Enfoques
Bielorrusia no quiere ser Ucrania

Atrapada entre Europa y Rusia, el país sigue con un pie en la época soviética.

Bielorrusia
Conmemoración del día del partido en Bielorrusia en la histórica “línea de Stalin” que se extendió desde el istmo de Carelia hasta las orillas del mar Negro durante la II Guerra Mundial. Aude Osnowycz

publicado
2018-12-22 07:07:00

Dirigida con mano de hierro por Alexander Lukashenko, presidente caprichoso que desvía en su provecho la nostalgia del antiguo régimen soviético del que se pretende heredero, Bielorrusia sigue viviendo en la época soviética, con sus koljoses y sus empresas de Estado.

El tiempo parece haberse detenido. La arquitectura soviética y las estatuas de Lenin o de Stalin son omnipresentes. Fervientes patriotas reproducen año tras año las grandes batallas del Ejército Rojo en el complejo Línea de Stalin, un museo a cielo abierto dedicado a las horas de gloria del comunismo. Las cicatrices dolorosas y los grandes relatos históricos son los dos instrumentos utilizados por el Gobierno para preservar la imagen de unidad nacional. Al mismo tiempo, el memorial de Katyn para las víctimas del estalinismo, sistemáticamente boicoteado por el régimen, se ha convertido en un lugar emblemático para las concentraciones de la oposición bielorrusa.

Atrapada entre Europa y Rusia, Bielorrusia se cuida de tomar el mismo camino que la vecina Ucrania. Desde hace 20 años, las relaciones entre Minsk y Moscú se basan en el intercambio: soberanía por créditos y subvenciones. En las mentalidades, la cultura, la política… y, por supuesto, la economía, nada parece posible en Bielorrusia sin Moscú.

Bielorrusia -militares
Miembro de las fuerzas especiales bielorrusas durante una demostración en el día de la patria. Aude Osnowycz

Sin embargo, Bielorrusia también mira hacia el oeste. Minsk es otra ciudad moderna con sus bares de moda, sus jóvenes que deambulan con ropas fashion, sus McDonald’s o sus cadenas de grandes marcas. El propio Lukashenko intenta girarse hacia Europa; su Gobierno ha instaurado recientemente un régimen de entrada sin visado durante cinco días y actúa como mediador en la crisis ucraniana.

Lenin Bielorrusia
Estatua de Lenin en la localidad de Moguilev. Bielorrusia mantiene la iconografía de la Unión Soviética, con especial preferencia por los retratos de Lenin y de Stalin. Aude Osnowycz
Bielorrusia oposición
Marina Adamovitch sostiene una foto de su marido, el opositor encarcelado Mikola Statkevich. Aude Osnowycz

Aunque un movimiento contra el Gobierno de Lukashenko parece impensable, subsisten bolsas de resistencia. La compañía del Teatro Libre Bielorruso hace representaciones clandestinas que critican al régimen. La escena musical, principalmente el movimiento punk, está muy activa. Critican los ataques contra la democracia y los derechos humanos tanto en Bielorrusia como en Rusia. Incluso la población “se atrevió” a manifestarse en las calles a principios de 2017, una concentración de pequeñas dimensiones pero que provocó una reacción brutal de las fuerzas del orden. Mientras tanto, gente como Olga espera con paciencia “que Lukashenko se vaya, pero solo tiene 63 años… y dos hijos en edad de sucederle”.

El país se debate entre este y oeste, pasado y futuro, comunismo y economía de mercado. Un país desconocido, con un rostro complejo que nos permite entender mejor los juegos de poder en un espacio postsoviético siempre en movimiento. 

Punk bielorrusia
Masha, música de un grupo punk de Minsk. Aude Osnowycz
Bielorrusia -hippies
Celebración de la fiesta de San Juan en Kritchev. Aude Osnowycz

Relacionadas

Enfoques
Aquagym, ocio a los 80

Imágenes, e historias, que buscan acercarnos a momentos de ocio de personas mayores con una actitud vitalista.

Enfoques
Espera en los Alpes

En el Valle de Roya distintas iniciativas ciudadanas se encargan de acoger a migrantes.

Enfoques
De regreso a La Barceloneta

A bordo del 'Encarna y Miguel', una de las 29 embarcaciones pesqueras que quedan en Barcelona, sus 14 marineros nos muestran la dureza de la pesca, un oficio que parece condenado a desaparecer.

9 Comentarios
XOR 17:30 26/12/2018

Desde hace algo mas de un mes el visado es de 30 días. Antes eran 5 días.

Responder
0
0
#28370 17:54 24/12/2018

Vou agasallar(me) El Salto castellano polo c*rall* arriba, lixo anticomunista. Bico para DeC.

Responder
3
1
#28391 14:09 25/12/2018

Derechos humanos, cultura occidentalizada y opositores encarcelados. Los 3 pilares básicos que no interesan a nadie pero que son obligatorios a la hora de describir un país a un occidental.

Responder
2
2
#28320 15:50 22/12/2018

Menudo truño de artículo. Cuentame algo de las 60.000 perdonas que viven en la calle en el centro de Los Angeles.

Responder
22
11
#28336 9:32 23/12/2018

Sólo alguien que nunca ha visitado Belarus puede opinar así...si vieras los hospitales no pedirías que se compare con la gente que vive en las calles de LA. Comentario digno de paletos pro-comunistas.

Responder
1
18
#28329 23:16 22/12/2018

Truño es poco .... periodismo pirata, sin sentido alguno de la historia, con el único objeto de malponer sin analizar. Absurda decisión editorial

Responder
5
1
#28343 13:49 23/12/2018

Parece que la totalidad de la "izquierda" española se debate entre eI identitarianismo, los truños decoloniales y el anti-comunismo. Es decir, "Izquierda" made in USA. Que tristeza.

Responder
4
0
Juan 25:05 22/12/2018

Pero ya habéis fichado a inda y a marhuenda para que escriban artículos como este? Un artículo digno de la razón o la gaceta de intereconomia.

Responder
8
1
#28330 23:24 22/12/2018

Parece un copia y pega de los artículos de El País

Responder
10
2

Destacadas

Salarios
La brecha salarial entre hombres y mujeres es más profunda en los territorios más ricos

El INE ha publicado su encuesta sobre salarios. La brecha salarial sigue siendo el elemento más alarmante de la distribución de sueldos. Asturias, País Vasco y Navarra muestran la diferencia más profunda entre lo que cobran hombres y mujeres.

Educación
Becarios, el interminable cuento de la lechera

400.000 estudiantes se lanzan cada año a hacer prácticas no laborales, pero solo una quinta parte recibe algo de dinero por su trabajo. El becariado es, junto a los falsos autónomos y la mano de obra sin papeles, una ‘zona gris’ del derecho del trabajo. La obligación de alta en la Seguridad Social para todas las prácticas prometida por el Gobierno de Sánchez podría arrojar algo de luz, pero aún está por ver cómo se pondrá en práctica.

Becarios
Diego Aitor San José: “Las prácticas son una especie de mili”

Con 25 años, Diego Aitor San José ha plasmado en su libro El becariado su experiencia como becario en medios de comunicación.

Oriente Medio
Viaje fugaz al Irán amenazado

Las amenazas exteriores y las sanciones parecen estar reforzando la línea dura del régimen de los ayatolás frente a otras más aperturistas. Una vez más, no hay tregua para el pueblo iraní.

Infancia
La abogada de las madres de Infancia Libre: “Nunca he interpuesto una denuncia por abusos”

Carmen Simón nunca ha interpuesto una denuncia por abusos sexuales, tampoco en los casos de las madres que se conocieron a través de Infancia Libre tras denunciar abusos sexuales a sus hijos por parte de sus progenitores.

Facebook
Libra: mercantilización disfrazada de criptomoneda

En el siglo XXI, los teléfonos móviles han sustituido a las bayonetas como herramienta bélica-comercial. Dada la capacidad de las tecnologías digitales para extenderse por todo globo, hay que poner el foco en la utilidad geopolítica que pueda tener Libra, la moneda controlada por Facebook.

Últimas

Política Cipotuda
De pollavieja para pollavieja
4
La anécdota de José Bono sobre Gil Robles es representativa de la mentalidad de ciertos personajes a los que se atribuye el parto de la transición.
Feminismos
Desde el margen hacia el centro: configurando un feminismo para todas
1

El 9 de junio, último día del Festival Antirracista, bajo el Sol y en pleno centro de Madrid, tuvo lugar una mesa sobre Feminismo y Alianzas donde cinco activistas expusieron sus cuerpos, voces e ideas en algo inédito: un debate sobre feminismo con mayoría de mujeres racializadas no-blancas.