Bolivia
El litio como botín de guerra no justifica ni el golpe ni la gestión de Evo Morales

Algunas preguntas incómodas para la izquierda internacional sobre la situación en Bolivia.

Salar de Uyuni Bolivia
Bolivia tiene una de las mayores reservas de litio del mundo. Wikimedia Commons

publicado
2019-11-22 10:40

Vaya por delante que no tengo ningún inconveniente en reconocer que lo que ha pasado en Bolivia es un golpe de Estado, que me alarma y me repugna el fanatismo que han mostrado los autoproclamados líderes de la revuelta Luis Fernando Camacho y Jeanine Áñez, enarbolando biblias contra el Estado plurinacional y haciendo gala de su machismo, su misoginia y su racismo quemando wiphalas, la bandera de los pueblos indígenas del altiplano. Por lo mismo, me desgarra ver las imágenes de los muertos y los heridos en Cochabamba, en La Paz y en otros lugares del país que recorrí tantas veces estudiando el impacto de la extracción del litio en las comunidades que rodean el salar de Uyuni.

Sin embargo, me temo que las bizantinas discusiones filológicas sobre si se trata de un golpe o no que leemos en la prensa española y latinoamericana nos impiden ver la complejidad de la situación. La mayoría de estos textos leen el conflicto desde una óptica izquierda/derecha que hace tabla rasa de la situación actual; ligan el golpe con la larga e infame tradición de intervenciones militares en el continente auspiciadas y financiadas por la CIA y construyen un universo binario y maniqueo de buenos y malos. Esta lógica izquierda/derecha, siendo necesaria, no es analíticamente suficiente para entender la abigarrada realidad de un país donde el colonialismo interno es una realidad dolorosamente insoslayable.

En este sentido, la intelectual aymara Silvia Ribera Cusicanqui nos ha instado a huir de esta posición defendiendo que no se puede celebrar la caída del Gobierno de Evo Morales como un triunfo de la democracia, pero tampoco creer en la “segunda hipótesis del golpe de Estado, que simplemente quiere legitimar, enterito, con paquete y todo, envuelto en celofanes, a todo el gobierno de Evo Morales en sus momentos de degradación mayor. Toda esa degradación, legitimarla con la idea del golpe de Estado es criminal, y por lo tanto debe pensarse cómo es que ha empezado esa degradación”

Preguntas incómodas para un tiempo incómodo

Por eso, conviene partir haciéndose algunas preguntas incómodas que expliquen justamente cómo empezó esta degradación. Por ejemplo, ¿cómo es posible que después 14 años en el Gobierno el MAS no tenga un candidato alternativo a la presidencia y la vicepresidencia del Gobierno? ¿No hay entre los cuadros del MAS algún candidato o preferentemente candidata que pueda sustituir a Evo Morales y a su vicepresidente Álvaro García Linera? Soy consciente de que algunos países, como España, no le ponen límite a la reelección de sus presidentes, el problema es que la Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia, salida de una asamblea constituyente popular, sí estable un límite de dos mandatos, es decir, no han cumplido con las mismas leyes que ellos se dieron.

Sabiendo que uno de los caballos de batalla de la derecha internacional es la alternancia en el poder, ¿por qué ponérselo en bandeja?
Evo Morales ya se acogió de manera trapacera a su tercera reelección argumentando que su primer mandato era previo a la aprobación de esta constitución, pero ¿era necesario convocar un plebiscito en 2016 para autorizar que Morales y García Linera se presentaran a la reelección por cuarta vez? ¿No había más remedio que acudir al derecho internacional y forzar al Tribunal Constitucional de Bolivia a aceptar que no presentarse a las elecciones del 2019 violaba los derechos humanos del presidente? Insisto, ¿no había nadie MAS para sustituirlos? Sabiendo que uno de los caballos de batalla de la derecha internacional es la alternancia en el poder, ¿por qué ponérselo en bandeja? La falta de alternativas evidencia que bien hay tendencias autoritarias dentro gobierno del MAS que se aferran al poder por encima de cualquier consideración política, bien se desaprovecharon años para formar “por abajo” a los cuadros del partido para asegurar su continuidad más allá de la vida política de sus líderes.

Más preguntas sin respuesta: ¿quién y por qué se suspende el conteo electoral rápido la noche de las elecciones del 20 de octubre? ¿Quién y cómo se nombró a los miembros del Tribunal Supremo Electoral? ¿Es cierto cómo denuncia Pablo Solón, antiguo ministro del MAS, que fueron nombrados a dedo como muchos otros miembros de la magistratura para favorecer al Gobierno? ¿Podemos justificar el fraude electoral verificado no sólo por la OEA sino por múltiples auditorias nacionales e internacionales? ¿Podemos desestimar la degradación o el autoritarismo como mal menor en nombre de las políticas sociales del Gobierno del MAS?

El modelo extractivista-patriarcal

Es innegable que durante los 14 años del Gobierno de Evo Morales ha habido una notable reducción de la pobreza a través de políticas públicas de redistribución de la riqueza. Asimismo, no se puede negar que, aunque sea de manera limitada y muchas veces simbólica, el Estado hizo un esfuerzo histórico por reconocer a la mayoría aymara, quechua y guaraní del país transformándose en estado plurinacional. Pero la pregunta es, ¿sobre qué modelo económico se sustentan estas políticas redistributivas y anti-racistas?

El Estado hizo un esfuerzo histórico por reconocer a la mayoría aymara, quechua y guaraní del país transformándose en estado plurinacional. Pero ¿sobre qué modelo económico se sustentan estas políticas redistributivas y anti-racistas?
La respuesta a esta pregunta y la mejor guía para entender la situación actual se encuentra en las potentes intervenciones del movimiento feminista boliviano, una inteligencia colectiva lamentablemente silenciada en el relato del golpe de Estado de la izquierda internacional. Uno de estos grupos es Mujeres Creando. En el año 2017 este colectivo feminista aceptó una invitación de la bienal de arte de Bolivia para pintar un mural siempre que pudiera llevarse a cabo en la fachada del Museo Nacional de Arte a escasos metros de la sede de Gobierno. En el centro de este “altar profano”, concebido por Maria Galindo, Esther Argollo y Danitza Luna, aparecía el escudo de Bolivia con el Cerro Rico de Potosí clavado sobre la espalda de un hombre arrodillado en posición de sumisión. El pene del hombre estaba amarrado con una cadena a una pesa de oro, a los lados podía leerse: “Ni la tierra ni las mujeres somos territorio de conquista” y “no hay nada más parecido a una machista de derechas que un machista de izquierdas”.

El gobierno de Evo Morales no sólo no modifico la lógica colonial extractiva del país basada en la exportación de minerales (oro, plata, estaño, cobre) a las metrópolis del norte, sino que amplió el extractivismo

Las feministas de Mujeres Creando ponían así el dedo en la llaga (el mural duró menos de 24 horas sin ser profanado) mostrando que las políticas extractivas del Estado no se asentaban sobre una lógica de género neutral, sino sobre una solidaridad interna entre colonialismo y patriarcado que transforma los cuerpos de las mujeres y la tierra en mercancía y botín de guerra.

En efecto, el gobierno de Evo Morales no sólo no modifico la lógica colonial extractiva del país basada en la exportación de minerales (oro, plata, estaño, cobre) a las metrópolis del norte, sino que amplió el extractivismo otorgando más licencias mineras, intensificando la explotación del litio, ampliando la frontera de los agronegocios en el oriente y pactando con la oligarquía que ahora lo echa del poder.

The indigenous State, el trabajo etnográfico de mi colega Nancy Postero da cuenta de la naturaleza sistemática de estas políticas extractivas y su reverso, la transformación del Estado Plurinacional en una performance indigenista sin contenidos materiales. Sí, parte de las regalías obtenidas con estos negocios sirvió para financiar programas sociales, pero ¿por qué nunca intentaron cambiar el modelo de desarrollo patriarcal colonial? ¿No vieron ninguna contradicción entre reconocer los derechos de la Pachamama en la Constitución y perpetuar un modelo económico absolutamente ecocida?

Sí, parte de las regalías obtenidas con estos negocios sirvió para financiar programas sociales, pero ¿por qué nunca intentaron cambiar el modelo de desarrollo patriarcal colonial?

La lógica de extractivista/patriarcal llega a su paroxismo con el conflicto del TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Natural Isidoro Sécure) del 20100-2011. El Gobierno del MAS pretendía construir una carretera que cortaba a la mitad este territorio guaraní en pleno corazón de la amazonia y una de las zonas de mayor biodiversidad del país para facilitar la extracción de hidrocraburos en el centro del parque y la extensión de los agronegocios. La oposición de los habitantes del territorio fue duramente reprimida por el Gobierno de Evo Morales. Una de las personas que acompañaban a la marcha en defensa del TIPNIS era Esther Argollo, una de las autoras del mural de Mujeres Creando. En 2017 tuve la oportunidad de entrevistarla y me describió, todavía conmocionada, la brutal represión de la policía de Evo Morales en el pueblo de Chaparina:

“Nos invadieron el campamento, nos cercaron, lanzaron gases, sacaron a los indígenas del lugar donde estábamos a patadas, a golpes, les amarraron, les taparon las bocas, tuve que correr con un niño al monte, porque… era una señora, de las indígenas que estábamos en el campamento, era un domingo… la señora estaba con dos niños, uno se lo dio a uno de los indígenas y corrió al monte y el otro me lo dio a mí”.   

Como puede verse la brutalidad de la represión gubernamental no respetó ni siquiera a las niñas y niños que viajaban con las comunidades para defender sus territorios ancestrales. ¿Podemos pasar por alto algo estas atrocidades solo porque la oligarquía insurrecta es igual de violenta? ¿Se romperá el silencio sobre lo que pasó en Chaparina alguna vez?

¿Podemos pasar por alto algo estas atrocidades solo porque la oligarquía insurrecta es igual de violenta? ¿Se romperá el silencio sobre lo que pasó en Chaparina alguna vez?
En el conflicto del TIPNIS estaba la semilla de la lógica que ahora estalla en las calles de Bolivia. No combatir la lógica extrativista/patriarcal solo podía desembocar en una intensificación creciente de sus contradicciones y una repetición de sus lógicas patriarcales y neocoloniales. La politóloga y antigua militante katarista Raquel Gutiérrez lee el conflicto actual como una “pelea de gallos” entre Carlos Mesa, jefe de la oposición en las últimas elecciones, Evo Morales y el “Macho Camacho” representante de la oligarquía cruceña: 

Víctima-verdugo-redentor: en la confrontación política se instaló amplificado el triángulo simbólico patriarcal por excelencia. La aparición de Camacho-redentor desafía a Evo-verdugo y silencia a Mesa-víctima. Así, la mediación de la palabra feminista/femenina se hace cada vez más urgente y, a la vez, resulta más difícil. Se hace cada vez más complicado enunciar las palabras y diseñar las acciones que puedan hacer entrar aire en ese trágico triángulo que terminará por tragarnos a todas. Algunas voces se asustan y eligen plegarse a alguno de los redentores en oferta, otras nos empecinamos en no hacerlo. 

En este triángulo no hay gallos inocentes, todos los caudillos ejercen violencia no solo la oligarquía cruceña, todos queman la casa del enemigo, la lógica perversa ahora consiste en ver quien acumula más poder y más dólares para financiar la represión. En este contexto si Evo Morales quiere de verdad evitar un baño de sangre debería, como anunció hace unos días, dar un paso al costado, sería más sensato abandonar la ambivalencia y garantizar decididamente que el MAS tenga otro candidato que garantice salvarse del naufragio y hacer de cortafuegos a las derecha racista.

El litio como botín de guerra y como excusa

El relato de la izquierda —golpe de estado, CIA, Evo-víctima, oligarquía racista, retorno de la Biblia al Palacio Murillo— se sutura definitivamente con la aparición del litio como botín de guerra, todo ello aderezado con unas citas muy ad hoc de Eduardo Galeano sobre los recursos naturales como la maldición de los pueblos del tercer mundo. No cabe duda, como ya señalé en otro artículo , de que el litio se ha transformado en uno de los minerales más cotizados, pues es un elemento indispensable en la fabricación de coches eléctricos que sustentan el “capitalismo verde”. Bolivia cuenta con grandes reservas de litio en los Salares de Uyuni y Coipasa y, en ese sentido, es totalmente plausible que la oligarquía blanca del país en connivencia con algunas potencias extranjeras (Estados Unidos, pero también China, Rusia o Alemania, etc.) estén afilándose los colmillos para subastarse el litio.

Pero, de nuevo, el Gobierno de Morales no puede concebirse como un defensor puro de los recursos naturales y la diversidad ecológica de su país. Antes de la llegada al poder de Evo Morales, a finales de los años 90, la empresa norteamericana FMC ya había intentado firmar una contrato para explorar litio en el salar de Uyuni. La presión de las comunidades locales y del Comité Civico Potosino hizo desistir al Gobierno neoliberal de Sánchez de Losada.

Tras la llegada al poder de Evo Morales, en 2008, los yacimientos de litio pasaron a ser una concesión de COMIBOL (Comisión Minera Boliviana) y se creó la Dirección Nacional de Recursos Evaporíticos a cargó de Luis Alberto Echazú. El modo en que se realiza la transferencia de los terrenos ya es sospechoso. Habiendo recorrido todas las comunidades que se ubican alrededor del salar de Uyuni, puedo asegurar que en ninguna de ellas hubo consulta previa, libre e informada como señala el artículo 169 de la OIT para autorizar la explotación de litio en territorio indígena. En lugar de eso, se recurrió al apoyo de una organización masista, la Federación Regional Única de Trabajadores Campesinos del Altiplano Sur (FRUTCAS) que había logrado, tras años de lucha, que algunos territorios aledaños al salar fueran declarados TCO (Tierras Comunitarias de Origen). Pero este subterfugio legal no significa que todos los ayllus del salar estén de acuerdo con la explotación del litio, hay comunidades como Llica que están en desacuerdo y otras que lo aceptaron porque no veían otra opción.

El gobierno de Evo Morales con toda su retórica pachamámica jamás se ha planteado escuchar a estas comunidades o repensar la explotación del litio para preservar un espacio sagrado y de alta bioversidad

Pero el asunto central es que se trataba nuevamente de un proyecto nacionalista extractivo. Los ingenieros de la planta de Llipi Llipi me explicaron en La Paz en el año 2016 que se iba a tratar de un proyecto completamente boliviano, ejecutado con capital boliviano, recursos humanos bolivianos y cuyos beneficios recaerían en el pueblo boliviano; incluso llegaban a argumentar que podrían fabricar la batería de litio o incluso coches en Uyuni.

Cuando les preguntaba sobre los potenciales impactos ambientales que iba a provocar la extracción no solamente por el gasto de agua sino por los residuos que iba general la inyección de grandes dosis de cal en el salar para separar el magnesio del litio, se referían de nuevo a un imaginario nacionalista en el que el “oro blanco” prometía sacar, una vez más, al pueblo boliviano de la miseria como en Potosí tantas otras veces. La versión de algunos líderes de FRUTCAS era todavía más siniestra, pues cuando pregunte a Humberto Ticona, uno de sus líderes si no veía contradicción entre los artículos de la Constitución en defensa de la Pachamama y la extracción del litio me respondió: “Claro, por ejemplo, ¿el litio de dónde viene? De las entrañas de la tierra, nos está dando la Pachamama también una alternativa a sus hijos para poder sobrevivir”. 

Incluso aceptando prima facie estás promesas de nacionalismo extractivo se trata de una historia de pésima gestión administrativa. En estos diez años de gestión de los yacimientos de litio del salar de Uyuni el gobierno ha cambiado de historia múltiples veces. El último episodio de la saga se remonta a abril del 2018, momento en el que el Gobierno de Evo Morales firma una acuerdo con la empresa alemana ACI Systems GmbH en régimen de explotación mixto con el Estado. El acuerdo ha sido finalmente revocado por las presiones de las comunidades circundantes al salar de Uyuni y de miembros del Comité Cívico Potosino. La negativa de las comunidades se debe en parte a su deseo de participar más activamente en los beneficios de la explotación del mineral, pero también porque como me fue manifestado en múltiples entrevistas con miembros de la comunidad de Llica, las comunidades indígenas piensan que el salar es un ser vivo sagrado, están convencidos, por ejemplo, que la quínoa real que se cultiva en la zona tiene una calidad especial por los vapores que despide el salar. Para las personas entrevistadas la explotación del litio puede hacer implosionar el salar transformándolo en un barrizal, cuestión que sería vivida como una catástrofe epistemológica pues el salar es un miembro más de la familia, junto con el volcán Tunupa, los cerros y todos los seres vivos que lo pueblan.

El Gobierno de Evo Morales con toda su retórica pachamámica jamás se ha planteado escuchar a estas comunidades o repensar la explotación del litio para preservar un espacio sagrado y de alta bioversidad, ni antes ni ahora; lo que estaba en juego era simplemente el modelo de explotación y la distribución de los beneficios. La izquierda internacional que tanto se preocupa, y con razón, por la situación en Bolivia debería escuchar a esta gente y a todos los colectivos de la sociedad civil que no están afiliados con ninguno de los caudillos en pugna, como por ejemplo, Colectivo Curva, Colectivo Ch’ixi, Comunidad Pukara, Nación Qhara Qhara, Nación Yampara, Parlamento de Mujeres, Red UNITAS (y, entre otras, sus organizaciones afiliadas CEDLA, CEJIS y CIPCA) y Trabajadores Originarios Quechuas de la Provincia Oropeza.


Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Bolivia
América Latina: Bolivia como síntoma

El ejemplo boliviano nos muestra que las protestas ciudadanas en América Latina deben vehicularse a través de un mayor empoderamiento ciudadano, centrado siempre en la reducción de las importantes desigualdades sociales existentes.

Bolivia
Bolivia en estado de ‘shock’: a una semana de la masacre de Senkata

La masacre de Senkata, donde el ejército asesinó a nueve manifestantes contrarios al gobierno de facto de Jeanine Áñez, ha sido un punto de inflexión. La cifra de muertos en el conflicto supera la treintena mientras avanza la negociación entre la cúpula del MAS y el nuevo Gobierno.

1 Comentario
#43635 14:11 25/11/2019

Muy buen artículo, muy esclarecedor y que evita las simplificaciones en las que a menudo se caen con estos asuntos. Los recursos naturales , los dichosos recursos no son ni de izquierdas ni de derechas, pero todos se los llevan a su bando y a su discurso

Responder
0
0
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
El sello kelly para hoteles de Catalunya, estancado
La consellería de Treball reconoce que no se ha hecho nada para crear el sello de calidad para hoteles que el Parlament aprobó en 2018.
Migración
655 personas pierden la vida en su intento de llegar a España en 2019

El colectivo Caminando Fronteras contabiliza 655 víctimas fatales, de las cuales solo se han recuperado 137 cadáveres, el 80 por ciento de los cuerpos están desaparecidos. En comparación con 2018, el monitoreo demuestra que las rutas migratorias son más peligrosas y mortíferas pese a registrarse una disminución casi a la mitad en las llegadas hacia España.

Argentina
Alejandro Grimson: “Ya no hay neoliberales dentro del peronismo”

El peronismo vuelve al poder este 10 de diciembre. Entrevistamos a Alejandro Grimson, autor del ensayo ¿Qué es el peronismo? para desgranar cómo ha cambiado este movimiento social y partidario desde la década de los 40 hasta la actualidad.

COP25
Activistas por el clima protagonizan un intento de acampada en la COP25

La acción, que denunciaba el asesinato de al menos 168 defensores del territorio en 2018, ha tenido lugar de madrugada en la puerta sur del Ifema y se ha saldado con unas 60 personas identificadas.

Economía
Trump juega a ser el Grinch navideño de la economía
El presidente de EEUU coquetea con una vuelta a la retórica de plena guerra comercial con China mientras endurece sus amenazas arancelarias a la Unión Europea.

Últimas

Sanidad
El PP tendrá que responder por su gestión sanitaria en Madrid ante el Tribunal de Cuentas

Audita Sanidad inicia acción pública por presuntas irregularidades en los contratos menores firmados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid durante 2016. 

Filosofía
El pensamiento quechua
El “pensamiento quechua” no se limita al Tawantinsuyu, sino que sigue existiendo durante la Colonia y la vida republicana de los nuevos Estados andinos
Rojava
Lo contrario de la nostalgia
Estábamos rodeados y bailábamos. La ciudad estaba rodeada y la gente bailaba en la calle.
Puerto Rico
[Podcast] Del Odio a tu Rumba
Almadura y En 12 días, dos piezas sonoras de aquello que llamaron "El verano combativo" de Puerto Rico.
Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría.