Hemeroteca Diagonal
Impotentes e indefensas

"Exigimos diferenciar entre trabajo sexual y trata. Si no es así, continuaremos en la indefensión actual en que nos encontramos", explica Ninfa, trabajadora sexual en Madrid.

Trabajo sexual
Trabajadoras del sexo se manifiestan, en 2014, Madrid en contra de la ordenanza municipal que incluye la sanción a los clientes. Adolfo Luján
trabajadora del sexo

publicado
2014-11-09 16:04

Mi nombre es Ninfa, soy trabajadora del sexo y desde hace algunos años capto a clientes en la calle, en Casa de Campo, Torrejón de Ardoz, Al­calá de Henares y polígonos industriales de Madrid. Empecé esta actividad en 1997, cuando la Casa de Campo estaba abierta a todas horas al público. En aquellos tiempos trabajábamos sin más problemas que los que se pudieran presentar en la cotidianidad: que si la lluvia, que si el cliente borracho, que el maleducado... Eso sí, la Policía estaba continuamente pidiendo la documentación y no todas tenían los papeles en regla. Eran frecuentes las redadas en busca de “irregulares”.

Captábamos a la clientela al pie de la vía y los servicios los realizábamos en los propios vehículos, cerca de donde nos ubicábamos. Pero después nos lo pusieron más difícil. Primero colocaron vallas de maderas como excusa de barreras protectoras. El fin último era que los coches no parasen al lado de la vía. Nos trasladamos a zonas de parking, más alejadas. Cada vez contábamos con menos espacio y en lugares menos seguros.

Con la entrada del Gobierno popular, las incursiones policiales se acrecentaron. Actuaban conjuntamente la policía local y la policía de migración. Cortes de tráfico, calles cortadas a determinadas horas, desvío del tráfico, redadas a las irregulares, controles de alcoholemia a los clientes, multas de tráfico injustificadas... Poco a poco, las autoridades consiguieron poner en marcha la “diáspora” de prostitutas por Madrid, que tuvimos que desplazarnos a buscar trabajo a Capitán Haya, Pintor Rosales, Villaverde, Montera, etc. Sitios con los inconvenientes consabidos: enfrentamientos y discrepancias con el vecindario, con dueños de pequeños negocios... Se colocaron cámaras en la vía pública que ahuyentaron a nuestros clientes. Las prostitutas nos vimos obligadas a demandar nuestras reivindicaciones ante el Consistorio y a manifestarnos exigiendo nuestros derechos en la calle de la Montera, en la zona centro de Madrid.

Me desplacé hasta Torrejón de Ardoz y estuve en sus inmediaciones cerca de tres años. Las obras de acceso a Torrejón en la parte este me obligaron a trasladarme al polígono Electrolux, de Alcalá de Henares. Poco duró la calma, el Ayuntamiento alca­laí­no —liderado por el PP— preparó una ordenanza en la que incluyó la prohibición de “ofrecer y demandar sexo retributivo en un espacio de 200 metros cerca de viviendas, colegios y comercios”. Las sanciones van de 300 a 3.000 euros para el cliente y las trabajadoras. Esta ordenanza, en vigor desde diciembre de 2010, ha desembocado en hostigamiento, persecución y acoso permanentes hacia nosotras. Ni siquiera podemos subirnos a un coche, a veces ni al propio, para ir a tomar un café en los comercios próximos porque los efectivos policiales dan por sentado que vamos a dar un servicio. De nada sirve explicarles que solo deseas tomar un café caliente con un amigo. Estamos bajo sospecha por ser prostitutas, independientemente de si estamos ejerciendo en ese momento o no.

La normativa trajo una mayor precarización del trabajo: menos tiempo y tranquilidad para negociar con los clientes, desplazarnos más lejos para realizar los servicios sexuales. A veces bromeamos entre nosotras porque mientras realizamos los servicios nos parecemos a los perritos de la pradera, siempre alerta y vigilantes por si aparece el coche patrulla.

El Ayuntamiento concedió en mayo de 2014 a Hetaira una reunión sobre la ordenanza de convivencia. Aproveché la ocasión para darles a conocer las consecuencias negativas, la perversión de confundir con la trata de personas. Apoyamos sin fisuras a las víctimas de trata, pero nosotras lo que demandamos es un lugar donde podamos trabajar sin molestar y sin ser molestadas. Las multas nos perjudican y las multas a nuestros clientes nos perjudican de manera flagrante. Po­de­mos no castigar a un comerciante, pero si multamos a quienes entren en su establecimiento le estamos perjudicando directa­mente. Tenemos la obligación de defender y ‘desdemonizar’ a nuestros clientes porque existe un contrato verbal de intercambio de servicios sexuales por dinero. También son muchas veces los clientes quienes contactan con las autoridades y las asociaciones cuando detectan posibles casos de trata. Exigimos diferenciar entre trabajo sexual y trata. Si no es así, continuaremos en la indefensión actual en que nos encontramos.

Relacionadas

Hemeroteca Diagonal
Españoles, Suárez ha muerto

El autor repasa la figura del expresidente en el contexto del fin del régimen de Franco.

Hemeroteca Diagonal
Obiang, el mejor amigo de cualquier presidente dispuesto a hacer negocios

Tras protagonizar un golpe de Estado, Teodoro Obiang preside desde hace 30 años Guinea Ecuatorial. En noviembre de 2006 visitó el Estado español siendo José Luís Rodríguez Zapatero presidente del Gobierno. Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores, visitó Guinea Ecuatorial un año después junto al presidente de Repsol. El ministro está preparando actualmente una nueva visita en 2009, a finales de marzo, según el Gobierno de Obiang. También durante el Gobierno.

Hemeroteca Diagonal
¿Es esto consumo responsable?

La responsabilidad de nuestras acciones pasa también por diferenciar qué comemos de a quién nos comemos.

23 Comentarios
#10497 19:29 11/3/2018

https://pbs.twimg.com/media/DXysgQcWAAY0YO7.jpg:large

Responder
4
0
#10482 16:05 11/3/2018

" Rosa Cobo: "Hablar de voluntariedad en la prostitución es un sarcasmo"

Profesora de Sociología del Género y directora del centro de estudios Feministas de la Universidad de A Coruña, señala que "la consideración de las mujeres como propiedad está estrechamente relacionada con las estructuras patriarcales, capitalistas y raciales de nuestras sociedades"
" ¿Regularizar la prostitución ayudaría a combatir la trata de mujeres?

No hay ninguna relación directa entre la regulación de la prostitución y la disminución de la trata. Al contrario, la regulación de la prostitución tiene como efecto el crecimiento de la industria del sexo; ese aumento exige mayo número de mujeres para satisfacer la demanda. En ese proceso, la trata aparece como un mecanismo fundamental de abastecimiento de mujeres para esa industria."
https://www.eldiario.es/cv/Rosa-Cobo_0_691181959.html
Vuestro liberalismo, apesta a fascismo.

Responder
7
1
#10430 10:43 11/3/2018

Prostitución no , le sacan el dinero a los hombres aprovechándose de ellos una verguenza

Responder
0
13
Anónimo 15:13 10/3/2018

si las mujeres son libres de disponer de su cuerpo como quieran ¿donde esta el problema en que decidan llegar a acuerdos con otras personas para tener sexo a cambio de dinero?¿no es evidente a diferencia entre hacer algo porque quieres y hacerlo porque te obligue una tercera persona? ¿para el "feminismo" de tercera ola no es importante lo que digan sobre la prostitucion las propias mujeres que son prostitutas?

Responder
4
16
#10351 13:44 10/3/2018

Pues lo logico es multar el cliente y no ha las que ejercen, pues el problema es la gran demanda de estos servicios que hai en esta sociedad. Lo logico es que esteis lo más seguras posibles y que podais cotizar como autonomas. Pero a la hora de la versad, lo ideal es que haya cada vez menos clientes y que ese empleo cambie radicalme te y desaparezca tal como se entiende hoy. Asi que quejarse por el lucro cesante no es u a buena estrategia. Seria ridiculo si se subvencionasen esos servicios para que esteis mejor. Proteccion, no persecucuion, justicia, visibilización etc, pero esta demanda no la comprendo.

Responder
1
13
Ein 10:34 10/3/2018

Prostitución si, pero legalizada donde quien ejerza pague también impuestos como hacen el resto trabajadores. Lo demás es patraña y fomento de ilegales y dinero negro.

Responder
1
11
#10477 15:54 11/3/2018

Aplícate el cuento. Defendiendo la prostitución defendéis los abusos que la acompañan. Sois machistas neo-liberales.

Responder
6
1
#10338 10:08 10/3/2018

El anterior comentario sí que no cuela, da mucha vergüenza seguir tratando temas adultos y tan viejos como la historia desde la hipocresía y la cerrazón.

Responder
7
3
#10336 10:04 10/3/2018

Sobrentendida lo penoso de ejercer la profesión, por bregar con los clientes, situaciones de riesgo etc, lo que cae por si mismo es que si la actividad no tiene obligaciones, (fiscales) difícilmente se pueden exigir derechos. Con todo el respeto.

Responder
0
10
Anónimo 9:55 10/3/2018

Regulación y leyes al servicio del cuidadano. Fijate la misma solucion para AMBOS problemas.

Responder
0
13
#10551 19:56 12/3/2018

¿Ciudadanos, cuervo ingenuo? Tu piensas en consumidores.

Responder
0
0
#10478 15:56 11/3/2018

Lo que tu dices es que el cuerpo de la mujer al servicio del capital para ser explotado.

Responder
6
0
CrudaRealidad 4:05 10/3/2018

"[...] nosotras lo que demandamos es un lugar donde podamos trabajar sin molestar y sin ser molestadas"

Prueba a alquilarte un piso para ejercer la profesión en vez de llorar. Me parece deleznable apelar a los sentimientos y a la moral (politizar tu profesón) como chantaje al estado para que te regalen un local/piso.

Responder
1
9
#10326 19:26 9/3/2018

Lo siento pero no cuela. Hoy, especialmente, da mucha vergüenza esta reivindicación.

Responder
19
37
#10345 11:30 10/3/2018

Lo de que no cuela es la tupica frase hecha y manipuladora para intentar achantar. Ella puede reivindicar lo que quiera. Y lo de que da vergüenza, pues igual, frase típica para que el otro se calle.

Responder
0
11
#10479 15:57 11/3/2018

Defiende la explotación de tu señor padre, Ciudadana.

Responder
6
0
#10344 11:22 10/3/2018

Prostitución siempre ha habido y siempre habrá. Esta reivindicación lo que pide es una regulación, algo necesario. Un pensamiento como el del comentario anterior no soluciona el problema. Es un planteamiento cínico e hipócrita pretender ignorar este problema, salvo que seas capaz de cambiar toda la sociedad.

Responder
1
10
#10481 15:59 11/3/2018

Comentario al nivel de "que mal todo. Que pena" ante la represión fascista. Luego las mismas hipócritas que gritan sis e puede.

Responder
5
0
#10480 15:58 11/3/2018

¿Tus hijas la ejercen? ¿Te gustaría?

Responder
6
0
AnónimO 10:43 10/3/2018

Escuchamos y reivindicamos a diraio el derecho a que la mujer decida que hacer con su cuerpo y y como quiera usarlo. Pero cuando alguien decide usarlo para el sexo a cambio de dinero, nos volvemos todos locos. Esta claro que muchas estan en la calle victimas de trata y abusos, pero siempre habrá parte que lo haga por que asi lo desea. Acaso ir en su contra no es coartar su libertad.
Si lo que deseamos es que la prostitución termine, habra que buscar otras opciones que permitan que estas mujeres puedan ganarse la vida de otra manera (si lo desean) , y no prohibiendo, persiguiendo y señalandolas, sin ofrecer ninguna otra solución a cambio. Que la prostitución sea una opcion y no una obligación.
Soluciones sensatas ya.

Responder
0
8
Anónimo 10:06 10/3/2018

Comentario ridículo, sin razonar siquiera. Hoy no cuela? Pues poco entiendes del día y los derechos y valores que representa. Una mujer es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo, incluido tener sexo por dinero. De hecho, es curioso que las mayores críticas (e insultos) siempre vienen de otras mujeres. Eso también es machismo, discriminación, prejuicios y una actitud cerrada, pueblerina y anticuada. Prostitutas, stripers, actrices porno... Son profesiones, son dignas y respetables, y si la gente no fuera tan hipócrita y mezquina, serían hasta divertidas

Responder
1
7
Sergio Campos 9:50 10/3/2018

No es colar o no colar, es contra argumentar o que te dejen tirada en un debate. A esta mujer no la estás ayudando si no pisoteando. ¿Por qué eres machista?

Responder
0
10
#10484 16:53 11/3/2018

Tu lo que quieres es seguir comprando el cuerpo femenino para tu uso y disfrute. Luego hay hombres que piensan que es una mercancía, como tú, estimado "feminista"

Responder
5
0

Destacadas

Residuos
El verano agrava los problemas con la basura de las ciudades españolas

La temporada estival supone un pico en la generación de residuos. A los peligros asociados a los incendios que generan los vertederos se une la saturación de las plantas a la hora de tratar la basura.

Sexualidad
De conjugaciones relacionales

Tres personas conversan sobre cómo entienden los vínculos, la atracción o la confianza. No son expertas ni teóricas, pero tienen mucho que decir.

Brasil
Open Democracy accede a documentos de Bolsonaro en los que planea acabar con el Amazonas

La organización Open Democracy ha tenido acceso a una presentación de PowerPoint en la que se habla de discurso de odio e intenciones de segregación contra la población del Amazonas, así como la construcción de varios proyectos que acabarían con uno de los pulmones del planeta.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo
Accesibilidad
No, Badajoz no es una ciudad accesible
Cualquier salida por pequeña que sea desde su domicilio es, para las personas con discapacidad motora, una auténtica prueba de obstáculos
Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.