Elecciones 10N
Mireia Vehí: “Las naciones sin Estado son las que están desestabilizando al Régimen del 78”

La número uno de las CUP por Barcelona cree que la movilización en Catalunya no se detendrá hasta que se llegue a una solución política basada en la autodeterminación.

Mireia Vehi CUP
La cabeza de lista de la CUP a las elecciones generales del 10 de noviembre, Mireia Vehí. Álvaro Minguito

publicado
2019-11-06 05:52

Mireia Vehí (Vilafan, Girona, 1985) es la número uno por Barcelona de las Candidaturas d’Unitat Popular en las elecciones generales del próximo domingo. Es la primera vez que las CUP se presentan al Congreso de los Diputados donde, si se cumplen los barómetros, entrarán como el tercer partido independentista catalán. A través de campañas ingeniosas y con un punto macarra, estas candidaturas han pasado por varias fases desde su nacimiento como una plataforma de ámbito municipalista. Para su próximo paso, las CUP han anunciado que su intención es forzar las contradicciones del sistema en el Congreso de los Diputados, usar la institución para la defensa del ejercicio de la autodeterminación y la consecución de una amnistía.

Vehí responde a El Salto pocos días antes de la llegada de Felipe VI en campaña electoral a Barcelona y solo unas horas después de que el coordinador federal de Izquierda Unida Alberto Garzón contestase en una entrevista en TV que la ultraderecha de Vox y las CUP “son dos de los polos que más buscan escalar la violencia discursiva e incluso en algún caso la no discursiva”.

¿Qué es exactamente eso de ir a liarla en el Congreso?
El Congreso de los Diputados forma parte del aparato del Estado español y ese aparato lo entendemos vinculado a la idea del régimen del 78. Con una transición vinculada al atado y bien atado de la dictadura. Vinculada a una monarquía corrupta, vinculada a los intereses de las empresas del Ibex 35 que mandan más que cualquier parlamento, porque Endesa se puede permitir cortar la luz a cualquier familia pasando por encima de cualquier Constitución. En esta lógica, entendemos que, incluso si nos presentáramos en todos los Països Catalans, si sacáramos el máximo de diputados que puede tener Catalunya, que son 88, nosotros no podríamos conseguir un referéndum pactado en el Congreso, porque no dan los números. Por tanto, eso forma parte del régimen y forma parte de ese candado sobre los derechos colectivos que hay sobre la autodeterminación, sobre la vivienda... Podemos listar un sinfín de derechos.

Con este análisis, nosotros vamos ahí directamente a ‘hackear’. Porque entendemos que por salud democrática la propuesta independentista en Catalunya es una aportación a la democracia de todo el Estado español. El Estado español es un problema para todo el mundo, porque es una centrifugadora de derechos. Lo único que se puede ir a hacer allí es a cortocircuitar. Nos planteamos el hackeo desde una lógica de altavoz, de aportar una voz independentista, anticapitalista, feminista, desenfadada. Entendemos que el PSOE es parte del problema y no de la solución. Que la única campaña que ha hecho el PSOE en Catalunya han sido la represión, la violencia y la guindilla del funeral de Estado a Franco. Como el PSOE es parte del problema, entendemos también que lo único que hay que ir a hacer allí es a contribuir a desbordar. Es alzar la voz y es generar alianzas por abajo hacia la izquierda. Esa es la propuesta política de la CUP.

¿Y eso, en qué se plasma? 
En esta propuesta nosotros no nos planteamos un programa electoral al uso si no lo que llamamos una propuesta de acción política, que tiene cinco ejes. El primero es la defensa de la autodeterminación y la amnistía entendida como la solución del conflicto en Catalunya —así es como se va a solucionar—, la denuncia de las empresas del Ibex y de la connivencia con la monarquía y con la política pública del Gobierno; la tercera tiene que ver con la puesta encima de la mesa de la crisis climática y la vinculación con la economía de casino y de extractivismo y de turismo; la cuarta tiene que ver con el feminismo entendido como una herramienta para cambiarlo todo. Y la quinta tiene que ver con la denuncia de la corrupción, con levantar todas las alfombras, porque la corrupción es endémica al régimen del 78: así se ha construido la diferencia entre lo público y lo privado, la emergencia de intereses políticos. Esto es lo que va a hacer la CUP en el congreso.

El Estado español es un problema para todo el mundo, porque es una centrifugadora de derechos

Rufián dijo que iba a estar poco tiempo en el Congreso y esta va a ser la cuarta legislatura que comienza ¿Qué idea tenéis vosotras? ¿Es un experimento temporal?
Lo primero es que entendemos que el Estado español no va a ser gobernable hasta que no se resuelva el conflicto en Catalunya. Por tanto, el hackeo no sé cuánto va a durar pero la cuestión no es saber cuánto le va a durar a la CUP, es cuánto va a estar dispuesto el Estado a ser cortocircuitado. En segundo lugar, en relación a ERC y al señor Rufián, nosotros diferimos mucho con su tesis. Esquerra Republicana, cuando le regala la investidura a Pedro Sánchez lo que está diciendo es que espera que la resolución venga por un pacto con el Estado. Y nosotros entendemos que eso no va a pasar: ni con el Partido Socialista ni con el Partido Popular. Porque estos van a blindar al Estado. Nuestra tesis es que la resolución solo va a venir de que la comunidad internacional fuerce, y de un desbordamiento del Estado, institucional y de calle. En ese sentido, nosotros ni compartimos el análisis de ERC ni la praxis política. No es solo la praxis que tienen en el Congreso es también la praxis que tienen en Catalunya. Ellos hablan mucho de autodeterminación y de soberanías, pero en Catalunya están haciendo una gestión del Gobierno —Ley Aragonès como principal hit— que están vendiendo el país a trozos. Están privatizando para las mismas empresas del Ibex 35, por tanto, están apuntalando el régimen.

En el caso de que el PSOE ponga encima de la mesa la posibilidad de una amnistía, ¿darías un voto para la investidura de los socialistas?
Es que eso no va a pasar. El PSOE no va a poner el derecho a la autodeterminación o la amnistía en términos prácticos encima de la mesa. Avanzamos que lo que va a haber después de las elecciones es un pacto de Estado para cerrar por arriba lo que la gente está abriendo por debajo en Catalunya, desde hace muchos años, y que abrió también el 15M. Vamos a recordar el “no nos representan” al Partido Popular y al Partido Socialista Obrero Español. El PSOE es el mismo que hace 40 años que gestiona el Estado contribuyendo a los intereses de los mismos. Nuestra pregunta es qué van a hacer los partidos independentistas en Catalunya para resolver el conflicto. Qué herramientas van a poner para ejercer el derecho a la autodeterminación. Cómo van a defender al pueblo que está en la calle, que no va a parar de estar en la calle, porque esto no se va parar hasta que resuelva democráticamente.

¿Veis arreglo posible para España?
No hay arreglo posible para el aparato de Estado, pero esto no es España. Nosotros diferenciamos mucho. El problema es ese aparato, surgido de una transición con un cordón umbilical con una dictadura, con la monarquía, con la corrupción en el adn, y con el Ibex35 mandando. Para eso no hay solución. La única es el desbordamiento y las soluciones democráticas. Y aquí, las propuestas independentistas de las naciones sin Estado del Estado español son las que está desestabilizando al régimen. Lo que más nos gustaría es que la CUP contribuyera a extender la rebeldía en todo el Estado español.

¿Veis arreglo posible para la izquierda española?
Desde nuestra perspectiva, en Catalunya los Comunes están defendiendo el derecho de autodeterminación pero en abstracto, que no en la práctica, y están haciendo una propuesta de volver al 2010 que es hacer una consulta no sobre la independencia si no sobre algo que pasó ya. Igual que ERC hace un análisis que no sirve, los Comunes hace una propuesta que no sirve. Y la parte de Podemos, Izquierda Unida, la fracción más española... la verdad es que las declaraciones de Alberto Garzón son gravísimas. Lo son porque está equiparando a Vox y la CUP.

¿Esto qué quiere decir? Aparte de hacer el típico relato de que los extremos se tocan para ganar votos —que es algo lamentable— está abriendo la puerta a que el fascismo se normalice. Vox es una formación machista, que está planteando derogar las leyes contra la violencia, Vox es una formación homófoba, es una formación racista, que plantea expulsar a gente. Vox plantea cargarse el Estado de las autonomías. Auténticas barbaridades. Y el señor Alberto Garzón se dedica a comparar a un espacio político anticapitalista, independentista, feminista, ecologista y antirracista con el fascismo. Esto es muy peligroso. Porque lo que está diciendo Garzón a toda la gente que se está rompiendo la cara en la calle para parar al fascismo es que son iguales que los fascistas. Es una falta de respeto. A toda la gente que da la cara ahora, a todos los abuelos que tenemos en las cunetas y a todos sus votantes. No me creo que la gente que está votando a la izquierda española esté de acuerdo con esas declaraciones. La gente que vota a la izquierda española no necesita a alguien que esté apuntalando al régimen para sacar cuatro votos y cuatro sillas porque se ha peleado con el señor Errejón y necesitan competir.

Desde la perspectiva de la Unión Europea, ¿consideras que hay posibilidad de una independencia en un plazo corto de cinco años? 
Lo primero es que para nosotros la UE es una institución que es una centrifugadora de derechos y de soberanías de los pueblos y que, por tanto, la mejor contribución a la democratización de Europa es impugnar la UE. Y, sobre si es posible el ejercicio del derecho de autodeterminación, entendemos que vía pacto de Estado no es posible y que, desde la política que están planteando los partidos independentistas, tampoco, porque esperan a un pacto de Estado. Para nosotros, el derecho de autodeterminación va a venir de la desobediencia civil masiva. Y no lo decimos como algo abstracto, lo decimos pocos días después de que se haya ocupado un aeropuerto. Hace una semana que en Catalunya hay miles de personas en la calle a todas horas, esto es lo que nos va a llevar al ejercicio del derecho de autodeterminación: generar tantos “unos de octubre”, tantos “tsunamis” como se puedan. Porque la única forma en la que va a garantizar derechos el Estado es cuando se le desborda.

Esto no va de indepes o no indepes, esto va de que cada vez hay más gente que está dispuesta a movilizarse los días que haga falta para hacer una enmienda a la totalidad al Estado

Y el desborde, en la lógica democrática, es la desobediencia civil. Solo esa lógica va a conseguir que la comunidad internacional fuerce al Estado a hablar de autodeterminación y de amnistía. Porque las estrategias de desobediencia civil siempre acaban con una mesa de diálogo, y eso es lo que hay que provocar. Esa es la vía. ¿Cuánto vamos a tardar? Lo menos posible, pero estamos determinados a ello. E invitamos al resto de pueblos del Estado, invitamos al resto de gente de izquierdas del Estado español a que se levanten: ¡todo el mundo a las plazas!. Vamos a resolver un problema democrático de primer orden. 

Los barómetros dicen que los votantes de las CUP son los más ricos entre los partidos catalanes. ¿Mienten esos barómetros o hay que mirar qué pasa con el apoyo de las clases populares a las candidaturas?
Es una pregunta trampa. Hay un intento de ubicar a la izquierda independentista en una lógica de enfants terribles, de niños de clase media desclasados. Hay un intento de caricaturizar a las CUP como los niños pijos que ahora, como son hijos de los convergents de las élites y se han quedado sin pastel quieren ahora la independencia para contribuir al Procés de las élites. Es una trampa porque a la CUP le vota gente muy diferente y muestra solo los resultados electorales autonómicos: para medir los votantes de la CUP deberíamos de medir quién vota y quién no a los 300 concejales que tiene la CUP. Esto no lo dicen los barómetros.

Lo que sí está claro es que una de las tareas pendientes de la CUP, y de la izquierda en general, es poner un proyecto político que seduzca más a las clases populares. Y digo la izquierda en general porque los últimos resultados electorales en relación, por ejemplo, al área metropolitana de Barcelona —y el apoyo a Ciudadanos o al PSC— nos dicen que no tenemos proyectos de izquierdas que estén seduciendo lo suficiente. Esto es un problema. Pero no es algo que diga que las CUP somos una panda de niños pijos que no tenemos nada más que hacer que hackear el Congreso, es mucho más profundo. Estos días en Catalunya que se han visto muchísimos jóvenes en la calle, ese análisis de clase es muy interesante.

Esa es la última pregunta, ¿lo que hemos visto estos días en Catalunya es un desborde por parte de una generación inesperada, que no parecía seducida por la apuesta procesista?
Es que bajo el paraguas de esta idea “procesista” se tapan muchos matices. Aquí, desde el 1 de octubre [de 2017], ha habido un ejercicio de desobediencia civil masiva con una perspectiva de clase bastante interesante. Aquel día salieron dos millones y medio de personas —yo no he visto un país de siete millones con tanta burguesía, es decir, no tiene sentido ese análisis— y la respuesta del Estado fue a hostias. Luego, el encarcelamiento de un Gobierno entero. Y luego, la respuesta de violencia policial a una semana de movilizaciones. En Catalunya hay casi una ruptura emocional con las instituciones del Estado y con los cuerpos y fuerzas de seguridad, sean del Estado, sean catalanes o sean locales. ¿Qué hay aquí? Hay un ‘dejadnos en paz’, hay un las instituciones del Estado, sea cual sea su localización, solo muestran la cara más dura de la violencia. Y la chavalería que ha salido cada noche en toda Catalunya lo que está diciendo es algo mucho más profundo, que es: si nosotros no tenemos un futuro económico porque el mercado laboral está como está, si no tenemos un futuro en términos de reproducción de las comunidades porque no nos vamos a poder pagar ni tener hijos, si no podemos estudiar en la universidad porque cada día es más caro y está lleno de cajeros del Banco Santander, y si encima no podemos tener un futuro democrático porque lo único que nos ofrece el Estado son hostias... Si no hay futuro, no hay presente.

Esto tiene que ver con el proceso que se está viviendo en Catalunya. Esto no va de ‘indepes’ o no indepes o de élites o de pueblos, esto va de que cada vez hay más gente que está dispuesta a movilizarse los días que haga falta para hacer una enmienda a la totalidad al Estado y a la gestión del Gobierno de la Generalitat. Y esto es muy profundo, y abre una brecha que te ubica a la izquierda forzosamente, porque están diciendo ‘dejadnos en paz’ a la monarquía, a los cuerpos y fuerzas de seguridad, se está diciendo a las empresas del Ibex35 ‘dejadnos vivir’. Y esto abre un panorama político y muchas posibilidades. Porque esas enmiendas a la totalidad son el primer paso a la construcción política de un proyecto.

Relacionadas

Elecciones 10N
Cuando la izquierda gira al centro
Cuando las supuestas (o reales) izquierdas giran al centro pierden la capacidad de mantener vivas las esperanzas y las aspiraciones y deseos de una transformación de la realidad.
Elecciones 10N
La función histórica

La subida de Vox se da en el marco de una crisis política de inestabilidad, de una crisis territorial-nacional, de unos movimientos progresistas que buscan cambiar la legalidad y por una recomposición del bipartidismo.

18 Comentarios
#42684 19:55 7/11/2019

De "liarla" nada, van a por pasta. ¿Ingobernables?, más bien insolventes. La CUP necesita calerons, a ver si rasca algo del Congreso que la cosa tá mu mal, mu mal, mu mal... malamente:
https://www.ara.cat/politica/militant-conductor-accidental-campanya-CUP_0_2339766165.html

Responder
0
2
#42673 16:52 7/11/2019

Lo que hará la falta de cash... es lo que tiene crecer y luego quedarte sin ingresos. Determinismo histórico en toda la boca.

Responder
0
3
#42652 13:16 7/11/2019

La comunidad internacional que pensaba del conflicto de la ETA? Y de la Kale Borroca? No se forzó mucho a una autodeterminación.

Responder
0
2
#42647 11:23 7/11/2019

Esta chica apoya a los CDR que por cierto este diario no informa pero los detenidos por explosivos en septiembre están cantando de lo lindo...si no fuera un tema serio dan ganas de reir

Responder
2
6
#42649 12:42 7/11/2019

Yo llevo riéndome unos cuantos años ya... El procès es el mejor programa de humor que puedes ver.

Responder
1
1
#42610 18:02 6/11/2019

Ojalá pudiera votarlas en valencia, mientras tanto NO VOTARE HASTA QUE EN españa EXISTA UNA DEMOCRACIA DE VERDAD. VISCA LA TERRA LLIURE

Responder
9
1
#42600 15:26 6/11/2019

En el Parlament de Catalunya tambien entraron prometiendo la "revolución" y acabaron votando los presupuestos de la derecha catalana y aupando a un xenófobo como Quim Torra a la presidencia. Eso sí, sus anuncios en televisión era supermegachulos. Una buena pregunta hubiera sido cómo explican desde la CUP el voto que les llega de la derecha catalana más rancia y etnicista. A ver qué cara te habría puesto.

Responder
4
13
#42599 15:13 6/11/2019

En Euskal Herria no se sostiene ese titular. Aportacion:
La manifestación más sintomática y llamativa de la crisis actual es todo lo que sucede alrededor del PSOE, el cual es el verdadero y auténtico Partido de Estado.

Efectivamente, el PSOE representaba la vinculación de los sectores medulares del capital financiero español con la aristocracia obrera, esas “clases medias” que en el estado francés, tras un chaleco amarillo, pelean por frenar su depauperación inevitable, y que en el estado español fueron sacadas de la calle y absorbidas como por un agujero negro por el institucionalismo de Podemos.

La relación entre PSOE y la “clase media” surgida en el franquismo y perpetuada por los Pactos de la Moncloa del 77 ha sido el lazo estructural más significativo del llamado Estado del Bienestar español creado en Europa en las particulares condiciones de la posguerra y desarrollado al calor de los treinta gloriosos y que al estado español llegó, más escuálido, como reflejo de esa coyuntura internacional.

Pero no sólo eso, además de este vínculo fundamental, el PSOE también garantizaba, por un lado, la participación de las burguesías regionalistas como la de nuestro amado PNV en el consenso constitucional y, por otro, mediante el turnismo gubernamental, que aseguraba la cohesión con la otra fracción del gran capital representada por el PP y su clientela, radicada especialmente entre importantes sectores de la mediana y pequeña burguesía (que es, dicho sea de paso, por donde se empezaron a ver grietas en el propio PP, con el trasvase de votos a grupos como VOX o Ciudadanos).

Realmente, el PSOE era y es el verdadero eje aglutinante del bloque de poder que daba forma al régimen de 1978. De este modo, cuando para solucionar un problema puntual las clases dominantes agravan otros, quizá más importantes, nos encontramos ante un síntoma clásico de las crisis revolucionarias descrito por el marxismo, esto es, cuando “los de arriba ya no pueden tampoco seguir viviendo como antes”.

Desgraciadamente, no cabe hablar de crisis revolucionaria en el Estado español y mucho menos en Euskal Herria, precisamente porque falta otro elemento fundamental, que es el “que los de abajo no puedan ni quieran seguir viviendo como antes”. De hecho, el programa para los descontentos de las llamadas clases populares se reduce exactamente a eso: “queremos volver a vivir como antes”, es decir, volver al estado del Bienestar. Es aquí donde hay que situar la entrada (meteórica y estrellada) en escena de Podemos y la línea política de EH Bildu.

No obstante, contra los deterministas económicos de todo género, hay que decir que el cuestionamiento de las alianzas de clase que conformaban el bloque de dominación de 1978 empezó mucho antes de la crisis económica, durante la mayoría absoluta de aznar, con su política de criminalización no solo de su enemigo natural (El que llegó a llamar MLNV), sino que también en diferentes tramos enfilada directamente contra la posición de las burguesías regionalistas. De hecho, puede considerarse al zapaterismo, con su afición por el talante, como un postrer intento de recomponer el consenso constitucional, hecho definitivamente añicos con la actual crisis, que, además del creciente descontento entre las llamadas clases medias (aristocracia obrera y pequeña burguesía) en fulgurante proletarización, ha revigorizado las reclamaciones de Catalunya.

Antes del proceso catalán y hace ya tiempo que el ínclito anasagasti venia avisando en Radio Euskadi de la catástrofe que se podría advertir si el PP rompía a llorar. A pesar de las corruptelas de la derecha españolista, el señor anasagasti defendía abiertamente la necesidad de un PP solvente políticamente, provocando sus palabras incluso el rubor de muchos abertzales. Y es que el derechoso regionalista, que de tonto no tiene un pelo y lo poco que le queda lo aprovecha bien, avisaba de los nubarrones para El Concierto y El Convenio ante la aparición en el escenario político de fuerzas que cuestionan los Pactos de la Moncloa del 77. Para que luego digan que la lucha de clases es un invento.

Para el capital español, la reforma franquista contaba con una necesidad contradictoria, pero no tanto. Esto es, autonomizar a ciertas burguesías regionales para acelerar el proceso expansivo que necesitaba la nueva fase tanto interna como de interconexión con el capitalismo global y especialmente europeo. La descentralización del régimen del 78 en la CAV y la CFN cumplía un doble objetivo, servir al nuevo impulso capitalista del estado español ya antes mencionado, pero a su vez en Hego Euskal Herria el concierto y el convenio representaban la materialización efectiva de las ambiciones de la burguesía regionalista, abriendo al mismo tiempo espacio a esa burguesía emergente para acelerar el nuevo ciclo de explotación que necesitaba el nuevo régimen hijo del franquismo. Por lo que el estatuto de autonomía vascongado y el amejoramiento navarro a fin de cuentas negaban a Euskal Herria su derecho a independizarse y al mismo tiempo ponía en manos de la burguesía la gestión económica dejando a la clase trabajadora vasca sin ninguna capacidad de decisión y presa del capitalismo español e internacional. A lo que hay que unir la cesión más tarde a la burguesía de una parte del monopolio de la violencia de estado: las policías autonómicas españolas. De esa manera, el capitalismo español se aseguraba la lealtad no solo de los grupos dominantes al interior de Euskal Herria sur, sino que expansivamente la posible integración paulatina de las clases medias. Conformándose el sistema autonómico como el verdadero dique de contención y asimilación para las reivindicaciones populares de la clase trabajadora. Incluida la nacional.

Las consecuencias de la crisis en el estado español tienen unas consecuencias políticas. En primer lugar habría que decir que las “crisis” con las características como la iniciada hace una década no se terminan, sino que tienen efectos acumulativos. Todo lo que está viniendo ahora y vendrá se acumulará sobre lo ya hecho material. El estallido progresivo del consenso de clase que originó el régimen del 78 ha sido la consecuencia política más importante al interior del estado español. Lo que unido al desmantelamiento del estado de bienestar abre una lucha inter-burguesa al interior del estado por las porciones del pastel. Una lucha que ya no se desenvuelve bajo las condiciones materiales de hace décadas en las que era posible realizar cesiones y concesiones, sino que los márgenes se han estrechado. Esto significa por un lado que la burguesía española y su estado, no es que hayan tenido una deriva autoritaria, sino que siempre ha sido autoritaria y como no puede ser de otra forma operará para salvaguardar sus intereses sin importar ningún otro factor. Y en esa reorganización de consensos que en estos momentos se está fraguando, la burguesía vasca se agarra con uñas y dientes al ordenamiento autonómico intentando hacer tracción de la clase trabajadora para que los defienda. Lo que en cualquier caso significa que la apuesta y lealtad de esa burguesía sigue intacta en relación al estado español y a sus necesidades de subordinación de la clase trabajadora. Para que dejara de ser intacta, el concierto y el convenio deberían de ser suprimidos en su totalidad , la autonomía debería de desaparecer y el capitalismo español debería de desconfigurarse borrando al menos dos siglos de su historia, lo cual es imposible. El “capitalismo vasco” es y ha sido parte intrínseca del español y sus procesos constituyentes.

Curiosamente, esos mismos factores (la desaparición de la autonomía, el concierto y el convenio, junto con la desconfiguración del capitalismo vasco-español) es la base que abre puertas a la independencia nacional de la clase trabajadora vasca pues no puede existir independencia con autonomía, ni clase trabajadora vasca emancipada con capitalismo vasco-español. Por lo que toda defensa del “autogobierno” no es que sea solo incompatible con un proceso de autodeterminación sino que transmite y alecciona dependencia, siendo esto un elemento que erosiona e inutiliza cualquier perspectiva autodeterminadora.

La crisis también ha traído otra consecuencia política al haberse estrechado los márgenes: solo existe espacio para la reacción o para la ruptura. Es por ello que trasladar que el estado español pueda solucionar los problemas, o que en el parlamento de Madrid se pueda llegar a un consenso que de salida positiva a las necesidades de la clase trabajadora vasca o del derecho de autodeterminación, te coloca en el carril reaccionario. La búsqueda de acuerdo con el PSOE (el partido de Estado), o posicionarle como izquierda o mal menor, indica claramente que no existe ninguna intención de apostar por una estrategia de ruptura sino al contrario de defensa del “autogobierno” en el plano nacional lo cual se traduce también en reformismo social, cuando tampoco hay ya espacio para la reforma ni la política keynesiana tras la tierra ya quemada por la fase del capitalismo actual. Lo cual esto lleva a Podemos a ser parte complementaria y dependiente del PSOE y a EH Bildu a ser lo propio del PNV en casa y del PSOE en Madrid.

Sin embargo existe una vía que no tiene porque optar por un mal mayor o menor, cosa que en realidad es inexistente como bien explicaba Gramsci: “Enfrentados a un peligro mayor que el que antes era mayor, hay siempre un mal que es todavía menor aunque sea mayor que el que antes era menor. Por lo que todo mal mayor se hace menor en relación con otro que es aún mayor, y así hasta el infinito. No se trata, pues, de otra cosa que la forma que asume el proceso de adaptación hacia un movimiento regresivo cuya evolución está dirigida por una fuerza eficiente, mientras que la fuerza antitética está resuelta a capitular progresivamente, a trechos cortos, y no de golpe, lo que contribuiría, por efecto psicológico condensado, a dar a luz a una fuerza contracorriente activa o, si ésta ya existiese, a reforzarla.”

Lo que viene a decir Gramsci básicamente es que no solo se puede dar el caso que la estrategia hacia un fin esté inoperante sino que la promoción del “mal menor” esconde en su seno una derrota o capitulación por fascículos además temerosa en ocasiones de que se abra una estrategia liberadora nueva. En cualquier caso, la “fuerza eficiente” es la directora y rectora, y la que abre los contextos de elección entre males ante la inoperatividad estratégica de su antagónico o su capitulación. Por lo que, la a veces manida “adaptación al contexto”, en realidad no pasaría de la asimilación al movimiento regresivo. O sea, un proceso de retroceso político cuya evolución está dirigida por una fuerza enemiga eficiente. Lo que al mismo tiempo desde la incredulidad ante ello puede llevar incluso a teorizar la propia derrota desde la victoria imaginaria.

El régimen español autonómico y su constitución en Euskal Herria solo puede caer cuando entre en crisis todo el conglomerado autonómico y la burguesía que lo sostiene y esa crisis provenga del ejercicio revolucionario de una clase trabajadora vasca que vele solo por sus intereses, no por los de la clase media aun en retroceso, sino que en todo caso esa masa proletarizada se una a la ruptura no que la clase trabajadora sea su moneda de trueque con los de arriba.

Por eso estamos hoy relativamente lejos de la independencia y el socialismo, por lo que urge restaurar los puentes y retejer hilos de los abajos y perder los miedos para impulsar las nuevas rebeldías auto-organizadas que dejen atrás la fase meramente reivindicativa de cara a la galería y el politiqueo de salón institucional para dar inicio a una nueva ofensiva político-social que no tendrá otra opción y destino que acabar en confrontación tras unas fases constructivas del poder popular que abra ventanas de oportunidad. En el momento en el “que los de abajo no puedan ni quieran seguir viviendo como antes” se empezará a encarrilar el tema y a diluir lo que nos tienen montado.

De lo que estoy seguro es que mi voto el domingo no servirá para hacer presidente a los que mataron a Josu Muguruza, entre otras cosas porque me voy a abstener. El único partido que no está dispuesto a hacer eso no se presenta en mi circunscripción al ser catalán.

Responder
4
10
#42618 20:06 6/11/2019

Metes una txapa mas larga que el antiguo testamento, para acabar engordando a los partidos del Régimen con tu no voto. Seria para reírse, pero es dramático. Porque no se lo explicas a la hija de Josu o a los que van saliendo con cuentagotas después de 20 y 30 años y ya han hecho una apuesta clara tu no voto suéltales tu, bla,bla,bla...No se puede ser mas ofensivo. Lo curioso es que en EH los que os dan alas por este discurso son El Grupo Noticias del PNV y El Correo de Vocento, que casualidad verdad?
Endavant Catalunya eta Euskal Herria

Responder
5
1
#42614 18:16 6/11/2019

No tienes ni remota idea

Responder
4
1
🏴‍☠️ #1312 13:30 6/11/2019

Planteamiento inteligente, claro y acertado... Ojalá arrasen las CUP, en las urnas y en las calles!.
¡Visca Catalunya!, por supuesto.

Responder
11
2
#42564 8:54 6/11/2019

jajajaja...que independentista mas constitucionalista! A cobrar de las administraciones estatales!

Responder
3
22
#42587 13:36 6/11/2019

Si eso es todo lo que puedes responder a lo que dice esta mujer es que, o tienes un problema de comprensión lectora o simplemente respondes desde el aparato sensorio motor, muy en clave de súbdito de Españistán, claro.

Responder
11
2
#42596 15:08 6/11/2019

Cataluñistan!

Responder
3
7
#42590 14:21 6/11/2019

jajajaja que facha eres.

Responder
5
2
#42595 15:08 6/11/2019

Tu mas!

Responder
3
2

Destacadas

Medio ambiente
España lidera el uso de pesticidas debido a la agricultura intensiva

En dos décadas, la superficie dedicada a la agricultura intensiva ha aumentado un 21%. Un incremento que lleva aparejado el liderazgo del Estado español en la Unión Europea en cuanto al uso de pesticidas y también que el 85% del agua consumida se destine a regar campos e invernaderos.

Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría. 
Pensiones
La huelga contra la reforma de las pensiones afronta una semana clave en Francia

Tras la exitosa movilización del jueves, los transportes siguen casi paralizados y los sindicatos, especialmente sus bases, organizan nuevas protestas a partir del martes.

Urbanismo
Mireia Vidal: "La Punta sufre las mismas políticas de hace 20 años a pesar de la emergencia climática"

La secretaria general de la Coordinadora Camperola del País Valencià contextualiza las problemáticas actuales de l'Horta Sud en materia de urbanismo y cuestiona la propuesta del actual gobierno valenciano con respecto a la ZAL.

Argelia
El Hirak pide el boicot de las elecciones en Argelia

Argelia supera los diez meses ininterrumpidos de movilizaciones en las calles con una fuerte oposición a las elecciones presidenciales del 12 de diciembre

Últimas

Literatura
[Podcast] Entrevista a Santi Fernández Patón y su novela "Todo queda en casa"
[Podcast] Santi Fernández Patón: “Lo que más interesa de los grandes temas que me planteo en una novela son sus consecuencias en las personas”
Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.