El mito de la inspección de trabajo: un inspector por cada 1.600 empresas

Las horas extra no cobradas y el fraude en la contratación son las dos infracciones más perseguidas por Inspección de Trabajo, un departamento con pocos recursos y escaso margen de actuación.


publicado
2017-12-26 07:00:00

Dicen quienes les han visto que guardan una figura humana bastante reconocible. Nada raro. Habrá que fiarse de esos testimonios porque el resto coincide en afirmar que jamás ha avistado a un inspector de trabajo pese a que no le vendría mal que se diese una vuelta por su empresa. Algunos de estos funcionarios podrían contestar que tienen la opción de denunciar lo que deseen para ponerse en marcha. Otros comentarán que para qué, si las resoluciones no son concretas. También pueden alzar la voz quienes piensan que los inspectores trabajan para el Gobierno y este se pone siempre al servicio de los poderosos. Y mientras, entre esto y lo otro, la casa sin barrer.

Para entender la labor de la Inspección de Trabajo solo hay que cambiarle el nombre. En Argentina, por ejemplo, se la conoce como Policía de Trabajo. Eso ya indica que su labor, al menos teórica, es velar por el cumplimiento de las leyes.

En España las competencias se reparten. Las comunidades autónomas usan a la Inspección para atajar el fraude en las relaciones y la prevención de riesgos laborales. El Estado vigila la parte de Seguridad Social y extranjería. Solo Catalunya y País Vasco tienen las competencias completas sobre el personal.

El día a día de uno de estos funcionarios suele estar bien cargado de tareas. “El inspector hace visitas a empresas. Esas empresas no suelen estar en los centros de las ciudades. El transporte conlleva tiempo. Además, cuando se acude, no suelen tener toda la documentación requerida. Entonces hay que citarlas. Ahí entra la labor de despacho, pero luego queda redactar el informe”, relata Vicente Mora, que trabaja en la Inspección Provincial de Madrid.

Cada inspector realiza una media de 171 visitas a empresas, frente a las 134 que se registran en Alemania y las 59 de Francia, según los datos de los respectivos departamentos recogidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Pero además, “los recursos son insuficientes”, dice Mora. En España no se llega a los 2.000 efectivos entre inspectores y subinspectores, según las últimas cifras aportadas en 2015. Una cifra claramente deficitaria en comparación con las cerca de 3,2 millones de empresas que existen en España, según la revista Forbes.


ante la precariedad

De las infracciones cometidas en 2015 dentro de la competencia de relaciones laborales, más del 40% correspondieron al tiempo de trabajo. Ahí entran las horas extra trabajadas y no cobradas o las jornadas a tiempo parcial que se acaban convirtiendo de forma irregular en jornadas a tiempo completo.

“El control en estas materias se lleva haciendo desde hace mucho tiempo, pero no sé si los resultados son los adecuados”, dice Beatriz Losada, inspectora de trabajo que actualmente ocupa el cargo de presidenta del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA).

De nuevo conviene darse una vuelta por las estadísticas. Desde el arranque de 2012 y durante 18 trimestres seguidos, más de la mitad de las horas extra trabajadas en España no se cobraron. Se alcanzó el máximo del 60% en 2014. En la última Encuesta de Población Activa, la del tercer trimestre, el nivel ha quedado en el 46,2%, todavía diez puntos por encima del nivel de arranque de la crisis. A día de hoy, en sectores como el comercio y la hostelería, las horas no abonadas continúan representando más de la mitad.

Otro problema son los contratos a tiempo parcial. En 2015, tras la labor de la Inspección, se hicieron 12.383 incrementos de jornada. En dos terceras partes de los casos el aumento fue superior al 50%. Eso significa que, en muchas situaciones, lo que se paga por una buena parte de la jornada queda a la voluntad del empresario y al margen de las cotizaciones a la Seguridad Social.

“Ahora la precariedad está más relacionada con el tiempo de trabajo que con la naturaleza del contrato”, explica el inspector Mora

Estar contratado a cuatro horas o menos y trabajar ocho o más es una situación tan común que lleva al inspector Mora a afirmar que el problema ya no es la comentada dualidad del mercado laboral. “Realmente ya da lo mismo tener un contrato fijo o temporal. No hay tanta diferencia ni siquiera en las indemnizaciones. Ahora la precariedad está más relacionada con el tiempo de trabajo que con la naturaleza del contrato”.

Pero, ¿por qué la espada del inspector es incapaz de cortar el nudo gordiano? En 2014 un informe de la Unión Progresista de Inspectores de Trabajo denunciaba “el sesgo ideológico” de la institución. Un año antes, las inspecciones realizadas a trabajadores por fraude en la prestación de paro aumentaron un 76%.

“Nos costó romper esa dinámica”, comenta Lola Santillana, secretaria de Empleo y Cualificación Profesional de Comisiones Obreras. “Durante un tiempo la Inspección se dedicaba a perseguir personas en desempleo, las víctimas de la crisis”, explica. La cuestión es si el fraude a la hora de cobrar el paro estaba justificado.

“El número de personas a las que se les levanta un acta de infracción por fraude en la prestación por desempleo es realmente bajo. Creo que responde más a un alarmismo”, sentencia Mora.

Otra cosa es si eso demuestra el sesgo ideológico. “No me atrevería a decir eso. Lo que sí puedo decir es que las campañas de la Inspección no se deberían enfocar contra los más débiles”, sostiene Lluc Sánchez, abogado de CGT. “Quizá el sesgo sea transversal”, dice Mora. “En realidad, ningún gobierno está interesado en que la Inspección actúe debidamente hasta el momento”.

Falta de herramientas

Todos coinciden: demostrar algunas de las situaciones irregulares es muy complicado. “La reforma laboral ha provocado que la Inspección de Trabajo tenga menos herramientas para llevar a cabo su función”, afirma Losada. Esto afecta principalmente al control de la jornada. La ley no obliga a las empresas a registrarla, cuestión que complica el trabajo de los inspectores a la hora de detectar fraude.

Han advertido de ello incluso los jueces. “Esa obligación no existe por ahora y los tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control de horario”, decía una sentencia del Supremo por un litigio que afectaba a Bankia. Era, además, un toque de atención a la Audiencia Nacional, que había dado previamente la razón a los trabajadores.

“La Inspección de Trabajo no puede llevar a cabo una actuación subjetiva. Yo tengo, en aplicación de una norma, que verificar el comportamiento para ver si es apto o no. Si la ley no es clara, no voy a poder llevar a cabo un control objetivo”, argumenta Losada.

La ley no ayuda, pero ¿qué hay de la autocrítica? “Es muy habitual que la Inspección eche balones fuera y diga que el asunto tratado es para los tribunales”, dice Lluc Sánchez. El abogado se queja de que, en muchos casos, las resoluciones “son poco claras”, cuestión que no ayuda en los juicios.

“Hay funcionarios más y menos diligentes”, reconoce Mora. “Pero, en general, hacemos un buen trabajo. El problema es que con los medios de que disponemos, tampoco se puede hacer demasiado”.

La falta de medios es una queja recurrente. También el diseño de las campañas, es decir, la hoja de ruta que sigue la Inspección cuando actúa de oficio. “Son insuficientes”, dice el inspector Mora.

Esos planes dependen en buena medida de las comunidades autónomas. Es así como se adaptan a la realidad de los territorios: centrados más en el fraude en el campo, por ejemplo, en Andalucía o Extremadura. “Allí hemos detectado y puesto en conocimiento de la Inspección la cuestión de los falsos autónomos, personas que trabajan por cuenta ajena y después lo hacen por cuenta propia en el mismo empleo”, dice Lola Santillana.

Los buzones

El peso de la actuación de oficio de la Inspección es del 75%. El resto corresponde a las denuncias. Todo trabajador puede acudir a la Inspección de Trabajo a dar a conocer hechos que considere irregulares. Esa denuncia no es anónima, pero el funcionario debe guardar sigilo. Sin embargo, el miedo se apodera de muchos empleados en situación irregular.

“Aquí resulta clave la labor de los sindicatos”, comenta Elena Pérez, directora de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno vasco. Las centrales tienen mayor presencia en la industria, un sector importante en Euskadi. De ahí que el peso de la denuncia ante la Inspección sea mayor. Supera el 30% en Guipúzcoa, aunque más llamativo es el caso de Vizcaya, donde se roza el 60%. Ella lo explica en parte en que en esta provincia hay más rivalidad sindical. “Eso ayuda, la competencia ayuda a mejorar siempre”.

Pero los sindicatos no son fuertes en general en el sector de la hostelería o el comercio. Y menos todavía si las empresas son pequeñas. Ahí, “el miedo se apodera de los trabajadores”, dice Santillana.

Para ellos queda el recurso de los buzones anónimos. Con esa idea se creó uno en el País Vasco, donde se corrobora el perfil. “La mayoría de denuncias llegan de bares”, confirma Pérez. Entre junio y octubre, los primeros meses de funcionamiento, el buzón ha registrado 77 denuncias. De estas, 24 las tramita la Inspección de Trabajo. Por el momento ninguna ha terminado en sanción.

El Ministerio de Empleo también tiene su propio buzón anónimo. Las más de 135.000 denuncias recogidas ahí permitieron aflorar 5.444 empleos y sancionar a los infractores por valor de 16,7 millones de euros, un 5,4% del valor total de las multas.

Pero los datos son de 2015, los últimos disponibles. Empleo, tras una consulta a través del Portal de la Transparencia, no ha aportado ni siquiera las cifras de 2016 bajo el argumento de que se están recopilando “para la elaboración de la Memoria anual de la actividad de la Inspección de Trabajo”. Se demuestra así que los tiempos y las urgencias son diferentes según el ámbito en el que nos encontremos.

Como muestra, un botón: en septiembre, tras una reunión con los líderes sindicales y patronales, la ministra Fátima Bañez reconocía que se debía reforzar las actuaciones de la Inspección en materia de fraude en la contratación y revisar el régimen de sanciones. Así quedó fijado en uno de los puntos de un documento que también se pasó a la prensa.

Poco más se sabe de aquello. Ha habido una reunión más del foro en el que se discute este aspecto: la Mesa de Calidad del Empleo, “pero todavía no hemos entrado en materia”, dice Lola Santillana, que estrenó su cargo en junio. “Yo no estaba acostumbrada a estos tiempos”, confiesa.

Es una sensación generalizada en las cúpulas de UGT y CC OO. Las dos se han renovado hace poco. Ahora falta por ver si vencerán la frustración que genera no avanzar o sucumbirán ante el hastío. 

CAMPAÑAS de ÉXITO
Hay campañas exitosas. En el País Vasco se suelen centrar en la seguridad laboral en la industria. “Aquí ese aspecto es muy importante”, corrobora Elena Pérez, directora de Trabajo y Seguridad Social de un departamento controlado por los socialistas dentro del Gobierno de coalición con el PNV. Casi la mitad de las actuaciones que se ha llevado a cabo en Euskadi en lo que llevamos de año tienen que ver con la prevención de riesgos laborales.

En Baleares, el conseller de Trabajo, Iago Negueruela, pidió refuerzos este verano para combatir el problema de la temporalidad en la hostelería. Con 32 efectivos extra entre inspectores y subinspectores, se ha conseguido convertir en fijos más de 4.000 contratos temporales, el 40% de lo revisado. Además casi 300 eran contratos a tiempo parcial irregulares, por lo que se les ha aumentado la jornada y, en consecuencia, el salario. 

20 Comentarios
Anónimo A.L.M 14:15 4/1/2018

Esto de las peluquerías marroquis es en Vallecas villa 8

Responder
2
1
#15993 10:11 13/5/2018

Hola .soy del maresme trabajo a un hotel pero no estan tratando muy mal somos dos camareros por 400 persona. Y que te hacen trabajar horas mas cuando hay mucha feina he intentado hablar con muchas personas por eso igual que metre,derector pero nada. Aber si no pueden ayudar soy del cartago nova malgrat de mar

Responder
1
0
#15357 22:38 1/5/2018

Alguien me puede ayudar haber cómo.puede mandar inspectores en Francia algún número de teléfono o algún correo gracias

Responder
0
0
#11527 18:15 21/3/2018

Este jueves pasado tuvimos una inspección en nuestra Asociación Cultural. Vinieron 5 inspectores en plena noche y en plenas Fallas de Valencia!!! Efectivos hay de sobra, a no ser que uno fuera inspector y los otros fueran colegas para salir a tomar cañas, porque incluso uno iba en chándal. Un socio hizo foto

Responder
0
0
#10601 17:43 13/3/2018

Todo lo hacen los Inspectores, o dejan algo para los Subinspectores?.

Responder
0
0
#7011 14:24 19/1/2018

Art. 35.5 ET "A efectos del cómputo de las horas extraordinarias, la jornada de trabajo se registrará día a día y se totalizará en el periodo fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente."
Hasta donde yo supongo es un problema de complicidad de los trabajadores dentro de las pequeñas y medianas empresas. Debido a la falta de organización sindical y al trato más personal entre empresario y trabajador.

Responder
0
0
AnónimaG.A.M 14:09 4/1/2018

Yo ya hice un comentario alparecer no a llegado a su fin de controlar las peluquerias marroquies que estan sin papeles .sin asegurar y trabajando todos los dias festivos y domingos porque tenemos que pagar los impuestos de los demas hagan algo por favor asi. No quedaran autonomos

Responder
0
0
Elbarruso 9:57 29/12/2017

Por mi experiencia con la inspección de trabajo tengo una opinión bastante clara, deja mucho que desear e incluso en muchos casos les sirve a las empresas para frenar o retardar las denuncias a sus fechorías y no por falta de pruebas por lo menos en los casos que yo he visto y tratado allí, cierto es que son poquísimos inspectores, que tienen que llevar las denuncias a muchas empresas y no dan a basto, este problema se soluciona con inversión por parte del gobierno pero está claro que no interesa al igual que pasa con la justicia. Las resoluciones en inspección suelen ser tardías, malas y poco efectivas, solo en lo relativo a salud laboral hacen más caso pero simplemente se debe a que los propios inspectores pueden salir salpicados por no haber actuado correctamente...

http://elbarruso.simplesite.com/

Responder
0
0
#5640 17:06 28/12/2017

A veces se comete el error de pensar que solo por denunciar se soluciona el problema. Si la Inspección no tiene ninguna prueba de lo que pasa más que la palabra del denunciante (en ocasiones anónimo) es difícil que pueda hacer nada. No son magos y sin pruebas es imposible.

Responder
0
0
#5550 0:50 27/12/2017

Yo denuncié a mí empresa por incumplimiento de contrato. Una empresa de 700 trabajadores en la planta donde trabajaba. Anónimamente ara q no me despidieran ese día. Se revisó media empresa y solucionaron lo mío y lo de otros. Funcionó la revisión tras mi denuncia, pero deberían haber ido antes

Responder
3
0
#5574 12:58 27/12/2017

Nada se dice en el reportaje sobre el sistema de retribución de estos funcionarios, ni sobre la distribución de su trabajo o la jerarquización existente en las inspecciones, trasunto del franquismo, la conocida libre designación, que se traduce en jefes irresponsables, que quieren imponer su criterio sobre profesionales al que no al llegan a la suela de su zapato, fruto de su trabajo a pie de obra y no en despachos, con labores mas propias del censor franquista y su famoso lápiz rojo, todo ella lleva a una clara desmotivación de una tarea esencial en unas relaciones laborales que cada vez están mas desprotegidas, eso sin olvidar que las inspecciones, por lo general, inciden en los mismos: el pequeño y mediano empresario, los de siempre, se libran.

Responder
2
4
#5554 9:24 27/12/2017

Los datos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social correspondientes a 2016 pueden consultarse en la página web www.empleo.gob.es/itss.

Responder
0
0
#5551 0:58 27/12/2017

Muchas peluquerías tienen al personal hasta sin papeles lo tienen todo el dia no pagan impuestos ni seguridad social yo he denunciado pero no pasa nada

Responder
1
2
#5544 19:18 26/12/2017

Los que denuncian no tenían que ser anónimos! Yo tengo un bar y estoy yo sola y no hace más q venir la inspección xk me denuncia unos payasos que me quieren quitar el bar!! Estas denuncias se tenían que volver encontrar!!!

Responder
0
8
#5545 19:24 26/12/2017

Yo he puesto tres denuncias y tuve que aguantar la llamada de una inspectora un domingo por la mañana... sí, increible!!! para decirme que dejara de protestar... que porqué tenía que estar reivindicando mis derechos... así de clarito. Me despidieron a los seis meses

Responder
0
1
#5542 18:19 26/12/2017

Yo he hecho 3 denuncias anonimas desde hace 4 años y nadie se ha persona do para investigate. Español, Republica Bananera!

Responder
2
1
#5529 14:31 26/12/2017

Yo puse una denuncia porque en mi empresa se trabaja más de 40h, vino el inspector y luego recibí la resolución en mi casa que no se podría demostrar lo de las horas. Vamos, que no sirvió para nada

Responder
6
1
#5527 14:18 26/12/2017

Yo llevo 15 años trabajando en hostelería en Murcia y he presenciado más de 10 inspecciones de trabajo

Responder
3
1
#5524 13:17 26/12/2017

Este país y sus instituciones son de vergüenza ,por poner un ejemplo el transporte por carretera es un secreto a voces de horas ,dietas y días festivos sin pagar y jornadas ilegales de tiempo en el trabajo y ni la inspección de trabajo ni de acienda hace nada VERGÜENZA

Responder
12
1
Brubaker 17:41 26/12/2017

Si, pero nadie denuncia en Inspección de trabajo ni hace nada por cambiarlo.

Responder
4
0

Destacadas

Violencia sexual
Romper el silencio: el fin de la cultura de la violación

Oprimir a las mujeres no era una opción ideológica, formaba parte de la cultura popular. Una cultura impregnada por el patriarcado que mujeres de todas las edades ya no están dispuestas a tolerar

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

La Manada
Libertad provisional para los cinco miembros de La Manada
El tribunal navarro ha tomado esta decisión cuando se cumplen dos años de prisión sin que exista sentencia firme.
Violencia machista
Devolvednos la noche
La literatura judicial sigue dictando, publicando sentencias como la de la Manada cuyo fallo no es excepción sino muestra y ejemplo, síntoma de lo mucho que queda por procesar y modificar.

Últimas

Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.
Vivienda
Si quieres desahuciar, demuestra que no has vendido el local
Un juzgado de Parla da 20 días al Popular para demostrar que es propietario de un local usado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de esta localidad madrileña.
Refugiados
Un día la historia juzgará
2
Un día la historia buscará culpables y testigos del destierro de casi 70 millones de personas que han tenido que abandonar sus hogares, de los que la mitad son niños.
Cine
Julien Temple: hambre, empacho y hazlo tú mismo

Conocido por sus documentales sobre los Sex Pistols y el punk, el director británico Julien Temple trabaja en la actualidad en una película acerca de Ibiza y las múltiples realidades que componen su identidad.

Ecofeminismo
La Europa que no ama a las mujeres rurales
La reforma de la PAC no traerá cambios en materia de género y seguirá ignorando a las mujeres rurales, como si no criasen, no pariesen, no cuidasen y no existiesen.