Bielorrusia no quiere ser Ucrania

Atrapada entre Europa y Rusia, el país sigue con un pie en la época soviética.

Bielorrusia
Conmemoración del día del partido en Bielorrusia en la histórica “línea de Stalin” que se extendió desde el istmo de Carelia hasta las orillas del mar Negro durante la II Guerra Mundial. Aude Osnowycz

publicado
2018-12-22 07:07:00

Dirigida con mano de hierro por Alexander Lukashenko, presidente caprichoso que desvía en su provecho la nostalgia del antiguo régimen soviético del que se pretende heredero, Bielorrusia sigue viviendo en la época soviética, con sus koljoses y sus empresas de Estado.

El tiempo parece haberse detenido. La arquitectura soviética y las estatuas de Lenin o de Stalin son omnipresentes. Fervientes patriotas reproducen año tras año las grandes batallas del Ejército Rojo en el complejo Línea de Stalin, un museo a cielo abierto dedicado a las horas de gloria del comunismo. Las cicatrices dolorosas y los grandes relatos históricos son los dos instrumentos utilizados por el Gobierno para preservar la imagen de unidad nacional. Al mismo tiempo, el memorial de Katyn para las víctimas del estalinismo, sistemáticamente boicoteado por el régimen, se ha convertido en un lugar emblemático para las concentraciones de la oposición bielorrusa.

Atrapada entre Europa y Rusia, Bielorrusia se cuida de tomar el mismo camino que la vecina Ucrania. Desde hace 20 años, las relaciones entre Minsk y Moscú se basan en el intercambio: soberanía por créditos y subvenciones. En las mentalidades, la cultura, la política… y, por supuesto, la economía, nada parece posible en Bielorrusia sin Moscú.

Bielorrusia -militares
Miembro de las fuerzas especiales bielorrusas durante una demostración en el día de la patria. Aude Osnowycz

Sin embargo, Bielorrusia también mira hacia el oeste. Minsk es otra ciudad moderna con sus bares de moda, sus jóvenes que deambulan con ropas fashion, sus McDonald’s o sus cadenas de grandes marcas. El propio Lukashenko intenta girarse hacia Europa; su Gobierno ha instaurado recientemente un régimen de entrada sin visado durante cinco días y actúa como mediador en la crisis ucraniana.

Lenin Bielorrusia
Estatua de Lenin en la localidad de Moguilev. Bielorrusia mantiene la iconografía de la Unión Soviética, con especial preferencia por los retratos de Lenin y de Stalin. Aude Osnowycz
Bielorrusia oposición
Marina Adamovitch sostiene una foto de su marido, el opositor encarcelado Mikola Statkevich. Aude Osnowycz

Aunque un movimiento contra el Gobierno de Lukashenko parece impensable, subsisten bolsas de resistencia. La compañía del Teatro Libre Bielorruso hace representaciones clandestinas que critican al régimen. La escena musical, principalmente el movimiento punk, está muy activa. Critican los ataques contra la democracia y los derechos humanos tanto en Bielorrusia como en Rusia. Incluso la población “se atrevió” a manifestarse en las calles a principios de 2017, una concentración de pequeñas dimensiones pero que provocó una reacción brutal de las fuerzas del orden. Mientras tanto, gente como Olga espera con paciencia “que Lukashenko se vaya, pero solo tiene 63 años… y dos hijos en edad de sucederle”.

El país se debate entre este y oeste, pasado y futuro, comunismo y economía de mercado. Un país desconocido, con un rostro complejo que nos permite entender mejor los juegos de poder en un espacio postsoviético siempre en movimiento. 

Punk bielorrusia
Masha, música de un grupo punk de Minsk. Aude Osnowycz
Bielorrusia -hippies
Celebración de la fiesta de San Juan en Kritchev. Aude Osnowycz

Relacionadas

Enfoques
Espera en los Alpes

En el Valle de Roya distintas iniciativas ciudadanas se encargan de acoger a migrantes.

Enfoques
De regreso a La Barceloneta

A bordo del 'Encarna y Miguel', una de las 29 embarcaciones pesqueras que quedan en Barcelona, sus 14 marineros nos muestran la dureza de la pesca, un oficio que parece condenado a desaparecer.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.
9 Comentarios
XOR 15:30 26/12/2018

Desde hace algo mas de un mes el visado es de 30 días. Antes eran 5 días.

Responder
0
0
#28370 15:54 24/12/2018

Vou agasallar(me) El Salto castellano polo c*rall* arriba, lixo anticomunista. Bico para DeC.

Responder
3
1
#28391 12:09 25/12/2018

Derechos humanos, cultura occidentalizada y opositores encarcelados. Los 3 pilares básicos que no interesan a nadie pero que son obligatorios a la hora de describir un país a un occidental.

Responder
1
2
#28320 13:50 22/12/2018

Menudo truño de artículo. Cuentame algo de las 60.000 perdonas que viven en la calle en el centro de Los Angeles.

Responder
21
11
#28336 7:32 23/12/2018

Sólo alguien que nunca ha visitado Belarus puede opinar así...si vieras los hospitales no pedirías que se compare con la gente que vive en las calles de LA. Comentario digno de paletos pro-comunistas.

Responder
1
17
#28329 21:16 22/12/2018

Truño es poco .... periodismo pirata, sin sentido alguno de la historia, con el único objeto de malponer sin analizar. Absurda decisión editorial

Responder
5
1
#28343 11:49 23/12/2018

Parece que la totalidad de la "izquierda" española se debate entre eI identitarianismo, los truños decoloniales y el anti-comunismo. Es decir, "Izquierda" made in USA. Que tristeza.

Responder
4
0
Juan 23:05 22/12/2018

Pero ya habéis fichado a inda y a marhuenda para que escriban artículos como este? Un artículo digno de la razón o la gaceta de intereconomia.

Responder
8
1
#28330 21:24 22/12/2018

Parece un copia y pega de los artículos de El País

Responder
10
1

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.