Editorial
A luz do candil

O pobo galego sofre a tarifa eléctrica más cara do estado.


publicado
2018-08-28 09:46

Aínda non vai frío, mais séntese o zoar da viruxe azul ó lonxe. A vida bulideira do verán irá caendo abatida ós poucos nos vindeiros días e a calor das pedras liscará como alma que deixa o seu corpo. Todo ficará quieto, seco e frío. Achégase a longa noite de pedra no país e aínda as chuvias non chegaron.

Aquel home poderoso (agora defenestrado), que falara de brotes verdes cando facía murchar a esperanza e a dignidade da cidadanía, é o mesmo que prometeu chuvia. Dixo que se chovía, habería luz para todos, que as raiolas non serían só propiedade dos lagartos de dúas patas. Mentiu, mais esa non é a novidade. O pobo galego sofre a tarifa eléctrica más cara do estado. Padece un sistema inxusto que fai a unha comunidade produtora e eficiente enerxeticamente a maior vítima da incompetencia do executivo central. E, como non podía ser doutra maneira, o seu cómplice en Santiago, prosegue nunha liña consentidora: primeiro eu, logo o partido e, se nos vai sobrando algo, Galicia.

Por moito que deveceran da chuvia, nin a bategada máis duradeira conseguiría limpar a cotra da incompetencia. Delegan, por conveniencia e amizade coas grandes empresas que moven os fíos, toda responsabilidade no custo da enerxía, cando do total da nosa factura pagamos un 60% en peaxes e impostos. Son custos alleos á subministración que non pararon a súa frenética tendencia á alza nin nos peores anos da crise económica. Hai pouco máis de 12 anos supoñían o 30%.

Como dormen sabendo o drama de moitas familias que teñen que pensar un ben básico case como un luxo? As escasas liñas de axudas a estas familias resultan meras vendaxes que non dan freado unha hemorraxia agónica, na que o espolio e a ineficacia concomitan en prol dun modelo que nos condena ó atraso.

Este país de recursos, que exporta o 40% da súa produción alén das montañas orientais, abafa ó chegar a factura, mais non só iso. A nosa terra está ferida polas minas de lignito que fornecen as centrais térmicas, polos incontables aeroxeneradores que perturban a nosa paisaxe, pola tan alangreada chuvia, agora ácida. Vemos como a nosa contorna é maltratada sistematicamente para obter enerxía, unha enerxía que foxe para onde escasea, pero non vemos ningún beneficio.

O pobo non atura tal contradición e demanda respostas perante un roubo consentido polos que agarran o mango da tixola. Cómpre mudar a receita e apostar por unha solución clara, lóxica e eficiente: unha Tarifa Eléctrica Galega.

Namentres a despreocupación dos traxes de San Caetano non torne en compromiso polo pobo galego e o seu país, un ben de carácter básico como é a electricidade seguirá a supoñer unha carga para centos de familias galegas. É unha condena inxusta imposta pola incompetencia.

Así é que cando o frío escuro veña a petar na nosa xanela, faremos que non estamos.

Acubillados baixo unha manta, remexéndonos por dentro e por fóra, pregaremos por que a tenue luz do candil siga prendida.

É a loita por sobrevivir na resignación, sen folgos nin esperanza, á longa noite de pedra.

Relacionadas

Editorial
Piras de un incendio global

El mundo está en llamas. Las preguntas son cuándo, cómo y dónde se producirán las nuevas piras de ese incendio global.

Editorial
Basta de cháchara

Es el momento de actuar, y si quienes tienen el poder se resisten a hacerlo, habrá que obligarlos.

Editorial
Es septiembre, tenemos que hablar

El argumento de que la ambición es cosa de otros es demasiado débil. El PSOE, por motivos evidentes, no quiere contribuir a la estabilización de la maraña que gira en torno a Podemos. Pero es indecoroso plantearlo en esos términos.

0 Comentarios

Destacadas

Educación
Ocho comunidades españolas, entre las regiones con menos futuro para los jóvenes europeos

Entre el 25% y el 40% de los jóvenes que terminaron la secundaria y no siguieron estudiando en Galicia, Asturias, Cantabria, Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia o País Valencià está en el paro.

Zaragoza
El jurado popular condena a Rodrigo Lanza por homicidio imprudente

El veredicto del jurado popular da la razón a la versión de Lanza y condena por homicidio imprudente, delito penado con hasta cuatro años de prisión. 

Economía social y solidaria
Las mujeres trabajan más en la economía social y solidaria que en la tradicional
El porcentaje de mujeres que trabajan en economía social es del 63,05%, mientras que la economía tradicional solo emplea a un 46,20%, según el último informe de REAS.
Elecciones 10N
Catalunya tras el 10-N, la espina en el costado

En Catalunya las elecciones se convirtieron en un termómetro para el independentismo, que consiguió 23 diputados frente a los 20 obtenidos por las fuerzas del nacionalismo español y los siete de En Comú Podem (ECP).

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Vivienda
El BCE, la banca y los fondos buitres hacen negocio con tu derecho a la vivienda

El cambio de dinámica en el mercado de la vivienda, que insiste en que es más “barato” comprar que alquilar, viene completamente inducido por la voluntad de los fondos buitre de vender una buena parte de sus activos.

Últimas

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.

Flamenco
Pedro Lópeh: “Es esta una época de mucho sufrimiento, de odio y al final el flamenco habla de eso”
Este viernes Pedro Lópeh lleva a Mérida ‘Ramo de coplas y caminos’, una introducción sentimental al cante, un mapa con indicaciones llanas para todos los que quieren acercarse al flamenco.
Represión
De pertenencia a banda armada a recibimientos de presos: 102 años por solidarizarse

La Audiencia Nacional considera a Causa Galiza y Ceivar organizaciones criminales para la comisión de delitos de enaltecimiento, y solicita la ilegalización de ambas y 102 años de cárcel para 12 de sus miembros.