Laboral
Cientos de personas se manifiestan para apoyar la huelga de las Kellys de Ibiza

Las camareras de piso de Ibiza y Formentera, convocadas por CGT, han parado durante 48 horas para pedir una regulación de su carga de trabajo, el reconocimiento de las enfermedades laborales relacionadas con su profesión y la jubilación anticipada.

Huelga kellys ibiza verano 2019
Una pancarta anuncia la huelga de las ‘kellys’ en el municipio de Sant Antoni de Portmany, Ibiza a primera hora de la mañana del día 24 de agosto.

publicado
2019-08-26 07:57

Las ‘kellys’ de Ibiza y Formentera cerraban ayer domingo dos jornadas de huelga con una manifestación por las calles de la capital de Ibiza, en el que ha sido el primer paro de camareras de piso de todo el Estado español. Apoyadas por los colectivos feministas de la isla de Ibiza, 750 personas según la CGT (único sindicato que las apoya ante la negativa de CCOO y UGT) salieron a la calle para acompañar a las kellys en el final de su huelga.

Con un seguimiento del 33% (2.000 de las 6.000 camareras de piso que hay en la isla de Ibiza) según las propias kellys, la huelga ha marcado un antes y un después en la lucha de este sector. A pesar de las amenazas que han denunciado las trabajadoras por parte de los empresarios y la agresión de un turista a una ‘kelly’ a primera hora de la mañana del sábado, la huelga ha sido tildada de éxito por las convocantes.

Huelga kellys ibiza 2019
Un grupo de mujeres participan en la manifestación convocada en la ciudad de Ibiza como final de la huelga de 48 horas convocada por las ‘kellys’ Santi Donaire

Las kellys, organizadas en una asociación desde hace un mes, han parado durante 48 horas para pedir una regulación de su carga de trabajo, el reconocimiento de las enfermedades laborales relacionadas con su profesión y la jubilación anticipada. Denuncian que desde hace años, las diferentes iniciativas legislativas no se han traducido en ninguna mejora para su situación.

Según este colectivo, la carga de trabajo a las que se enfrentan cada temporada no ha parado de aumentar, violando así la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales que regular el sector. Con una media de 20 habitaciones por día, las kellys denuncian las consecuencias físicas y psicológicas que sufren la mayoría de ellas y el hostigamiento constante que ejercen los empresarios sobre ellas.

“Nos acosan sobre todo a las antiguas. Nos quieren quitar de enmedio y echar. Esto pasa en muchos hoteles porque les causamos problemas y tenemos derechos. Nos sustituyen por otras mujeres que vienen de las empresas de trabajo temporal (ETT). Las tienen hasta que se cansan y las echan cuando quieren. Algunas no duran ni un día. Es la trampa del trabajo precario”, declara María de 52 años y con más de 20 en la profesión.

Las kellys de Ibiza y Formentera han anunciado que en noviembre harán un encuentro a nivel estatal en Mallorca para plantear al resto de compañeras, una huelga estatal de kellys para el próximo verano.

Huelga kellys ibiza 2019 2
750 personas, según los convocantes, participan en la manifestación convocada por las ‘kellys’ en la ciudad de Ibiza durante la segunda jornada de huelga. Santi Donaire

Relacionadas

Laboral
Sánchez vuelve a prometer la derogación de la reforma laboral
Nueva semana decisiva para un acuerdo de investidura, nuevas promesas. El presidente Sánchez vuelve a hablar frente a cargos del PSOE de “derogar la reforma laboral”.
Laboral
Reparto del trabajo, renta básica y otras recetas contra la depresión posvacacional
Según informan cada septiembre diversos estudios, a mucha gente no le gusta volver de vacaciones. Advierten de que la mayoría de las personas trabajadoras sufrirán estrés, ansiedad, y problemas de adaptación que pueden devenir en una depresión u otras patologías.
Laboral
El sindicalismo hoy y el modelo de relaciones laborales

La disolución del conflicto conforma los parámetros del sindicalismo hoy: sindicalismo autodenominado sindicalismo de clase; este sindicalismo abandonó su conciencia de clase (crítica, militante, ética, comprometida con la realidad social y la naturaleza); sindicalismo incapaz de representar el conflicto; sindicalismo muy alejado (antes y ahora) de los problemas y los retos que suponen una amenaza para la vida.

3 Comentarios
#38856 21:15 28/8/2019

¡Mucho ánimo!

Responder
0
0
#38830 22:55 27/8/2019

Qué poco interesa esta noticia, llega a ser de una bloggera cool denunciando micromachismo en canciones de SFDK y tendría 50 comentarios

Responder
0
0
#38785 15:41 26/8/2019

Mujeres valientes, todo mi apoyo

Responder
4
1

Destacadas

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel. 

Educación concertada
Educación concertada: una apuesta por la desigualdad

Mediante una defensa explícita o de manera más silenciosa los gobiernos autonómicos han permitido en los últimos años el auge de la educación concertada, una fórmula que asigna los recursos públicos a centros privados y que, en algunas regiones, ya supera el 50% de la oferta escolar.

Energía solar
“Enorme crecimiento” del autoconsumo a un año del fin del impuesto al sol

El autoconsumo de energía fotovoltaica crece de “forma sostenida” espoleado por la derogación del “impuesto al sol” y la nueva regulación aprobada en abril de 2019. Las empresas del sector prevén duplicar su actividad este año.

Elecciones generales del 28 de abril
No es país para elecciones
La posibilidad de una repetición electoral se presenta tediosa para la mayoría de los españoles. No soy el CIS ni esto es realmente cierto, solo he hecho esta pseudo-encuesta en mi barrio y entre mis conocidos.
Trabajo sexual
Ámsterdam estudia remodelar el Barrio Rojo

El gobierno de la capital neerlandesa debate con vecinos, trabajadoras sexuales y empresarios qué hacer con el controvertido centro de la prostitución. La corriente abolicionista gana espacio y advierte de que la legalización no ha frenado el tráfico de personas.