Cárceles
Abrázame hasta que vuelva el Ceci #FreeCeci

Robar a un pijo no nos parece violento, sino un acto de extrema sensibilidad.


publicado
2018-09-27 18:48

Ahora que todos hablan de presos políticos y que la Manada vuelve de la playa nos damos cuenta de que de los raperos no solo entran en el talego por sus letras. Ya vimos este verano la movida de Booba y Kaaris. Y resulta que aquí el Joa está en la cárcel por lo mismo que la mayoría de la gente: por mangar, ser camello o pelearse.

Los hechos hablan por sí solos. Después de encerrarnos toda la infancia en colegios de concentración, nos venden realización personal con curros de esclavo como Uber o Glovo. Y luego la policía y los jueces te joden si te niegas a aceptar esta mierda y tratas de buscarte la vida de otra forma. Para nosotros el Ceci es un tipo de la calle, de su barrio, un chaval del Bogatell que hace las cosas que se estilan en este tipo de lugares, que no están bien ni mal, pero que son verdaderas. Dicen que para llegar a artista hay que parecer lo que no se es, y como pasó con el rap, en el trap también se empieza a ver quién es un falso y quién es auténtico entre tanto postureo. Quién da prioridad a "vender mi arte" ante los que no se dejan vacilar en el metro, aunque sea delito. Lo único que se le puede reprochar es no haberse cubierto ese jeto cantoso suyo. Y es que robar a un pijo no nos parece violento, sino un acto de extrema sensibilidad, por eso comprendemos que sudara de las citaciones de un juez facha. Bueno, en realidad creemos que esto de decidir sobre la vida de la otra peña desde una supuesta imparcialidad ya te coloca al servicio del enemigo, independientemente de que digas lo contrario. 

La música era su verdadera medicación.

Sin embargo, el abogado dice que podría haberse ahorrado el talego porque tomaba mucha medicación. Como si el psiquiátrico vaya a arreglarnos como si fuésemos una batidora defectuosa. Además de condenarnos por no querer trabajar, cuando nos brotamos tenemos que comprarles sus medicamentos bajo receta. Ceci es el dueño del tablero, y por eso creyó mejor sudar de los fármacos y seguir produciendo temazos con sus colegas. Quien diga que está mentalmente sano miente. Sobreponerse en esta vida de mierda está mal visto para los que no saben disimular sus derrapes. Pero cualquiera sabe que los desequilibrios mejoran paseando la locura con una buena ocupación artística, y no encerrándola en un castillo medieval. El Ned Flanders de turno que lo denunció ha jodido lo que estaba siendo una pedazo contribución musical en medio de tanta basura comercial. A los que tenemos amigos entalegados, suicidados o brotados, sabemos que la fuerza creativa es el mejor remedio para salir de una existencia deprimente. La música era su verdadera medicación.

Grabó punk ochentero porque hacer lo que a uno le da la gana es cagarse en las etiquetas, legales e ilegales. Esta maqueta es brutal porque se mofa de todos nosotros. En julio, justo después del suicidio comercial, lo vimos sentado en los escalones del MACBA. Iba con la chaqueta abierta, mirando al infinito, con una leve sonrisa de satisfacción, rodeado de skaters, sintechos y adolescentes borrachos. Ahí se crea más arte que dentro del museo hiptser este que hay en la plaza, porque las plazas céntricas de las ciudades acojen a la gente que huye de la soledad, buscando algo de intensidad. Vale que las abuelitas teman ser atropelladas, pero eso es un cultivo de chavales buscando destrozar el futuro que les han ofrecido. Hacen falta lugares sin ley para ser persona. Al Ceci lo han encerrado en precampaña electoral y nosotros no creemos en las casualidades. Este septiembre en BCN, botiguers y coleccionistas de mariposas se lo han pasado vomitando mierda contra los jóvenes, vagabundos y los que hacemos vida en la calle. Algo de lo que nuestro trapero es un icono. Hasta sus vecinos de Bogatell lloran que los borrachos se les meen en el portal cuando hay una fiesta en Marina. Ahora que a los que no tenemos un duro quieren alojarnos en colmenas, vuelven los cuñadismos de la suciedad y el civismo. Para el que nunca pisa la calle, relacionarse con gente imprevisible puede dar yuyu porque implica mirar al fondo del abismo, y que éste te devuelva la mirada. Pero en este país quien no toma antidepresivos es un alcohólico, así que hay que ser muy vecino del mes para meternos la culpa a los que no esperamos su permiso para vivir.

Creemos que sólo en comunidad se cultiva la confianza, la que te da la seguridad de que no te faltará de nada si estás en tu terreno

Joa será un "hombre problemático" y habrá hecho falta que le echen de alguna fiesta de barrio por pasarse. Pero es nuestro vecino y lo queremos de vuelta. Entre los que habitan el barrio y los que se lo regalan a un inversor ruso, sabemos que estaría con los primeros. Amenazar a alguien nos parece bastante normal para los que no tememos al conflicto, y chivarse a la policía es venderse a los que mañana te joderán por cualquier motivo. Porque en cualquier jarana, los maderos sólo hacen que empeoren las cosas. La raiz del asunto está en que llevamos diez años de crisis y que nos han jodido de lo lindo. Son tiempos duros para los barrios y habrá que imaginar nuevas formas de vivir bien sin trabajar mucho. Creemos que sólo en comunidad se cultiva la confianza, la que te da la seguridad de que no te faltará de nada si estás en tu terreno. Igual tendrán que ponerse de acuerdo las viejas generaciones del Raval y los jóvenes cabreados para adueñarse de las terrazas de los hoteles y empezar a hacer que sus productos sean gratis. O para echar los narcopisos y hospedar ahí a famílias refugiadas. Si resolvemos las movidas entre nosotras mejor. Igual organizando la defensa urbana de las invasiones de la policía entre todas. Entonces el trapero local tendrá que hacerse un tema sobre eso y podremos perrear sobre sus beats con convivencia y respeto.

Pero si hay algo seguro es que el Ceci siempre gana. E incluso en una situación como esta que parece que ha perdido, no os preocupeis, tambien va a ganar.

Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Relacionadas

Tortura
Las correas cortas

No hay datos, no se informa, y no escuchamos a los afectados porque aún nos acecha en las costumbres la sombra de la psiquiatría decimonónica. No es la falta de protocolo lo que impide el control sobre la práctica de las correas de contención. Es la falta de voluntad para evitarlo, de un tomarse en serio a los pacientes. 


Estados Unidos
2,2 millones de estadounidenses están entre rejas, más de lo que el sistema penitenciario puede controlar

Varias prisiones estadounidenses han tenido motines causados por la situación de superpoblación y insalubridad carcelaria. Algunos de estos motines han acabado con varias personas presas fallecidas.

Elecciones
Participación política ¿derecho o privilegio?

No es el derecho a voto el que te configura como ciudadano, sino una serie de elementos de la vida social y política que te colocan en el lugar adecuado como para llegar a tener entre tus prioridades el ejercicio (o no) del derecho a voto. Miles de personas migrantes, presas y de barrios empobrecisdos se mantienen, o son mantenidas, al margen del proceso electoral.

2 Comentarios
#23719 14:48 1/10/2018

échense una reseña del discaso nuevo de Cruz Cafuné, desde Canarias hablando del piberío que tiene que pasar pa salir palante, barrio y comunidad. Medio machirulo pero está guapo, mierda desde Tacoronte, de clase y decolonial.

http://www.beatburguer.com/cruz-cafune-el-amor-no-puede-medirse-en-bares-julios-o-voltios/

Responder
0
0
sublevado 21:33 27/9/2018

AL Ceci le hace falta escuchar al MC LEE y luego cuando viva 30 años en la calle, entonces será trapero, rapero o lo que le de la gana, de momento que haga como el susodicho o 2pac escribir canciones ... y cuando salga a grabar

Responder
0
0
Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo