Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en la moción de censura a Mariano Rajoy
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez durante la moción de censura a Mariano Rajoy. Dani Gago

publicado
2019-08-21 07:00

Tres semanas después de la última investidura fallida de Pedro Sánchez, la formación de Pablo Iglesias parece haber vuelto de vacaciones para meditar sobre lo ocurrido y presentar un documento programático con cuatro posibles gobiernos de coalición entre ambos partidos políticos. En los dos intentos anteriores, Unidas Podemos votó abstención a un gobierno de Pedro Sánchez, debido a la falta de acuerdo con los socialistas y, según declaró ayer Iglesias en una entrevista en Antena 3, para “abrir la puerta a futuras negociaciones”.

No parece que el PSOE se lo vaya a poner fácil, se dedujo ya a principios de agosto de las palabras de Pedro Sánchez en una entrevista, donde aseguraba “desconfiar” de Unidas Podemos. No fue, sin embargo, la coalición izquierdista la que modificó digitalmente un documento para cambiar la palabra “propuestas” por la de “exigencias”, aunque sí se mantuvo vehemente en conseguir ciertos ministerios sabiendo que el PSOE no cedería, como el de Trabajo, que ahora también reclaman en dos de las cuatro posibilidades de gobierno que presentan.

Este enquistamiento incluso le valió reproches de sus propios socios de Izquierda Unida, que instaban a Pablo Iglesias a aceptar la oferta del PSOE, cosa que finalmente no ocurrió porque, a pesar de lanzar la última oferta en medio del atril, Iglesias recibió calabazas por parte de Pedro Sánchez al reclamar las políticas activas de empleo, como le había recomendado el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

La propuesta que Unidas Podemos presenta para investir a Pedro Sánchez en septiembre ahonda en políticas laborales orientadas a un despido más protegido, eliminación de situaciones laborales legales que abren la puerta a la explotación —como las becas de prácticas de dimensión laboral en las que se sustituye un puesto de trabajo— o la penalización a las empresas que ‘contraten’ en régimen de falso autónomo. Y seguir incrementando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta llegar a los 1.200 euros mensuales. Tras este preludio, la medida ocho es la punta de lanza de lo que Unidas Podemos quiere que sea un gobierno de coalición con el PSOE: derogación de la reforma laboral de 2012.

Es precisamente este punto uno de los que más fricción provoca entre ambos partidos políticos, a pesar de que el PSOE no lo explicita públicamente si puede evitarlo. Pero, por su parte, su hasta ahora ministra de Economía, Nadia Calviño —que suena fuertemente en las quinielas para dirigir el FMI—, declaró antes de verano que la reforma laboral se debía modificar, pero no derogar.

Uno de los mayores temores de los socialistas es que “haya dos gobiernos en un mismo consejo de ministros”, según declaran. Es precisamente lo que ocurre en países como Alemania, donde la Gran Coalición entre democristianos y socialdemócratas lleva rigiendo el país desde 2013. Pablo Iglesias, quien había dado un paso a un lado por el veto del PSOE a que formase parte del futuro gobierno, no ha rebajado la cifra de tres ministerios y una vicepresidencia, a pesar de que esa era la oferta que en julio les ofreció Pedro Sánchez.

El símil alemán ha alimentado todo tipo de tertulias televisivas estos dos meses. Sobre esto, hay que decir que no es significativo el tiempo que se tardó en negociar el gobierno (varios meses), porque inicialmente Angela Merkel quería formar coalición con los liberales. Ante su negativa, lo intentó con los socialdemócratas. En este sentido, sí son notorias las carteras que el Partido Socialista ya ha dicho que no va a ceder por ser “ministerios de Estado”, pero que la canciller germana sí cedió. 

Merkel otorgó al SPD la Vicecancillería, la cartera de Trabajo y Asuntos Sociales, Economía y Energía, Medio ambiente, Justicia, así como Familia y mujeres. Además, los socialdemócratas le pusieron dos líneas rojas: establecer un salario mínimo que nació en 2015 y se va incrementando progresivamente cada año y doble nacionalidad para hijos de inmigrantes. Merkel jamás exigió a ningún líder del SPD que se apartase de un futuro gobierno. Ni siquiera cuando el líder del SPD era Martin Schulz, quien previamente había dicho que solo pactaría una Gran Coalición si él era el Canciller y después tuvo que dimitir para no incumplir sus palabras, con el peor resultado de su partido hasta la fecha. Es más, en las elecciones de 2017, con un SPD ya prácticamente hundido electoralmente, Merkel incluso les otorgó las carteras de Educación, Finanzas y Exteriores.

No se le puede exigir a España que esté a niveles germanos en cuanto a pactos y coaliciones, pues aquí nunca ha habido un gobierno de coalición. Es precisamente este terreno virgen el que PSOE y Unidas Podemos deben explorar para garantizar que su acuerdo llega a buen puerto, si no quieren una repetición electoral. Iglesias habla de que no van a dar el gobierno a Sánchez “gratis” y declaró ayer que “si el Psoe quiere elecciones, que lo diga ya”.

Otro punto a tener en cuenta es que la mayor parte del documento de Unidas Podemos —tremendamente expansivo en lo laboral y social—, es contrario a los intereses de la Unión Europea actual. Si se cumpliesen la mayor parte de esas medidas, Bruselas podría enmendar los presupuestos españoles, cosa que no suele hacer cuando hay contracción fuerte del gasto público.

La estrategia actual de Pedro Sánchez pasa por no confrontar con la nueva UE surgida de las elecciones del 26 de mayo, una cámara que ha dado la bienvenida a partidos ultraderechistas de toda Europa, pero que sigue con un rumbo continuista tras la elección de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea. El propio Sánchez dijo que von der Leyen era la mejor opción para la UE, sabedor de que el ministro Josep Borrell iría en ese mismo pack si la alemana salía elegida, como así ha ocurrido con su nombramiento como jefe de la diplomacia europea a principios de julio.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tienen menos de un mes para ponerse de acuerdo. Las próximas semanas sabremos si en septiembre hay recuperación, repesca, derechos laborales o elecciones generales.

Relacionadas

Elecciones 10N
La hora del pueblo

La batalla está en la calle, en la asfixia al fascismo a través de la movilización, la persecución en los tribunales cada vez que su desprecio a las leyes les juegue una mala pasada, en afear comportamientos de odio en los círculos próximos y en la intervención como sociedad cuando estos comportamientos se den en la vía pública.

Filosofía
Hegemonía, populismo, democracia radical
Analizamos los conceptos de “hegemonía”, “democracia radical” y “populismo”, centrales en la obra de Laclau y Mouffe.
6 Comentarios
#38620 3:24 23/8/2019

El PSOE se junto con el regimen franquista y Felipe Gonzalez estafo a toda la grntr de izquierdas de este pais...
Ahora sigue haciendo lo mismo. Por eso nunca pactara con UNIDAS PODEMOS.
Solo hay un camino.
Votar una izquierda verdadera.
UNIDAS PODEMOS.

Responder
2
5
#38604 22:31 22/8/2019

Sanchez no quiere ser el Zapatero de la 2ª Gran Recesión, dejará paso al three party para que realice el "ajuste de cuentas" con el BCE esperando su turno....y así gira la puerta.

Responder
1
1
#38572 8:01 22/8/2019

Rey, PPSOE, Ciudadanos, y VOX tienen los mismos intereses; proteger los secretos generados estos 80 años de dictadura: la corrupción del Rey Emérito y del PPSOE, los crímenes franquistas de los que son cómplices, el saqueo del país. El Rey es un Rey impuesto por el genocida Franco, el PPSOE son las siglas bajo las que han seguido gobernando franquistas: ningún franquistas fue degradado sino recolocado en puestos de poder que mantienen. La prueba de todo esto es que a nivel regional SI están pudiendo negociar; porque a niveles regionales no existe este problema de tener que defender el Régimen. Al debilitarse el bipartidismo, están simplemente resistiendo como pueden, sin gobierno, y dejando pasar el tiempo, Rajoy y Sanchez, tienen la misma misión: aguantar, sin que ningún partido delmocráta de verdad, entre en el Consejo de Ministros (imagínense una reuníón de nazis o de capos con secretos que guardar, nunca van a dejar entrar a nadie que no sea cómplice de los mismos delitos). Podemos –junto al PNV, ERC y EH Bildu– presentaron en el Congreso una proposición de ley para modificar la Ley de Amnistía y así abrir la puerta a poder investigar los delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura franquista. Que PPSOE y Ciudadanos tumbaron. Siendo justo los partidos con cuyos votos el PSOE podría gobernar; con el riesgo de que modificaran la Ley de Amnistía, Video: 40 años de la Ley de Amnistia: https://www.youtube.com/watch?v=ZwXDNYgA9gY El secuestro de las siglas PSOE por los franquistas, y la Ley de Amnistia, son 2 barreras clave para proteger el franquismo, y eso es lo que está haciendo Sanchez a las ordenes del rey. La guerra sigue, los franquistas liderados por el rey, están aguantando como pueden en las trincheras del juego político; y Europa al no verlo no entiende nada de lo que sucede en España.

Responder
8
2
#38569 24:06 21/8/2019

Esta ardiendo el Puto Amazonas y ponéis a estos dos payasos en la cabecera???

Responder
7
2
#38537 11:53 21/8/2019

Pues vaya una mierda. Como se ha desinflado el soufflé.

Responder
3
0
#38528 8:45 21/8/2019

PSOE el partido del régimen, del ibex 35

Responder
16
0

Destacadas

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Francia
“La reforma de las pensiones de Macron favorecerá una devaluación de la protección social”

La economista Annie Jolivet habla a El Salto sobre los cambios que Emmanuel Macron quiere introducir en el sistema de jubilación francés, uno de los más avanzados del viejo continente.

Últimas

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales. 

Chile
Chile como ejemplo de lucha

En octubre de 2019 comenzó el estallido social chileno que ha puesto en jaque al Estado neoliberal fundado por Pinochet. La represión ha sido brutal desde el principio, con asesinatos, heridos, violaciones, torturas y más abusos, pero el efecto fue el contrario al que se pretendía. Una mirada a este levantamiento popular sirve para ver por qué las democracias liberales están en crisis y por qué el caso chileno es un ejemplo de cómo de verdad se pueden cambiar este tipo de regímenes políticos. Independientemente de que al final se logre más o menos, el grueso de la sociedad chilena se está uniendo gracias a la lucha.