Elecciones 10N
Victoria insuficiente del PP en Galiza

Ligera mejoría del Partido Popular, regreso del Bloque Nacionalista Galego y estancamiento de En Común-Unidas Podemos son algunos de los titulares de la noche electoral en Galicia. Pese a que el PP es la fuerza más votada, el conjunto de la izquierda los supera en votos. Las opciones de Feijoo para revalidar la presidencia en la Xunta de Galicia se debilitan.

Partido Popular Galicia
Nuñez Feijoo durante un mitin nas eleccións do 10N. Foto: Partido Popular de Galicia

Aunque a lo largo de la jornada electoral se encendían las alarmas por un aumento de la abstención en Galiza —a las 18:00 horas se informaba de una bajada de más de cinco puntos en la participación—, finalmente los votantes aumentaron un 4,56%. Por lo demás, el día 10 de noviembre deja algunas claves de importancia para las elecciones autonómicas del año 2020.

El Partido Popular vuelve a ser la fuerza más votada en Galiza, si bien la suma de socialistas, Galicia en Común y Bloque Nacionalista Galego (BNG) se lo podría poner difícil a Feijoo en las próximas autonómicas. En las elecciones del 28 de abril, el PSdeG-PSOE se había alzado como primera fuerza en las provincias de Coruña y Pontevedra, sin embargo en las del 10 de noviembre solo en esta última provincia se mantiene como fuerza más votada. El lider de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, destacó la “mayoría progresista”, que afirmó, lidera en Galiza “un PSdeG preparado para las autonómicas”.

Yolanda Díaz (Podemos): “Nuestra prioridad será detener a la extrema derecha e hacemos un llamamiento para conformar un gobierno de izquierdas”

Galicia en Común-Unidas Podemos mantiene los resultados del pasado abril si bien pierde por el camino 51.800 votos. Los sucesivos conflictos y divisiones del espacio confluyente casi desde sus inicios pueden estar pasándole factura. Sobre los resultados, la diputada por la provincia de Pontevedra, Yolanda Díaz asegura que “como tercera fuerza política de nuestro país vamos a trabajar por y para Galiza”. Declara como prioridad en su organización política “detener a la extrema derecha” a la vez que hace “un llamamiento desde ya mismo para conformar un gobierno de izquierdas”.

Queda por ver cual será la política de alianzas tanto de Podemos como de Esquerda Unida de cara a las próximas elecciones autonómicas. En estos meses veremos si ambos partidos recuperarán la voluntad de incluir de nuevo tanto a los sectores del soberanismo gallego —entre otros, el partido de Xosé Manuel Beiras, Anova—, que desde el principio estuvieron en los procesos de confluencia y que se descolgaron en las dos últimas elecciones generales, como a las opciones municipalistas Marea Atlántica o Compostela Aberta, que se fueron alejando en los últimos tiempos. Conviene no olvidar que en las elecciones generales de 2015 la en aquel entonces En Marea, había conseguido seis representantes en el Congreso y dos en el Senado.

El BNG vuelve al Congreso de los diputados de donde había salido en el año 2015. La inestabilidad del espacio de las confluencia parece beneficiar a la organización nacionalista. Parte del electorado soberanista que en un momento pudo haber apoyado electoralmente la opción de las confluencias vuelve a confiar en el Bloque como única opción “genuinamente gallega”. Así lo sintetizó Ana Pontón, su portavoz nacional: “Objetivo cumplido, Galiza va a tener voz propia en el Estado”.

Por lo que se refiere al escenario político y a la posibilidad de pactos de gobierno, Pontón es clara: “En el Bloque estamos dispuestos a colaborar para que haya un gobierno de progreso, pero la agenda de los gallegos y de las gallegas estará en el centro de nuestra política”. Hacia su electorado la opción de los nacionalistas sale reforzada en este proceso electoral y con muchas opciones de mejora de sus resultados en las próximas elecciones autonómicas. Queda por ver si existe posibilidad de sorpasso del Bloque al espacio de la antigua En Marea, dividida ahora en dos grupos parlamentarios.

Ana Pontón (BNG): “Tenemos como objetivo echar a Feijóo y al PP de la Xunta de Galiza”

Vox sigue sin conseguir representación por ninguna de las cuatro provincias gallegas, si bien se convierte en la quinta fuerza en número de votos. De abril a noviembre la fuerza de extrema derecha pasa de un 5,29% a un 7,80% de apoyos y suma casi 115.000 votos. Por otro lado, uno de las grandes derrotados en este 10N es Ciudadanos que pierde los dos diputados conseguidos el 28 de abril. La fuerza liderada por Albert Rivera pierde en Galiza más de 120.000 votos en ocho meses. Así, Laureano Bermejo, el secretario general de Ciudadanos en Galiza, reconoce que “son malos resultados, sin paliativos y sin excusas”. Está por ver qué repercusiones puede tener esta recomposición en el espacio de las derechas en los comicios autonómicos y sobre la hegemonía del Partido Popular.

Por último, la opción de Más País-Equo no consigue atraer electorado suficiente y se sitúa como séptima fuerza por debajo de Ciudadanos y un 1,53% de los votos. De la misma manera el partido animalista PACMA se queda con un 0,74% de los sufragios cuando en abril había conseguido un 1,05% de los apoyos.

Relacionadas

Partidos políticos
El evitable ascenso de Vox en 2019

El año ha estado decisivamente marcado por la emergencia del partido de Santiago Abascal. Hasta cinco elecciones han puesto a prueba la crisis de representación que vive España.

Elecciones 10N
Cuando la izquierda gira al centro
Cuando las supuestas (o reales) izquierdas giran al centro pierden la capacidad de mantener vivas las esperanzas y las aspiraciones y deseos de una transformación de la realidad.
0 Comentarios

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace más de un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel Central de Barcelona y que fue despedida tras unirse al sindicato de Las Kellys Catalunya al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Humor
Moderado

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está haciendo para El Salto.

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.