Gracias por las gafas Dulceida

Drake, Dulceida y cómo reírte de los pobres.


publicado
2018-04-08 17:06:00

Dulceida la ha liado y bien. Para las que a día de hoy todavía no estéis enteradas, Dulceida tiene un acuerdo económico con una academia de inglés que se dedica a dar cursos intensivos en distintas partes del mundo, que le dan «becas» para que se pegue viajes de ensueño y los promocione a través de redes sociales, que es básicamente a lo que ella se dedica.

Total, que esta vez se fue a Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Sudáfrica, dónde el colonialismo y el apartheid, dónde Die Antwoord y el Ubuntu.La primera cagada viene cuando publican, tanto ella como su mujer, una foto tomando un baño de espuma en la bañera del hotel... estando el país en período de restricciones de agua por sequía. La peña sin poder tirar de la cadena o lavarse el pelo y ellas, que se van a ir en unos días, regalándose. Después dijeron que no sabían lo de la sequía y borraron las fotos, pero todas sabemos que se van a seguir bañando, simplemente sin subir las fotos a Instagram, porque se la suda. Y lo de que no lo sabían... pues muy mal, tías. Si te vas al otro lado del mundo, qué menos que poner el nombre del país en el Google a ver qué onda, que seguro que para saber si había que ponerse vacunas o si hay cajeros automáticos os habéis informado.

Pero la caridad es lo que tiene. Busca el reconocimiento de los demás (llámalos Dios, llámalos followers) para la propia satisfacción, partiendo siempre de la jerarquía entre el que da y el que recibe

Después se fueron de safari a Kenya, y se ve que una de las actividades es ir a conocer la tribu de los masais, que manda huevos el puto turismo y el convertir formas de vida en atracciones de feria, para empezar. Pues resulta que publica una story en Instagram con unos niños, a los que se les ve bastante flacuchos de piernas, con unas gafas de sol que les acaba de regalar. Y las redes ardieron, como dicen en las teles asusta-viejas cuando hablan de las cosas de internet. A ver Dulceida, que no se puede ir así por la vida, que esta peña es pobre y no tiene agua (después de tu paso por el país seguramente aún menos) y no mola nada que publiques fotos haciéndote la buena samaritana para ganar likes, que en tu caso se acaban traduciendo a euros. A mi ya me parece terrible que vayas a pasearte un rato por ahí en plan «oh qué monos, qué felices con tan poco, me replanteo mi vacía vida de blanca occidental», pero si lo haces y les regalas algo, ten la decencia de no tirarte el rollo, pava.

Pero la caridad es lo que tiene. Busca el reconocimiento de los demás (llámalos Dios, llámalos followers) para la propia satisfacción, partiendo siempre de la jerarquía entre el que da y el que recibe, y sin intención alguna de que el remedio propuesto para un mal concreto acabe con la causa real de la desigualdad. Porque como dijo Oscar Wilde, “Es mucho más fácil simpatizar con el sufrimiento que simpatizar con el pensamiento. En consecuencia, con intenciones admirables, aunque mal dirigidas, se ponen seriamente y muy sentimentalmente a la tarea de remediar los males que ven. Pero sus remedios no curan la enfermedad: simplemente la prolongan. De hecho, sus remedios son parte de la enfermedad".

Drake, lo más importante que has hecho en tu carrera han sido los feats con Rihanna y que C. Tangana te robe las bases.

En la misma línea, Drake se ha sacado un videoclip, con la cancion God’s plan, en el que se dedica a repartir 1 millón de dólares entre peña pobre en Miami. No solo tiene los huevos de dar consejos vitales a la peña que recibe los fajos desde una superioridad moral que no me puedo creer que tenga alguien con esta cara de pringado, sino que hace donaciones a institutos de secundaria y movidas así. Porque claro, lo normal es que el presupuesto en educación de la pública dependa de que venga la estrellita forrada de turno a darte sus migajas porque le das puta pena. El videoclip en cuestión está siendo todo un éxito y a la gente se le llena la boca sobre lo buena persona que es Drake, que ha soltado el parné para que los pobres puedan comer en vez de gastárselo en zapatillas de miles de pavos y mierdas de estas. Él, a su turno, siguiendo en el papel que la discográfica le ha asignado, dentro de una de las estrategias comerciales más cínicas que hemos visto en tiempo, ha dicho que es lo más importante que ha hecho en su carrera… Vamos hombre, lo más importante que has hecho en tu carrera han sido los feats con Rihanna y que C. Tangana te robe las bases.