Política cipotuda

Algunos se quejan de vivir la era de la corrección política, otros tienen el valor de llamarlo puritanismo feminista y, los que van de progres, lloriquean nosequé de la posverdad, pero todos tienen algo en común: la cipotudez de barra de bar como forma de vida y de pensamiento. Machistas recalcitrantes que se agarran al hierro ardiendo de su privilegio sin pudor.


publicado
2018-02-05 10:00:00

De cipotudez está lleno el mundo y cada vez es más difícil esconderla o disfrazarla. Permitidnos la licencia de apropiarnos de un término tan rancio; es precisamente ese olor a podrido lo que nos reafirma en la "casposidad" del mismo y en la necesidad de revisar todo lo que han construido, basándose en una supuesta objetividad masculina que niega la existencia de otras formas de hacer y de entender el mundo, suprimiendo cualquier tipo de subjetividad colindante. ¡Ay, queridos... se siente, pero se os ve el plumero!

Algunos se quejan de vivir la era de la corrección política, otros tienen el valor de llamarlo puritanismo feminista y, los que van de progres, lloriquean nosequé de la posverdad, pero todos tienen algo en común: la cipotudez de barra de bar como forma de vida y de pensamiento. Machistas recalcitrantes que se agarran al hierro ardiendo de su privilegio sin pudor.

PolíticaCipotuda001
PolíticaCipotuda002
Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda

Señoros de este calibre nos los podemos encontrar en cualquier sitio, pero los que más joden son esos que, desde posiciones de poder, intentan camuflar ese cipotudismo ilustrado bajo el uniforme del perfecto caballero de rancio abolengo e intelectual de la barbarie: escritores, tertulianos, periodistas... y políticos, claro. Sí, estamos ante un problema transversal de misoginia pero, nos da por pensar que, quienes tienen puestos de poder en unas instituciones que deberían representar a toda la ciudadanía (¡jajaja!), tienen un poquito más de responsabilidad que los demás porque son los que toman las decisiones y los que manejan la agenda pública.

Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda
Política Cipotuda

No venimos a desenmascarar a nadie porque ya lo hacen ellos solitos y casi sin querer, porque son cosas que tienen tan interiorizadas que les brotan de manera natural, pero necesitábamos un punto de partida para darle un sentido gráfico a todo esto. Una simple búsqueda en ese monstruo llamado Google llegó para llenarnos de razón y aquí tenéis una retahíla de cipotudeces propias de un sistema político que, cimentado en el patriarcado, fomenta la desigualdad con total impunidad... oh, wait! Hay muchas más sutiles y mutables, solo hemos recogido las más evidentes, las que mejor definen un terreno de juego político que desprestigia y ningunea a las mujeres en base a esa cipotudez institucionalizada que tanto miedo tiene a su propia vulnerabilidad.

¿Todavía queda alguien que crea que este dossier no es necesario? Pues seguimos para bingo, amichis... porque estos comentarios son la forma habitual de comportamiento cipotudo en la política de nuestro país. Y, si esto es lo que se atreven a decir cargos públicos, imaginaos lo que no se dice. Eso es lo que da más pavor.

Son políticos que saben lo que es mejor para las mujeres porque claro, somos unas menores de edad despojadas de toda racionalidad. Hombres que llevan toda la vida legislando en nombre de la mitad de la población y menospreciando a minorías y colectivos que ponen en jaque el statu quo. Señoros que hacen abuso de ese poder vetusto y hecho a medida, deslegitimando reivindicaciones y fomentando la desigualdad. Políticos que gobiernan con sus cipotes simbólicos, esos que se han preocupado de cargar de una masculinidad asfixiante y artificial que consiguió fulminar la diferencia durante siglos.

0 Comentarios

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.