Ciudad de la Justicia
El edificio de medicina legal, en la Ciudad de la Justicia en Valdebebas, funciona como segunda morgue de emergencia para fallecidos por coronavirus Álvaro Minguito

La semana política
Nenúfares

Los datos del paro elevan la campaña contra la gestión del Gobierno. Por medio de la intoxicación en Twitter y WhatsApp se extiende una caza del chivo expiatorio cuyo fin es la caída del Gobierno de coalición. La semana termina con una situación límite en el sistema sanitario, que registra más de 800 muertes cada día.

4 abr 2020 09:40

En mitad del camino, está la enfermedad. Reconocible a pesar de la confusión y del ruido de estas dos semanas. Bajo las mantas, una mujer de 73 años. La respiración es ligera, pequeñas aspiraciones que apenas llevan oxígeno a la sangre. Hay una atmósfera pesada alrededor de ella, un desorden insólito en el salón medio de un hogar de clase media, en un distrito solo un poco por debajo de la media de la renta media de Madrid. En la cocina se ha fundido, inoportunamente, el fluorescente del techo. Flotan unas islas de moho en el guiso de vainas con patatas. En la habitación hay vasos de agua con las pequeñas burbujas. La respiración sigue sin despegar. Días más tarde, sabremos que, en efecto, el virus ha entrado en sus pulmones, provocando una neumonía bilateral. Y recordaremos esa bella y dolorosa metáfora de Boris Vian en La espuma de los días, ese nenúfar que crece por las noches y se cierra por el día sobre los pulmones de una mujer.

Para sobrevivir, para funcionar, la política debe hacer un ejercicio de abstracción. Debe  reducirlo todo a cifras, hablar el lenguaje de las tablas y los porcentajes. Cada una de esas cifras importa, eso solo lo averigua quien ve su vida arrasada por la enfermedad. Quienes han sentido la languidez de la respiración, quienes solo han podido intuir el deterioro en mensajes sin contestar, en palabras ahogadas por el efecto de la hipoxemia.

Las gráficas, el retroceso lento de las cifras de muertes, de contagiadas, apelan a nuestro esfuerzo colectivo, a eso que queda englobado bajo la palabra “sacrificio”, de la que se trata de borrar el rastro de su polisemia. Cada vida que sale de las UCI, que sale de una planta hospitalaria, justifica la imposible situación de cientos de miles de niños y niñas encerradas en sus casas. Cada muerte ─y esta semana pasan de 800 diarias─ se la tenemos que apuntar a años de desposesión de la sanidad, de desmantelamiento de la capacidad industrial, al desprecio por la vida de los otros en el que nos han enrolado una ideología y un sistema político determinado.

A través del microscopio, sin embargo, se aprecian las diferencias que componen cada una de esas vidas. Se siente por qué cada una de ellas debe contar. En sus estanterías están los retratos de personas que solo significan algo para una familia, para una pequeña tribu. Personas que fueron números y un día dejaron de serlo.

En las estanterías hay guías de viaje de sitios a los que no volverá. Ciudades hoy confinadas, con otras historias que nos son completamente ajenas. También nos son ajenas las cifras macro de esos lugares. No podemos ocuparnos de todo, nos decimos. Solo podemos desearos suerte, expresamos desde la impotencia. Solo podemos expresar la solidaridad que ningún Estado, salvo Cuba, muestra en esta crisis.

La culpa y la responsabilidad

La enfermedad trae la culpa. La culpa individual por el detalle más pequeño ─la cagué metiendo el cargador equivocado del móvil─. También la búsqueda de responsables. Ese es el espacio donde comienza nuestra divergencia como sociedad: donde las clases no pueden esconderse tras un genérico y ritual aplauso. Cuando la tragedia se convierte en desgracia por motivo de la desigualdad, como explica Belén Gopegui. La culpa, las negligencias, los olvidos se empequeñecen. Son detalles frente a la responsabilidad, que sí se puede medir con tablas y con cifras. Pudimos haber llamado antes a la ambulancia, habernos puesto firmes con el teleoperador que nos daba largas, ese es nuestro sentimiento de culpa. No se debió congelar durante diez años el presupuesto para Sanidad, esa es su responsabilidad. Y en la confusión deliberada entre ese sentimiento y esa responsabilidad es donde nace la miseria moral. 

Para esa miseria moral no hay tregua. “Las personas no cambian. Son las cosas las que cambian”, dice la novela de Vian. Las campañas de intoxicación a través de Twitter, que es el espacio donde en la cuarentena se plasman todas las formas de conflicto cultural y social, indican que hay piezas a cazar en medio de esta catástrofe.

El problema, y la extrapolación no es gratuita, no es de la sanidad pública, sino de los propios enfermos, que no se cuidaron. El problema se fecha hoy, no ayer. Se buscan culpables, no responsables

Los primeros datos del paro durante el estado de alarma, anunciados el 2 de abril, señalan la debilidad de un Gobierno al que le resultará difícil sobrevivir al colapso del coronavirus, en la misma medida en que todos los gobiernos las pasarán canutas para resistir al vertiginoso aumento del paro y la precariedad al que nos acercamos. Más, aquellos que no planteen a medio plazo la inevitabilidad de exigir una quita de la deuda.

El mismo día que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, presenta los datos, en Estados Unidos se anuncia que 6,6 millones de personas se han quedado sin trabajo. En Austria, el paro aumenta casi cinco puntos: el desempleo se sitúa en dobles dígitos. En Austria.

La crisis española es, sin embargo, la oportunidad de cobrarse la pieza del Gobierno de coalición. El problema, pasado por el tamiz de quienes ven cerca esa caída, es que no son “los mejores”. El problema, y la extrapolación no es gratuita, no es de la sanidad pública, sino de los enfermos, de los que no se cuidaron. El problema se fecha hoy, no ayer. Se buscan culpables, no responsables.

Lo subjetivo y lo objetivo

Bajo las mantas está lo único que importa en este momento. 73 años, exfuncionaria de justicia. Madre y abuela. No hay colapso si esta cifra, si ese número, sale adelante, si se añade a las listas de recuperados. Eso es lo subjetivo. 

Para sobrevivir, la sociedad necesita hacer la abstracción de que solo se trata de un número. Absorber las subjetividades bajo un imperativo de objetividad. Para sobrevivir, nosotros debemos reconocer también los errores propios. La frivolidad, la ligereza, con la que desde los medios de comunicación ─también desde este medio─ se pensaron las consecuencias de la pandemia, cómo se calcularon al peso y no bajo el microscopio, los efectos de la enfermedad. Cómo, durante años, calaron también en nuestros discursos los subtextos sobre la utilidad de las personas, acerca de la productividad de las vidas ajenas. Como nos deslizamos por la pendiente del cinismo. Y calaron los tics edadistas, como cala el machismo y el racismo. No obstante, nuestro sentimiento de culpa es distinto de la responsabilidad de los otros. Conviene diferenciar entre aquellos que han cometido errores y quienes hacen de esto un capítulo más de su show de infoentretenimiento. No cambian los medios de comunicación, cambian las circunstancias.

Hay que diferenciar también entre los errores cometidos en las últimas semanas y la planificación necropolítica anterior, reforzada en su faceta de control social durante el estado de alarma. No es lo mismo la compra defectuosa de pruebas que el vaciamiento de recursos y la reducción efectiva de número de camas en unidades de cuidados intensivos. No tiene la misma responsabilidad el doctor o la doctora que tiene la carga subjetiva de decidir cómo se reparten los respiradores de su unidad, que las instituciones, los partidos, que decidieron que España debía adquirir esas máquinas en el mercado y no fabricarlas.

La miseria moral, no obstante, no apela a la responsabilidad, sino que chapotea repartiendo culpas y paseando chivos expiatorios. Funciona en cámaras de eco donde solo cuenta la subjetividad, en la que puede explotarse el malestar. Brota en las aguas estancadas, en las charcas, en los guisos corrompidos. Donde crecen las pequeñas islas de moho.

Relacionadas

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
La semana política
Mitad y mitad
El Gobierno vuelve a provocar un desastre con su táctica de nadar entre dos aguas. Los equívocos mensajes sobre la reforma laboral implican no solo un error de comunicación, sino la zozobra del PSOE a la hora de impulsar medidas que comiencen a revertir décadas de leyes y normas que han extendido la precariedad.
La semana política
El miedo de los otros

La “revuelta de los pocholos” en el distrito de Salamanca, en Madrid, moviliza a familias con rentas medias de 60.000 euros anuales en un momento de conflicto entre los intereses de cada clase. La Guardia Civil advierte de posibles estallidos sociales. La batalla cultural, no obstante, tapa el debate sobre quién tiene que ganar y quién que perder en los próximos meses.

9 Comentarios
#55888 2:23 8/4/2020

Se ignoraron las recomendaciones de la OMS, se retrasaron todas las medidas de distanciamiento social al 9M, la gestión esta siendo pésima, pero cualquier crítica se asocia con la derecha... A muchos nos sorprende la ausencia de cualquier crítica a este gobierno en un medio como el Salto, como si el PSOE no hubiera sido cómplice también de los recortes en la sanidad Andaluza, en la sanidad Catalana cuando el tripartito... Haced un repaso de cómo tratabais el ebola...

Responder
8
2
zosimoyubero 12:59 6/4/2020

Muchas gracias por este ejemplo de integridad. Dado que todxs hemos cometido y cometeremos errores, lo mínimo que podemos es hacernos responsables de los propios y ojala cunda el ejemplo y se hagan responsables en vez de gritarse "y tú más" y ojalá leyendo artículos como este nos hagamos responsables de lo simple y fácil que es dejarse arrastrar por el show y evitemos alimentarlo.

Responder
1
4
#55518 10:20 6/4/2020

Bravo , señor Elorduy!!!!!!. Su articulo hace que reflexione en
profundidad muchas situaciones
Ayudan sus palabras a pensar.......
BRAVO!!!!!!
un saludo , y no se detenga, siga asi de claro!!!

Responder
2
6
#55374 6:55 5/4/2020

Varios apuntes a una buena crónica:
* No hay una 'normalidad' a la que volver, punto. Estamos en el futuro, en otra fase, en otra realidad.
* No soy votante/particpante de la democracia liberal, pero en todo el planeta se está improvisando sobre la marcha de los acontecimientos según va golpendo la pandemia que se extiende.
* Lo importante va a ser centrarse en que simientes se plantan en el erial.
* Por fin ahora se podrá comprobar hacia donde desemboca la 'liquidez' de Sánchez, su Gobierno y sus prioridades (con la mirada puesta especialmente a los deep-state Calviño, Robles, Calvo y Marlaska)
* La banda de los Casado, Abascal, Aznar y González ya eran patéticos antes de la cuarentena, pero han visto la jugada y están moviendo todos sus peones.
* China es importante y Rusia también... Italia ya se ha dado cuenta.
* Todas las 'instituciones' globales están debiltadas y cooptadas por EE.UU, habrá que rediseñarlas ó construir otras.
* Hemos decracido de repente y al planeta le sienta bien, hay camino para andar.
* Es una gigantesca huelga general y a los 'empresaurios'.no les gusta, ni tampoco al Capital.
* La vida está en el centro, aprovechemos !.

Responder
6
2
#55354 24:00 4/4/2020

Como apunte objetivo diré que el moho está lleno de esporas.
En lo subjetivo: respira hondo.

Responder
1
0
#55305 19:39 4/4/2020

Enorme y hermoso texto. Gracias

Responder
1
4
#55292 17:31 4/4/2020

Entre las decenas de articulos buenos del autor, este es sublime.

Responder
4
7
#55289 16:49 4/4/2020

Elorduy, vaya textos.

Esta crisis te está convirtiendo en un gigante.

Echo de menos tu fina ironía. Pero, si eso es una crítica, no es a ti sino al momento.

Un abrazo.

Responder
3
5
#55250 13:54 4/4/2020

Un apunte, el actual gobierno no necesita ayuda externa, esta cayendo el solo cuesta abajo y sin frenos

Responder
12
2

Destacadas

Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
Migración
Atrapadas en Marruecos

El Gobierno español desatiende las urgentes peticiones de retorno de mujeres embarazadas residentes en España y de origen marroquí que quedaron atrapadas tras el cierre de fronteras entre ambos países. Yousra y Jalila son dos de ellas.

Google
La Generalitat de Catalunya asume poner freno a Google en escuelas e institutos

La asociación Xnet logra un acuerdo para que el Departamento de Educación salvaguarde la privacidad de los menores a través de software auditable y servidores propios que garanticen la intimidad de sus datos.

Turismo
Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

El turismo ha frenado en seco con la pandemia y el hundimiento del sector tendrá un impacto brutal en la economía española. Iván Murray, profesor de la UIB e investigador en economía ecológica del turismo, analiza un fenómeno que tendrá en Baleares y Canarias su “zona cero del desastre”.

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Coronavirus
Morbus coronaviri anno 2019: covid-19, tardocapitalismo y la muerte

Quizá una de las cicatrices más profundas que deje la pandemia de SARS-CoV-2 sea precisamente la psicológica o, si así se prefiere, la cultural. El envejecimiento y la muerte se avienen mal con la ideología de este período histórico que, a falta de mejor nombre, llamamos capitalismo tardío.

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Últimas

Racismo
Cuando la memoria se hace rabia

La rabia expresada en las calles no surge del aire. La memoria que pretendió ser borrada ha sido recuperada desde lo político. Sin esa historia, sin todo ese recorrido, no se entiende lo que está pasando estos días en Estados Unidos.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.