Odio
Lo que sé del odio

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?


Ataque homófobo Sant Antoni
Ataque al centro municipal LGTBQ+ de Sant Antoni (Barcelona) Bárbara Boyero

publicado
2019-05-16 12:19:00

Todos nacemos amantes y amorosos, frágiles y desvalidos. Pero la existencia nos empieza a dar, entre la extrañeza y la curiosidad, signos de que la condición humana esconde también un trasfondo caníbal, egoísta e insolidario.

Los amores escasos y verdaderos van siendo lenitivo, en un paisaje inocente, cruel y reconfortante, para seguir adelante cuando toda la especie humana ha iniciado el camino hacia el suicidio colectivo sin dar oportunidad a sus nuevas criaturas.

Tipos indeseables toman el poder azuzando el odio y el miedo a perder los privilegios de quienes han explotado a sus congéneres más indefensos allende los mares y las fronteras. Siguen esquilmando sus riquezas y colonizando su alma para tener una mansión, un jet y un servicio al que explotar.

No quiero aburriros, pero he llegado a la conclusión de que la especie humana no tiene arreglo y que se sucederán las hambrunas y los genocidios mientras nos cargamos nuestra casa común.

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?

Soy un chico de pueblo que se atrevió a soñar un mundo mejor y solo encontró políticos manipuladores, cobardes y cautivos de las peores empresas del mundo bajo el paraguas de eso que se llama progreso.

Cuanto más conectados nos creemos, sabiendo que estamos entregando lo más íntimo a empresas que solo piensan en su lucro y poder, más alejados estamos. ¡Rompamos los móviles en plaza pública y abracémonos!

Para despedirme, deciros que he odiado mucho y he generado mucho odio hacia mí, lo siento de veras solo era una expresión torpe del amor profundo que profeso a lo mejor de las personas que buscan la comunión con la naturaleza en este mundo y no promesas absurdas de vida eterna en otro mundo que no existe.

Sé mucho de odio, de heridas provocadas por la imposición de poderes sectarios y endogámicos. Pero la satisfacción de haber amado más profundamente de lo que he odiado me acompañará. Solo os pido que no dejéis que manipulen vuestro odios y vuestra sed de justicia y dignidad.
Y que os entreguéis a salvar este precioso y único planeta perdido en la inmensidad de un universo que se desgarra, aunque sea renunciando a vuestros placeres más exclusivos.
Lo que sé del odio es que es estrecho y miserable porque esconde el amor que el más psicópata ha sentido alguna vez, pero que es demasiado cobarde para dejarlo resplandecer.
Alberto Pecharroman Ferrer

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Racismo
Capirotes blancos

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.

Policía
“No es casualidad que en La Manada haya policías y guardias civiles”
Feminista, lesbiana y policía de izquierdas, Sonia Vivas tiene la intención declarada de transformar unos cuerpos policiales cuya identidad se construye sobre principios machistas y homófobos.
California
Jornaleros del siglo XXI: odio de clase

El odio de clase es ese sentimiento irreductible y primario que hace que desees la muerte de tu jefe cada vez que le miras a los ojos y le respondes con una sonrisa mentirosa.

1 Comentario
#34298 20:14 16/5/2019

Solo puedo decir una cosa. ¡Divinas Palabras!

Responder
1
1
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Fronteras
Croacia: cuando son los propios policías quienes denuncian la violencia en las fronteras

En una carta enviada de forma anónima a la Defensora del Pueblo, presuntos policías señalan tratos inhumanos y violentos contra los refugiados que intentan cruzar la frontera antes de deportarlos ilegalmente a países vecinos.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.