Municipalismo
Vendetta vs principios

Si es por vendetta no tiene sentido, pero si es por principios requiere de vendetta ante la falta de ellos.

Badalona PSC
PSC, PP y Ciudadanos de Badalona pactan para expulsar a Guanyem Badalona en Comú
Doctor en Desarrollo y asesor en el Ayuntamiento de Cádiz

publicado
2018-06-20 18:20

Se dice de las guerras que éstas se saben cuándo acaban pero que difícilmente se conoce cuándo empezaron. ¡Quizás de eso estemos hablando, de una guerra! De una guerra contra el antiguo régimen que se resiste a perecer.

No sabemos si todo comenzó el 24 de mayo de 2015 con las elecciones municipales, el 13 de junio del mismo año con la toma de posesión, el 15M de 2011, o el 20 de marzo de 2015 cuando Guanyem Badalona eligió a Dolors Sabater para encabezar unas primarias que acabarían otorgándole la alcaldía de Badalona y desbancando al PP de la Plaça de la Vila. Lo cierto es que el 20 de junio de 2018 se ha producido un parón después de tres años de avance social revirtiendo la xenofobia de Albiol y transparentando las prácticas que llevaron a sentenciar judicialmente, en mayo de 2018, que el Partido Popular es un partido corrupto.

El día de hoy se puede tildar de miércoles negro ya que el antiguo régimen, ese que se resiste a morir, acaba de cobrarse temporalmente la primera pieza de los Ayuntamientos del Cambio; aunque lo han intentado en todos y cada uno de ellos. Y digo temporalmente, porque somos muchas las que nos resistimos a pensar que esto ha sido un punto y final y porque estamos convencidas que esta moción de censura no va a suponer más que un parón temporal que las compañeras de Badalona aprovecharan para hacer balance y proyectar una estrategia que le permita alcanzar la mayoría absoluta en 2019. Aunque desgraciadamente, una vez más, quienes acabarán pagando los platos rotos serán todos aquellos colectivos que se han sido beneficiarios de los avances sociales implementados en estos tres años: el pueblo de Badalona.

Este miércoles, la esquizofrenia del PSOE se ha unido a lo rancio del PP para caminar juntos en busca del omnipresente Ciudadanos. Ese invento del gran capital cuyo único fin es apuntalar cualquier gobierno que suponga una vuelta al status quo heredado tras 40 años de dictadura, C’s, la cara amable de la derecha, la marca blanca del PP, la muleta del régimen del 78. Hoy el PSC quizás haya querido desquitarse y pagar con Badalona su ineptitud en Barcelona, de donde fueron apartados del gobierno municipal con sabio criterio por su apoyo a la aplicación del artículo 155 contra el pueblo catalán. De ser así no tiene sentido esta vendetta, puesto que la contrapartida en el corto plazo es un gobierno en la sombra controlado por Albiol y sus nueve acólitos del PP ante la manifiesta imposibilidad de los tres ediles del PSC de gestionar durante menos de un año la que puede ser la tercera ciudad más grande de Cataluña. Y en el medio plazo, supone la desaparición representativa del PSC en Badalona, exacerbándose las polaridades para que la próxima contienda electoral se debata entre “españolistas” y “no españolistas”; una liza en la que el régimen, hasta el momento, ha salido vencedor.

Hoy el PSC quizás haya querido desquitarse y pagar con Badalona su ineptitud en Barcelona, de donde fueron apartados por su apoyo a la aplicación del artículo 155

Cuestión distinta es que el PSOE, o el PSC, hubiesen actuado en Badalona por principios; y la historia nos ha demostrado que poseen los mismos que Groucho Marx. Incluso el nuevo gobierno de Pedro Sánchez en su corta vida ha hecho gala de ellos con sus declaraciones sobre la no derogación de la reforma laboral y la no modificación de la financiación autonómica. Aun así, si fuese por principios, ello implicaría no compartir las políticas implementadas por el Guanyem Badalona, por Dolors, por Téllez y por el resto del equipo. Un gobierno que ha conseguido: democratizar y hacer participativa la política y económica de la ciudad y del Ayuntamiento, acabar con los estigmatizas xenófobos y racistas de gobiernos populares anteriores, gestionar con criterios sociales los presupuestos municipales al tiempo que los compatibilizaban con políticas expansivas y de gasto público y reinversión de los superávits presupuestarios, un gobierno local que ha combatido el endeudamiento como elemento de autonomía e independencia; bandera que nunca abandonó.

Por tanto, si el PSC ha hecho esto por principios y no por vendetta, con toda seguridad el pueblo de Badalona le dará justa vendetta por la propia falta de dichos principios, ya que el hasta hoy gobierno municipal si con algo ha cumplido es con los postulados socialistas y también soberanistas sobre los que el propio PSC y PSOE se dicen erigir.

Sobre este blog
Yo debo, tú debes, el debe, nos... La deudocracia impregna cada rincón de nuestras vidas. Estás: En deuda
Ver todas las entradas

Relacionadas

Derecho al agua
Gestión pública del agua: del “palo” judicial a Barcelona a la gestión excelente de Valladolid

Esta semana el Tribunal Supremo tumbó el plan de municipalización de aguas de Ada Colau en Barcelona, avalando una concesión franquista de 95 años que no obtuvo licitación pública.

Municipalismo
La próxima disputa municipalista en Valencia

Si hay algo en lo que el municipalismo puede contribuir a mejorar la vida de la gente es estableciendo como eje central un nuevo modelo de urbanismo, que además tenga como pilares fundamentales el ecologismo y la paralización de los procesos de gentrificación de los barrios.

2 Comentarios
#19220 19:28 22/6/2018

Que poco conocenesta ciudad y el lamentable estado tanto del territorio como de su sociedad.

Responder
0
1
#19270 15:58 23/6/2018

Cuéntanos.

Responder
1
0
Sobre este blog
Yo debo, tú debes, el debe, nos... La deudocracia impregna cada rincón de nuestras vidas. Estás: En deuda
Ver todas las entradas

Destacadas

Crisis climática
España rompe el termómetro: la década más cálida

La temperatura media de la última década ha sido de 15,7ºC, la mayor desde que existen mediciones y 1,7ºC más que la de la década de los años 70. Desde el Observatorio de Sostenibilidad instan al nuevo Gobierno a situar la adaptabilidad a la emergencia climática entre una de las prioridades.

Marruecos
‘Hirak’ rifeño: una revuelta descabezada pero no derrotada

A pesar de la represión, el movimiento de protesta que sacudió al Rif en el otoño de 2016 sigue vivo y aguardando otra oportunidad.

Humor
¿Boicot a dónde?

Trigésimo segunda entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Memoria histórica
Exigen la dimisión del alcalde de Madrid por destruir el Memorial del Cementerio del Este

Las organizaciones memorialistas acusan Martínez-Almeida de mostrar “un desprecio absoluto a las víctimas del genocidio y dictadura franquistas, así como la ignorancia de leyes y principios universales sobre los derechos a la verdad, justicia y reparación”.

Senegal
Buscar agua bajo la tierra

Beber, alimentar al ganado, llenar los coloridos barreños chinos del agua suficiente para que pueda continuar la vida. Todo depende de un pozo.

Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Residuos
Cuando despertó, los residuos todavía estaban allí

Es necesario poner en marcha sin mayor retraso una política de residuo cero. Casos como el acontencido en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas evidencian la falta de previsión y la inacción de las administraciones públicas (in)competentes sobre el tema de residuos.