Feminismos
Un falso dilema: el debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita como 8M

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Trabajo sexual
Trabajadoras del sexo se manifiestan, en 2014, Madrid en contra de la ordenanza municipal que incluye la sanción a los clientes. Adolfo Luján

publicado
2019-02-17 06:00:00

Tras haber participado en el V Encuentro Estatal 8M, que tuvo lugar a finales de enero en Valencia, y seguido las polémicas surgidas en las asambleas organizativas del 8M en Barcelona y Madrid, me animo a intervenir en el debate abierto —como una brecha dolorosa y sangrante— que enfrenta abolicionismo y regulacionismo para argumentar que este enfrentamiento no solo es un falso dilema, bastante reduccionista, sino que, además, debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Considero que es un dilema reduccionista porque presenta dos únicas opciones, incompatibles y excluyentes, que fuerzan a posicionarse. A grandes rasgos, estas opciones serían “estás con las abolicionistas” o “estás con el sistema prostituyente, proxeneta, antimujeres, capitalista, violento y neoliberal”. Quizá puede parecer que exagero, pero recuerden cómo se dieron los debates —o mejor, las broncas— en Barcelona, Madrid, Valencia. Si no estuvieron allí, busquen publicaciones de @Mabolicion en Twitter o lean artículos como este.

Cuando el dilema se plantea así, ya no hay salida, sino ruptura. O lo uno: feminismo “verdadero”. O lo otro: explotación, puterío y violencia por doquier. Da la impresión de que si en los espacios feministas se da voz a una prostituta, esto va a ser el final del 8M, que será colonizado por proxenetas y hombres con “labios pintados, algunos el pelo teñido, un par de ellos (o elles) son muy grandes”, expresión literal, copiada del artículo enlazado más arriba.

Escribo con la convicción de que en el feminismo no se pueden dar categorías cerradas, opuestas y excluyentes. Cuando todo se hace tan rígido, es cuando se dan las rupturas que nos debilitan.

Tres falsos reduccionismos y tres respuestas desde el feminismo del 99%

El reduccionismo que llevan a cabo las abolicionistas en este enfrentamiento se puede explicar a través de tres dimensiones distintas y relacionadas. En primer lugar, se reducen todas las variantes posibles del feminismo a dos únicas opciones: abolicionismo o regulacionismo, y el “verdadero feminismo” queda identificado con el abolicionismo, sin que exista ninguna otra opción más. El segundo tipo de reduccionismo se refiere a quién es el sujeto autorizado del feminismo que, en principio, solo serían mujeres cis (y curiosamente, en Valencia, las abolicionistas más beligerantes eran mujeres españolas, no racializadas, cercanas a partidos de izquierda y sindicatos). Todas las demás mujeres, las prostitutas y sobre todo las trans, no son aceptadas como sujetos del feminismo. El tercer reduccionismo es el que entiende que la prostitución es la peor de todas las formas posibles de violencias contra las mujeres, por ello ha de ser confrontada y atacada, para acabar con el patriarcado. Esto se puede leer aquí, donde la prostitución se define como “la institución patriarcal más violenta que existe contra la mujer” o aquí, donde se la describe como “una de las formas más terroríficas de violencia y machismo para las mujeres”.

Cualquier diálogo se hace imposible porque no queda un mínimo espacio para argumentar, solo enfrentamiento u oposición. “Estás con nosotras o estás con el mal”
Con esta triple reducción, cualquier diálogo se hace imposible porque no queda un mínimo espacio para argumentar, solo enfrentamiento u oposición. “Estás con nosotras o estás con el mal”, y entonces, ya hemos perdido fuerzas y aliadas contra el patriarcado, lo que nos debilita. Otra consecuencia de estas tres reducciones es la invisibilización de la pluralidad y diversidad del feminismo, que ahora se autodenomina “feminismo del 99%” y que enfrenta cada uno de los reduccionismos expuestos.

En primer lugar, el feminismo del 99% es amplio, diverso, discrepante y conflictivo. Nos empuja a salir de nuestras zonas de confort, de las asambleas y aulas donde todas éramos iguales y a replantearnos ideas que creíamos ciertas. Nos empuja a reconocer que podemos estar equivocadas. El feminismo del 99% está formado por una pluralidad de voces y luchas distintas, desde las veganas y animalistas hasta las que nos oponemos a los tratados de libre comercio; las que saltan las fronteras y las que hacen coaching menstrual. Ya no nos vale una única definición, cerrada y excluyente, del feminismo. Ahora vivimos en la pluralidad, en el conflicto y la discrepancia. Ha llegado el momento de aceptar que somos distintas, que en los debates feministas nos vamos a encontrar con posturas con la que no estamos de acuerdo y que tenemos que aprender a vivir con las diferencias, luchando juntas contra el patriarcado.

En segundo lugar, el sujeto del feminismo del 99% es plural y cambiante. Entendemos que existen múltiples formas de ser mujer, todas maltratadas por el patriarcado. Ya va siendo hora de pensar más allá de las categorías binarias y excluyentes, que tanto les gustan al patriarcado y al pensamiento moderno. Ya va siendo hora de pensar en las problemáticas concretas de mujeres migrantes, racializadas, de aceptar el transfeminismo y recibir a las trans como hermanas en la lucha.

En tercer lugar, el feminismo del 99% entiende que el patriarcado tiene mil caras que se manifiestan en múltiples violencias distintas, desde las más sutiles (no por ello menos denigrantes) como los micromachismos, los chistes, los piropos, los insultos… hasta las más agresivas (maltrato, violaciones…) y las mortales (feminicidios), pasando por una amplia gama de actos violentos y forzados como la ablación del clítoris, los matrimonios infantiles, el abuso sexual en la infancia, la trata…

El feminismo del 99% entiende que el patriarcado tiene mil caras que se manifiestan en múltiples violencias distintas

Existe la violencia económica, las maquilas y los talleres clandestinos, el acoso laboral, la prohibición del aborto, los policías que piden documentos a personas por su color de piel, la violencia obstétrica, las horas de trabajo y cuidado no reconocidas, los pajeros y exhibicionistas, los CIEs, los suelos pegajosos y los techos de cristal, los maltratadores, los violadores grupales y la justicia patriarcal que no hace justicia…

Afirmar que la prostitución es la peor forma de violencia posible hacia las mujeres, como mantienen las abolicionistas, implica dejar de lado las luchas en las que todas estamos de acuerdo y esto también nos debilita porque ya no estaríamos con el 99%, sino solo con un sector del feminismo, el abolicionista. Además, al entender a las prostitutas como enemigas, no como aliadas, también se cortarían y bloquearían, de antemano, las alianzas de todas las mujeres contra estas otras formas de violencia patriarcales. ¿Es que acaso una prostituta no estaría en contra de los CIEs, de las violaciones grupales, del maltrato y del abuso, de que la maten por ser mujer o trans?

En definitiva, limitar las definiciones del feminismo de cara al 8M, imponer quién sería su sujeto válido y centrar el debate en la prostitución nos debilita, nos enfrenta y nos corta las alas, cuando deberíamos estar construyendo juntas —y juntes y juntxs— para acabar con el patriarcado.

Ampliando el debate: algunas preguntas sobre libertad, trata, cosificación y violencia

Para acabar, voy a mencionar algunas de las preguntas y matices que me hubiera encantado poder formular en los debates del encuentro de Valencia, lo que no fue posible por el enfrentamiento que se dio entre abolicionistas y reglamentaristas.

En primer lugar, uno de los motivos del sector abolicionista para rechazar la prostitución es considerar que “implica la negación de las mujeres como sujeto político del feminismo” (frase literal de este artículo). Para el abolicionismo, la prostitución es denigrante porque niega a la mujer, la reduce y cosifica; convierte su cuerpo en mercancía que se puede comprar y vender al mejor postor. Sin embargo, cuando algunas abolicionistas impidieron a las prostitutas expresarse en Valencia, cuando les gritaron e insultaron cada vez que intentaban hablar, cuando increparon a las organizadoras del Encuentro por permitir la participación de las prostitutas, ¿no estaban haciendo, las abolicionistas, lo mismo que criticaban?, ¿no estaban negando que las prostitutas fueran sujeto político del feminismo? Es más, ¿qué clase de debate se puede dar cuando un sector niega al otro?, ¿cómo van a estar representadas así todas las posturas y opiniones? En nombre de este feminismo del 99% yo quisiera escuchar a las regulacionistas, a las del sindicato OTRAS, a las putas, por mucho que pueda estar en desacuerdo con ellas.

En segundo lugar, en casi todos sus manifiestos, las abolicionistas identifican prostitución y trata, oponiéndose a ambas de forma global y radical, como puede leerse aquí donde trata y prostitución se definen como las dos caras de la misma moneda; o aquí, donde la trata se entiende como el origen de la prostitución, de la pornografía y de los vientres de alquiler. Ahora bien, si algo diferencia la trata de la prostitución es la (aparente) elección de las prostitutas, cuyo trabajo (en principio) no parece tener nada que ver con las redes de tratas de mujeres. Me encantaría saber la postura de las prostitutas sobre la trata, pero para ello habría que dejarles hablar y escucharlas.

Unido a esto, también se puede considerar que la prostitución se diferencia de todas las formas de violencia patriarcales citadas en el apartado anterior —trata incluida— por el carácter forzado, involuntario y no deseado de cualquier forma de violencia machista y patriarcal, que (al menos y en un primer momento) no parece estar presente en la prostitución. Nadie elige ser violada ni asesinada; en cambio, muchas prostitutas sostienen que ellas sí eligen libremente ejercer su trabajo, por el que ganan bastante más que con otros trabajos precarios y donde pueden poner límites a su propia explotación.

Para poder distinguir entre acciones libres y no libres habría que poder escuchar a las protagonistas de este debate, las prostitutas 

Y de nuevo, para poder distinguir entre acciones libres y no libres, para poder debatir esa diferenciación y para poder, incluso, cuestionarla y rebatirla, habría que poder escuchar a las protagonistas de este debate, las prostitutas, entender sus motivos y sus razones. En ese caso, me encantaría poder preguntarles si consideran su decisión completamente libre, como sujetos autónomos y emprendedores —de los que tanto habla Albert Rivera— o si existen, por el contrario, factores sociales, contextuales, biográficos, económicos, de precariedad o inviabilidad de otras opciones… que les llevaron a tomar la decisión de prostituirse. ¿Tuvieron elección?, ¿habrían elegido otra dedicación de haber podido elegir?, ¿se plantearían un horizonte sin trabajos explotadores, sea prostitución, horas de camarera en negro o talleres textiles clandestinos?

Ninguna de estas preguntas pudo ser planteada en Valencia, ninguno de estos debates se pudo abrir, ya que la más mínima mención a prostitución, trabajo sexual, regulación… aunque solo fuera para indicar que no hay consenso en ese tema, se seguía inmediatamente de voces, gritos, proclamas y consignas de jóvenes combativas y señoras abolicionistas sofocadas que clamaban contra la supuesta presencia de proxenetas en el 8M. Por el contrario, la pregunta que flotaba en el aire —y que tampoco se pudo formular— era si esa terquedad, ese dogmatismo, ese reduccionismo y esas actitudes violentas —sobre todo de carácter verbal hacia las prostitutas— no iban a ser precisamente las que reventaran la asamblea, bloquearan el debate y debilitaran el movimiento del 8M, al dividirlo y enfrentarlo. Y esto no nos lo podemos permitir, en el contexto actual de auge de la ultraderecha que pretende imponernos su propio modelo de mujer y arrebatarnos todos los derechos conseguidos tras años de luchas feministas.


Relacionadas

Huelga feminista
El Gobierno vulneró el derecho a la huelga con los servicios mínimos de transporte el 8M de 2018

La Audiencia Nacional anula los servicios mínimos del transporte ferroviario y por carretera de la huelga del 8 de marzo de 2018 tras el recurso de CC OO. El sindicato ha interpuesto recursos también por los servicios mínimos impuestos este año.

País Valenciano
El movimiento feminista de València denuncia 8 multas durante la huelga del 8M
El colectivo recibió un total de 8 multas durante la huelga feminista del 8M. Las sanciones suponen 5.000 euros y están amparadas en la Ley Mordaza.
Huelga feminista
Garrafas de aceite para apoyar a las piqueteras denunciadas el 8M en Gijón

El Juzgado de lo Penal número 1 de Gijón ha condenado a tres mujeres que participaban en piquetes informativos durante la huelga feminista de 2018 a una multa de 13.920 euros. La campaña de venta de aceite organizada en su apoyo ha superado las previsiones y acumula ya más de 300 peticiones.

42 Comentarios
Anónima cansada 20:20 17/2/2019

En este artículo el título me parece lo único conciliador. Como abolicionista tengo que aceptar las opiniones diferentes de otras personas, pero dentro del feminismo nos tenemos que poder escuchar todas (no quitar el micro porque se diga una opinión que no guste a un sector) y mostrarnos como un movimiento unitario que somos (poniendo en los comunicados aquello que compartimos todas, que no es poco). A partir de ahí montar falacias de hombre de paja para atacar a las abolicionistas en conjunto en un artículo que reclama la diversidad (imagino que también de opinión) dentro del movimiento.
Para acabar, decir que aunque estemos en desacuerdo en muchas cosas imagino que el proxenetismo es algo con lo que todas podemos estar en desacuerdo, ¿por qué no desmarcarse del mismo? no justifiquemos la existencia de una patronal mafiosa e ilegal y busquemos alternativas (incluso dentro del trabajo sexual) para quien la sufre.

Responder
18
7
yo 24:32 16/3/2019

https://nuevarevolucion.es/de-la-resistencia-pasiva-a-la-complicidad-feminista-encuentro-con-octavio-salazar/#

Responder
0
0
#31763 24:24 16/3/2019

Muy poco conciliador y muy discutible el argumentario. Si habláramos de esclavismo de la manera que lo hace esta señora de la prostitución quizás alguien vería alguna cosa de explotación no justificable, aunque haya esclavos que digan elegirlo. Por otro lado, el sujeto del movimiento obrero son l@s obreros, aunque pueda abrirse y tener pactos con otras personas. Aunque la clase trabajadora como tal haya cambiado y ya no exista prácticamente el prototipo del obrer@ industrial, o se haya trasladado a otros lugares geográficos (y por lo tanto a tener en cuenta, es imperialismo, igual que la trata y el imperialismo prostitucional). Del mismo modo el sujeto del feminismo son las mujeres, de otra forma ya no sería feminismo, sino otra cosa. Aquí entran todas las mujeres sin importar etnia, nacionalidad, etc. Lo cual no quiere decir que no se puedan establecer vínculos de proximidad y complicidad revolucionaria con otros grupos.

Responder
0
0
#30762 18:16 19/2/2019

Un artículo sesgado e insultante a todas las feministas. Feminismo solo hay uno, el que busca derrotar al patriarcado- capitalista, por supuesto que todas somos diferentes, lo contrario es lo que nos ha dicho siempre el patriarcado al igual que los roles, estereotipos e identidades de género que nos ha venido asignando el patriarcado. Todo lo que perpetúa, mantiene y defienda instituciones patriarcales, como la prostitución, pornografía, vientres de alquiler, además de todas las mencionadas, no es, ni ha sido, ni será feminismo. El falso e instrumentalizado debate qué las regulacionistas, lobby proxeneta...sobre cuestionar, arriesgar o como lo llamas ahora, más chip, ampliar al sujeto mujer del feminismo, es pretender regalar el feminismo al patriarcado. Cualquier persona que asuma y practique las vindicaciones y agenda feminista puede considerarse feminista sin que nadie le otorgue más o menos protagonismo. Lo que no se va a aceptar es que cualquiera diga soy feminista y la cosificasión de los cuerpos de las mujeres cis, aquí si les interesa, es lo más empoderante y liberador. Y te has columpiado con lo del feminismo 99% , de todas las mujeres que conozco, y son muchísimas, la mayoría no saben que es el feminismo, pero si saben que ninguna mujer, ninguna elige ser prostituida por gusto, como tampoco vendería a su bebé. Seguid destruyendo, con falacias ( libre elección, trata no se relaciona con prostitución...), insultos ( transfoba, terf, puritanas, moralinas...) confundiendo y manipulando debate que habéis generado intencionadamente, el feminismo haciéndole el juego y trabajo sucio al patriarcado. Un saludo del 1% .

Responder
11
5
#31760 22:56 16/3/2019

No me parece un artículo que sea no excluyente y lleve a ningún tipo de posible encuentro entre abolicionistas (a las que no se oye ni entiende en el artículo) y no abolicionistas. Otros aspectos de los que se habla son bastante debatibles y no hay una única postura. Por otro lado, el feminismo siempre ha incluido a todas las mujeres sean racializadas o no, migrantes o no. Yo mismo he sido migrante y nadie me excluyó nunca. Si con este artículo se quiere hacer fuerte al feminismo, sinceramente, me parece como intentar matar moscas a cañonazos.

Responder
0
0
#30798 13:32 20/2/2019

Cuánta falacia XD. No creo que esté bien usar consignas de otros espacios tergiversándolas, como la del 1% contra el 99%. Habría que hacer un referéndum entre todas las mujeres del país para saber cuál es el pensamiento real de las mujeres que sería el que el feminismo tendría que apoyar, digo yo. Y así todo el artículo.

Responder
1
1
#30815 21:46 20/2/2019

Algunas no habéis entendido nada. Lo que os está diciendo el artículo es que ese 99 % no existe. Ese 99 % es una amalgama de grupos infinitesimales en que cada una puede decidir sobre cada uno de los temas cuestionados. Somos libres y por tanto no tenemos un pensamiento común. El 1% sois las que pretendéis imponernos como dogma vuestra visión del feminismo. Y yo a mis cincuenta y muchos ya estoy harta de confesarme y cumplir mandamientos.

Responder
1
1
#30836 13:11 21/2/2019

atomización de la lucha en políticas identitarias, de libro.

Responder
1
1
Ravachol 13:06 20/2/2019

Es insultante que desde El Salto Diario esteis siempre dando alas a los argumentos pro legalización del mercado de la carne sexual femenina sin dar voz a nadie abolicionista ni considerar las trayectorias del feminismo radical y del margen en contra de la prostitución. Flaco favor hace vuestra actitud para tener un debate serio y sin insultos ni mentiras.

Responder
4
1
Lola 12:43 19/2/2019

Derrochas conocimientos desde tu espacio de confort.
Sólo te ha faltado decir que eres pro derechos.
¿De quien?
El abolicionismo es pro derechos de la mujer.
No estigmatizamos a las mujeres que ejercen la prostitución.
Nuestro objetivo es señalar a los puteros y proxenetas.
Y si, la prostitución va ligada a la trata, al abuso, al patriarcado, a la explotación de la más débil.
Sólo hablo desde el más absoluto desconocimiento, no soy ni periodista, ni psicóloga, ni socióloga.....solo soy mujer.

Responder
8
3
#30816 21:48 20/2/2019

Me recuerdas a una película sobre un dictador bien conocido, en la que querían salvar a todos los españoles. Incluidos los que no quisieran e incluso no se dejaran.

Responder
1
3
Anna. 18:00 18/2/2019

Desafortunadamente la mayoría de las personas, incluso las misma "feministas" abolicionistas, no entienden o desconocen el trasfondo real de las razones anti prostitución libre. Si los supieran, entenderían que se limitan a un sentir ideológico con respecto a las relaciones de poder entre sexos, el cual de base, es bastante egocéntrico y que nada tienen que ver con el bienestar de las mujeres y mucho menos con DDHH. Y parte de esto, queda evidenciado en los debates y otras interacciones.

Responder
2
6
Falsa equidistancia liberaloide 17:48 18/2/2019

Para tratarse un falso debate, la autora dedica el artículo a rebatir a las abolicionistas "de izquierdas y de sindicatos" . Entresaca frases a la vez que juzga. Luego incurre en falacias, como hacer sinónimo al pseudosindicato Otras de la voz de las putas. Por lo que sé, en esas asambleas no solo se dio lapalabra y hasta una sala a esa entidad no sin base denunciada como tapadera de empresas de prostitución , sino que se quitó el uso de la palabra a las abolicionistas, al menos a un gran grupo de abolicionistas.Las mujeres en prostitución, las que se exponen en el polígono Marconi (miles), en pisos y clube- burdel, las racializadas, las pobres, las sin salida no han ido a las asambleas del 8M. Tampoco han invitado a mujeres supervivientes de la prostitución como Amelia Tiganus, Ámbar o Sonia. Blancas y acomodadas, y con tiempo y recursos para ser invitadas a platós y tribunas son las que hablan en nombre de las nigerianas, por ejemplo. Ni Contxa ni Shirley* (que se ha lucido alardeando de su afinidadcon >Ciudadanos y de que cómo los puteros del Raval van a pegar a las prostituidas si ya han pegado en casa a su mujer!!!) vienen de una carretera o de esos lugares de violencia que describen los propios puteros en sus foros. Otra falacia de la autora es hablar de "los motivos" para que la mujer de dedique a la prostitución. No son "motivos" (movimientos internos de la volulntad), sino causas de fuerza, como haber sido violadas y víctimas de abusos de niñas o adoolescentes, venir de familias desestructuradas, disfuncionales o carecer de tal (menores abandonadas, refugiadas, captadas por lover boys y otras prostituidas que han pasado por lo mismo). Siempre la pobreza y la falta de alternativa socioeconómica. El Salto debería recurrir a personas documentadas sobre la concatenación necesaria trata-prostitución. La violencia prostituyente nos atraviesa a todas las mujeres: el sistema patriarcal crea la prostitución. el capitalismo la convierte en un enorme filón, en la fase neoliberal y globalizada lo que no tiene fronteras es el tráfico de seres humanos. Curioso que las mismas que mandan callar a mujeres en las asambleas hayan bloqueado el objetivo de librar a las mujeres de la explotación de sus órganos reproductivos, de su salud física y psíquica, como vientres de alquiler. La frase de los textos del estas asambleas del 8M2019 tipo " libertad de los cuerpos" que cuelan el puñado de autoerigidas en organizadoras de la voz y el sujeto feminista impide señalar el objetivo de abolir estas explotaciones, estos yugos sistémicos que caen sobre nosotras, las mujeres. Sobre todo en las niñas y jóvenes de hoy. Por eso la mayoría arrolladora del feminismo actual es joven, no quiere ser violada, ni recibir golpes y cuchilladas, ni verse reducida a ala sumisión por falta de recursos, es abolicionista, está contra el alquiler de úteros y la compraventa de bebés: porque no quieren convertirse en casquería humana bajo el capitalismo patriarcal.

Responder
14
3
#30692 21:59 17/2/2019

Siempre ha habido prostitución y siempre la habrá. Siempre habrá mujeres que no quieran prostituirse en un trabajo normal por 900€ y prefieran ser putas de verdad por 3000-5000 o lo que sea al mes. Y siempre habrá hombres que buscan sexo rapido sin implicación de ningun tipo por que es asi, y siempre ha sido asi. La especie humana no va a cambiar ahora para amoldarse a ninguna nueva corriente publicitada por los mass media. A la pregunta de porque se tiene que prostituir una mujer, se le responde con un ¿porque tiene que ir una persona 40 años a un trabajo de mierda con un sueldo de mierda hasta que se hace viejo? Pues en los dos casos la respuesta es la misma: porque son pobres. Y dejense de feminismos y patriarcados. Es una cuestion de dinero en ambos casos.

Responder
12
18
#31293 12:32 6/3/2019

Qué será ser Puta "de verdad"? y me encantaría conocer al menos UNA de esas mujeres, niñas o trans que ganan taaaannnto dinero poniendo su cuerpo en manos de hombres.

Responder
0
0
#30817 21:50 20/2/2019

Y roles inversos, aunque menos. Hombres prostituidos y mujeres que buscan sexo rápido.

Responder
2
1
#30694 22:03 17/2/2019

Me encanta cuando mujeres vestidas de zara o cualquier marca a la moda, hecha con mano de obra esclava esencialmente femenina, pontifica sobre que los hombres se van de putas sin importarles la trata de personas.

Responder
15
5
#30690 21:52 17/2/2019

Lúcida reflexión

Responder
2
3
#30695 22:35 17/2/2019

¿Hemos leído el mismo artículo? Que el movimiento debe mostrarse unido es un perogrullo no una reflexión, que para ello no se plantee nada más que pasar por los suelos la imagen de las compañeras abolicionistas me parece de una incoherencia horrible.

Responder
9
7
#30687 20:32 17/2/2019

Se debería discernir entre prostitución y trata de personas. Ya sé que gran parte del negocio está en manos de grupos de gentuza que se merecen un tiro. También creo que habrá mujeres que lo hagan de manera autónoma y por razones diversas. Prostituirse por obligación no será muy agradable, pero no es la única labor en la que un cuerpo es explotado. Picar carbón, por decir algo, es un trabajo duro en el que te dejas la salud física y a veces la moral cuando no te lo pagan bien. Nunca se ha hablado de prohibir estas labores generalmente realizadas por hombres. En definitiva, despreciando a las mafias que se lucran del horror, no tengo claro qué se debe hacer para regular está actividad.

Responder
8
4
Pepa 21:43 17/2/2019

La regulación o abolición no está suficientemente discutida en el movimiento feminista. La discusion actual està en no dar por sentada su regulación. No cabe en el manifiesto "trabajo sexual". No creemos en ese futuro para las mujeres... formación profesional reglada de prostituta? bien para nuestras hijas e hijos?. Se ha de discutir el modelo que queremos! Nada de reduccionismo, no criminalitzamos a las mujeres prostitutes!!! Que se abra una discusión, con datos. Con información de modelos ya experimentados.

Responder
7
0
#30677 18:09 17/2/2019

No creo que ninguna abolicionista quiera acallar la voz de una mujer prostituida en una asamblea feminista. ¿No se referirá la articulista más bien a esas mujeres que pretendían legalizar el proxenetismo mediante un sindicato? Mercaderes de cuerpos de mujeres dentro del feminismo no, gracias. ¿Cómo se puede estar en contra de los vientres de alquiler, del sexismo en la publicidad o decir que si no hay deseo es violación y a favor de que se comercie con la libertad sexual de las mujeres?

Responder
15
7
Manuel 16:04 17/2/2019

No entiendo cuál es el mensaje del artículo. Además de mentir cuando habla de que el abolicionismo de la prostitución actúa contra las prostitutas (siempre se pone el foco en la persecuación del cliente, y nunca de la prostituta), y de repetirse en lo «reduccionistas» y «simples» que son las tesis que pertenecen a esa corriente, no expone ni una sola propuesta. Ni la primera. ¡Vaya «debate» pretende abrir!

Responder
20
8
#30663 13:42 17/2/2019

Yo me prostituí varias veces cuando iba a la universidad y oye, ningún trauma, tan contenta.

Responder
11
8
#30800 13:43 20/2/2019

A mí también me violaron y ningún trauma (o al menos eso es lo que creemos, tú y yo) ¿Regularizamos la violación entonces?

Responder
2
1
#30714 18:05 18/2/2019

Embustero, o sarcástico.

Responder
2
1
Pablo 2:03 20/2/2019

Pero tu que narices sabes? yo también he hecho alguna chapa y no estoy traumatizado.

Responder
1
1
Ravachol 13:09 20/2/2019

A mi también me dieron de hostias los nazis alguna vez y ningún trauma. Eso si, espero devolverla en cualquier momento.

Responder
1
0
A 9:32 17/2/2019

¿Esas prostitutas ejercerían si no hubiese dinero de por medio? Probablemente, no. El comercio del cuerpo surge de la necesidad económica creada por el capitalismo, que es el principal objeto de opresión del hereropatriarcado.

Responder
8
5
#30818 21:53 20/2/2019

O sea que en paises comunistas no hay prostitución. Dime un país con el tipo de economía que quieras donde no haya prostitución. Quizás el Vaticano (¡Huy! creo que ni eso :-) )

Responder
0
1
#30672 17:35 17/2/2019

¿Tú trabajas gratis? ¿Trabajarías si no tuvieras necesidad? ¿trabajarían las Kelis si pudieran elegir hacerlo? ¿Pides la abolución del trabajod e camarera de hotel o pides mejores condiciones?

¿Sabes la diferencia con otros trabajos? Que hay sexo por el medio, y en el fondo hay una moral cristiana y moralista detrás del abolicionismo. Porque rara vez he escuchado un abolicionismo contra el trabajo, aunque sean trabajos durísimos.

Responder
19
7
Ravachol 13:15 20/2/2019

Si no ves la diferencia entre fregar cacharros y que te la metan por el culo o que te llene de babas encima de la boca es que hay un grave problema. A mi evidentemente me repugnan las condiciones de trabajo de la hostelería, la limpieza y demás... y estoy en contra.. es esa misma repugnancia lo que me lleva a estar en contra de la prostitución. Nada de moral cristiana. La moral cristiana es la de las personas que aceptan lo existente como algo inevitable sin querer cambiarlo

Responder
0
1
CGR 21:39 1/4/2019

¿Y si te gusta que te la metan por el culo? La prostituta ofrece x servicios, y que lo haga una no significa que su compañera también lo haga. O al menos eso dicen las cientos de prostitutas a las que he leido, visto y escuchado. Yo he realizado trabajos duros en fábricas malpagados, en pésimas condiciones laborales y por ello tengo amistades que me han rechazado de lleno esos trabajos, ¿eso significa que tambien habria que abolir todo el trabajo en fábricas? Que tú realices x actividad no significa que yo esté también dispuesta a ejercerla, es así de facil, sea actividad sexual o en el campo.

Responder
0
0
Anónima cansada 20:17 17/2/2019

Pues a ver, el abolicionismo en sentido amplio pide la abolición del trabajo asalariado, sí, así como tantas otras formas de opresión, como el género.

Responder
4
0
#30693 22:00 17/2/2019

Tú trabajarías si no cobraras?

Responder
5
3
#31766 24:28 16/3/2019

Según datos estadísticos e históricos en tiempos en los que las mujeres tienen más medios, puede elegir trabajo, etc, no eligen la prostitución, en cambio en tiempos de crisis y de represión se fuerza más a las mujeres hacia la prostitución. Es una explotación del cuerpo que llega a niveles a los que no llegan "otros" trabajos. Lo cual no quita que todo trabajo asalariado es mercenario y debería ser abolido.

Responder
0
0
#30676 18:08 17/2/2019

¿Trabajaríamos muchas de nosotras en algo que no nos gusta si no hubiera dinero de por medio? Probablemente no. No se trata solo del comercio del cuerpo, vendemos nuestra fuerza de trabajo todos los días.

Responder
6
4
#30671 17:00 17/2/2019

Pero esto se aplica a cualquier trabajo obrero.

Responder
4
3
#31767 24:30 16/3/2019

Seguro que te gustaría mucho que te metieran una polla en tu cuerpo sin ganas, y heces y todo lo que le venga en gana al que paga, demostrando su permanente misoginia.

Responder
0
0
Obrera liberal 18:04 18/2/2019

Mira: en una sociedad sin explotadores ni explotados/as habrá trabajo y de diverso tipo. pero no se permitirá la violencia de unas personas sobre otras. Por tanto, nadie necesitará someterse a que le impongan ser penetrada por boca, vagina o ano, ni tragar semen ni orina ni heces, ni recibir golpes de fusta, ni enseñar sus genitales en carretreas y polígonos, ni en salas o platós para machos que ejercen su poder de humillar por dinero o por jerarquía social. Ni ninguna persona aceptará ser microhumillada y microsometida por miedo a ser sometida a la sumisión más violenta. Blanquearla prostitución como libertad es asumir la sumisión al poder masculino de domesticar y aniquilar a las mujeres como una necesidad inevitable de la sociedad.

Responder
7
2
#30819 21:54 20/2/2019

¿En qué país dices que pasa eso?

Responder
0
2
#31765 24:25 16/3/2019

Si tanto te gusta que te lo hagan a tí

Responder
0
0

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
La lucha por las grandes capitales

La izquierda se juega mantener los pactos y las alcaldías conseguidas en 2015 en las principales ciudades españolas frente al empuje de Ciudadanos y la ultraderecha.

Elecciones del 26 de mayo
María Eugenia Rodríguez Palop: “Tenemos que aterrizar la crítica, no basta con decir no a la Troika”

A las puertas del 26M, charlamos con la cabeza de lista de Unidas Podemos Cambiar Europa al Europarlamento sobre las posibilidades de la izquierda y el feminismo, de la izquierda feminista, en el estrecho marco comunitario.

Contigo empezó todo
Un refugiado judío en Las Ramblas

Repaso a la vida de Isak Aufseher, secretario del Comité Internacional de Emigrados Antifascistas.

Elecciones del 26 de mayo
“En algunas zonas de Madrid hay más oferta de escuela concertada y privada que de pública”

El 26 de mayo se decidirá en las urnas quién gobernará la Comunidad Autónoma de Madrid los próximos cuatro años. En El Salto hemos querido hacer balance de las políticas autonómicas en Sanidad, Educación, Vivienda, Medio Ambiente y Urbanismo y para ello hemos conversado con varias activistas. En esta entrevista Fernando Mardones, portavoz de la Plataforma por la Defensa de Centros Educativos Públicos de Calidad en Madrid, hace un repaso de la gestión del ámbito educativo por parte del gobierno del PP.