Odio
Lo que sé del odio

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?


Ataque homófobo Sant Antoni
Ataque al centro municipal LGTBQ+ de Sant Antoni (Barcelona) Bárbara Boyero

publicado
2019-05-16 12:19:00

Todos nacemos amantes y amorosos, frágiles y desvalidos. Pero la existencia nos empieza a dar, entre la extrañeza y la curiosidad, signos de que la condición humana esconde también un trasfondo caníbal, egoísta e insolidario.

Los amores escasos y verdaderos van siendo lenitivo, en un paisaje inocente, cruel y reconfortante, para seguir adelante cuando toda la especie humana ha iniciado el camino hacia el suicidio colectivo sin dar oportunidad a sus nuevas criaturas.

Tipos indeseables toman el poder azuzando el odio y el miedo a perder los privilegios de quienes han explotado a sus congéneres más indefensos allende los mares y las fronteras. Siguen esquilmando sus riquezas y colonizando su alma para tener una mansión, un jet y un servicio al que explotar.

No quiero aburriros, pero he llegado a la conclusión de que la especie humana no tiene arreglo y que se sucederán las hambrunas y los genocidios mientras nos cargamos nuestra casa común.

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?

Soy un chico de pueblo que se atrevió a soñar un mundo mejor y solo encontró políticos manipuladores, cobardes y cautivos de las peores empresas del mundo bajo el paraguas de eso que se llama progreso.

Cuanto más conectados nos creemos, sabiendo que estamos entregando lo más íntimo a empresas que solo piensan en su lucro y poder, más alejados estamos. ¡Rompamos los móviles en plaza pública y abracémonos!

Para despedirme, deciros que he odiado mucho y he generado mucho odio hacia mí, lo siento de veras solo era una expresión torpe del amor profundo que profeso a lo mejor de las personas que buscan la comunión con la naturaleza en este mundo y no promesas absurdas de vida eterna en otro mundo que no existe.

Sé mucho de odio, de heridas provocadas por la imposición de poderes sectarios y endogámicos. Pero la satisfacción de haber amado más profundamente de lo que he odiado me acompañará. Solo os pido que no dejéis que manipulen vuestro odios y vuestra sed de justicia y dignidad.
Y que os entreguéis a salvar este precioso y único planeta perdido en la inmensidad de un universo que se desgarra, aunque sea renunciando a vuestros placeres más exclusivos.
Lo que sé del odio es que es estrecho y miserable porque esconde el amor que el más psicópata ha sentido alguna vez, pero que es demasiado cobarde para dejarlo resplandecer.
Alberto Pecharroman Ferrer

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Racismo
Capirotes blancos
12

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.

Policía
“No es casualidad que en La Manada haya policías y guardias civiles”
Feminista, lesbiana y policía de izquierdas, Sonia Vivas tiene la intención declarada de transformar unos cuerpos policiales cuya identidad se construye sobre principios machistas y homófobos.
California
Jornaleros del siglo XXI: odio de clase

El odio de clase es ese sentimiento irreductible y primario que hace que desees la muerte de tu jefe cada vez que le miras a los ojos y le respondes con una sonrisa mentirosa.

1 Comentario
#34298 20:14 16/5/2019

Solo puedo decir una cosa. ¡Divinas Palabras!

Responder
0
1
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
Oriol Junqueras, dos veces diputado
Un millón y medio de votos quizá logren la libertad del candidato de Ahora Repúblicas que el domingo logrará su segunda acta de diputado en un mes.
Elecciones del 26 de mayo
Los últimos de la fila en las elecciones del 26M
Varias personas cuentan cómo y por qué su nombre acabó en el último puesto de una candidatura en estas elecciones.
Memoria histórica
Aline Sierp: “Solo un gran debate público puede cicatrizar las heridas del pasado”

Conversamos con esta profesora de la Universidad de Maastricht y copresidenta de la Memory Studies Association, sobre los retos que tiene ante sí la Unión Europea en lo que respecta a la memoria histórica.

Teatro
Cadena de montaje

Eva Blanco, Begoña Crespo y Carmen Werner protagonizan ‘Cadena de montaje’, texto teatral de Suzanne Lebeau sobre la violencia incrustada en nuestra forma de vivir.

Unión Europea
La centrada historia europea

Al visitar La Casa de la Historia Europea, un museo en Bruselas que cuenta la historia del continente, te encuentras con el relato de una UE blanqueada, no colonial, fundada sobre el anticomunismo.