Kurdistán
“Así como acabamos con el Daesh vamos a acabar con Erdogan”

Integrantes del Movimiento de Mujeres Libres del Kurdistán, Gülcihan Simsek y Besime Konca, consideran que la ofensiva del Gobierno turco contra el pueblo kurdo no va de fronteras ni de nacionalismo, sino de atacar un modelo radicalmente alternativo al sistema capitalista.

besime konca gulcihan simsek
Besime Konca (izquierda) y Gülcihan Simsek (derecha) en el Reina Sofía David F. Sabadell

publicado
2019-10-19 06:30

Han aterrizado hace poco en Madrid y tienen una mezcla de cansancio por el viaje y entusiasmo por poder contar la historia de sus mujeres y su pueblo. Vienen de Bakur, la parte del Kurdistán en territorio turco, una región dividida en cuatro Estados.

En los últimos meses se ha intensificado la represión contra ellas, sin embargo, de lo que quieren hablar, lo que necesitan comunicar, es su preocupación por lo que sucede en Rojava, donde su pueblo, tras derrotar al Daesh, enfrenta los ataques del mismo Estado que las persigue a ellas: Turquía.

Gülcihan Simsek y Besime Konca pertenecen al Movimiento de Mujeres Libres del Kurdistán (TJA). Además, Konca, quien ha pasado por prisión, fue diputada del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), formación prokurda que integra a corrientes progresistas y de izquierdas no necesariamente kurdas. Han sido invitadas al ciclo Feminismos comunales, organizado por la Cátedra Aníbal Quijano, en el Reina Sofía, donde intercambiarán sus experiencias de apoyo mutuo y resistencia con mujeres afrocolombianas. Su visita coincide con la tregua en la ofensiva turca sobre Rojava tras seis días de bombardeos. Con ellas abordamos cómo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, reprime al pueblo kurdo en Bakur y lo bombardea en Rojava. 

¿Qué supuso para el pueblo kurdo el golpe de Estado de 2016 ?
Gülcihan Simsek
: Este no es el primer golpe de Estado que se da en Turquía, existe una mentalidad militar, una mentalidad que no permite al pueblo gobernarse por sí mismo. La administración se da de manera militar, y cada diez años hay un golpe de Estado.

Este golpe de Estado atacó especialmente a la población kurda, muchas instituciones kurdas han sido cerradas, entre ellas 53 instituciones de mujeres. Muchos académicos que hacían discursos por la paz fueron juzgados, muchos parlamentarios acabaron en prisión. Las mujeres del Movimiento de Mujeres libres del Kurdistán fueron también detenidas, se cerraron instituciones que trabajaban para el idioma kurdo.

Se tomaron ayuntamientos, y se pusieron administradores del Estado turco al frente. Decían que querían solucionar la cuestión kurda, pero a partir de 2016 aplastaron ciudades, asesinaron a 2.000 personas en todo Bakur. Se le llamó golpe de Estado pero en realidad es una guerra a la que no se le ha puesto el nombre de guerra.

¿Cuenta el pueblo kurdo con el apoyo de los partidos o la sociedad civil que se oponen a Erdogan?
G.S.:
En Turquía, las personas democráticas de izquierdas que quieren vivir una vida libre, están con nosotras. Pero cuando se trata de los kurdos todos los partidos políticos se hacen uno. Para ellos el Estado es lo primero. No hay alianzas posibles: los kurdos se convierten en el problema.

Cuando se trata de nuestros derechos como pueblo, se olvidan totalmente de nosotros. Y es que el Estado de Turquía es un Estado nacionalista, militarista, racista y sexista.Por ejemplo, recientemente en Estambul, un kurdo de 75 años fue asesinado a golpes en un autobús por hablar nuestra lengua. Esta es la mentalidad que el Estado de Turquía introduce en la sociedad: una brecha entre turcos y kurdos.

Cuando hay elecciones, sin embargo, son los kurdos quienes plantean alianzas. En las últimas elecciones, en Estambul, si no hubiera sido por los kurdos, el Partido Republicano del Pueblo (CHP, principal partido de la oposición) no habría ganado Estambul. Esto hizo que el AKP se enfadara pues perdió muchas de las principales ciudades.

La mentalidad del AKP y la mentalidad de Erdogan —da igual si es en Rojava, da igual si es en Bakur— siempre es la misma y siempre es contra los kurdos. De hecho, en Rojava es lo que dicen: vamos a aniquilar a las fuerzas kurdas.

Una de las principales apuestas políticas en Bakur es la de la copresidencia, que por cada cargo ocupado por un hombre haya un coliderazgo femenino. Tras las elecciones municipales, Turquía ha atacado frontalmente esta figura en los ayuntamientos.
Besime Konca
: La copresidencia es un proyecto del movimiento popular y del movimiento de mujeres. Los tres pilares de nuestro paradigma son la democracia, la ecología y la liberación de las mujeres.

Ahora mismo, en Turquía el feminismo se ve como un crimen, algo muy negativo, es así como lo presentan en la sociedad. Cada mes más de 30 mujeres son asesinadas, el número de mujeres y niños violados mensualmente en las instituciones del Estado ha aumentado muchísimo.

Lo que queremos es cambiar este sistema, es un sistema de la modernidad capitalista moldeado por la mentalidad dominante y patriarcal del hombre y nosotras queremos cambiar esto con la mentalidad de las mujeres, ahí es donde entra la copresidencia.

La ciencia, el conocimiento, la cultura, las religiones, todo ha estado siempre en manos de los hombres. Los presidentes son hombres, los ministros son hombres, los alcaldes son hombres; en Europa, en el mundo, en Turquía, en medio oriente, todo está en manos del hombre.

Necesitamos una nueva mentalidad. Por eso hemos desarrollado la jineología, que es la ciencia de las mujeres. Se trata de una nueva ciencia, un nuevo pensamiento y un nuevo idioma. Así, dentro de todos los organismos e instituciones —sean organizaciones civiles, sean partidos políticos— nosotras como mujeres ocupamos este lugar con esta nueva ciencia, este nuevo pensamiento y este nuevo idioma.

G.S.: Las mujeres quieren hacerse sujeto en la sociedad, y para convertirse en sujeto están dando una fuerte lucha. En Bakur es la primera vez en el mundo que se ha creado un sistema que se organiza a través de la copresidencia. Podemos decir que, como mujeres, hemos puesto nuestro sello, en esto no hay vuelta atrás. Pero también quiere decir que las mujeres turcas han entendido esta lucha y la cuestión de la copresidencia y nos dan mucha ayuda. Ocupan su lugar entre nosotras.

En Rojava se ha creado un sistema autónomo donde no solo la copresidencia es una cuestión de mujeres, sino que es también una cuestión de diferentes pueblos: un copresidente puede ser árabe, kurdo, asirio... no importa. Existe este sistema igualitario que para nosotras es muy importante, pues permite una vida conjunta, Precisamente por esto se ataca con tanta fuerza la figura de la copresidencia.

El HDP también se organiza a través de este sistema. Es un logro, un triunfo de las mujeres. Gracias a esto se ha creado un sistema en las cuatro partes del Kurdistán que ha llevado consigo una revolución y esta revolución principalmente se ha materializado en Rojava.

Allí está incluso Jinwar, que es un lugar únicamente para mujeres. Así, esta revolución, y todos sus logros, se ha dado a conocer en el mundo, ha inscrito su nombre en la historia. Todos los ataques contra los kurdos son contra este sistema alternativo a la modernidad capitalista.

¿Cómo en un contexto de represión en el caso de Bakur, y guerra en el caso de Rojava, las mujeres consiguen, en lugar de vivir a la defensiva, crear y apostar por nuevas formas de gobierno y mantener viva la imaginación política?
G.S.:
El TJA, el Movimiento de Mujeres Libres, lleva ya 40 años de lucha. Ya estaba con la resistencia de Sakine Cansiz en la prisión de Amed, ya ahí la fuerza de las mujeres se demostró, y comenzó el trabajo por nuestra libertad. Es un movimiento, una lucha muy larga, filosófica y de mentalidad, que cada día se construye a sí misma de nuevo. Y es una lucha amplia que no está solo en las ciudades de Bakur, sino en toda Turquía. No somos solo kurdas, también las hay árabes, turcas, que comparten la filosofía del TJA.

¿Cómo consiguen coordinarse con todas las mujeres kurdas más allá de las fronteras turcas?
G.S.:
Si bien es cierto que el Kurdistán son cuatro partes, existe un mismo paraguas, es una misma filosofía la que está en marcha. Las mujeres han levantado las fronteras, no las reconocen. No hay fronteras para nosotras.

Además, nuestro movimiento es un movimiento internacional. Estamos dentro de la marcha mundial de mujeres, dentro de la conferencia internacional de mujeres, dentro de la marcha de mujeres de medio oriente. Tenemos un dicho: “Allá donde haya una mujer kurda habrá una organización”.
Ahora mismo nuestra prioridad es Rojava. La ocupación de Rojava es una ocupación llevada a cabo por todos los países de Europa. Las potencias internacionales enviaron, mediante la mano de Turquía, al Daesh. Lo primero que hizo el Daesh al llegar a Siria fue asesinar a kurdos.
La invasión estaba dirigida, principalmente, contra los kurdos. 40.000 integrantes del Daesh fueron enviados a Siria con la implicación de Turquía. Ahora Turquía es el nuevo Daesh: fueron las Unidades de Protección Popular YPG-YPJ las que acabaron militarmente con aquel Daesh creado por las potencias internacionales mientras toda la coalición internacional estaba mirando. 11.000 mártires kurdos perdieron la vida.

¿Pueden movimientos como el reciente alto el fuego cambiar el rumbo de los acontecimientos?
G.S.:
El reciente alto el fuego en realidad no es un alto el fuego, es un pacto para proteger los propios intereses. En las ciudades se sigue asesinando gente. Lo que quieren es crear una tierra kurda sin kurdos, vaciar de kurdos la tierra de Kurdistán.

El AKP es el nuevo Daesh. Con grupos como Al Nusra y todas estas milicias árabes, Turquía ha creado una fuerza dentro de Siria y lo han nombrado ejército de Siria. Es un ejército que depende de los intereses de guerra de Turquía. Lo han armado contra lo kurdos.

¿Cuál es el rol de Europa, su responsabilidad, en este conflicto?
G.S.:
Después de todo, este es un crimen de Europa. Mientras los kurdos son asesinados Europa dice que no dará armas a Turquía. Pero es que Europa ya le ha dado armas a Turquía. Las restricciones a la venta de armas son de cara al futuro: no se rompen los contratos actuales, aparte de los millones de euros que Turquía recibe de Europa.

También se están utilizando armas químicas contra la población de Rojava y nadie está diciendo nada. Se están cometiendo crímenes de guerra, la política Hevrin Khalaf, también fue asesinada por las milicias yihadistas que ha mandado Turquía y el mundo no dice nada, esto es la vergüenza del siglo XXI que están cometiendo todos los países contra los kurdos.

Todos los pueblos del mundo, todas las mujeres del mundo, se han levantado para defender a Rojava. Han entendido Rojava como su esperanza, como su revolución, y se han levantado todas a una para defenderla mientras que las potencias estatales lo único que hacen es propaganda.

¿Hacia dónde apunta la lucha en este momento?
G.S.:
En nuestras acciones, en nuestras manifestaciones, lo que pedimos es que el gobierno turco y su ejército formado por yihadistas se retire de la tierra de Rojava, que el pueblo vuelva, que el cielo de Rojava se cierre, que no puedan sobrevolarlo, y que se reconozca la administración autónoma del Norte y el Este de Siria dándole un estatus oficial.

Actualmente hay miles de integrantes del Daesh en los pueblos. Los han vaciado de kurdos, quieren reemplazarlos por estos yihadistas que han escapado, y eso es un gran peligro. Si no se para esta guerra, miles de integrantes del Daesh acabarán en Europa, todo esto se devolverá a los países europeos.

B.K.: Así como acabamos con el Daesh vamos a acabar con Erdogan: con la fuerza de las mujeres. Tenemos confianza en esto.

G.S.: Europa tiene que ver cómo han sido los kurdos quienes han defendido los derechos de la humanidad acabando con el Daesh. Lo único que tiene Erdogan en sus manos es amenazar con los refugiados, pero Europa tiene que resistirse. Si dejáis de provocar las guerras, dejará de haber refugiados, si no paráis de hacer guerras lo único que vais a conseguir es que más gente tenga que dejar su tierra.

Un apunte significativo: Al ministro de interior Cavusoglu le preguntaron en televisión sobre el peligro de Daesh. Él sonrió y dijo, qué nos importa Daesh, que sea Europa quien les tema.

Relacionadas

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
Rojava
Hevrin Khalaf y el espíritu de Rojava

Días después de la invasión turca de Rojava, la política kurda Hevrin Khalaf fue asesinada. En esta entrevista del año pasado, compartió sus pensamientos sobre la revolución en el norte de Siria.

Rojava
Crónica desde Rojava: alto el fuego en el norte de Siria

La población kurda del norte de Siria mira con recelo el alto el fuego acordado entre Turquía y Estados Unidos, mientras la cifra de víctimas civiles del ataque no deja de crecer y ya alcanza los 218 muertos, 18 de ellos menores de edad. Denuncian el uso de napalm contra objetivos civiles.

2 Comentarios
#43329 21:19 18/11/2019

los kurdos están en tierra de nadie, porque ellos se le merecen: llevan unos años como pollo sin cabeza, apoyando a Estados Unidos y a Israel, y ahora que EEUU e Israel les han dejado tirados, los critican... antes los respetaba, pero ahora veo que no tienen ninguna credibilidad

Responder
2
11
Hodei 23:55 19/11/2019

No es tan fácil como eso. Que harías tú, si tú pueblo se encuentra dividido en cuatro estados diferentes, en cada uno de ellos sufriendo la represión politico-cultural y, encima, teniendo que sufrir una guerra terrorista como a pasado en Siria??
Los kurdos del Rojava han podido crear, en medio de la guerra civil siria, un sistema de autogobierno popular, mezclado con federalismo, plurietnicidad y feminismo, algo muy a tener en cuenta. La alianza que tuvieron con EEUU fue un error, claro está, pues una alumna kurdo-siria es la única manera de lograr paralizado la ocupación turca y derrotar de una vez por todas a los yihadistas creados por los países capitalistas

Responder
1
0

Destacadas

Medio ambiente
España lidera el uso de pesticidas debido a la agricultura intensiva

En dos décadas, la superficie dedicada a la agricultura intensiva ha aumentado un 21%. Un incremento que lleva aparejado el liderazgo del Estado español en la Unión Europea en cuanto al uso de pesticidas y también que el 85% del agua consumida se destine a regar campos e invernaderos.

Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría. 
Pensiones
La huelga contra la reforma de las pensiones afronta una semana clave en Francia

Tras la exitosa movilización del jueves, los transportes siguen casi paralizados y los sindicatos, especialmente sus bases, organizan nuevas protestas a partir del martes.

Urbanismo
Mireia Vidal: "La Punta sufre las mismas políticas de hace 20 años a pesar de la emergencia climática"

La secretaria general de la Coordinadora Camperola del País Valencià contextualiza las problemáticas actuales de l'Horta Sud en materia de urbanismo y cuestiona la propuesta del actual gobierno valenciano con respecto a la ZAL.

Argelia
El Hirak pide el boicot de las elecciones en Argelia

Argelia supera los diez meses ininterrumpidos de movilizaciones en las calles con una fuerte oposición a las elecciones presidenciales del 12 de diciembre

Últimas

Literatura
[Podcast] Entrevista a Santi Fernández Patón y su novela "Todo queda en casa"
[Podcast] Santi Fernández Patón: “Lo que más interesa de los grandes temas que me planteo en una novela son sus consecuencias en las personas”
Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.