Odio
Lo que sé del odio

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?


Ataque homófobo Sant Antoni
Ataque al centro municipal LGTBQ+ de Sant Antoni (Barcelona) Bárbara Boyero

publicado
2019-05-16 12:19

Todos nacemos amantes y amorosos, frágiles y desvalidos. Pero la existencia nos empieza a dar, entre la extrañeza y la curiosidad, signos de que la condición humana esconde también un trasfondo caníbal, egoísta e insolidario.

Los amores escasos y verdaderos van siendo lenitivo, en un paisaje inocente, cruel y reconfortante, para seguir adelante cuando toda la especie humana ha iniciado el camino hacia el suicidio colectivo sin dar oportunidad a sus nuevas criaturas.

Tipos indeseables toman el poder azuzando el odio y el miedo a perder los privilegios de quienes han explotado a sus congéneres más indefensos allende los mares y las fronteras. Siguen esquilmando sus riquezas y colonizando su alma para tener una mansión, un jet y un servicio al que explotar.

No quiero aburriros, pero he llegado a la conclusión de que la especie humana no tiene arreglo y que se sucederán las hambrunas y los genocidios mientras nos cargamos nuestra casa común.

Lo que sé del odio es que es el reverso de un amor herido, de la imposibilidad de amar en esta sociedad hipócrita y adoradora de la falaz religión del crecimiento infinito. ¿Pero, como renunciar a volar a reacción todos los años si sale más barato que alquilar una casa rural?

Soy un chico de pueblo que se atrevió a soñar un mundo mejor y solo encontró políticos manipuladores, cobardes y cautivos de las peores empresas del mundo bajo el paraguas de eso que se llama progreso.

Cuanto más conectados nos creemos, sabiendo que estamos entregando lo más íntimo a empresas que solo piensan en su lucro y poder, más alejados estamos. ¡Rompamos los móviles en plaza pública y abracémonos!

Para despedirme, deciros que he odiado mucho y he generado mucho odio hacia mí, lo siento de veras solo era una expresión torpe del amor profundo que profeso a lo mejor de las personas que buscan la comunión con la naturaleza en este mundo y no promesas absurdas de vida eterna en otro mundo que no existe.

Sé mucho de odio, de heridas provocadas por la imposición de poderes sectarios y endogámicos. Pero la satisfacción de haber amado más profundamente de lo que he odiado me acompañará. Solo os pido que no dejéis que manipulen vuestro odios y vuestra sed de justicia y dignidad.
Y que os entreguéis a salvar este precioso y único planeta perdido en la inmensidad de un universo que se desgarra, aunque sea renunciando a vuestros placeres más exclusivos.
Lo que sé del odio es que es estrecho y miserable porque esconde el amor que el más psicópata ha sentido alguna vez, pero que es demasiado cobarde para dejarlo resplandecer.
Alberto Pecharroman Ferrer

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Racismo
Capirotes blancos

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.

Policía
“No es casualidad que en La Manada haya policías y guardias civiles”
Feminista, lesbiana y policía de izquierdas, Sonia Vivas tiene la intención declarada de transformar unos cuerpos policiales cuya identidad se construye sobre principios machistas y homófobos.
California
Jornaleros del siglo XXI: odio de clase

El odio de clase es ese sentimiento irreductible y primario que hace que desees la muerte de tu jefe cada vez que le miras a los ojos y le respondes con una sonrisa mentirosa.

1 Comentario
#34298 20:14 16/5/2019

Solo puedo decir una cosa. ¡Divinas Palabras!

Responder
1
1
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Crisis climática
Clamor global contra la crisis climática

De Australia a Alemania, manifestaciones multitudinarias abren la semana de protestas organizada por el movimiento global por el clima.

Afrodescendientes
Un año más lo Afro está en el centro

En los últimos años mujeres y hombres negros o de origen africano están reivindicando su derecho a la visibilidad y  articulando discusiones en torno a los feminismos negros, el antirracismo o la lucha contra el racismo institucional. El festival Conciencia Afro, que celebra el próximo 21 de septiembre su cuarta edición, se ha convertido para muchos en un espacio de referencia de estos debates comunes.

Gambia
Las fábricas de harina de pescado chinas expolian el país más pequeño de África

Gambia, con menos de dos millones de habitantes y gran dependencia del mar, sufre las consecuencias de la nueva gran demanda del gigante asiático, que se ha convertido en el máximo importador mundial de harina de pescado.

Sistémico Madrid
José Lladó, todo viejo bajo el sol

El exministro José Lladó, pilar del añejo empresariado de la Transición, es la punta de lanza de los negocios españoles con la familia real saudí y uno de los terratenientes superpropietarios de Madrid, con al menos 12.700 hectáreas dedicadas a la caza.

Elecciones
El lío de la trayectoria de Sánchez

Decimotercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Últimas

Ecofeminismo
Feministas por el clima

Sabemos que el próximo 27 de septiembre, día de la Huelga Climática Mundial, queremos marchar juntas y con todas las que quieran en un bloque propio, teñido de verde y violeta, para denunciar que “el planeta no es vuestro y nuestros cuerpos tampoco”. Nace Feministas por el Clima.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.