La peña La Vendimia resiste con un modelo de fiesta laico, animalista y ecológico

Tras dos años y medio de trabajo la peña La Vendimia sigue sin ser reconocida por la Federación de Peñas de Logroño y queda al margen de las ayudas municipales para las fiestas

La_Vendimia_Peña_01
Peñistas de La Vendimia preparando la comida durante un día de fiesta.

publicado
2017-09-28 09:00:00

Degustación de empanada veggie, ecovino y limonada casera junto con la clásica oferta de cerveza y calimocho. La primera impresión al acercarse a la peña La Vendimia rompe el esquema tradicional de una peña en las fiestas de la ciudad, donde estas agrupaciones populares animan la celebración a ritmo de charanga y bota de vino ya sea en la calles o en la plaza de toros.

La Peña La Vendimia lo deja claro con su primer objetivo fundacional de dinamizar las fiestas “desde un enfoque artístico, ecológico y respetuoso con todos nuestros compañeros de planeta, sean humanos o no.”

Hacía 30 años que no se creaban una nueva peña en Logroño. En 2015 se crearon dos: La Vendimia y La Uva. Esta última ya está inscrita en la Federación de peñas que engloba a estas agrupaciones desde 1995. Sin embargo La Vendimia permanece fuera del amparo, visibilidad y pulmón económico que ofrece esta organización a la que el Ayuntamiento de Logroño subroga el reparto de ayudas a las peñas para las fiestas.

Tras las fiestas mateas hablamos con Iñigo Crespo, actual presidente de la peña, sobre su conflicto con la Federación de peñas y nos explica el nuevo modelo de celebración popular que proponen.

¿Cómo surge la iniciativa de crear una peña de estas características?
Hacía falta una peña así porque en una sociedad plural es necesario respetar y acoger toda esa deliciosa biodiversidad cultural en las celebraciones comunitarias. Somos muchas las personas que queremos disfrutar de las fiestas siendo respetuosas al mismo tiempo con el medio ambiente y con el resto de habitantes de nuestro territorio. Desde la Peña La Vendimia queremos canalizar parte de esa conciencia a nuestra mayor expresión cultural: las fiestas del pueblo y de la región. Y lo queremos hacer de un modo lúdico, constructivo, alegre, festivo y a través de actividades ligadas a nuestro territorio.

Tenemos una huerta riojana que es de las mejores de Europa, y debemos ponerla en valor, cuidarla y celebrarla. Además, nuestra gran fiesta regional es una fiesta campesina y báquica. Es la celebración de la única cosecha con nombre propio: la vendimia. Por eso decidimos llamarnos así. Para honrar la esencia de nuestra mayor celebración comunitaria.

Iñigo Crespo, actual presidente de la peña.

Otros colectivos también participan de las fiestas para trasladar sus inquietudes sociales. ¿Porqué utilizar el formato tradicional de una peña?
Quisimos formar una peña porque queremos que haya, al menos, una peña así en Logroño. Ojalá muchas más. Que estén en las calles, como una peña más, no desde un reducto apartado o marginal. Que no sea extraño, como no lo es en otras localidades, que haya peñas con distintas sensibilidades. Porque eso construye sociedad.

Ya lleváis dos años y medio de recorrido ¿Cómo ha sido la acogida entre la gente de Logroño?
Somos ya más de sesenta peñistas, lo cual es todo un logro, más aún cuando hay un amplio sector de la ciudadanía desconectado de las fiestas porque se siente ajeno a ellas y prefiere dedicar esos días a viajar o el descansar.

Nos gustaría de alguna forma conseguir reconectar a parte de esa ciudadanía mediante una oferta lúdica y cultural diversa, enriquecedora y atractiva. En parte nos parece que ya está ocurriendo, y eso nos motiva para seguir adelante con más entusiasmo, si cabe.

Gran parte de las actividades de una peña depende de las ayudas públicas y en este caso la Federación de Peñas controla ese presupuesto ¿Cúal ha sido el proceso de diálogo con la federación?
Desde nuestra fundación en la primavera de 2015, nos pusimos en contacto con la Federación de Peñas de Logroño para solicitar nuestro ingreso. A día de hoy ya hemos constatado que tal integración no va a darse. Hay condiciones para formar parte de ella como la participación en las vaquillas, en la comparsa a la salida y entrada de la tauromaquia o en la preparación del guiso de toro. No somos una peña tauromáquica y eso es incompatible con la integración en la Federación.​

Nos duele y nos decepciona porque nos excluye de actos y de espacios en los que sí queremos estar. Hoy por hoy, por ejemplo, no se nos permite participar en la celebración final de la quema de la cuba


La federación de Peñas recibe una subvención de 76.000€ del Ayuntamiento de Logroño y 9.000€ el mediante el convenio anual con el Gobierno Regional. Ayudas que reparte entre las diferentes peñas. Es una cantidad de dinero público considerable ¿Cúal ha sido la respuesta que habéis recibido de los responsables del ayuntamiento en este conflicto?
La alcaldesa Cuca Gamarra y el concejal de festejos, Miguel Sainz, están al corriente de la situación. Pero dicen que la Federación es soberana y toma sus propias decisiones. De hecho, pudimos hablar con el concejal de festejos en un acto de estas fiestas, ya que por otras vías no ha habido manera desde junio pasado de obtener respuesta. Y aprovechamos para solicitarle en persona una reunión en octubre para tratar precisamente ese punto. Esperamos que cumpla su palabra.

Efectivamente las ayudas a las peñas van a través de la Federación, por lo que no hemos percibido nada, y hemos tenido que desarrollar cinco grandes fiestas locales a pulmón, lo cual no nos parece justo.

Taller infantíl de semillas y plantas aromáticas durante las fiestas mateas de Logroño.


Aún así seguís reivindicando vuestra derecho a recibir apoyo municipal para el desarrollo y ampliación de vuestras actividades.
Hemos demostrado en estas cinco grandes fiestas que llevamos a cabo unos programas de actividades amplios y diversos. En las pasadas fiestas de la resistencia realizamos un total de doce actividades, mientras la Federación organizó veintidós. Es un ejemplo de que la dedicación y el esfuerzo merecen un trato presupuestario similar al del resto de peñas de Logroño. La política se mide en los presupuestos y entendemos que no se nos puede excluir también de la financiación pública​, porque eso es discriminatorio e inaceptable.​

Nos sentimos discriminados con respecto al resto de peñas. Tanto en espacios que monopoliza la Federación de peñas, en la que no podemos participar, como presupuestariamente, por llevar dos años y medio sin subvención alguna

¿Tenéis noticias de que haya iniciativas como la vuestra, que entronquen la conciencia medioambiental con la animación festiva en otras ciudades?
En otras ciudades de nuestro entorno como Bilbao, Vitoria o Pamplona no es tan rara la convivencia entre peñas de distintas sensibilidades. Estamos contactando con algunas de ellas para confraternizar y colaborar en la medida de lo posible.

Por ejemplo en Huesca la peña Albahaca Reberde se define como una peña “feminista, aragonesista y animalista”. Más cerca, la Peña La Quincalla en Arnedo tampoco asiste a los toros, al tiempo que promueve la ecología y la cultura local.

En vuestros estatutos destacais honrar la resistencia logroñesa frente a las tropas francesas en 1521, origen de la fiesta municipales de San Bernabé, “que no debe cesar mientras haya injusticia e insensibilidad en nuestra tierra.” ¿Por qué esta importancia al significado original de la fiesta?
Estuvimos dudando entre llamarnos "La Resistencia" o "La Vendimia" porque, en ambos casos, el propio nombre es una reivindicación de la esencia de la fiesta. Si de verdad queremos honrar la tradición, debemos comenzar por saber qué estamos celebrando. Y ser coherentes con ello.

Lo importante de las fiestas de junio ha de ser poner en valor la resistencia. Y actualizarla. No conformarnos con revivir conflictos bélicos, sino preguntarnos a qué debemos resistirnos hoy puede ser al cambio climático, a la violencia machista, a la sexta extinción masiva que ya está ocurriendo, a​ ​la ley mordaza, a la tortura pública de animales, a la actitud de 'usar y tirar', al racismo, a la xenofobia...

Por último, siempre llamáis fiestas de “La vendimia” a las que comúnmente se denominan fiestas de “San Mateo”. Lejos de parecer vanguardista lo defendéis como el germen de la fiesta digno de conservar ¿es un ejemplo más de destacar el origen, en vez de la tradición como algo añadido?
Tradición viene del latín 'traditio', que significa 'entrega'. Nuestros ancestros nos entregaron, generación tras generación, la cultura del cuidado del territorio, del amor por el terruño, de la celebración de la cosecha y de la confraternización a través del brindis con el fruto de la tierra. Como decíamos al principio, es la celebración de la única cosecha con nombre propio, la vendimia.

¿Dónde está ahí la tauromaquia? En ninguna parte. Es un postizo, caduco y cruel, que no queremos apoyar. Tampoco queremos dar continuidad, a través del lenguaje a un catolicismo de santoral y procesión.

Somos una peña laica en un estado aconfesional. No debería ser raro, más bien algo frecuente.

1 Comentario
Anónimo 16:55 4/11/2017
Ole!!
Responder
0
0

Destacadas

Derecho al agua
Un juez del Supremo vinculado a Agbar rechaza un recurso sobre el precio del agua
Joaquín Huelín participó en un convenio entre Agbar y el CGPJ entre 2012 y 2015 para formar sobre derecho de aguas.
Historia
Mary Nash: “Es un error tratar de interpretar los movimientos actuales comparándolos con los del pasado”

La historiadora irlandesa afincada en Barcelona ha investigado la “bella revolución imaginaria” de Mayo del 68 y sus evocaciones en el duro contexto español.

Últimas

El Salto
Participa en la II Asamblea General de El Salto
3

El próximo 2 de junio celebramos la II Asamblea General de El Salto con todas nuestras socias.

Actualidad
El ecologismo llora al activista Mariano González
Consternación y shock en los movimientos sociales madrileños tras conocerse la noticia del fallecimiento el sábado mientras practicaba la escalada del activista Mariano González, de Ecologistas en Acción.
Memoria histórica
Historias del exilio después de Guernica

4.000 niños vascos fueron refugiados en el Reino Unido en la Guerra Civil. Algunos de ellos, y sus descendientes, reconstruyen hoy lo sucedido.

Tren de alta velocidad
25 años de una lucha que la Ertzaintza ordenó tratar como “terrorismo”

Se cumple un cuarto de siglo del nacimiento de la Asamblea AntiTAV de Euskal Herria, un colectivo que aglutinó a quienes trataban de frenar el proyecto de Alta Velocidad y que fue criminalizado por la Policía vasca.