Bolivia
El poder y sus perpetuidades

En las últimas semanas diferentes medios y personas en redes sociales vienen hablando de Evo Morales y cómo los políticos de la izquierda llamada bolivariana tienden a aferrarse de forma autoritaria al poder. Venga, me sumo que está interesante la cosa.

Evo Morales proclama el triunfo electoral en elecciones de Bolivia de octubre de 2019.
Evo Morales proclama el triunfo electoral en elecciones de Bolivia de octubre de 2019.

publicado
2019-11-21 17:39

En ese binarismo desde el que se leen los procesos políticos de las excolonias, con sus pueblos subalternizados, y todo lo que ello implica en los imaginarios racistas sobre sus simbologías e incluso sus instituciones (aún cuando fueron asumidas por los criollos con tal de emular a Europa) es esencial el lugar de enunciación. Europa se ve a sí misma cuna de la democracia, se piensa que sus sistemas políticos son los únicos válidos. Pero no solo se piensa desde los poderes, sino que requiere de todo tipo de tecnologías discursivas para perpetuar esos imaginarios que la ponen por encima. Uno de ellos es evidente, y ahí están las contradicciones discursivas que le permiten señalar los males del resto para negar/ocultar/minimizar los propios —y eso que en los males del resto tiene mucho que ver la mano de la propia Europa.

Hablamos de perpetuidad y el ansia de poder de determinadas figuras políticas (lo cual es criticable), que de alguna forma solo se pone el foco en las de un espectro político (la izquierda) negando tantos otros casos (la derecha) donde se reproducen las mismas lógicas de ansia de poder por medio de otros instrumentos y en otros niveles. ¿O nos vamos a creer que solo hay unos que quieren el poder y otros cederlo?

Antes de eso se puede afirmar varias cosas. La primera es que ha sido un error el nulo o poco trabajo que se ha hecho desde determinados movimientos políticos de partido de izquierdas en varios países de América Latina a la hora de generar nuevos rostros, otras figuras políticas que descarguen presiones y responsabilidades a medios plazos, pero que permitan seguir con la línea ideológica y los principios marcados. En política siempre hay que regenerar rostros y personalidades. Es bueno para esos ellxs y para el saneamiento del sistema. La credibilidad es esencial. Esto, por otro lado, no es meramente un problema de la izquierda. Los lideres de izquierdas en gobiernos siguen teniendo como principales opositores los mismos líderes de la derecha. En Bolivia, por ejemplo, el principal candidato de la oposición para ser presidente ha sido Carlos Mesa, quien ya fuera presidente entre el 2003 y el 2005 justo antes de la llegada de Evo Morales.

Ha sido un error el poco trabajo que se ha hecho desde las izquierdas en varios países de América Latina a la hora de generar nuevos rostros.  Este no es meramente un problema de la izquierda.

La segunda cosa que se puede mencionar es que si hay algo difícil es ser de izquierdas en América Latina. Ha estado controlada en gran medida por instituciones regionales conservadoras (por ejemplo, la OEA) ampliamente financiadas desde Estados Unidos, cuya lista intervencionista en el continente es amplia e innegable, y con unos intereses geopolíticos evidentes con tantos recursos naturales necesarios para mantener las riquezas del norte (ahora sabemos que en Bolivia está la mayor reserva de litio del mundo).

El FMI y la OTAN siempre miran para el sur. Esto, que no justifica nunca la tiranía de otros, sí ayuda a explicar los ejercicios que se llevan al límite para resguardar los “logros” obtenidos a la hora de alcanzar puestos de poder. Es decir, la izquierda siempre ha tenido que hacer un esfuerzo más grande, en todo tipo de niveles, para conseguir esferas de poder y hacerlas valer. Jugar en ese límite puede llevar, ha llevado y llevará a que se termine por hacer mal uso, e incluso abuso, de las herramientas institucionales democráticas transformándolas en no democráticas. De nuevo, esta transformación de lo democrático en no democrático ni define a la izquierda latinoamericana ni la derecha está exenta de ello.

Señalados estos puntos que considero relevantes, el problema es cuando absorbemos esos discursos y entendemos que el problema del poder y su perpetuidad se reduce a personajes concretos y no a modelos políticos. Se señala cómo diferentes políticos han buscado la forma de alargar sus mandatos, de volver a ser reelegidos cuando la Constitución de esos países no lo permitía o buscando apoyos en referéndums.

Occidente, que se autoconsidera el culmen de la civilización, los derechos y las libertades, tiende a generar una trampa con la que se permite ratificarse como la valedora de derechos mientras que el resto los pone en peligro. Lo que no te dice es que el marco en el que se define lo que es válido y lo que no, también lo han creado ellos. Y claro, así todo es más fácil. Establecido bajo un amplio abanico de formas, te dicen que democracia solo hay una, y es la suya.

De esta forma lo señala Sirin Adlbi Sibai en su libro La cárcel del Feminismo (Akal, 2016) para hacer ver que el llamado campo de la libertad, aun siendo amplio desde su propia lógica, termina siendo una cárcel para el resto. Existen unos márgenes validados por la concepción de democracia impuesta desde occidente. Estando fuera de esos márgenes pueden parecer muy estrechos y pueden traducirse en una trampa.

Lo que no se problematiza entonces es que la perpetuidad del poder no corresponde a personas concreta, ni siquiera a modelos ideológicos con mayor o menor legitimidad desde occidente, sino a un sistema global económico, político y social. Existe un orden internacional que lleva bastante tiempo perpetuado. Querer reducir el problema a que una persona tenga ansias de poder termina siendo una bofetada a todo un sistema ideológico que acapara todas las estructuras de poder y lo lleva haciendo mucho tiempo. Así, si le damos una vuelta al análisis, vemos por ejemplo cómo en los países occidentales —su amplia mayoría— desde hace mucho tiempo, hayan tenido mayor o menor alternancia de figuras políticas, todas y cada una de ellas han estado dentro del mismo marco ideológico, económico y político. Es decir, todos han tenido que aceptar el capitalismo y la figura del estado, pensado como estado-nación en su mayoría, para poder llegar al poder y ser legitimados para ejercerlo.

Existe un orden internacional que lleva bastante tiempo perpetuado. En general en los países occidentales todas y cada una de las figuras políticas han estado dentro del mismo marco ideológico, económico y político

Siendo esto así no pasa nada porque en Estados Unidos desde su independencia se hayan alternado en el poder dos únicos partidos. Ambos, económicamente hablando, anclados en el capitalismo. Nadie se escandalizaba en Madrid porque hasta hace poco más de cuatro años un mismo partido gobernara durante más de veinte años bajo los mismos marcos ideológicos. ¿Nos atrevemos a considerar alternancia política el paso de Uribe-Santos-Duque? ¿Cuál es la alternancia ideológica real de quienes dirigen el FMI o el Banco Mundial?

Las personas importan, y mucho, pero importa tanto o más el contenido político que representan. Nos podemos preguntar si nos gobiernan personas o todo un sistema estructurado validado como único posible. ¿Cuáles son realmente los poderes que gobiernan y qué ansias tienen de perpetuarse? ¿Quiénes los ponen en cuestión? ¿Y qué pasa cuando lo hacen?

Al final la alternancia política es solo exigida dentro de los márgenes del orden global capitalista, racista y machista definido desde un lugar concreto. La verdad es que, desde hace 500 años ese orden poca alternancia ha tenido.

Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Relacionadas

América Latina
Bolivia y los silencios rotos

En Bolivia se ha roto con los silencios impuestos y no habrá golpes en el Estado ni gritos en los cuarteles o despachos que puedan volver a imponerlos.

Fracking
Qué países dicen sí y qué países dicen no al fracking en América Latina

Una investigación conjunta entre El Salto (España), La Mula (Perú) e Izquierda Diario (Argentina) cartografía los proyectos y las resistencias frente al fracking en toda América Latina.

Bolivia
América Latina: Bolivia como síntoma

El ejemplo boliviano nos muestra que las protestas ciudadanas en América Latina deben vehicularse a través de un mayor empoderamiento ciudadano, centrado siempre en la reducción de las importantes desigualdades sociales existentes.

0 Comentarios
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Destacadas

Crisis climática
España rompe el termómetro: la década más cálida

La temperatura media de la última década ha sido de 15,7ºC, la mayor desde que existen mediciones y 1,7ºC más que la de la década de los años 70. Desde el Observatorio de Sostenibilidad instan al nuevo Gobierno a situar la adaptabilidad a la emergencia climática entre una de las prioridades.

Marruecos
‘Hirak’ rifeño: una revuelta descabezada pero no derrotada

A pesar de la represión, el movimiento de protesta que sacudió al Rif en el otoño de 2016 sigue vivo y aguardando otra oportunidad.

Memoria histórica
Comienzan los trabajos de exhumación en la fosa común de Pico Reja en Sevilla

Familiares de las víctimas, activistas por la memoria y representantes institucionales se dan cita en el acto simbólico que da inicio a los trabajos de exhumación en el cementerio sevillano de San Fernando.

Industria armamentística
El negocio de las armas que van contra la ética y las personas

Los sistemas de armas autónomas nos sitúan en un claro escenario de deshumanización, fuera de los planteamientos éticos más básicos.

Humor
¿Boicot a dónde?

Trigésimo segunda entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Memoria histórica
Piden la dimisión del alcalde de Madrid por destruir el Memorial del Cementerio del Este

Las organizaciones memorialistas acusan Martínez-Almeida de mostrar “un desprecio absoluto a las víctimas del genocidio y dictadura franquistas, así como la ignorancia de leyes y principios universales sobre los derechos a la verdad, justicia y reparación”.

Senegal
Buscar agua bajo la tierra

Beber, alimentar al ganado, llenar los coloridos barreños chinos del agua suficiente para que pueda continuar la vida. Todo depende de un pozo.

Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.