Elecciones 10N
El ascenso de Vox fortalece el auge de la extrema derecha en Europa

El 15% de votos obtenidos por la formación de Abascal, traducido en un total de 52 escaños y su posición como tercera fuerza política, suma todavía más presencia a la representación parlamentaria de la ultraderecha en los países europeos.  

Vox elecciones 10N
La cúpula de Vox celebrando los resultados del 10-N. Sara Sda

publicado
2019-11-10 21:55

Más de tres millones y medio de personas han votado a la formación de Abascal en la jornada electoral. Los resultados del escrutinio arrojan 52 escaños a la ultraderecha, que se convierte en la tercera fuerza más votada. Vox duplica su representación en el Parlamento con respecto al 28A y el porcentaje total de votantes sube en un 5% en siete meses: consigue casi un millón de votos más.

La ultraderecha reafirma su fuerza en territorio andaluz: de los 52 escaños obtenidos, 12 vienen de Andalucía —donde sólo 7.000 votos le separan del PP—, 7 de Madrid, 7 de País Valencià y 6 de Castilla y León. En Murcia y en Ceuta la ultraderecha ha sido la fuerza más votada. Los únicos territorios del Estado que no han aportado diputados a la representación parlamentaria de Vox en estas elecciones han sido Galiza, Navarra, La Rioja, País Vasco y Ciudad de Melilla. 

Vox celebra sus resultados y las reacciones de líderes europeos ante los resultados no se han hecho esperar. Marine LePen aplaude a Santiago Abascal "por su impresionante trabajo de oposición, que está dando sus frutos después de tan pocos años". El italiano Matteo Salvini también se congratula por el "gran avance de los amigos de Vox". "Nada de racismo y fascismo, solo queremos vivir pacíficamente en nuestro propio hogar", añade.


El discurso nacionalista, racista, homófobo y machista se expande. Pero no sólo en el Estado español. Cada vez son más los países europeos con representación de formaciones de ultraderecha en sus parlamentos. La xenofobia y el ultraconservadurismo va extendiéndose: países como Hungría, Polonia, Austria, Dinamarca, Finlandia, Suiza, Estonia o Letonia tienen en común la presencia de partidos ultras en su gobierno, que difieren en algunos aspectos (por ejemplo, unos partidos distan mucho de otros en cuanto al fundamento neoliberal de sus medidas económicas) pero que en general tienen en común el discurso del odio.



También en el parlamento portugués, una excepción hasta la fecha, la ultraderecha encontró su sitio, aunque con mucho menos apoyo (1,8%). Un mensaje positivo es el griego, donde Amanecer Dorado perdió su representación en los últimos comicios y hasta ha tenido que vender sus sedes.

La ultraderecha en el Parlamento Europeo

Además de los parlamentos nacionales, la realidad del ascenso del fascismo en el continente se ve reflejada también en el Parlamento Europeo. Ya desde 2014 la ultraderecha representaba más de un 15% de la eurocámara. Las elecciones del pasado de mayo dejaron sitio hasta a 21 formaciones políticas de extrema derecha.

En la eurocámara, este tipo de formaciones se han agrupado en tres grupos: Europa de Naciones y Libertad –que lideran Le Pen y Salvini–; Conservadores Europeos y Reformistas —el más numeroso y variado— y Europa de Libertad y Democracia Directa, con formaciones como la alemana y la de Reino Unido. También el PPE —donde se incluye el PP— integróó a la formación húngara de Viktor Orban entre sus filas, lo que no estuvo exento de debate.

A nivel de formaciones políticas nacionales, destaca especialmente la presencia de Reagrupación Nacional (Frente Nacional de Francia, con un total de 14 escaños), el polaco Ley y Justicia (14) y la Unión Cívica Húngara (11).

Relacionadas

Partidos políticos
El evitable ascenso de Vox en 2019

El año ha estado decisivamente marcado por la emergencia del partido de Santiago Abascal. Hasta cinco elecciones han puesto a prueba la crisis de representación que vive España.

Elecciones 10N
Cuando la izquierda gira al centro
Cuando las supuestas (o reales) izquierdas giran al centro pierden la capacidad de mantener vivas las esperanzas y las aspiraciones y deseos de una transformación de la realidad.
5 Comentarios
#43660 20:56 25/11/2019

Si quien da una noticia se permite el lujo de calificar a los protagonistas según sus propios criterios, debe dejar de llamarse periodista o lo que sea. Así, yo me permito el lujo de decir que esto es una basura.

Responder
1
0
#42894 24:49 11/11/2019

Cuando se refiera al territorio formado por Castellón, Valencia y Alicante lo hace como Comunidad Valenciana que es el nombre que aparece en su estatuto de autonomía. El de País Valencia lo usan ese atajo de trasnochados con utopías delirantes que no han leído más de media verdad en su vida.

Responder
4
1
#42838 14:16 11/11/2019

Da mucha lástima ver cómo desde medios de comunicación se trata de estigmatizar a personas por el mero hecho de no pensar como ustedes. Tienen suerte de que los votantes de vox sean con mucho más tolerantes de lo que demuestran ser ustedes. Les ruego q dejen de enviar esos mensajes de odio que terminan traduciéndose en agresiones a personas por parte de extremistas de izquierdas que han demostrado ser un peligro real en innumerables ocasiones.

Responder
8
8
#43328 19:56 18/11/2019

Intolerància contra la intolerància... Simple

Responder
1
2
#42855 15:45 11/11/2019

No como la extrema derecha, q nunca ha demostrado ser un peligro real en la historia europea del siglo XX, ¿verdad? España, Alemania, Italia... Vox no puede presumir de tolerancia cuando centra gran parte de su discurso en contra de la inmigración y quiere ilegalizar partidos políticos. Curiosamente a vox se le da voz en los medios de comunicación e incluso en el debate de las elecciones, mientras que la llamada extrema izquierda carece de representación y voz en los medios. Seamos honestos

Responder
9
8

Destacadas

Educación
El fruto

Hace tiempo que se oye que hay que dejar un mundo mejor para nuestras hijas y parece lógico. Menos lógico resulta mostrar no solo comprensión sino incluso admiración cuando, desde el privilegio, alguien comete una falta, legal o simbólica, pero lo hace por el bien de sus hijas. 

Educación
El mal llamado pin parental. ¿Quién impone su ideología a quién?
Los pánicos morales que la derecha agita para su propuesta de veto parental ponen en peligro los principios más básicos de la educación pública.
Crisis climática
España rompe el termómetro: la década más cálida

La temperatura media de la última década ha sido de 15,7ºC, la mayor desde que existen mediciones y 1,7ºC más que la de la década de los años 70. Desde el Observatorio de Sostenibilidad instan al nuevo Gobierno a situar la adaptabilidad a la emergencia climática entre una de las prioridades.

Marruecos
‘Hirak’ rifeño: una revuelta descabezada pero no derrotada

A pesar de la represión, el movimiento de protesta que sacudió al Rif en el otoño de 2016 sigue vivo y aguardando otra oportunidad.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Memoria histórica
Comienzan los trabajos de exhumación en la fosa común de Pico Reja en Sevilla

Familiares de las víctimas, activistas por la memoria y representantes institucionales se dan cita en el acto simbólico que da inicio a los trabajos de exhumación en el cementerio sevillano de San Fernando.

Industria armamentística
El negocio de las armas que van contra la ética y las personas

Los sistemas de armas autónomas nos sitúan en un claro escenario de deshumanización, fuera de los planteamientos éticos más básicos.

Memoria histórica
Piden la dimisión del alcalde de Madrid por destruir el Memorial del Cementerio del Este

Las organizaciones memorialistas acusan Martínez-Almeida de mostrar “un desprecio absoluto a las víctimas del genocidio y dictadura franquistas, así como la ignorancia de leyes y principios universales sobre los derechos a la verdad, justicia y reparación”.