Ciudadanos fuera de nuestros barrios

A esta gentuza no le interesa una mierda mi barrio, salvo para poder limpiarlo (de nosotros) y especular con él (a costa de nosotros)


publicado
2018-05-11 10:32:00

Hace apenas dos semanas algunos partidos políticos han sacado adelante una  modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil, aprobada en la Comisión de Justicia del Congreso. Sí, sabemos que siendo esta la primera frase del texto estaríais en vuestro derecho de cerrar el link y seguir mirando Twiter, pero esperad un momento. Esto que suena tan a peñazo no es si no una modificación de ley impulsada por PP, PNV, PDeCat y C's mediante la que se "agilizarán" los procesos judiciales de desahucio y por la que podrán echarte de tu casa sin que pasen los 20 días previstos en la anterior ley. Y todo esto sin alternativa habitacional, o sea que si te echan te quedas en la calle y a partir de ahí ya es tu problema. Vamos, que se quieren cargar el rollito de okupar a base de meternos en el cuerpo el miedo a los okupas, que para esta peña deben ser 3 narcos y 2 punkis anarquistas. 

En realidad a los naranjas les gusta pasarse por los narcopisos los sábados por la noche

Echando una "mirada ciudadana", esa que dicen echar fantoches de Ciudadanos como Begoña Villacís, todo este rollo de la okupación nos parecería una “preocupante realidad estadística”, pero los personajes estos no se dan cuenta de lo jodidos que debemos estar para tener que jugarnos un encontronazo con la madera en mitad de la faena con tal de tener un techo en el que caernos muertos. Y, así, nos hablan de que “España se está convirtiendo en un paraíso para la okupación” y de que en Madrid o Barcelona hay un extraño efecto llamada, como si hordas de yonkis italianos viniesen a estas ciudades de mierda buscando un agujero en el que enterrar la cabeza. Parece ser que a los naranjitos no les llega para preguntarse por qué la gente se ve obligada a okupar, por qué familias enteras tienen que aguantar semanas en albergues destartalados hasta que se hartan y okupan un cuchitril en Vista Alegre, por qué mi salario de mierda no me permite alquilar una triste habitación por 300 pavos en mi propio barrio, o por qué mi vecina no puede pagar una abusiva subida del alquiler de la casa en la que lleva 20 años viviendo y decide quedarse en ella sin pagar un euro más. Y ahora esta gente nos trae una ley llamada de "desalojo express" para que, con esa ilusoria excusa de la delincuencia, te puedan echar de tu casa en dos semanas. Se sirven del miedo, de decirte que van a okupar la casa de tu abuela, de que todos nuestros barrios se han llenado de narcopisos o de que estamos dejando que Lavapiés o el Raval se conviertan en un “nido de terroristas” okupas. Pero a nosotros no nos engañan con estas mierdas porque sabemos que sus abuelas están en una residencia de lujo en la Sierra, que en realidad a los naranjas les gusta pasarse por los narcopisos los sábados por la noche y que mantener la ilusión del terrorismo les interesa mucho. Venga, Begoña, Alberto, no os rías de nosotros con que “las usurpaciones de viviendas se están convirtiendo en una preocupante realidad estadística que no deja de crecer” y con que en barrios que no habéis pisado en vuestra vida están surgiendo, así de repente "nidos de terroristas", que a ver si va a resultar que todo esto viene porque una familia se ha metido en una de esas casas que tenéis tú y tu familia vacía desde hace años. 

Esto es una guerra, y en esta guerra cualquier gesto que rompa con su orden se vuelve hoy criminalizable.

Lo que a esta gentuza no le interesa una mierda es mi barrio, Carabanchel, salvo para poder limpiarlo (de nosotros) y especular con él (a costa de nosotros). Qué casualidad que en los barrios donde se montan sus pelis mentales sobre la delincuencia, narcopisos y demás, sean los barrios donde más se encarecen los alquileres, donde grandes propietarios amigos suyos tienen propiedades para dar y tomar, y donde, si no tienen respuesta, en 10 años veremos una situación tan catastrófica como la actual Malasaña (un barrio de hipsters, lleno de Airbnbs y donde la gente va "de cañas", aunque te cobren 4 pavos por una San Miguel). Y es que en realidad, la situación de nuestros barrios nunca les ha importado ni un mínimo. Más bien lo único que persiguen es generar un estado de pánico para ganar votos a costa de supuestas amenazas como la de la okupación, el tráfico de drogas o el terrorismo, así que, como solo les interesa generar miedo, desde el Sobresalto les vamos a ofrecer que nos utilicen en sus campañas: al fin y al cabo somos unos okupillas de mala muerte que encima hemos pasado por la Audiencia Nacional acusados de terrorismo.

Las fuerzas del orden buscan, de este modo, controlar el espíritu de su población e imponer su verdad, la que da rienda suelta a la destrucción de nuestra forma de vida.

Nos parece evidente que, como con el término terrorismo, el de okupación empieza a revelarse como un instrumento de control que obedece a una estrategia política que amenaza con destruir nuestra forma de vida, que convierten en criminalizable a toda costa. Para las fuerzas del Estado acometer una operación contra estas formas de vida exige una operación mediática importante, intentando hacernos creer que en nuestra vida cotidiana hay tráfico de drogas o peleas callejeras, como si esto fuera el Compton de los 90's. Pero es que sin esta operación, sin meter a presión esto en la cabeza de nuestros vecinos, se quedarían sin legitimidad para imponer el estado de excepción que buscan. Las fuerzas del orden buscan, de este modo, controlar el espíritu de su población e imponer su verdad, la que da rienda suelta a la destrucción de nuestra forma de vida. 

Esto es una guerra, y en esta guerra cualquier gesto que rompa con su orden se vuelve hoy criminalizable. Por eso, hoy, la lucha contra su mundo es esencialmente criminal. Por eso, hoy, detrás de esta operación no se esconde una búsqueda de “seguridad”, sino tan solo privarnos de experimentar un contacto singular que amenaza su orden. Por eso, hoy, no nos queda otra más que tomar partido y emprender la resistencia. Ya no hay sitio para la inocencia, sino tan solo para convertirnos en criminales.

Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas
6 Comentarios
#16955 17:51 23/5/2018

"con esa ilusoria excusa de la delincuencia"
"Qué casualidad que en los barrios donde se montan sus pelis mentales sobre la delincuencia, narcopisos y demás"
"supuestas amenazas "

Estando muy de acuerdo con el fondo del artículo, creo que hay un problema importante de "omisión" del problema con esas frases de ejemplo que te copio/pego. El aumento de la violencia, la delincuencua, las amenazas, no son "pelis mentales" ni son "ilusorias". Son problemas muy reales que se están intensificando y que son cada vez más percibidos por vecinos, lógicamente. Si no damos una respuesta que explique el problema, con esos argumentos nos ponemos a vecinos como los de Vallecas en contra. Otra cuestión es, por supuesto, el sobredimensionamiento del problema, el ocultamiento de las causas y la respuesta securitaria, etc. Pero hay que entender que, en un resultado de décadas de neoliberalización y es lo que pasa (con sus matices) en todas las ciudades grandes del mundo que han pasado por los mismos procesos de segregación y desigualdad creciente, es un "enquistamiento" de la pobreza que termina en circuitos de economía para sobrevivir, entre las cuales está por supuesto la droga y la delincuencia en forma de guerra entre pobres que, efectivamente, se la suda a C's y a las élites porque les permiten un gobierno y gestión de la pobreza perfectos vía miedo. Los podemos llamar procesos de "mexicanización", "brasilización", "enquistamiento" de la pobreza que son efectos lógicos de los procesos de empobrecimiento. Y a los vecinos de los barrios hay que explicarles las causas a largo plazo de estos procesos, pero también hay que ver qué soluciones a corto plazo pueden hacer disminuir la inseguridad que sienten y que existe. Creo que deberíamos tratar de hacer análisis más finos, como el del artículo de abajo de Diego Sanz, y de articular respuestas que satisfagan a los vecinos que viven directamente esa violencia. Saludos!

https://www.elsaltodiario.com/vallecas/manifestacion-contra-droga-vallecas-narcopisos

Responder
2
0
Anónimo 16:53 24/5/2018

El chalet de Pablo Iglesias está libre. Aún tienes tiempo para darle una bienvenida sorpresa.

Responder
0
0
#16891 10:08 23/5/2018

Artículo clasista y fuera de la realidad que vivimos en nuestros barrios. Creo que el autor/autora debería pasear por el barrio en vez de analizar desde la universidad.
Que no hay narcopisos dice...

Responder
1
4
#16956 17:53 23/5/2018

Tienes razón. Están al lado de los nidos de yihadistas de Lavapiés y el Rabal. De hecho Abu Bakr al-Baghdadi es famoso en Suazilandia por tráfico de farlopppa! 🙃

Responder
0
0
#16888 9:54 23/5/2018

Que se niegue a la mayor el problema de proliferación de narcopisos en muchos barrios, o de ocupaciones a través de mafias, es absolutamente típico del izquierdismo. Que las vecinas que se movilicen contra los narcopisos, ¿no merece una lectora crítica en lugar de ridiculizar el problema y negarlo?

Responder
3
4
#16897 10:54 23/5/2018

Gente de Ciudadanos hablando de narco-pisos. A ellos se la llevan a casa. A tipo fijo.

Responder
3
0
Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Trabajo sexual
Al debate sobre la prostitución le falta renta básica
5
Escribimos con miedo a decir cosas que luego no podremos enmendar, de hacer aseveraciones que nos invaliden como feministas, casi como personas.
Remunicipalización
El Congreso abre el grifo a la remunicipalización del agua pese a los votos en contra de PP y Cs

Un ajustada votación, con la ausencia de varios diputados del Partido Popular, aprueba una propuesta de En Comú Podem para facilitar que los municipios puedan gestionar y recuperar el ciclo integral del agua.

Cárceles
Las dos huelgas de las prisiones

Aparte de la huelga realizada por los funcionarios de prisiones, desde el 1 de octubre un buen número de personas presas secundaron una huelga de hambre para reivindicar algunos derechos básicos, fruto de varios meses de lucha colectiva en diferentes cárceles del Estado y de la que casi ningún medio se ha hecho eco.

Últimas

Democracia participativa
¿Cómo participa la región de Madrid?

El 16 de Noviembre el Observatorio de Participación de Madrid convoca sus III Jornadas para compartir experiencias regionales relacionadas con la participación social.

Contaminación
Niños con máscaras anticontaminación frente a la ofensiva contra Madrid Central

Una veintena de AMPA y la FAPA Giner de los Ríos organizan una acción reivindicativa a favor de Madrid Central, lanzan un manifiesto y llaman a participar en la movilización programada para el próximo sábado. 

Minería
España, nueva frontera minera

En los últimos años el Estado español ha sufrido un auge de proyectos mineros. Ahora, mientras Castilla y León quiere abrir la puerta a explotaciones mineras no energéticas en suelos rústicos protegidos, Ecologistas en Acción lanza una propuesta para reformar una Ley de Minas que fue promulgada en 1973.

Tribuna
Es el momento de poner fin a la legalización de las “devoluciones en caliente”
1
Pedro Sánchez, en su discurso durante la moción la censura, mostró su firme determinación a poner fin a esta práctica, pero desde entonces, la acción de su Gobierno ha ido en dirección contraria.
Educación
Una grieta para aprender la vida
Un grupo de familias del CEIP Pare Català (València) pone a prueba un modelo diverso de escuela de vacaciones para reformular los procesos pedagógicos.