Hungría
Hungría: el progresivo fascismo de Europa

Desde 2010, bajo el primer ministro Viktor Orbán y su Gobierno de Fidesz, Hungría ha sido pionero en lo que llaman ‘democracia iliberal’.

Homenaje a judios en Budapest.
Zapatos en la orilla del Danubio. Memorial del Holocausto, Budapest, Hungría. Foto:Nikodem Nijaki
Traducción Eduardo Pérez
7 ago 2019 06:31

Cerca del edificio del Parlamento húngaro, los visitantes de Budapest pueden encontrar Zapatos en la Ribera del Danubio. Consistente en 60 zapatos frente al río apuntando hacia el oeste, es un memorial profundamente conmovedor a los judíos de Budapest que fueron asesinados por el Gobierno fascista de la Cruz Flechada entre 1944 y 1945. Se les ordenó quitarse los zapatos antes de ser fusilados. Sus cuerpos cayeron al río.

Los que murieron de esta forma fueron sólo una fracción de las víctimas húngaras del Holocausto. En 56 días sólo durante el verano de 1944, las autoridades húngaras trabajaron con el régimen nazi para deportar a 437.402 judíos, principalmente a los campos de exterminio en Auschwitz y Birkenau. Situado tan cerca del parlamento húngaro, el memorial es un recordatorio de la fragilidad de la democracia y de las terribles atrocidades cometidas durante la II Guerra Mundial.

Formas nuevas y viejas

No hay nada específicamente húngaro respecto a estas experiencias, por supuesto. Europa tiene una historia intensamente violenta y racista. Ningún rincón del continente puede afirmar su inocencia cuando se trata de la historia y el legado del fascismo.

El absoluto horror de este pasado puede a veces cegarnos a la emergencia del nacionalismo y el fascismo en nuevas formas. Si no hay campos de exterminio, ¿deberíamos por lo tanto estar satisfechos con que la extrema derecha contemporánea se haya adaptado a, y aceptado, la democracia y los derechos de las minorías? Los progresistas y demócratas de muchos países europeos se enfrentan hoy de lleno a esta pregunta. Alemania, Italia, Francia, Gran Bretaña, Austria, Polonia, Países Bajos, Suecia y España, por nombrar sólo algunos de los casos más destacados, son todos países que tienen una presencia de la extrema derecha, ya sea consolidada o en crecimiento, en su escenario político nacional.

La nueva extrema derecha rechaza cualquier noción de responsabilidad nacional por el fascismo. Afirman que no están en continuidad con estos movimientos históricos

Quizás debido a la historia conectada a la terminología del fascismo, muchos observadores son reacios a describir estos desarrollos con un lenguaje así, prefiriendo en su lugar etiquetarlo como ‘populismo de extrema derecha’. El peligro de este giro lingüístico es que puede ayudar a la normalización de estas nuevas fuerzas de extrema derecha en un papel aceptado del paisaje político europeo. El fascismo del siglo XX, después de todo, no empezó su viaje hasta los campos de exterminio reconociéndolo como su objetivo.

Parte del poder movilizador de la nueva extrema derecha en Europa yace en la ‘política de la memoria’ sobre cómo se piensa hoy sobre el fascismo del siglo XX. La nueva extrema derecha rechaza cualquier noción de responsabilidad nacional por el fascismo. Afirman que no están en continuidad con estos movimientos históricos, a la vez que se basa en una idea de victimismo de la mayoría blanca que se parece a los discursos fascistas clásicos: que una élite liberal está poniendo sistemáticamente en desventaja a las poblaciones nativas blancas para beneficio de las minorías étnicas y religiosas.

Democracia iliberal

Hoy, Hungría se sitúa en el centro de estos desarrollos. Desde 2010, bajo el primer ministro Viktor Orbán y su Gobierno de Fidesz, el país ha sido pionero en lo que llaman ‘democracia iliberal’. Para los observadores internacionales el lenguaje que usan Orbán y su partido es particularmente sorprendente por lo explícitamente que rechazan las reglas liberales. Se oponen a la idea de que la sociedad civil tiene derechos y libertades en relación al Estado con motivo de que éstas son asociaciones privadas, que no han sido elegidas por la mayoría. Utilizan parecidos sofismas ‘mayoritarios’ para rechazar la idea de que los grupos y etnias minoritarios tienen derechos humanos.

Mientras que normalmente se piensa que los partidos de extrema derecha se vuelven más moderados a medida que se acercan al poder, Fidesz cuenta una historia diferente. El partido inició su vida tras la caída del comunismo como un partido joven, liberal e incluso idealista, pero con el paso del tiempo se ha vuelto profundamente conservador. Zsuzsanna Szelényi, una opositora húngara, dejó el partido en 1994. Traza un paralelismo entre la toma autocrática del partido por Orbán desde 1992 en adelante con su mandato en el cargo.

“Muy pronto Viktor Orbán… presionó al partido… con mano dura… Todo el proceso de toma de decisiones, especialmente en lo relacionado a las finanzas del partido, se volvió rápidamente opaco”, dice. Para Szelényi, fue el deseo de poder de Orbán, más que cualquier compromiso ideológico con los valores nacionalistas, lo que le ha motivado.

Concentración del poder

Muchos opositores húngaros comparten esta perspectiva. Defienden que los a menudo escandalosos pronunciamientos del Gobierno de Fidesz sobre la migración y el islam se usan cínicamente para ganar apoyo y deslegitimar a los oponentes.

Dániel Bartha, el director de un think-tank con sede en Budapest, mantiene que el mayor efecto concreto del régimen de Orbán ha sido “la concentración del poder a gran escala”. Fidesz ha creado una nueva élite leal en el mundo empresarial, las instituciones públicas, las universidades y los medios de comunicación, que se justifica a través del lenguaje del nacionalismo húngaro y el desarrollo económico.

Un efecto ha sido la abolición de un campo de juego equilibrado entre los partidos que compiten en las elecciones. Enormes sumas del dinero de los contribuyentes se han gastado en ‘campañas de información’ gubernamentales, por ejemplo, que han atacado a George Soros y al presidente saliente de la Comisión de la UE, Jean-Claude Juncker, como figuras que representan una conspiración pro-inmigrantes y anticristiana del liberalismo global contra Hungría.

Los medios de comunicación independientes han sido agresivamente marginados a medida que el Gobierno ha prodigado ingresos por publicidad a medios que le apoyan, a la vez que boicotea a los críticos. Sus defensores empresariales se han unido, dejándoles sin financiación. Los medios del sector público también han sido convertidos en acríticos defensores del Gobierno.

Atractivo internacional

La retórica de Orbán no tiene matices ni reservas. El Gobierno húngaro traduce todos sus discursos al inglés y los publica en internet, subrayando su deseo de promocionar globalmente estos puntos de vista. Podría decirse que los políticos conservadores han ayudado en estos esfuerzos. Fidesz sigue siendo miembro de la agrupación de centro-derecha Partido Popular Europeo (PPE), aunque actualmente está suspendido pendiente de investigación. Manfred Weber, el líder del PPE, tuiteó su enhorabuena a Orbán tras su victoria de 2018 en las elecciones húngaras, a pesar del hecho de que apenas unos días antes Orbán había dicho a sus votantes húngaros que se enfrentaban a una lucha por salvar su patria del “taller alquímico de George Soros” y que “la migración es el óxido que lentamente pero con seguridad consumiría nuestro país”. La combinación de antisemitismo e islamofobia, donde se ataca a los judíos por apoyar la inmigración musulmana, es un tema clave de la nueva extrema derecha.

Otros políticos de centro-derecha también se han alineado alegremente con el régimen de Fidesz. En marzo, Orbán habló en una conferencia en Budapest sobre migración junto al ex presidente francés Nicolas Sarkozy. Orbán utilizó su discurso para perfilar su versión de la teoría de la conspiración de la derecha alternativa sobre el así llamado “gran reemplazo”, que dice que la migración es parte de un plan de la élite liberal.

En Gran Bretaña, el mayor defensor de Orbán ha sido Nigel Farage. “Gracias a dios, hay un líder europeo que está preparado para defender sus principios, su nación, su cultura y su pueblo”, dijo Farage recientemente. El ascenso del nuevo Brexit Party de Farage ha sido un impulso para la extrema derecha europea.

Las instituciones de la UE serán un lugar crítico para la lucha contra el ascenso del fascismo en la década venidera. Sea cual sea la naturaleza final de la posición de Gran Bretaña en Europa, es esencial que nos unamos a la resistencia internacional al avance de la extrema derecha y nos tomemos seriamente nuestras responsabilidades antifascistas.

red pepper
Luke Cooper es profesor visitante en el programa Futuros de Europa en el Instituto de Ciencias Humanas (Viena). Actualmente está trabajando en un libro y una serie documental en podcast sobre la crisis de Europa.
Fidesz y Soros
Valla electoral de la Unión Cívica Húngara (Fidesz) junto a otra con George Soros. Foto: Atlatszo Foto

 

Voces de la sociedad civil húngara

Zoltán Mester, Éva Tessza Udvarhelyi y Nagy Gergely Miklós reflexionan y alertan sobre el ataque de Orban a los grupos de solidaridad con los refugiados, a las personas sin hogar y con problemas de acceso a la vivienda y la prensa libre.


Atrapados en el campaña de odio del Gobierno

Desde 2006, la Fundación Emberség Erejével (Con el Poder de la Humanidad) se ha dedicado a la educación sobre derechos humanos en Pécs, cerca de la frontera croata, en el sur de Hungría. La ciudad es el centro de una región pobre y económicamente subdesarrollada, una vibrante ciudad universitaria y una Capital Europea de la Cultura en 2010.

En 2010, la fundación empezó a trabajar con niños desfavorecidos que viven en una zona pobre de Pécs, y en 2013 abrió una escuela para ellos. La misión principal, además de ayudar a aprender, es crear iguales oportunidades, de modo que los niños pobres puedan experimentar actividades que normalmente les son inaccesibles.

Es la actividad más reciente de la fundación, sin embargo, la que ha provocado un ataque total de los poderosos. El programa Comunidades Cívicas en Crecimiento supondrá que la fundación distribuya cien millones de forintos (300.000 euros) a organizaciones comunitarias y de la sociedad civil durante tres años, de la Open Society Foundation. Esto ha supuesto que nos quedemos atrapados en la propaganda gubernamental contra George Soros y las ONG húngaras apoyadas por sus fundaciones.

El culmen de la campaña de odio fue la adopción de una declaración por la Asamblea General de Pécs, que pedía a la gente de la ciudad que no nos dejara alquilar una oficina para nuestra fundación. Como resultado, perdimos nuestras propiedades en alquiler, pero afortunadamente recibimos muchas otras ofertas.

Hoy, la campaña de propaganda organizada desde el centro ha perdido su intensidad, aunque los representantes del Gobierno todavía están intentando hacer nuestro trabajo más difícil.
Hemos desarrollado una estrategia de centrarnos en la comunicación positiva, intentando hacer el trabajo en que creemos, a pesar de las circunstancias, con valores universales y europeos que actualmente no son muy populares en Hungría. En nuestra opinión, en los 30 años desde el cambio de régimen, nunca ha habido tal necesidad de que las organizaciones, instituciones y fundaciones europeas sean activas y efectivas en el apoyo a la sociedad húngara. // por Zoltán Mester 


Luchar por el derecho a la vivienda en una democracia iliberal

La Ciudad es para Todos es un grupo de base en defensa de la vivienda que lucha por la dignidad de la gente sin hogar y el derecho a la vivienda para todos. Nuestro grupo fue fundado en 2009 por gente sin hogar y sus aliados. Desde nuestra fundación, hemos estado luchando activamente contra la criminalización de las personas sin hogar, los desahucios sin alternativa habitacional, la destrucción de las chabolas auto-construidas, el acoso policial a la gente sin hogar, así como por el derecho a una dirección y el derecho a servicios sociales decentes, entre otras cosas.

En los últimos tres años, cerca de 10.000 desahucios han tenido lugar en Hungría, lo que significa que decenas de miles de personas han perdido sus hogares. Mientras el Gobierno de Orbán ha dedicado enormes cantidades de dinero público para apoyar la propiedad inmobiliaria de familias más acomodadas, terminó con el programa nacional de subsidios a la vivienda disponible para la gente de bajos ingresos, se niega a desarrollar la vivienda pública e ignora el crecimiento exponencial de los alquileres en los centros urbanos.

Además de desmantelar agresivamente el estado de bienestar y el imperio de la ley que afectan a todos los húngaros, el Gobierno de Orbán ha apuntado específicamente contra las personas sin hogar en la calle al aprobar una serie de leyes desde 2010 que hicieron de Hungría el único país del mundo que criminaliza a nivel de la Constitución dormir en el espacio público. La última variación de esta ley, que hace posible detener a personas sin hogar y meterlas en la cárcel por dormir en la calle, está siendo actualmente revisada por el Tribunal Constitucional.

La Ciudad es para Todos y nuestra organización hermana Asociación de Abogados de la Calle, junto a muchas otras ONG y artistas, intelectuales públicos, actores, profesionales médicos, profesionales sociales y ciudadanos comunes, nos hemos levantado contra esta ley injusta e inhumana protestando, ofreciendo ayuda y representación legales y ofreciendo apoyo individual a la gente sin hogar. // Por Éva Tessza Udvarhelyi.

Esperar el final de la oscuridad a medida que los medios libres se extinguen

El panorama de los medios de comunicación húngaros ha cambiado mucho durante los nueve años del Gobierno de Orbán —aunque el término ‘cambio’ es demasiado suave para lo alarmante que ha sido la transformación.

Para ser honesto, no estoy seguro de cuándo empezó exactamente. Antes de 2010 (el año en que Orbán llegó al poder) había una amplia variedad de medios diferentes, con valores de izquierda, liberales o de derecha. Diarios, portales de noticias, semanarios, radio —lo habitual. Nuestra democracia no era perfecta, y era joven, pero el panorama mediático parecía bastante normal.
Ahora todo se ha perdido.

Ahora ya no hablamos sobre prensa de ‘izquierda’ o de ‘derecha’, sino de la máquina de propaganda en expansión. Estos medios sacan mensajes anti-inmigración 24 horas al día, e intentan intimidar y destruir a cualquiera que se atreva a criticar públicamente al Gobierno.
A veces usan información personal de la gente contra ellos. A veces hostigan a los familiares de la gente. Empuñan todo el poder de los medios públicos para servir al poder.

El partido gobernante de Hungría, Fidesz, sigue comprando empresas mediáticas, cerrándolas, controlando el mercado de la publicidad, y en general ahogando a los restos de la prensa real o transformándola en todavía más propaganda.

Siendo sincero, no soy muy optimista respecto a la situación. Todo esto encaja en una perspectiva más amplia. Lo que Orbán ha hecho y hace día a día no es algo nuevo, sino una versión especial de la nueva ola de populismo nacional. Mensajes sencillos, designación de chivos expiatorios, siempre a un alto nivel de volumen. En Europa occidental o en EE UU, los diversos institutos y una sociedad civil más amplia tendrían más capacidad para resistir contra estas voces y sus impactos populistas. Pero un país como Hungría, que no tiene raíces muy profundas en las tradiciones democráticas, podría meterse en mayores problemas.
No obstante, la lección está muy clara para nosotros y quizás para todo el mundo: si cualquier Gobierno empieza a atacar a la prensa, ésa es sólo la primera señal. No esperes a la segunda. // Por Nagy Gergely Miklós

red pepper
Artículo original: Hungary: Europe’s creeping fascism, publicado por Red Pepper y traducido con permiso por Eduardo Pérez para El Salto.

 



Relacionadas

Personas refugiadas
Los que no caben bajo la alfombra

39.000 personas atrapadas en las islas del Egeo. ¿Incompetencia o castigo ejemplar? La UE sigue cruzada de brazos ante la mayor crisis humanitaria creada deliberadamente por el ser humano. 

Hungría
Protesta sin precedentes en la historia de Hungría

La ley propone aumentar el número de horas extra que las empresas pueden exigir a sus empleados hasta las 400 anuales. Muchas personas en Hungría temen que se vuelva de facto a las semanas de seis días laborables. 

Hungría
József Böröcz: "Las políticas de Orbán ya se han extendido más allá de las fronteras de Hungría"

József Böröcz, profesor de Sociología en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, desencripta las claves de las elecciones del próximo domingo en Hungría, en las que se prevé el triunfo del conservador Fidesz seguido por la extrema derecha.

4 Comentarios
Flipaillo 8:48 8/8/2019

Ya dijo hace tiempo un genocida colonialista, gordo, borracho y aficionado a los puros eso de "los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos anti-fascistas". Y en eso acertó, este artículo es un ejemplo. Tanta verborrea para criticar que el gobierno húngaro no ha impuesto autoritariamente a su pueblo la islamización que este rechazaba, o que critique a la plutocracia genocida mega-banquera de los Soros y sus ONG´s.

Mira que nunca votaría a Orbán, pero por ejemplo por neo-liberal, no por acatar el mandato popular sobre inmigración.

Responder
5
5
#38060 15:05 7/8/2019

Olvidáis que fascismo y el nacional-socialismo eran corrientes eminentemente SOCIALISTAS que buscaban la abolición de la propiedad privada y la planificación estatal de la economía.
Subordinaban el individuo al estado.
Profundamente anti-liberales, por tanto

Responder
5
9
#47558 16:43 16/2/2020

Si si tan socialista como los falangistas de Franco, solo un idiota puede decir que los derechistas pueden ser socialistas, deja de vender humo lustrabotas del imperialismo

Responder
0
0
#38067 20:24 7/8/2019

Vaya, aquí un anormal intentando blanquear a asesinos.....

Responder
5
4

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Periodismo
Dieciséis medios independientes piden al Gobierno que proteja la pluralidad y la calidad informativa

El Salto y otros quince medios del periodismo alternativo firman una petición conjunta para un reparto justo y equitativo de las ayudas del Gobierno a los medios de comunicación.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Coronavirus
Así pretenden salvar el mundo Amancio Ortega y Ana Patricia Botín

La enésima crisis del capitalismo global es acelerada a raíz de la pandemia covid19 y augura una insólita forma de gobierno: el “filantrocapitalismo”. Los multimillonarios hacen creer que pueden trasladar sus éxitos empresariales al servicio a través de grandes donaciones de capital.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar señalan límites en las medidas anunciadas por el Gobierno

El subsidio apoyado por el Gobierno dos semanas después de anunciarse las primeras medidas dejará fuera a las 200.000 trabajadoras del hogar que no tienen contrato. Pese a ello, valoran un paso que esperan que sirva como precedente a su incorporación al régimen general de la Seguridad Social.



Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia