Feminismos
Tres reflexiones sobre cómo desandar las narrativas fascistas desde los feminismos

El antifeminismo es peligroso del mismo modo que el fascismo lo es: por su penetración en un sentido común compartido —y difundido— por mucha gente que no se considera particularmente extremista o reaccionaria

El violador eres tu
La performance de protesta contra la violencia contra las mujeres desde Chile hasta la ciudad de Colonia, Alemania. Foto: Jennifer Lost
Sarah Babiker
13 feb 2020 06:30

Impresionadas ante el rápido ascenso de la ultraderecha, su capacidad para marcar agenda y radicalizar a todo el espectro conservador, son muchas las voces que en los últimos años han emplazado a los feminismos a ejercer una función para la que estarían particularmente equipados: pararle los pies al fascismo, contrargumentar sus lógicas, contraponer los valores de la sororidad y la horizontalidad a las lógicas verticales y autoritarias que las derechas defienden, aglutinar a gentes, sensibilidades y subjetividades del lado igualitario, transformador y emancipatorio del campo de batalla.

El fascismo, por su parte, tiene bien claro dónde sitúa al feminismo: entre los primeros puestos de su ranking de antagonistas. El problema es que no se puede reducir esta ojeriza a las declaraciones provocadoras de algunos voceros desacomplejadamente machistas, gente cuyos ramalazos misóginos acaban siendo trending topic, objeto de indignadas críticas y también preocupantes adhesiones. 

El antifeminismo es peligroso del mismo modo que el fascismo lo es: por su penetración en un sentido común compartido —y difundido— por mucha gente que no se considera particularmente extremista o reaccionaria. Tras los ataques estridentes al feminismo, visibles en las tertulias o las redes, avanza un sentir más silencioso que señala como problema a un “feminismo desbocado”, “que ha ido demasiado lejos”. Se extiende la caricaturización de las feministas, el cuestionamiento de nuestras verdaderas intenciones, la sospecha. ¿Cómo contrarrestar este relato? ¿Cómo disputar el sentido común?

Ahora que muchas nos hemos encontrado. Ahora que tantas personas entendemos mejor las causas estructurales de nuestros sufrimientos, el imperativo urgente de combatir los mandatos que perpetúan asimetrías que duelen y achican la existencia: ¿Qué hacer con esto? Sería prepotente atreverse a señalar la senda adecuada, ingenuo avanzar una receta mágica que ninguna tenemos. Así que lo que sigue son sólo algunas reflexiones, fruto de lecturas, conversaciones y desvelos. 

Sobre la victimización

Muchos hombres  se sienten víctimas del feminismo, ven su masculinidad atacada, su bajo una mirada que continuamente les cuestiona. Entonces buscan a alguien que les defienda: una fraternidad a la que pertenecer, cómplices que les den palmadas en la espalda y les diga que está todo bien. Que no han hecho nada. Tampoco faltan las mujeres que señalan al feminismo como opresor de su feminidad. 

Conceptos como “la doctrina de género o la ideología de género”, ese fantasma mentado por las derechas desde Lima a Sevilla, desde Murcia al DF, desde Buenos Aires a París, sirve como han servido el comunismo o el islamismo para mentar una alteridad peligrosa, un englomerado ideológico identitario y liberticida que reserva un futuro de mierda, escasez, pobreza y sometimiento para la gente.

De ahí al antifeminismo reclama para sí el capital político de la víctima: presenta sus ataques como defensa necesaria ante un enemigo poderoso, convierte a quien se rebela ante desigualdaes estructurales como opresor. Lo visible es gente muy enfadada y gritona llenando de discursos antifeministas las tribunas, las calles y las redes. Lo invisible es mucha más gente aceptando que hay que desconfiar de las feministas, que los horizontes feministas les son ajenos, que habla de feminazis medio en serio medio en broma.

Urge entonces encontrar las narrativas precisas, accesibles, que desmonten esta victimización tras la que se atrincheran quienes  no quieren que nada cambie. Señalar las estructuras sociales, culturales, que sitúan históricamente a las mujeres en un lugar de desventaja pero que también acotan y empobrecen los horizontes de muchos varones, dañándoles.  

Sobre el miedo

En demasiadas ocasiones el miedo es facha. Puede ser el miedo físico a salir a la calle y que te pase algo, cuando las ciudades se perciben inseguras y llenas de enemigos potenciales. Puede ser el miedo general, sordo, difuso ante la incertidumbre vital, el no saber donde colocaremos nuestra existencia, dónde viviremos, cómo envejeceremos.

Al fascismo se le ataca atacando el miedo, no con maniobras de empoderamiento individual, sino brindando certezas, certezas en lo material, confianza ante el futuro. No se trata de juzgar a la gente por su miedo, sino más bien de conjurar esos miedos para que pueda nacer otra cosa. Los feminismos tienen sus propuestas contra la incertidumbre y el miedo, hagamos que se oigan más esas propuestas que ninguna otra cosa. Que poner la vida en el centro no es una abstracción ni una frase de altura con la que cerrar manifiestos. Poner la vida en el centro es una agenda política que implica una revolución. Nosotras ya lo sabemos, que lo sepa todo el mundo.

Sobre el futuro

Los fascismos son un movimiento a la defensiva: No proponen nada mejor de lo que hay o alguna vez hubo. Se basa en pasados idealizados, grandes discursos sobre retropías. Pura ficción de ayeres mejores, recurso para mantener órdenes que benefician solo a una parte. A largo plazo el fascismo es un páramo. Así, ficcionaliza el pasado, mistifica el presente, y deja el futuro deshabitado. Es todo ese futuro por construir, el terreno que pueden disputar —no en solitario, sino de la mano de todos los movimientos emancipadores— los feminismos. 


Relacionadas

Medio rural
O alcoholismo nas mulleres maiores nas zonas rurais

Oculto tras a precariedade económica e a crise demográfica do medio rural galego, o consumo abusivo de alcohol silenciosamente acrecenta a vulnerabilidade das mulleres da terceira idade.


Memoria histórica
Desenterrando la memoria histórica de las abuelas

Vicenta pasaba las noches en vela confeccionando ramos de flores de papel que vendía para conseguir aceite, judías y pan para sobrevivir. Su bisnieta recupera hoy su historia.

17 Comentarios
#47501 17:21 15/2/2020

El Salto no ha publicado la patética imagen de las 8 femen ayer en Madrid criticando el amor romántico por PURA VERGUENZA AJENA

Responder
5
4
#47512 24:12 15/2/2020

Lo he visto, flaco favor hace a nuestra causa feminista

Responder
2
2
#47618 10:14 18/2/2020

Es ridiculo del todo, imagino que nunca se han enamorado y por eso están tan enfadadas

Responder
0
0
#47438 22:25 13/2/2020

no conozco mucho el tema (más allá de notas similares a esta) pero su lenguaje, el lenguaje de este feminismo que ha surgido últimamente, este feminismo nada más por su lenguaje me parece estar escuchando a la hija del fascismo.

Responder
9
7
#47456 13:33 14/2/2020

Vamos, hermana tuya

Responder
1
0
#47619 10:19 18/2/2020

y tu mas

Responder
0
0
#47422 15:39 13/2/2020

Pues sí, el rol que el patriarcado otorga al hombre tiene la culpa de muchas cosas

Responder
5
0
#47420 15:29 13/2/2020

El artículo no propone nada concreto, no plantea ninguna autocrítica desde el movimiento feminista hegemónico actual y, lo que es peor, tiene la ceguera de criticar en otros lo que ellas mismas hacen. Se basa en algo muy conocido y muy efectivo: el uso de la victimización y el miedo por los fascismos y la extrema derecha en general. Pero parece que la autora no es capaz de auto-analizarse del mismo modo ¿Qué es que el movimiento feminista actual no presenta a la mujer como víctima en cualquier ámbito? ¿Aplicar "perspectiva de género" a un problema no significa en la práctica buscar cómo puede afectar a las mujeres de un modo diferente para victimizarlas? ¿Acaso vemos aplicar "perspectiva de género" a cualquier problema mayoritariamente masculino (adicciones, accidentes laborales, violencia, suicidio, población carcelaria, sinhogarismo, abandono escolar, esperanza de vida en general, etc.)? No, resulta que la perspectiva de género y la correspondiente victimización sólo vale para un género. Lo mismo ocurre con todo lo relativo a potenciar el miedo ¿Acaso no es ese el principal motor de éxito de sus movilizaciones? Salir a la calle en torno a la pancarta de "nos están matando" o contra el "terrorismo machista", pedir más luz en las calles para ellas, paradas de autobús a petición en cualquier punto sólo para ellas, identificar a cualquier hombre como violador potencial... ¿Eso qué es? Se lo diré: ese es el motor principal de su movimiento actualmente. El miedo y la victimización son la causa de las masivas manifestaciones del 8M y, a la vez, esa misma orientación del movimiento es la causa del fracaso del 8M como huelga laboral. Porque es más importante para movilizar hablar de manadas y de "nos están matando" que defender medidas esenciales que atacan la raíz material de la desigualdad y que han pasado sin pena ni gloria, como es el caso de los permisos de paternidad realmente iguales e intransferibles.

Responder
11
5
#47411 13:56 13/2/2020

Os recuerdo que España está en el TOP TEN MUNDIAL en temas de igualdad.
Si alguien desea de donde saco este dato, por favor, indíquemelo y muy gustosamente pondré los enlaces al respecto

Responder
13
10
#47406 12:30 13/2/2020

El feminismo actual es lo que alimenta a la ultraderecha. También os alimentáis las extremistas de izquierdas de eso mismo. Pero bueno, ir de víctimas que es lo que hacéis todo el tiempo y culpar a todas los hombres de todo.

Responder
14
14
#47423 15:40 13/2/2020

Ja, ja con tu comentario victimizas a los hombres también "pobres hombres que les culpan de todo", y todos ellos tan inocentes, no se de donde salieron 99 feminicidios en España en el 2019...

Responder
4
6
#47410 13:55 13/2/2020

Correcto, el actual feminismo (auténtica misandría) no busca la igualdad entre géneros.
Cualquier persona con dos dedos de frente está a favor de esto último.
El actual feminismo es misándrico, culpando al hombre por todo y empleando el victimismo para todo.

Responder
11
10
#47408 13:18 13/2/2020

👀 OjO cuidao 👀,
Otro #PENEvirus

Responder
2
7
#47505 18:14 15/2/2020

Pues a mi me encantan esos virus, todos para mi solita

Responder
4
0
#47482 12:34 15/2/2020

Y aqui otra #vaginavirus, terror !!!!

Responder
5
0
#47500 17:01 15/2/2020

Uff !, que asco !!!

Responder
6
1
#47504 18:12 15/2/2020

Cierto, que asco del virus #vaginavirus, puagh !!

Responder
3
0

Destacadas

Crisis económica
España recibiría 77.000 millones a fondo perdido del plan de recuperación que ultima la Unión Europea

El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá acceso a 77.000 millones para paliar el descuadre en las cuentas públicas provocado por las medidas del covid-19, según ha adelantado Bloomberg. Es aproximadamente un 6% del PIB.

Unión Europea
Mucho Merkel y poco Sánchez en la propuesta de la Comisión Europea

La propuesta presentada hoy por la Comisión Europea, Next Generation EU, constaría de 750.000 millones de euros de los cuales dos tercios serían en transferencias directas y un tercio en préstamos. Pero sus condicionantes siguen siendo una incógnita.

Coronavirus
Segunda querella contra Ayuso por la “nefasta” gestión de las residencias
Familiares de residencias de Leganés y Alcorcón acuden a los juzgados en una segunda tanda de demandas contra la presidenta de la Comunidad de Madrid.
Sareb
El FROB da por perdido el dinero que inyectó en el Banco Malo

El Fondo de Reestructuración Bancaria publica sus cuentas de 2019 en la que valora en cero su participación en la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria.

Universidad
El alumnado universitario becado demuestra mejores resultados académicos

El anuncio de la eliminación del criterio académico para las becas universitarias ha generado rechazo entre los defensores de la “cultura del esfuerzo”, pero la actualización de cifras del sistema universitario demuestra lo que los expertos ya advertían: los estudiantes becados son los que más rinden, y las ayudas han de buscar paliar la desigualdad social en el acceso a la educación superior. 

Cuidados
CC OO propone una batería de ayudas económicas para la conciliación

El sindicato plantea que se respalden económicamente las únicas medidas de conciliación que se han tomado como consecuencia de la crisis del covid-19 y que posibilitan la adaptación o la reducción de la jornada, con la pérdida salarial que esto implica. 

Migración
El movimiento #RegularizaciónYa se internacionaliza

Tras la publicación el día 25 de un manifiesto internacional por la regularización de las personas migrantes que ya cuenta con casi 200 adhesiones, esta tarde a las 19h, se lanzará la campaña internacional #PapersForAll en las redes sociales.

Extrema derecha
A los monstruos no mirar

La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.