Odio
Lo que sé del odio

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?


Ataque homófobo Sant Antoni
Ataque al centro municipal LGTBQ+ de Sant Antoni (Barcelona) Bárbara Boyero

Todos nacemos amantes y amorosos, frágiles y desvalidos. Pero la existencia nos empieza a dar, entre la extrañeza y la curiosidad, signos de que la condición humana esconde también un trasfondo caníbal, egoísta e insolidario.

Los amores escasos y verdaderos van siendo lenitivo, en un paisaje inocente, cruel y reconfortante, para seguir adelante cuando toda la especie humana ha iniciado el camino hacia el suicidio colectivo sin dar oportunidad a sus nuevas criaturas.

Tipos indeseables toman el poder azuzando el odio y el miedo a perder los privilegios de quienes han explotado a sus congéneres más indefensos allende los mares y las fronteras. Siguen esquilmando sus riquezas y colonizando su alma para tener una mansión, un jet y un servicio al que explotar.

No quiero aburriros, pero he llegado a la conclusión de que la especie humana no tiene arreglo y que se sucederán las hambrunas y los genocidios mientras nos cargamos nuestra casa común.

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?

Soy un chico de pueblo que se atrevió a soñar un mundo mejor y solo encontró políticos manipuladores, cobardes y cautivos de las peores empresas del mundo bajo el paraguas de eso que se llama progreso.

Cuanto más conectados nos creemos, sabiendo que estamos entregando lo más íntimo a empresas que solo piensan en su lucro y poder, más alejados estamos. ¡Rompamos los móviles en plaza pública y abracémonos!

Para despedirme, deciros que he odiado mucho y he generado mucho odio hacia mí, lo siento de veras solo era una expresión torpe del amor profundo que profeso a lo mejor de las personas que buscan la comunión con la naturaleza en este mundo y no promesas absurdas de vida eterna en otro mundo que no existe.

Sé mucho de odio, de heridas provocadas por la imposición de poderes sectarios y endogámicos. Pero la satisfacción de haber amado más profundamente de lo que he odiado me acompañará. Solo os pido que no dejéis que manipulen vuestro odios y vuestra sed de justicia y dignidad.
Y que os entreguéis a salvar este precioso y único planeta perdido en la inmensidad de un universo que se desgarra, aunque sea renunciando a vuestros placeres más exclusivos.
Lo que sé del odio es que es estrecho y miserable porque esconde el amor que el más psicópata ha sentido alguna vez, pero que es demasiado cobarde para dejarlo resplandecer.
Alberto Pecharroman Ferrer

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Racismo
Capirotes blancos

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.

Policía
“No es casualidad que en La Manada haya policías y guardias civiles”
Feminista, lesbiana y policía de izquierdas, Sonia Vivas tiene la intención declarada de transformar unos cuerpos policiales cuya identidad se construye sobre principios machistas y homófobos.
California
Jornaleros del siglo XXI: odio de clase

El odio de clase es ese sentimiento irreductible y primario que hace que desees la muerte de tu jefe cada vez que le miras a los ojos y le respondes con una sonrisa mentirosa.

1 Comentario
#34298 20:14 16/5/2019

Solo puedo decir una cosa. ¡Divinas Palabras!

Responder
1
1
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Cuáles son los servicios considerados esenciales que se quedan fuera del “retribuido recuperable”

Los repartidores de Amazon y los empleados de Correos seguirán trabajando. El real decreto publicado en el BOE recoge la regulación de los llamados “permisos retribuibles recuperables” y la lista de servicios esenciales que no pueden acogerse a él.

Coronavirus
Las grandes superficies especulan con bienes de primera necesidad y disparan los precios

Un día antes de que se declarara el estado de alarma, las grandes superficies hicieron acopio de toneladas de verduras para almacenarlas en cámara, disparando los precios en las subastas de las plazas de abasto. Es el pequeño comerciante, sin capacidad de almacenamiento, quien tiene que comprar y vender más caro.

Coronavirus
“Los profesores hemos modificado en 24 horas el sistema educativo del país”

Docentes de institutos madrileños aseguran que se enteraron del cierre de los centros por los medios de comunicación y tuvieron apenas un día para convertir un sistema de enseñanza presencial en uno a distancia. La administración pide evaluar al alumnado y aplaza la EBAU sin contemplar la situación personal de los estudiantes o su acceso a los medios para que su derecho a la enseñanza sea efectivo.

Coronavirus
Comercio de proximidad frente al “oportunismo” de Mercadona o Amazon

Por exposición mediática podría pensarse que el de Juan Roig es el único canal de distribución alimentaria del país, pero fuera de ese polo bregan cientos de negocios pequeños. 

Coronavirus
Familiares denuncian que 43 ancianos han fallecido en la residencia Vitalia de Leganés

Los familiares de residentes del centro madrileño han contabilizado hasta 43 muertes desde principios de marzo: aunque la residencia habla de 13, el Comité de familias asegura tener constancia de más del triple.

Últimas

Coronavirus
Se busca vacuna contra el (neo)colonialvirus

Los agresiones y discursos xenófobos atraviesan las fronteras aún más rápido que el coronavirus. Es el momento de activar una emergencia antirracista como primera vacuna contra una de las plagas más nocivas que afecta a nuestra sociedad.

Memoria histórica
La izquierda se despide de Chato Galante, un emblema de la memoria antifranquista

Activista de la lucha antifranquista, torturado en cuatro ocasiones por la policía del régimen, Galante se volcó en la última década de su vida en la búsqueda de una memoria histórica basada en la verdad, la justicia y la reparación. El reconocimiento a su trabajo y su experiencia ha sido unánime cuando se ha conocido su fallecimiento.

Rojava
“Una sociedad que no es capaz de defender su salud y cuidar de ella nunca podrá ser libre”

En tiempos de una crisis mundial debido a la pandemia del coronavirus, el proyecto de la clínica de Jinwar no solo aborda la necesidad de centros médicos para salvaguardar la salud de las personas, sino que saca a relucir necesidades mucho más profundas.

Coronavirus
Denuncian abuso policial en la calle San Francisco de Bilbao
La Coordinadora de grupos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala ha recogido el testimonio vecinal de un abuso policial de la Ertzantza.
Insólita Península
Una fuente pública bajo una seta de madera

La plaza de la Encarnación seguirá mutando quién sabe con qué destino y, en ese futuro hipotético, los surtidores de la fuente seguirán mandando.

Pensamiento
Abecedario de Walter Benjamin

De la a de Asocial a la z de Zaratrusta. Una introducción al pensamiento de Benjamin Walter a través de sus artículos, entrevistas en prensa y textos fundamentales.

Coronavirus
El personal de limpieza de hospitales: infectado, aislado o saturado

Casi la mitad de empleadas de la limpieza en los principales hospitales madrileños están infectadas o aisladas. La falta de protección de este colectivo y su acceso a los test también es insuficiente, pero a ello se añade la insuficiente cobertura de las bajas en las plantillas, lo que deriva en profesionales sobrecargadas.