Economía social y solidaria
¿Por qué Barcelona acogerá el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras?

El encuentro, que se celebrará el 2020 y quiere ser un reconocimiento a la dilatada experiencia de la ciudad en el cooperativismo, contará con la participación de proyectos de alrededor del mundo en el ámbito de las economías feministas, social y solidaria, del movimiento agroecológico y la soberanía alimentaria, así como de los comunes (espacios naturales, urbanos y digitales).
Encuentro FSMET julio
Representantes de unas treinta redes internacionales se reunieron en julio en Barcelona Núria Segura Insa

publicado
2019-08-05 10:50

En junio del 2020, Barcelona acogerá el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras (FSMET). ¿Pero qué son las economías transformadoras? Como bien indica la palabra son aquellas que transforman, que cambian. Y es que su objetivo es buscar otra vía al modelo capitalista y demostrar que existen otras alternativas. Por eso, estas economías ponen en el centro de su acción a las personas y al medio ambiente con la finalidad de acabar con las actividades extractivistas, la competitividad y el mercado, el crecimiento o la explotación laboral. Unos valores que ligan con la larga tradición y presencia de cooperativas en la ciudad. 

Por ello, el FSMET se articula en cuatro ejes, que se podrán ir ampliando, porque se trata de un proceso participativo. Estos son: las economías feministas, las economías sociales y solidarias, la agroecología y la soberanía alimentaria, así como los procomunes, es decir, aquellos bienes o recursos que compartimos con otros ciudadanos, ya sean urbanos, rurales o en la esfera digital.

Además, este foro busca poner en contacto personas de alrededor del planeta que trabajan en el mundo de las economías transformadoras. Por eso, más allá del foro en sí, lo realmente importante para estas redes internacionales es el proceso de construcción previo y posterior que al Foro.

Por este motivo, de momento, ya se han realizados dos encuentros previos en Barcelona. El primero tuvo lugar en abril. En aquella ocasión, participaron alrededor de 260 entidades de todo el mundo y sirvió para poner las bases del Foro, según detallan los organizadores en la Memoria.

Tres meses después, a finales de julio, tuvo lugar una reunión crucial donde asistieron representantes de 26 redes internacionales y dos más se conectaron virtualmente. Las participantes manifestaron que para ellas es vital este proceso para poder compartir y conocer experiencias de otros lugares, así como ser más fuertes para hace frente el capitalismo.

“Tienen que converger los movimientos feministas, de justicia climática, de justicia ambiental, pacifistas. Hemos de converger todos estos movimientos en una lucha común porque nuestro planeta está cediendo y está seriamente amenazado”, precisa Samantha Hargraves de WoMin, una red que trabaja contra la industria extractivista en Sudáfrica y favorece los proyectos de economía feminista.



El encuentro de julio, además, sirvió para crear el Comité Coordinador que será el encargado de la gobernanza de este proceso de construcción participativo que debe ser democrático y transparente.

Sin duda, uno de los grandes retos del Comité será conseguir que en el FSMET confluyan actoras y actores diversificados que representen todos los colectivos, movimientos y regiones del planeta, es decir, movimientos indígenas, feministas, de la comunidad LGTBI, campesinos, rurales, okupas, entre otros, de los cinco continentes.

¿Por qué Barcelona?

El FSMET es una rama temática temático del Foro Social Mundial, que nació en enero del 2001 en Porto Alegre (Brasil) y reunió 12.000 personas de alrededor del mundo. Tenía una finalidad muy clara: demostrar que ya había alternativas a la economía capitalista y estás se tenían que dar a conocer e impulsar. Por eso, en su Carta de principios se resalta que es un espacio de reflexión, de compartir experiencias y de articular acciones de entidades y movimientos de la sociedad civil que sean una alternativa al “neoliberalismo y al dominio del mundo por el capital o por cualquier forma de imperialismo”.

En 2016, el Foro Social Mundial se celebró en el Quebec (Canadá). Era la primera vez que lo acogía un país del mal llamado primer mundo. Por eso, su objetivo era tejer tanto redes como puentes entre el hemisferio norte y sur. En ese encuentro se creyó conveniente hacer un foro temático sobre economías transformadoras. Se apostó que su casa de acogida fuera Barcelona por su larga trayectoria y experiencia en el mundo del cooperativismo.

Hace más de un siglo y medio, en 1866, en esta ciudad nació la Cooperativa la Antigua del Camp del Arpa que tenía como misión comprar productos al por mayor para venderlos a sus socios a mejor precio del mercado. Esta cooperativa se vio obligada a cesar su actividad a mediados del siglo pasado, cuando aparecieron los supermercados. Barcelona también ha sido famosa por el movimiento de cooperativas en fábricas, que nacieron a mediados del siglo XIX de la mano de obreros que perseguían poner punto y final al capitalismo industrial. Muchas de ellas, se desmantelaron con el inicio de la dictadura franquista.

Barcelona no solo es un referente mundial por su historia en cooperativismo, sino también en la actualidad. Cuenta con una elevada presencia de experiencias de la economía social y solidaria, según datos del consistorio. En el 2018 había más de 4.700 iniciativas que trabajan con los criterios de la economía social y solidaria, es decir, que priorizan a las personas y sus buenas condiciones laborales por encima del lucro económico. Éstas representan un 2,8% de las empresas de la ciudad, un 8% de la masa laboral y un 7% del PIB de la ciudad.

Además, la capital catalana acogerá el mayor centro de cooperativismo del sud de Europa. En 2016 nació Coópolis, un Ateneo Cooperativo, que ahora se impulsará y pasará a ocupar 4.200 m2 en Can Batlló, tras un acuerdo suscrito a principios de año entre la Generalitat y el Ayuntamiento. Se espera, que este centro esté habilitado a finales del 2021 y cuente con una inversión de 7 millones de euros, de los cuales el 40% provendrán del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea.

Este impulso de la economía social solidaria también se ha podido llevar a cabo por la labor de la Xarxa d’Economía Solidaria de Cataluña (XES), que cerró el 2016 con 183 entidades socias y 109 personas socias a título individual, lo que supone un crecimiento de un 23% y un 8%, respectivamente, y una demostración que el movimiento cooperativista en Cataluña está en auge.

La creación de la XES tiene una íntima relación con el Foro Social Mundial, ya que se empezó a gestar a mediados de los años noventa a través de los contactos entre las cooperativas catalanas y brasileñas en el marco de preparación del foro de Porto Alegre. En noviembre del 2002, se firmó el manifiesto de constitución y en febrero del 2003 tuvo lugar la Asamblea Plenaria de Constitución.

Por eso, no es de extrañar que el Foro Social Mundial eligiera Barcelona como sede de este encuentro temático sobre economías transformativas. De este modo, reconoce la dilatada experiencia en el mundo cooperativo de la ciudad, tanto del pasado como del presente.

El FSMET contará con talleres, actos y conferencias, pero sus integrantes no quieren que se quede aquí, sino que haya vida más allá de la celebración del Foro.

“Queremos que todo este trabajo que vamos a realizar desde el Foro trascienda. Queremos llevar este trabajo conjunto a diferentes espacios internacionales que sean apropiados, que sea parte de la agenda de grandes eventos internacionales”, sentencia Noelia Delgado de C.I T.I.E.S.


Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Los representantes de una trentena de redes internacionales durante el encuentro de julio preparatorio del FSMET 2020
Sobre este blog
Goldmans Sachs no es un aftershave, es el banco de inversión que creó las hipotecas subprime. Bretton Woods no es una marca de whisky, es el sistema económico mundial. Somos cinco periodistas dispuestas a desafiar los estereotipos. Si este blog habla de moda, es más probable que sea sobre las maquilas en Bangladesh que del último “outfit” de Beyoncé. Nos interesa el periodismo internacional y esperamos despertar esa curiosidad en vosotr@s con un estilo directo y feminista. Queremos contar la vida como es: con hombres y mujeres por igual. Frente al exceso de testosterona, un poco más de estrógenos.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Argentina
Argentina: tras el triunfo electoral de Fernández contra Macri, los mercados castigan con una devaluación

Después de la derrota contundente del oficialismo en las primarias, el dólar se disparó y la acciones argentinas se desplomaron en Wall Street. El presidente culpó a los ciudadanos por su voto. La inflación se dispara y se profundiza la crisis.

0 Comentarios
Sobre este blog
Goldmans Sachs no es un aftershave, es el banco de inversión que creó las hipotecas subprime. Bretton Woods no es una marca de whisky, es el sistema económico mundial. Somos cinco periodistas dispuestas a desafiar los estereotipos. Si este blog habla de moda, es más probable que sea sobre las maquilas en Bangladesh que del último “outfit” de Beyoncé. Nos interesa el periodismo internacional y esperamos despertar esa curiosidad en vosotr@s con un estilo directo y feminista. Queremos contar la vida como es: con hombres y mujeres por igual. Frente al exceso de testosterona, un poco más de estrógenos.
Ver todas las entradas

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo