Fascismo
Una guerrilla pedagógica contra el fascismo

El domingo 7 de octubre en la Plaza de Toros de Vistalegre miles de personas se dieron cita para escuchar a VOX. Más allá del espacio que acabe ocupando este partido de ultraderecha se nutre de un sentido común racista, autoritario y machista en expansión. Es urgente entenderlo y combatirlo.

Vox Vistalegre Mitin
Foto: Vox
Sarah Babiker

publicado
2018-10-09 11:06

Ondeaban las banderas. La cámara planeaba sobre sus rostros, algunos entusiasmados, otros solemnes. No hay nada que genere mayor sensación de hacer historia que saberse observado. Ver cómo tus mensajes se desparraman por los noticieros nocturnos, asistir al meticuloso análisis de tus proclamas en las tertulias radiofónicas, intuir la ansiedad de los tuiteros ante la pantalla: quieren hablar de ti. Eso emociona, y también te hace sujeto político. Y acordemos que hay sujetos políticos que dan mucho miedo. 

Así, entre vivas a España, y proclamas contra la inmigración, llamadas a la mano dura y alabanzas a la familia y a la tradición, Vox pasó una agradable mañana de domingo el 7 de octubre, en la Plaza de Toros de Vistalegre. Conscientes de que remaban con la corriente a su favor, sus militantes se sintieron el epicentro de algo, de un terremoto por venir, la réplica autóctona de temblores que agitan simultáneamente las tierras europeas y las americanas.

Santiago Abascal y los suyos hablaron dos horas, y ofrecieron lo de siempre: un mapa simple para moverse en la incertidumbre. Dibujaron un sendero recto, más hacia atrás que hacia adelante. Un paisaje bélico habitado de trincheras, rodeado de hordas de invasores, atenazado por variopintos peligros. Parapetados tras simbólicas barricadas: los traidores que quieren romper la unidad de España, atacar la herencia cristiana de la nación, degradar el santo pilar de la familia. Afuera, pujando por entrar, las invasiones bárbaras de negros pobres, potenciales delincuentes que preparan su asalto desde la frontera sur. Pero también huestes musulmanas, dispuestas a reeditar la conquista e islamizar todo el continente.

Favorecido por un clima de época, avalado por una épica de la revolución reaccionaria, Vox siente que ha llegado su momento.

El peligro de que invadan tu casa, de que tu barrio se convierta en un narcoparaíso, un sindios venezolano, un suburbio del Cairo es una concatenación de miedos reales y presentes para mucha gente. Cualquier que lea los comentarios de los periódicos, acuda a los bares de su barrio, haga de vez en cuando la cola del INEM, aguarde en la sala de espera del centro de salud, trabaje en una oficina, no debió sorprenderse con nada de lo que se dijo el domingo en Vistalegre. Favorecido por un clima de época, avalado por una épica de la revolución reaccionaria, Vox siente que ha llegado su momento.

Desde el escenario de aquel mitin de Vistalegre se entretejieron todos los malestares sociales. Conectaron la inmigración al paro. La izquierda a la miseria. El feminismo a la deriva de valores. El miedo a perderlo todo a una presunta creciente inseguridad. La precariedad con el “despilfarro” del Estado de las autonomías. La debilidad de estado de bienestar y el amplio abanico de “prebendas” al que accederían los inmigrantes.

Una maraña de sentidos donde todo se explica entre sí, un relato emancipado de la historia, de las estructuras de poder, de las estadísticas, de la realidad toda. Y así, enredados en una apariencia de lógica que es una lógica excluyente y autoritaria, abrazados a un sentido común racista, avalado por la percepción de las cosas, vemos a nuestras vecinas o cuñados, nuestros amigos de infancia y compañeras de trabajo, aún lejos de los mítines de Vox, pero ya hablando algún dialecto del fascismo.

Hay más, había en el acto del domingo una ilusión hacia la ruptura ante un ciclo de degradación, un compromiso común para buscar un nuevo rumbo. Allí había un Vistalegre a la Vox.  La promesa era simple: Ante un globalismo que acomuna lo moderno y lo foráneo, vuelve con nosotros al hogar, a “las cosas buenas y normales que nos enseñaron nuestros padres y abuelas”, resumió el líder. “La defensa del legado de nuestros padres y el patrimonio que corresponde a nuestros hijos”, se repitió a lo largo de la mañana. Si se trata de generar hegemonía, defender a tu familia en medio de la incertidumbre es una apuesta segura. Un cuestión de dignidad, como repetían a cada rato los presentes.

Era tentador titular este artículo como “El día del Orgullo Facha”. Daban ganas de ironizar sobre esa foto final de ponentes tan desacomplejadamente masculina

Era tentador titular este artículo como “El día del Orgullo Facha”. Por todas las veces que bajo la batuta de su líder los presentes repitieron la palabra “¡Facha!” Daban ganas de ironizar sobre esa foto final de ponentes tan desacomplejadamente masculina, con esas pocas mujeres tan desacomplejadamente antifeministas, repartidas entra machos alfas. Alguna aguda observación se podría haber hecho ante ese truco tan manido de la ultraderecha de acoger a personas de piel oscura para exponer con convicción las posturas del partido. Daban ganas también de preguntarse, después de oír 50 veces mentar a la España que madruga, qué tiene VOX contra quienes trabajan en turno de tarde. Pero el caricaturismo de derechas, ya hace tiempo que da más miedo que gracia. 

Algunas críticas que impugnan el rol de la izquierda, atribuyéndole la responsabilidad toda del auge del fascismo, sobredimensionan sus capacidades, subestiman la inteligencia de las derechas, pero sobre todo la magnitud de los recursos y herramientas que tienen en su poder por estar del lado de quienes salen siempre ganando. Además, invisibilizan la agencia de la gente, como si en los barrios y en las calles habitasen seres volubles, esperando al encantador de serpientes que les guíen. Como si en los barrios no hubiera también gente de izquierdas, personas antirracistas, ensayando estrategias en la cotidianidad.

Las bravuconadas, los comentarios racistas, los oscuros consensos que culpan al más saqueado del saqueo global, no son travesuras para conseguir votos y retuits, ni aportaciones de gente ruda para el debate político y el análisis sociológico. De esas palabras están hechas las concertinas y las balas que matan en la frontera sur. Esos comentarios que cuestionan el derecho al aborto o la violencia de género, ya están escribiendo el guión de futuras pesadillas.

Urge diezmar las crecientes filas del fascismo. No es nada fácil. Hay que romper los hilos del relato, descalabrar el marco fascista. Y hay que hacerlo convenciendo. A la gente que aplaudía en Vistalegre, a quienes asienten cada vez con menos reparo, cada vez con más convencimiento, de estar del lado justo de la historia, un lado que es un precipicio. Hay que aportar otras herramientas contra el abismo. Una guerrilla pedagógica que dispute las oficinas y las colas del paro, que se adentre en los callejones del racismo y siembre salidas.

Relacionadas

Filosofía
Capitalismo de control y nuevos fascismos
La forma de poder del capitalismo clásico era la disciplina. El nuevo capitalismo se basa en el control, que está engendrando su propio fascismo.
Blaverisme
La reconversión de la extrema derecha valenciana

Hace ya unos años que el País Valenciano dejó de ser el coto de caza de la extrema derecha. Más allá de algunos actos aislados y de la variedad de siglas nuevas, su presencia en las calles ha disminuido considerablemente. La inaguración de un local de extrema derecha en el barrio más multicultural de València devuelve a los ultras a la actualidad.

11 Comentarios
#24291 11:04 11/10/2018

Yo todavia no entiendo como l@s apañol@s no os quereis independizar de vuestro propio pais

Responder
2
1
§ 15:38 10/10/2018

Pensemos históricamente y no seamos ingenuos con estás tendencias. Ser didácticos con los volubles que pueden enredarse en estos discursos es esencial. Nunca es una mayoría la que hace desastres sino una mayoría que lo permite.

Responder
5
1
#24243 14:43 10/10/2018

Ante la recalcitrante obsesión negacionista del cambio climático por parte de las derechas.
La izquierda debe ocupar ese sentido común ecologista para evitar que nos quedemos sin casa común.
No olvidar que detrás de gran parte de la emigración están los desastres agrícolas que provocan hambres y guerras.

Pero nadie, ni siquiera la izquierda más radical, enarbola la bandera de la supervivencia digna de la humanidad y se sigue apostando por un crecimiento "suicida".

Responder
4
1
#24241 14:27 10/10/2018

"...por estar al lado de quienes siempre salen ganando."
Concepto peligroso en tiempos de crisis y paro, arrimarse a esos "ganadores" sería la salida lógica de quien depende de que le contraten para seguir su vida. Aunque no te pidan, de momento, carnet de partido para trabajar.

Pero, ¿qué es ganar?¿ignorar los avisos de un planeta herido que nos empuja a luchar por los cada vez más escasos recursos?
Si no detenemos el cambio climático, todas y todos vamos a ser perdedores.

Responder
1
0
rafa roca 8:17 10/10/2018

Como todos los partidos que evitan mostrar su cara, Vox no dice nada en sus propuestas que suene "peligroso". Pero viven muy alejados del funcionamiento real de la sociedad. Como PP o Ciudadanos tienen ganada la batalla de los símbolos gracias al rechazo constante que muestra la izquierda en un gesto de superioridad intelectual. Esta victoria de las emociones les sirve para copar otros espacios donde la izquierda siempre ha sido fuerte y puntera: La clase obrera y sus miedos.

Responder
1
0
#24221 3:33 10/10/2018

Estoy en Brasil y me han pasado ahora por wasap una especie de "guía para dialogar" con votantes de Bolsonaro, intentando romper con la superioridad moral que suele caracterizar a lxs votantes de izquierdas. A cambio, les he pasado este artículo vuestro. Gracias.

Responder
2
0
#24218 24:55 9/10/2018

mas honestos los de Falange que los de VOX, al menos son sociales

Responder
2
7
#24206 18:20 9/10/2018

Tenéis obsesión en llamar facha a toda persona conservadora. A mí me parecen bastante razonables muchas de las propuestas de Vox. Se me ocurrió leerme su programa de cien medidas para salvar España, y bueno con algunas no estoy de acuerdo pero otras me parecen bastante acertadas. Por lo menos han conseguido conectar con las preocupaciones de la clase trabajadora. Hasta Julio Anguita acaba de decir en una entrevista en El Mundo que la inmigración hay que controlarla.

Responder
4
32
antifascista siempre 13:23 13/10/2018

¿Como puede alguien, de clase obrera, estar de acuerdo con pisotear los derechos de otros seres humanos (también de clase obrera), a cambio de un teórico bien común (utilitarismo), que solo es beneficioso a las clases capitalistas-fascistas neoliberales, que aplastan y subyugan a las clases obreras?.
Si tu no eres un antifascista, que repudia a los fascistas de vox, es porque reconoces ser uno de esos fascista (aunque sea un poquitin).

Responder
3
1
#24233 11:00 10/10/2018

Es muy fácil querer controlar la inmigración mientras seguimos saqueando los países del Sur sin reparo

Responder
11
0
#24208 18:37 9/10/2018

Tú sí que tienes peligro.

Responder
11
6

Destacadas

Brasil
La guerra contra los pobres: militarización y violencia estatal en Rio de Janeiro

En Rio de Janeiro, el Gobierno lanza una cruzada contra los excluidos bajo el pretexto de luchar contra la delincuencia y el narcotráfico.

Crisis climática
El negacionismo climático hace estragos en Alemania

El sector de la energía eólica atraviesa una grave crisis y, con él, los planes estatales para abandonar las energías no renovables.


Brasil
Mônica Francisco: “Bolsonaro es el resultado de la venganza de las élites”

Mônica Francisco es diputada del partido Socialismo y Libertad. Desde la militarización de las favelas a la guerra contra activistas defensores de los derechos humanos, esta antigua asesora de Marielle Franco radiografía el Brasil actual a casi un año de la victoria de Bolsonaro en las urnas. 

Memoria histórica
El último viaje de Ascensión

La historia de Ascensión Mendieta es el reflejo social de miles y miles de familias que llevan décadas reclamando justicia para unas víctimas ninguneadas por el Estado.

Crisis climática
Clamor global contra la crisis climática

De Australia a Alemania, manifestaciones multitudinarias abren la semana de protestas organizada por el movimiento global por el clima.

Últimas

Ecofeminismo
Feministas por el clima

Sabemos que el próximo 27 de septiembre, día de la Huelga Climática Mundial, queremos marchar juntas y con todas las que quieran en un bloque propio, teñido de verde y violeta, para denunciar que “el planeta no es vuestro y nuestros cuerpos tampoco”. Nace Feministas por el Clima.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.