Armas nucleares
Epílogo de ‘Silencios y deslealtades’ I

Epílogo del libro Silencios y deslealtades, sobre el incidente de Palomares de 1966.

Tienda de descontaminación en Palomares.
Las labores de remediación fueron diseñadas de cara a la galería. La descontaminación fue más simbólica que parcial. (Foto: National Archives Records Administration) José Herrera Plaza
Co-autor de "Silencios y deslealtades"
13 ene 2020 06:53

Han transcurrido algunas semanas desde que terminamos las entrevistas. Todo lo que había que comentar, resumir o concluir ya estaba escrito. No veía la necesidad de expresar nada más, ni siquiera recapitular o subrayar lo esencial. Pero hemos comentado repetidamente que Palomares es una historia abierta mientras la contaminación continúe sin ser recogida y trasladada a un lugar adecuado.

Los últimos meses han venido marcados por una mala noticia. A través de fuentes bien informadas hemos sabido que en el último año han sido transportados subrepticiamente en cuatro expediciones más de 3 toneladas de residuos nucleares desde la sede del CIEMAT en Madrid hasta Palomares (Cuevas del Almanzora, Almería) y depositados en contenedores marítimos en una zona vallada cerca del cementerio de Palomares. El material estaba constituido por unas 9.157 muestras de tierras, productos agrícolas, filtros de los muestreadores de aire, recogido durante 50 años y más de 734 muestras de sondeos, que hasta 2008, se han ido realizando en las áreas contaminadas de los términos municipales de Vera y Cuevas del Almanzora.

Palomares es una historia abierta mientras la contaminación continúe sin ser recogida y trasladada a un lugar adecuado.

El material se había ido almacenando en la Instalación Radiactiva de 2ª clase IR-17, en el edificio nº 33. Tras el escándalo, fue confirmado por el CIEMAT, que negó sin rubor que sean radiactivos, pero al mismo tiempo reconocieron dos envíos, cuando en realidad fueron cuatro. Que solo eran 1.400 kg. cuando el total fue más del doble. Que tenían una actividad de 1,6 millones de Bequereles de americio, cuando han sido más de 28. Que eran 6,68 millones de Bq de plutonio 239+240, cuando la cifra real ascendió a más de 112 millones. Sesgaron que también iban 28 millones de Bq de plutonio 241 y 2,8 millones de Bq del tóxico plutonio 238. Veámoslo con todo detalle en la tabla resumen.


Fuente: CIEMAT


El primer envío se realizó en 2011, un año más tarde de la muerte del director del CIEMAT, Juan Antonio Rubio. Como hemos visto fue, junto a su equipo, el verdadero artífice del Plan de Investigación y del Plan de Rehabilitación de Palomares, de la misma manera que era firme partidario del Plan Integral para la Mejora de las Instalaciones del CIEMAT (PIMIC). Sostenía que el principal problema de Palomares era social, por el alto grado de estigmatización que genera la radiactividad. De estar vivo no creo que hubiese autorizado el descontaminar el CIEMAT a costa de enviar las muestras históricas a su lugar de origen. Mucho menos el almacenarlas en una casa-laboratorio del CIEMAT, dentro del núcleo urbano.

Tal acto supone un delito flagrante de la legislación medioambiental nacional e internacional, una nueva tropelía de la larga lista sufrida por Palomares. Esta iniciativa ha sido acordada paralelamente al (PIMIC), responsabilidad de la Subdirección General de Seguridad y Mejora de las instalaciones de este organismo que, además, es continuamente inspeccionada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Según Ley 15/1980, de 22 de abril, debería de haber sido comunicada previamente al CSN, el cual tendría que haber elaborado un informe vinculante favorable a su traslado y destino. Algo imposible de concebir porque Palomares ni es una instalación radiactiva, ni un cementerio nuclear. Al menos legal legalmente.

El artículo continuará en la segunda parte.

Relacionadas

Armas nucleares
La premio Nobel de la Paz Setsuko Thurlow alerta de la “amenaza existencial” de las armas nucleares

Setsuko Thurlow, superviviente del bombardeo de Hiroshima y activista de la  campaña internacional para la abolición de las armas nucleares, llamó ayer en Madrid a la firma del tratado internacional que quiere prohibir este tipo de armamento.

Uranio
Tierras contaminadas por uranio colapsan en el río Detroit

Ha surgido una controversia al revelarse dos colapsos de unas antiguas instalaciones del Proyecto Manhattan en Detroit, Michigan, contaminadas con uranio, policlorobifenilos y otros químicos peligrosos, en la orilla del río Detroit. El colapso más reciente que ha afectado al río ocurrió el 26 o 27 de noviembre de 2019, pero no se hizo saber hasta una semana después con un aviso al periódico Windsor Star al otro lado del río, en Canadá. Un colapso anterior tuvo lugar en octubre de 2011, no se produjeron reparaciones en consecuencia.

0 Comentarios

Destacadas

Biodiversidad
El peligroso vínculo entre destrucción de ecosistemas y enfermedades infecciosas

Los ecosistemas sanos suponen una barrera natural contra patógenos que afectan a los seres humanos, pero vamos en la dirección contraria. El índice Planeta Vivo alerta de una disminución de las poblaciones de vertebrados del 60% entre 1970 y 2014, fruto de la paulatina destrucción de hábitats, la contaminación, la sobreexplotación de recursos y la emergencia climática.

Coronavirus
Un abismo bajo los pies

Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de coalición parten de dos supuestos dudosos: que la crisis no se alargará más allá de seis meses y que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

Coronavirus
Si está el enemigo, que se pase por la retaguardia

Esta situación evidencia el protagonismo de todas las personas que “sostienen” y “cuidan”: cuando se habla de guerras, a menudo olvidamos que existen en ellas esos otros actores que curan, alimentan, sostienen, animan, limpian, comunican.

Coronavirus
El Marruecos que aprende a vivir confinado

Encerrados en sus casas los marroquíes ven como cada día aumentan los casos de coronavirus que a día de hoy suma 735 detectados y ya ha dejado 47 muertos. Unas cifras que han sido suficientes para que las autoridades impulsen restrictivas medidas.

Laboral
La izquierda sindical asturiana reclama una renta básica

CSI, SUATEA, CGT y CNT denuncian el riesgo para salud de quienes trabajan en los “sectores esenciales”, y piden al Gobierno asturiano extender la protección social a los sectores excluidos, como las personas migrantes.  Los cuatro sindicatos también critican la falta de medidas de seguridad en los centros de trabajo que siguen abiertos, así como el hecho de que algunas actividades laborales sigan “sin paralizarse bajo el paraguas de ser sectores esenciales.

Coronavirus
De las calles a las ventanas: Chile y la crisis sanitaria

La crisis del coronavirus llega a un país que atraviesa desde octubre de 2019 una profunda crisis social y una oleada de protestas que solo la emergencia sanitaria ha conseguido sacar de las calles. Con más de un millón de personas bajo cuarentena, la consigna del movimiento popular ha pasado de salir a tomar las calles a quedarse todos en casa.

Coronavirus
El coronavirus lo ha cambiado todo

A tres semanas del inicio del confinamiento, acertamos a conjeturar que no acabará en anécdota. Lo que venga estará marcado por esta compleja experiencia. Este vídeo desea cosas buenas para ese después. Animación de Silvana Youlton, guion de Pablo Elorduy, música de Lionel Scardino y locución de Rebeca Hernando

Música
Bad Bunny, la legitimidad no se perrea sola

Conviene pensar en la legitimidad de que Bad Bunny se haya atribuido el lugar de hacer este gesto en las formas a las que ha recurrido. ¿Quién eres, cariño de quienes te aman, para permitirte esta representación?

Últimas

Coronavirus
Una teoría de la conspiración, detrás del incendio de postes de tecnología 5G en Reino Unido

Un bulo sobre la propagación rápida del covid19 a través de la tecnología 5G preocupa a Reino Unido. En los últimos días se han registrado ataques contra torres de telefonía en tres ciudades británicas.

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.