Francia
En la ZAD, el mañana nos pertenece

¿En qué situación se encuentra la ZAD (Zona a defender) de Notre Dame des Landes dos años después del abandono del proyecto para construir un aeropuerto en sus tierras? Tras haber desmontado las barricadas y con el campo en calma, sus habitantes trabajan sin descanso en la construcción de una utopía de lo concreto, con ramificaciones en otras resistencias locales e internacionales. Sin que por ello se hayan terminado los debates dentro del grupo.

Zad en Notre Dame
Foto: Non à l'aéroport Notre-Dame-des-Landes

publicado
2019-11-22 06:30

Un sol resplandeciente de otoño despierta a la aldea de Limimbout, al oeste de la Zona a defender (ZAD). Entre los más madrugadores, algunos habitantes del albergue Q de Plomb, que todos los viernes reúne en torno a un plato a una animada asamblea de personas que vienen de la propia ZAD, de los pueblos de alrededor y de la cercana Nantes. Apenas unos pasos más allá, una casa acoge al colectivo de los “100 noms”, que tuvo que refugiarse en Limimbout tras la destrucción de sus espacios de actividad a principios de 2018. “Contamos con un establo y una infraestructura para asegurar el avituallamiento de las luchas sociales que haya en la región”, afirma Nicolas. En un remolque, una pila de latas de conservas esperan a una nueva manifestación u ocupación.

“Acabar con la soledad del campesino”

Al lado, se encuentra el “laboratorio de galettes”, cuyos productos abastecen a diferentes espacios de la ZAD. En este hangar, cuando llega el invierno, se da cobijo a los terneros de los ganaderos de la zona, los resistentes “históricos” del proyecto del aeropuerto. “Evitamos asignar un uso único a los espacios”, comenta Nicolas. “Nuestro propósito es devolver a las granjas su variedad de usos. Y acabar así con el monocultivo y la soledad del campesino”.

Limimbout es seguramente uno de los primeros sitios que podrá comprarse a través del fondo de dotación “La tierra en común”, creado tras la victoria contra el aeropuerto. El concepto de fondo de dotación apareció en el derecho francés en 2015 como una medida para permitir la compra colectiva de bienes inmuebles sin necesidad de sistemas de participaciones o de acciones. “El objetivo es adquirir progresivamente las tierras y las infraestructuras de la ZAD, para constituir un bien común inalienable”, según explica Isabelle, que forma parte del colectivo de gestión del fondo.

Allá donde los okupas cuentan sus hectáreas por decenas, sus vecinos lo hacen por centenares

Convertirse en propietario para no depender de la propiedad... es una idea que no termina de convencer, confiesan algunos ocupantes. Pero que, sin embargo, se abre camino gracias al impulso de numerosos participantes: en un año han conseguido 600.000 euros de 2.500 donantes. Su objetivo de aquí a 2020 es doblar esa cantidad para poder financiar la adquisición de nuevas tierras.

Salvar las tierras de los pesticidas

Mientras tanto, las disputas por la propiedad de la tierra se han reavivado en la zona. A pesar de que ciertos proyectos agrícolas comienzan a vislumbrar un futuro, muchos otros navegan en la zozobra. Por un lado, los agricultores “históricos” han recobrado 300 hectáreas, los nuevos habitantes, por su parte, se extienden por más de 300 hectáreas, la mayoría ganadas durante el primer movimiento de reocupación en 2012. De estas últimas, 160 forman parte de un contrato de cesión por nueve años firmado con su propietario, el consejo provincial, lo que permite a sus ocupantes planificar la campaña a largo plazo. Para el resto, las dudas persisten, lo que no hace sino aumentar la preocupación: “¿Cómo voy a cultivar trigo si la parcela en la que trabajo me la pueden expropiar antes de la cosecha?”, se pregunta un agricultor.

El mayor miedo es que esas tierras sirvan para aumentar el tamaño de granjas ya de por sí inmensas, y abundamente rociadas con pesticidas. Los principales señalados son los agricultores hostiles a la ZAD, muchos de los cuales pretenden recuperar los terrenos que vendieron para impulsar el proyecto del aeropuerto. “La dimensión de nuestras instalaciones no es comparable a las de esos campesinos avariciosos que encima ahora se están expandiendo por unas tierras que el movimiento consiguió preservar del cemento”, reclaman los zadistas. Allá donde los okupas cuentan sus hectáreas por decenas, sus vecinos lo hacen por centenares. Con un número, no obstante, de personas que viven y trabajan de ellas muchísimo más importante del lado de la ZAD.

“Todo el mundo habla ya de que el sistema dominante ha llegado a sus límites”, subraya Jean-François, miembro de la Confederación Campesina. “Pero los poderes públicos parecen incapaces de confiar en otros tipos de agricultura. Por nuestra parte, seguimos apoyando a la ZAD”, afirma plantado junto a otros militantes delante de la prefectura de Nantes, donde tiene lugar una comisión ad hoc para negociar las “autorizaciones de explotación” de los okupas que así las solicitaron.

Preservación de la biodiversidad, conservación del clima, descarbonización de la producción agrícola, posibilidades de trabajo para todos: en Notre Dame de Landes, se lucha a brazo partido ante desafíos inmensos.

Crispación en el campo

Sin embargo, este proyecto de ocupación legal y a largo plazo no goza de la unanimidad de todos en los campos y senderos de la ZAD. Para algunos, el movimiento ha perdido su espíritu original. “¿Todo lo que hemos construido, para esto?, ¿para acabar negociando con el Estado o con el gobierno provincial?”, expresa con hastío Marion (nombre ficticio), que rememora la ZAD de antes, a principios de 2010, cuando la ocupación del terreno era una respuesta ante el proyecto de construcción. “Era la zona okupa más grande de Europa”, afirma. “No se acataban las leyes del Estado, la policía no osaba acercarse y había más solidaridad. No veo que ahora seamos muy diferentes de los otros proyectos agrícolas bio y colectivos que se crean por toda Francia dentro de los márgenes del Estado”.

“Mucha gente cree que la ZAD se acabó cuando quince personas decidieron seguir de forma legal”, replica Gibier. Para él, la estrategia de llegar a compromisos con el Estado para regular las ocupaciones no entra en contradicción con la organización colectiva y las redes de solidaridad que siguen alimentando la zona, más allá de que haya personas implicadas en los proyectos realizados con la administración. “Para nosotros era una estrategia para terminar con la violencia de las expulsiones. Nada más. La ZAD no son sólo sus proyectos agrícolas”.

Una estrategia que rechazan en bloque de Marion y sus vecinos. Según ellos, el espíritu de la ZAD murió en el momento en el que el colectivo respondió a las demandas del Estado. Para los demás, al contrario, esta estrategia ha permitido a la ZAD seguir con su resistencia creativa a pesar del abandono del proyecto del aeropuerto.

La tierra sigue pariendo nuevas construcciones

Situada en medio del perímetro que debería haber acogido el aeropuerto, una nueva construcción se erige poco a poco en la Rolandière. Con las últimas luces de la tarde, alrededor de una decena de personas se movilizan: el ruido de las sierras y los destornilladores se mezcla con las voces de los y las constructores. Levantada con madera local, junto a la biblioteca del Taslu, esta nueva construcción va a servir de alojamiento colectivo. De igual manera, en las “Fosses noires”, han surgido otros alojamientos alrededor de una granja donde ya hay una fábrica de cerveza y una panadería.

A diez minutos andando, detrás de unos majestuosos setos característicos de esta región, se encuentra un inmenso edificio de unos 300 m² completamente autoconstruido, con un armazón elaborado con la madera del bosque que tiene enfrente. “Bienvenidos a la Ambazada”, una sonrisa se dibuja en Murdoch, antes de recalentarse un café en la zona de la cocina. Formada por personas que viven en la ZAD y por otras que están simplemente de paso, el colectivo de la Ambazada está codirigido por militantes vascos. “Aquí tenemos una sala polivalente a disposición de todos los territorios en lucha que hay por el mundo”, exclama Murdoch.

Militantes contra el cementerio nuclear de Bure en Francia, de la lucha contra el aeropuerto de Atenco en México o por la vivienda digna en España... Numerosos movimientos que han pasado por aquí para descansar durante un fin de semana o varios días. El espacio acoge también a colectivos de la región como abrakadabois, que busca reflexionar sobre la gestión en común de los bosques y los matorrales.

“Aquí se construye un futuro más atractivo”

“¿Queda café?”, preguntan Jean y un amigo, ambos de paso por la sala buscando herramientas de construcción. “Jean”, afirma Murdoch, “es uno de los pilares de los chalecos amarillos de Saint-Nazaire. Apareció por aquí después de la asamblea de asambleas que los chalecos amarillos tuvieron en primavera, durante la cual mucha gente de la ZAD se encargaba de la logística, sobre todo de las comidas”.

“Fan” declarado de los chalecos amarillos, Murdoch explica: “Es en la acción donde te sientes vivo. Lo he experimentado al sedentarizarme aquí en la ZAD. Ver ahora que esta idea revive con los chalecos amarillos me emocionó mucho. Además, ellos no están encorsetados por el marco militante, lo que les da una mayor libertad y muchísima imaginación”.

Tras haber desmontado las barricadas y con el campo en calma, en Notre Dame des Landes se sigue debatiendo con pasión durante las reuniones, en las cabañas y tierras. Nada es fácil, los conflictos son numerosos y las dinámicas de dominación (por más que se cuestionen) se mantienen; sin embargo, un campo amplio de posibilidades sigue abierto. “Aquí se construye un futuro más atractivo. Esperanza para el mañana. Es lo que nos dicen los y las donantes de tierra comunal”, explica Isabelle. Y la ZAD sigue expandiéndose. En otras partes de Francia se empiezan a crear fondos de dotación para adquirir de forma comunal espacios donde mezclar actividades culturales y agrícolas. Para que pueda existir en cualquier parte del mundo una forma distinta de construir y de habitar la Tierra.

bastamag
Artículo original: “Ici, vous construisez un futur désirable”: à la zad, le monde de demain nous appartient. Traducido para El Salto por Guillermo Rivas Pacheco.

Relacionadas

Movimiento obrero
En Francia, la huelga y los sindicatos no pierden fuelle

La movilización permanente contra la reforma de las pensiones ha revitalizado la huelga general como instrumento de lucha.

Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Decrecimiento
Francia a prol do Decrecemento

Unha enquisa revela que a maioría da poboación francesa é máis favorable ao Decrecemento có Crecemento Verde.

0 Comentarios

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

País Valenciano
Siete mil personas salen a la calle contra el PAI de Benimaclet
La manifestación ha logrado duplicar el número de personas en protesta contra un proyecto urbanístico que pretende construir 1.345 viviendas en el barrio.
Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.