una realidad tan seria un pasatiempos veraniego. Lanzaban así a sus públicos un mensaje igual de tradicional: el de que los países arabomusulmanes guardan una esencia machista intrínseca e insalvable, que nada tiene que ver con los ‘progresos’ occidentales. Reportajes de efecto tranquilizador para las que se bañaban en topless al otro lado de la orilla.

“Más allá de la libre elección de llevar burkini, que existe y chapó por las que lo hacen, pienso que cada vez más hombres son los que quieren decidir sobre nosotras, incluso de forma violenta”, dice Chaimae

Sin embargo en pocas o ninguna ocasión se les ha preguntado a las principales afectadas de tal controversia. Mujeres marroquíes, musulmanas o no, que desde sus vivencias cotidianas reflexionan, denuncian y enfrentan las violencias que campañas como #KounRajel (#SéUnHombre) generan. Mientras se acostumbra a abrir grandes contiendas políticas sobre sus cuerpos sin escuchar su voz, ellas tienen mucho que decir. Animando a resistir con otro mensaje, el de #SerUnaMujerLibre.

Bikini Marruecos Chaimae
Chaimae dice llevar “toda la vida” bañándose en bikini en las playas marroquíes. Ernesto G. Maleno


Chaimae: “Koun rajel u dkhol so9 rasek” (Sé un hombre y métete en tus asuntos), sentencia.

Chaimae dice llevar “toda la vida” bañándose en bikini en las playas marroquíes. Reconoce que, sobre todo en los últimos años, se ha llevado algún momento “desagradable”. “Siempre se te presenta la escena en la que se te acercan como si fueses un objeto sexual, cuando a la vez son hombres que quieren que sus mujeres vayan tapadas. En las playas fantasean con tu cuerpo y en su casa van de autoridad moral. Hipócritas”.

Tangerina, cree que se ha producido una regresión importante. “Al menos a la hora de poder mostrar nuestros cuerpos en público, creo que ellos han avanzado y nosotras somos menos. Más allá de la libre elección de llevar burkini, que existe y chapó por las que lo hacen, pienso que cada vez más hombres son los que, para demostrar su masculinidad, quieren decidir sobre nosotras, incluso de forma violenta. Y campañas tan peligrosas como estas lo demuestran, nos ponen en el centro y cuestionan nuestra libertad para taparnos o para no hacerlo”.

Yousra. Marruecos
Yousra, decidió empezar a llevar hijab por decisión propia. Ernesto G. Maleno

Yousra: De Azrou, una localidad en el interior del país, decidió empezar a llevar hijab por decisión propia “como muchas otras”. Sin embargo, comparte el diagnóstico de aquellas que no lo llevan. “Estamos hartas del machismo que tenemos que soportar diariamente. Las miradas, los comentarios, las persecuciones… las situaciones en las que se nos increpa e intimida por el hecho de ser mujeres son infinitas. Tapadas o sin tapar, vayas en burkini o en bikini; las violencias que sufrimos son muy parecidas”.

A la pregunta sobre la posible carga religiosa de la campaña responde de manera clara: “Eso no es Islam”, declara. “Esos hombres, en la necesidad de ejercer su autoridad patriarcal, tergiversan los textos sagrados para legitimarse. Reducen la Revelación a cuestiones banales como la obligación de taparse más o menos y obvian así todo lo que hay escrito sobre el respeto, la igualdad y los derechos de la mujer en el Islam. De hecho, existen en la Historia mujeres árabes y musulmanas cuyo legado es profundamente liberador. Y eso es algo que también silencian desde Europa para crearnos el complejo de querer ser salvadas”. Yousra defiende tener más esperanza que miedo y cree que los y las jóvenes tienen “una gran batalla que ganar por delante”.

Siham: Se reconoce como djeblia (norteña) y musulmana. Residente en Catalunya, le preocupa por igual la situación de las mujeres musulmanas en Europa. “Hace unos veranos, en Francia, vimos horrorizadas a un grupo de policías rodeando a una mujer en burkini para obligarle a destaparse… ¡como si de una criminal se tratase! Criminales también se nos considera a las que aquí nos bañamos en bikini. Como ves, el problema es el mismo en todos lados: hombres, europeos o árabes, obsesionados con la cantidad de ropa que llevamos en el cuerpo”.

Siham critíca también las lecturas que se hacen desde Occidente, que considera “racistas”. “Cuando estas cosas llegan a Europa los prejuicios hacia nosotras se refuerzan. Piensan que estamos todas oprimidas, que ser musulmanas implica ser sumisas y que todos los hombres que nos rodean mandan sobre nosotras. No es verdad, yo estudio, trabajo o viajo porque yo lo decido. Me baño en bikini con un short porque me siento cómoda y así lo decido. Y si en un futuro me pongo el pañuelo será porque como musulmana así lo habré decidido. Flaco favor hacen a las que luchamos desde aquí. Pero nos da igual, porque le pese a quien le pese, existe un Marruecos feminista”.

Relacionadas

Marruecos
El amor no es un crimen, la lucha por reformar el Código Penal marroquí

Nace una iniciativa popular para “forzar” al Parlamento a debatir sobre la legislación que castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, el adulterio y el aborto.

Marruecos
As que quedan
Precariedade, disidencia e fronteiras: Amad fuxiu de Marrocos por enfrontarse ao réxime, pero a súa familia aínda permanece alí
14 Comentarios
#22495 22:20 4/9/2018

Cuidado con el colonialismo cultural occidental que luego detienen a una mujer con velo en un playa francesa como ya ha ocurrido.
¿Quienes son los barbaros?

Responder
1
0
#22508 2:01 5/9/2018

viene en el articulo

Responder
2
0
#22379 14:31 2/9/2018

La sociedad marroquí tiene más de un siglo de retraso con respecto a Europa.

Soy profesor de instituto, y al tener alumnos marroquíes "he hecho un curso de inmersión en la cultura marroquí".

En la sociedad marroquí, la mujer es una mierda. En una familia, la escala es: el padre, el hijo varón, la madre y la hija.

Una mujer marroquí no es respetada .....ni por sus hijos varones. El que una madre no tenga NINGUNA autoridad

sobre sus hijos varones, da lugar a que los marroquíes sean los alumnos más conflictivos en las aulas, y que en zonas

donde hay una importante comunidad marroquí, como Galapagar en Madrid, ....los institutos sean conflictivos.

Responder
2
20
Ufkir 2:31 24/6/2019

Creo que una persona que hace comentarios como el suyo, no deberia enseñar nada ...Haga un favor a la sociedad y dediquese a otra cosa...

Responder
1
0
#22478 21:05 4/9/2018

Muchas veces esperamos de los profesores más de lo que deberíamos. Damos por hecho que son personas sensatas y cultas, cuando en la mayoría de casos no es así. Al final, como todos los demás, son personas que se dejan engañar por los estereotipos o por alguna evidencia que no está contrastada y que hace referencia a una minoría. Y como no se ha informado debidamente, se queda sumido en su ignorancia y por si no fuese suficiente se molesta en compartir esa información errónea creando, en este caso, odio hacia una sociedad que de por sí ya es poco respetada en España. Una pena que algunos sean así, y alhamdulillah que no todos son así.

Responder
13
0
#22554 8:09 6/9/2018

Exactamente sobre qué lleva un siglo de retraso? Por qué en tu imaginario hay una escalera del desarrollo que presupone que ha de compararse con España y que han de aspirar a ser la mierda de país que somos? Doble rasero y mucho relato colonial para ser profe

Responder
6
1
Naïma 21:25 4/9/2018

Racista, racista y racista. No hay más.

Responder
5
0
Rokii442 25:46 4/9/2018

Demasiado racista tu comentario. Marruecos como cualquier pais del mundo tiene sus problemas y leyes con las que la mayoria no estan deacuerdo pero no te da derecho a meternos a todos en el mismo saco. INFORMATE ANTES DE HABLAR

Responder
6
0
Farah 12:36 1/9/2018

Entiendo que el autor hace un reportaje sobre la situación en Marruecos, y en esto nada tiene que ver su género. Ni se posiciona en modo género masculino, ni hace campara de nada. Describe una realidad, y da un altavoz a las mujeres marroquíes.

Responder
7
1
#22319 11:47 31/8/2018

Gracias por el artículo, pero me sobra el "Reportajes de efecto tranquilizador 'para las que se bañaban en topless al otro lado de la orilla'". y más escrito por la mano de un hombre...
Por qué no "efecto tranquilizador para aquellOs que creen haber superado su machismo al otro lado de la orilla"...

Responder
4
12
#22323 13:13 31/8/2018

Yo sí que lo entiendo porque lo feminista no quita lo racista.

Responder
13
1
#22326 13:40 31/8/2018

Claro, porque los hombres europeos tienen super superado el machismo además del racismo, por eso mejor apuntar a las mujeres...

Responder
4
9
#22335 17:33 31/8/2018

Claro porque las mujeres blancas nunca han sido opresoras racistas. Mejor quitarles toda la culpa.

Responder
6
2
#22343 21:02 31/8/2018

no, no quitarles toda la culpa, pero sobre los hombres occidentales... ni están ni se les espera, no?, seres de luz... eso sí pullita contra las mujeres que no falte. No quito el racismo de las mujeres feministas o no de Europa, señalo que el autor así de lado, la suelta contra las mujeres y de los hombres ni mú... suiempre en la sombra, siempre limpitos... qué cruz

Responder
4
6

Destacadas

Crímenes del franquismo
La justicia española da la espalda a 59 de las 61 querellas presentadas por crímenes del franquismo

Ceaqua lamenta que los juzgados españoles han ido archivando prácticamente todas las querellas presentadas, tanto por particulares como por instituciones, por crímenes del franquismo. La causa por el bombardeo de la aviación italiana en Barcelona es una de las pocas que sigue en fase de investigación.

Infancia
Vicente Tovar: “El caso Infancia Libre no existiría sin los medios”

El abogado Vicente Tovar asumió en octubre de 2019 la representación de María Sevilla y Rocío de la Osa, presidenta y vicepresidenta de la asociación Infancia Libre.

Infancia
Un juez ordena la entrega inmediata a su madre de la hija de la exvicepresidenta de Infancia Libre

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Granada devolvió en noviembre la custodia de su hija a Rocío de la Osa, que le había sido retirada de forma provisional en junio. La familia ha obstaculizado desde entonces la entrega de la menor.

Especulación
La subida de alquileres expulsa al partido de Merkel de su sede en Berlín

La formación conservadora se opone a la congelación de los alquileres que se aprobó en la capital alemana el pasado verano, pero se ha convertido en otra víctima del desmedido aumento de precios.

Música
Arca, caos y revolución

Cada progresión impulsada por Arca remite a un peligro constante. Sonidos que nunca suenan como la primera vez, ni la segunda, ni la tercera.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Residuos
Cuando despertó, los residuos todavía estaban allí

Es necesario poner en marcha sin mayor retraso una política de residuo cero. Casos como el acontencido en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas evidencian la falta de previsión y la inacción de las administraciones públicas (in)competentes sobre el tema de residuos.

Oriente Próximo
EE UU-Irán: cuatro décadas de tensión contenida... y entonces llegó Trump

El asesinato selectivo del general Solemani se suma a los miles que ha llevado a cabo Estados Unidos en el extranjero tanto bajo gobiernos republicanos como demócratas, pero es la 'ejecución extrajudicial' que más graves consecuencias puede tener a nivel mundial.

Capitalismo
Capitalismo y patriarcado

Si queremos analizar el nivel de patriarcalización de un país, deberemos medir no solo la mercantilización de las mujeres sino su familiarización.