Laboral
Las camareras de piso del hotel Be Live en Canarias se plantan y anuncian huelga indefinida

Tras más de una semana con paros parciales, las camareras de piso del hotel Be Live en Lanzarote (Canarias) irán a la huelga indefinida para exigir la aplicación del convenio de hostelería.

Detalle de una habitación del hotel Be Live en Lanzarote
Detalle de una habitación del hotel Be Live en Lanzarote, según la web de la empresa.

publicado
2018-08-31 11:55:00

En la página web de la cadena hotelera Be Live se pueden leer las excelencias que ofrecen las habitaciones de sus seis hoteles en Canarias —cinco y una comunidad de apartamentos en Tenerife, otro más en Lanzarote—, orientadas a garantizar el descanso y la comodidad de quienes allí se alojan. Estancias, algunas recientemente renovadas según se indica, de entre 30 y 35 metros cuadrados, con amplias terrazas y vistas al océano Atlántico y dotadas de todo tipo de detalles.

Lo que no se especifica en los panfletos de esta empresa perteneciente a Globalia —“primer grupo turístico español”, según reza en la web del conglomerado, presidido por Juan José Hidalgo, al que la Audiencia Nacional pidió en 2016 juzgar por un fraude en los vuelos a las islas de 22,8 millones de euros— son las condiciones en las que trabajan quienes mantienen limpias esas habitaciones: 25 personas, entre camareras de piso y mozos de habitación del complejo en Lanzarote, que desde hace una semana están llevando a cabo una huelga de paros parciales con visos de convertirse en indefinida durante la jornada completa.

“El problema viene de que la empresa externalizó el departamento de pisos”, explica a El Salto Gonzalo Fuentes, responsable de Hostelería y Turismo del sindicato Comisiones Obreras. Es un patrón conocido y aplicado frecuentemente en el sector a partir de la reforma laboral de 2012: las empresas desguazan sus plantillas, externalizan partes sustanciales de su actividad en subastas al mejor postor y las adjudicatarias del servicio aplican convenios propios o de otros sectores que rebajan de manera notable las condiciones laborales.

“La externalización es ilegal, porque se ha de aplicar el convenio de hostelería, inmoral e indecente”, abunda Fuentes, quien recuerda que el sindicato demandó para que la empresa aplicase el convenio de hostelería, “que tiene un salario en torno a un 40% más elevado que el convenio de la empresa multiservicios. Te pagan menos y te aumentan el número de habitaciones, lo que es una auténtica barbaridad. Como prevén que al final tendrán que aplicar el convenio de hostelería y pagar más, incrementan el trabajo a realizar. A las trabajadoras les han quitado tantos derechos que ya han perdido el miedo a luchar”.

Los paros y la huelga son el último capítulo de un trayecto de reclamaciones por parte de los trabajadores de Be Live pero antes llegaron la inspección de trabajo —“nos dio la razón pero la empresa hace caso omiso”, según el sindicalista— y la callada por respuesta por parte de Globalia y de la empresa adjudicataria, en un lavado de manos mutuo por el que ninguna se hace responsable. “Unos contratan a trabajadores de forma barata, y otros te dicen que esos trabajadores no son suyos. En muchos casos se puede hablar de cesión ilegal de trabajadores”, considera Fuentes.

Así se llega a la situación actual, en la que hoy se cumple la novena jornada de paros parciales en el hotel, secundados prácticamente por el 100% de los trabajadores afectados, con el horizonte inmediato de que se convierta en indefinida. “La única salida que le queda a estos trabajadores es la movilización para cambiar la ley, no hay otra”, afirma Fuentes, que también manifiesta su oposición a que la actividad principal de una empresa hostelera sea subcontratada: “Son actividades troncales y tendría que estar prohibido que estuvieran externalizadas”.

Las enfermedades laborales de las camareras de piso lo serán

Por otra parte, ayer jueves 30 de agosto se reunió de nuevo la Mesa por el empleo en el sector de la Hostelería, por primera vez desde el cambio de gobierno. En la misma, sindicatos, patronales y la Secretaría de Estado de Empleo y Comunidades Autónomas acordaron que las mutuas apliquen de manera inmediata el reconocimiento de enfermedades profesionales de las camareras de piso como el síndrome túnel carpiano, bursitis y epicondilitis. También la elaboración de una Guía de buenas prácticas para la evaluación de riesgos ergonómicos y psicosociales en este colectivo, con especial atención a una perspectiva de género.

Desde Comisiones Obreras se ha valorado “muy positivamente” el desarrollo de la reunión, aunque especifican que queda trabajo por hacer.

Relacionadas

Economía
El comercio y la hostelería siguen siendo el plan económico: suman más de un 30% de los empleos
La economía europea, y aun en mayor medida la española, está copada por el sector terciario. Dentro de los servicios, sigue ganando peso el comercio y la hostelería mientras que el trabajo público en sanidad y educación mantiene la atonía de los últimos años.
Laboral
El mundo del trabajo y cómo matar en vida a la clase trabajadora

El cooperativismo asambleario y la economía circular son las dos únicas soluciones para generar otros paradigmas laborales en los que el apoyo mutuo y la sustentabilidad ambiental se den la mano en un contexto de colapso civilizatorio que se antoja peor de lo que es en la actualidad.

Precariedad laboral
Un Glovo sonda
Tras la muerte de un "rider" en Barcelona, la empresa destaca que el fallecido "no tiene relación alguna con Glovo".
0 Comentarios

Destacadas

Economía
¿Montamos una cooperativa de plataforma?

La Pájara Mensajería, Coopcycle, Som Mobilitat y Fairbnb son algunos de los proyectos cooperativos que han nacido para ofrecer una alternativa social a las economías de plataforma. Sus objetivos: crear un trabajo con condiciones dignas, estructuras de decisión horizontales y tejer redes.

Tenerife
La historia del Puerto de Granadilla: 300 millones de despilfarro

El puerto de Granadilla es una de las infraestructuras investigadas en una de las piezas del caso Lezo por supuestas comisiones pagadas de forma ilegal por OHL. Su construcción, que costó 300 millones de euros, fue objeto de una década de protestas por parte de colectivos ecologistas que denunciaban su inutilidad.

Acuerdos de Paz de La Habana
“El presidente colombiano no tiene voluntad política de cumplir los Acuerdos de Paz”

Gladys Rojas, secretaria de la corporación Sembrar, y Pablo de Jesús Santiago, síndico de la Federación Agrominera del sur de Bolívar, denuncian el incumplimiento de los Acuerdos de Paz de La Habana.